Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

Por Jim Taylor

No hay nada más desalentador que esforzarse durante meses entrenando muy pesado para incrementar el volumen y comprobar luego que los músculos están ocultos bajo una gruesa capa de grasa que los esconde.
Un cuerpo grande y fuerte pero plano, fofo y sin detalles no impresiona a nadie.
Sólo los músculos definidos son realmente impactantes.
Si sois de los que tenéis dificultades para definiros, os proponemos 10 trucos infalibles de definición para libraros del tejido adiposo y mostrar los músculos recortados.

Es un hecho incontestable: la definición muscular impacta visualmente tanto, que los músculos definidos parecen que sean mucho más grandes de lo que son en realidad.
Si sois culturistas de competición, ni se os ocurra subir a un escenario a menos que tengáis la imprescindible definición, no importa lo grande que estéis, porque el tamaño por sí solo tiene muy poca importancia.
Ahora bien, alcanzar ese estado de gracia sin tejido adiposo, o con un mínimo, no es sencillo para la mayoría.
A menos que seáis de esos pocos que son incapaces de ganar ni un gramo de peso (los delgados o ectomorfos recalcitrantes), si os entrenáis con tesón y seguís una alimentación abundante en calorías subiréis de peso con cierta facilidad, pero a la hora de eliminar la grasa ese es otro cantar, porque para el organismo el tejido adiposo constituye su reserva de energía para preservar la vida en épocas de escasez de alimento, de ahí que éste sea reacio a desprenderse de él, por eso para lograr esa definición cristalina hay que recurrir a emplear ciertos trucos de definición. Y los hay para todos los aspectos.
Porque ¿de qué os servirá entrenar duramente si la rutina no es la adecuada para vosotros? ¿Cómo vais a ganar músculo y perder grasa si la dieta que lleváis es errónea y no se adapta a vuestro metabolismo?
Alcanzar la definición no depende de un único factor, sino de saber exactamente qué hacer y cómo aplicar las acciones correctas a cada punto clave.
Si no seguís los protocolos correctos perderéis meses o incluso años de esfuerzos infructuosos.
En cambio, si aplicáis los 10 trucos que a continuación os explicamos, más pronto que tarde alcanzaréis un físico recortado y definido que resultará impresionante.

1º Truco de definición:

Determinar cuál es vuestro tipo de metabolismo
El primer truco de definición consiste en saber exactamente cual es vuestro somatotipo, o tipo de metabolismo, puesto que tanto la dieta como el entrenamiento difieren sustancialmente en función de cada uno.
No todos somos iguales, de manera que esas diferencias pueden alterar por completo el enfoque de trabajo, así como de alimentación, y por supuesto también los resultados.
Los tres prototipos generales son los ectomorfos, los mesomorfos y los endomerfos.
Ninguno de nosotros coincide al 100% con todos los rasgos de cada uno de los tres, sino que tenemos unas tendencias que pueden incluir rasgos de varias, pero siempre abundan más de uno que de los otros dos.
El primer tipo corresponde con las clásicas personas muy delgadas (ectomorfos), de huesos ligeros, extremidades largas, articulaciones pequeñas, que presentan hiperactividad, poco apetito, son nerviosas y tienen enormes dificultades para ganar peso porque asimilan muy poco de lo que comen.
Por el contrario, los endomorfos son esas personas gordas y voluminosas por naturaleza. Poseen huesos y articulaciones anchas y grandes, son fuertes y tranquilas, gozan de un gran apetito y acumulan grasa con suma facilidad.
En cambio, los mesomorfos son los mejor preparados para ganar músculo, porque están dotados de una estructura ósea media, suelen ser precisamente fuertes y musculosos por naturaleza. Comen bien y asimilan lo que comen y no les cuesta engordarse demasiado, aunque pueden perder peso con cierta facilidad cuando se lo proponen, pero suelen tener una relativa comodidad para ganar músculo.
Aparte de las características físicas, el metabolismo también difiere en estos casos, de manera que es imperativo que determinéis qué cualidades de uno u otro tipo priman en vosotros, porque eso va a determinar que apliquéis unas acciones u otras y los resultados que podéis esperar obtener.
Si no tenéis eso, simplemente lo que hagáis servirá de muy poco, o puede incluso ser negativo.

2º Truco de definición:

Intentad ganar masa a toda costa
No hace falta subrayar que para alcanzar un buen físico es imprescindible poseer una cierta masa muscular general y para ello es preciso trabajar las grandes zonas corporales que constituyen el motor capaz de aumentar el volumen corporal. Pero además, existe otra razón importante para que intentéis acumular la mayor cantidad de músculo posible, puesto que está demostrado que la masa muscular necesita muchas calorías para mantenerse y además acelera el metabolismo, es decir, que contribuye a acentuar la definición.
El truco para conseguirlo no es entrenar los brazos como un poseso, porque éstos pesan poco sobre el volumen general, sino que os centréis en estimular las piernas, la espalda y el pecho, así como los hombros, porque son los grupos que os permitirán realizar ganancias generales considerables.
Por consiguiente, incorporad en vuestra rutina las sentadillas y la prensa para las piernas, a la espalda dedicadle las dominadas, el remo inclinado con barra y el peso muerto. Al pecho el press de banca con barra y mancuernas, los fondos de paralelas y las aberturas y a los hombros el press militar con barra, el press con mancuernas y los remos al mentón.
Aparte del calentamiento obligatorio, realizad de tres a cuatro series para los movimientos del torso, compuestas de entre seis y diez repeticiones y de 8-12 para las piernas, procurando siempre mover el máximo peso posible.
Si no atacáis duro los centros corporales capaces de generar el aumento de volumen y de activar la producción hormonal, nunca estaréis grandes.

3º Truco de definición:

No olvidéis la proporción
Además de seguir un trabajo pesado y básico para estimular las ganancias generales de masa, tenéis que poner el acento al mismo tiempo en corregir los posibles fallos estructurales.
Si vais a empezar a ganar masa general es imperativo hacerlo de forma proporcionada en todos los grupos, así como impedir que si ya existe una desproporción ésta se vuelva crónica, porque cada vez será más difícil corregirla y al final tendréis un físico poco agradable.
Por tanto, si tenéis un grupo rezagado dadle un tratamiento especial entrenándolo prioritariamente en el inicio de la sesión y dedicándole dos sesiones semanales en lugar de una como al resto.

4º Truco de definición:

Marcaos objetivos realistas
Pensar en tener un buen cuerpo es algo positivo, pero demasiado vago e impreciso como para que mentalmente constituya en sí un objetivo concreto. La mente funciona mejor cuando tiene claro el reto al que se enfrenta, tanto si es ganar dos kilos de músculo o perderlos de grasa y más aún cuando sabe cuándo tiene que lograrlo, es decir cuando tiene un plazo en el que conseguirlo.
Así que escribid negro sobre blanco vuestros objetivos. Si tenéis que perder mucho peso no esperéis perder 20 kilos en un mes porque eso no es realista, bien al contrario, marcaos una reducción de dos kilos en ese tiempo, un objetivo fácil y perfectamente alcanzable que, sin embargo, supone eliminar 10 en cinco meses o 24 en un año… un logro más que excepcional.
Está demostrado, que cuando la mente tiene claro qué busca conseguir y en cuánto tiempo, reagrupa sus fuerzas y las canaliza hacia ese objetivo mucho mejor que si ha de esforzarse sin tener un objetivo realista y un plazo concreto.

5º Truco de definición:

Recurrir al ejercicio aeróbico
El ejercicio aeróbico constituye una buena herramienta porque ayuda a reforzar el sistema cardiorrespiratorio y mejora la circulación periférica. Os proporcionará más resistencia y un mejor sistema de transporte de oxígeno y de nutrientes hacia los músculos, pero además constituye un medio extremadamente eficaz para eliminar los excesos de acumulación de grasa.
Es cierto que podéis definiros sin recurrir al ejercicio cardiovascular, pero lo haréis mucho más rápido y mejor con su ayuda. Si no tenéis problemas de peso bastará con dos sesiones semanales de una media hora a ritmo medio, pero si queréis utilizarlo para quemar las grasas entonces haced una diaria de 20 a 30 minutos a una intensidad moderadamente elevada.

6º Truco de definición:

Acertar con la dieta
Cuando se trata de lograr la definición muscular, la clave es acertar con la dieta.
Si morfológica y biológicamente somos distintos, tal y como hemos visto en el truco nº 1, entonces cae por su propio peso que al igual que el entrenamiento ha de estar adaptado a cada caso, con más razón todavía ese principio es aplicable a la dieta.
Lo más difícil es tratar de eliminar el peso graso mientras se aumenta, o cuanto menos se mantiene, el magro.
Puesto que para eliminar grasa hay que aplicar una reducción en la ingestión calórica, de forma que la ingesta sea inferior al gasto del cuerpo, la estrategia más eficaz es la de reducir los alimentos excesivamente elevados en calorías, como las grasas.
Una vez que el nivel calórico es más bajo, se procede también a reducir aquellos alimentos que aportan mucha energía tales como los hidratos de carbono y otros azúcares, de esa forma el cuerpo se verá forzado a recurrir a sus depósitos de grasa para obtener la energía que necesita. La reducción de hidratos se compensa por un aumento de la proteína que induce un mayor coste metabólico, es decir que colabora en la eliminación de la grasa, al tiempo que favorece la preservación del tejido muscular.
Con la reducción de los alimentos energéticos y calóricos y la elevación del gasto corporal por medio del ejercicio físico, se llega a un déficit que el cuerpo equilibrará obteniendo la energía que le falta de sus reservas de grasa, dando como resultado la aparición de la definición sin por ello llegar a degradar el tejido muscular.

7º Truco de definición:

Aplicar altibajos a la dieta
Como acabamos de ver, para deshacerse de la grasa corporal hay que llevar una dieta limpia que elimine el pan, así como todo lo relacionado con la bollería y pastelería, las grasas animales, los embutidos, las salsas, las conservas, los productos de la cocina rápida como hamburguesas, salchichas Franfurt, pizzas, etcétera. Por tanto, es natural que sintáis tentaciones de tanto en cuanto.
Podéis saltaros la dieta de vez en cuando, siempre y cuando la compenséis luego. Por ejemplo, se ha demostrado que es positivo establecer altibajos calóricos cuando se pretende perder grasa, porque eso activa el metabolismo. Digamos, que el régimen alimenticio que seguís os proporciona 2.000 calorías, entonces un día subid a 2.500 pero al otro bajad a 1.500, de tal forma que las 500 extra son compensadas por la misma reducción posterior. De esa forma el nivel calórico semanal se mantiene, pero el metabolismo se sorprende por los altibajos continuos y no se estanca en un consumo constante, así que se mantiene acelerado.
La mayoría de culturistas de competición de hoy aplica este método para definirse, aumentando la ingesta de alimento los días de entrenamiento y reduciéndola los de descanso.

8º Truco de definición:

Jugar con la ingestión de hidratos de carbono
A la hora de alcanzar un grado importante de definición, no sólo cuentan las calorías, sino la procedencia de éstas. Como ya todos sabéis, se obtienen de los tres macronutrientes: las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono. Durante una fase de definición es imprescindible mantener elevado el consumo de proteínas para preservar a ultranza la masa muscular, en cambio las grasas hay que reducirlas al máximo porque al proporcionar éstas nueve calorías por gramo (proteínas e hidratos de carbono sólo aportan cuatro), al reducirlas se contribuye en gran medida a alcanzar ese déficit que pone en marcha la eliminación de la grasa. Pero el macronutriente clave con el que podéis jugar para acentuar la definición son los hidratos de carbono.
El cuerpo obtiene primordialmente de los carbohidratos (que se convierten en glucosa o en glucógeno) la energía para sus actividades y para sustentar los entrenamientos, por tanto, si estos se reducen entonces el organismo buscará una fuente alternativa de energía, que es la grasa de reserva y la destruirá para seguir funcionando. Por eso, todas las dietas de definición son restrictivas en hidratos de carbono.
No obstante, y puesto que los músculos usan el glucógeno para funcionar, los culturistas más experimentados elevan un poco el consumo de éstos los días de entrenamiento, con una ingesta matinal (para reaprovisionar los depósitos después del ayuno nocturno) y otra justo después de entrenar (para garantizar la recuperación y regenerar el glucógeno gastado) y nada más durante el resto del día.
De esa forma, el metabolismo estará durante toda la jornada, incluidos los días de descanso, activo y quemando tejido adiposo constantemente.
Por consiguiente, los días que no entrenéis os bastará con una comida de hidratos de carbono por la mañana (un taza de arroz integral, o un boniato, o una taza de copos de avena) y durante el día consumid sólo fibra (verduras y ensaladas).

9º Truco de definición:

Evitar el hambre
Puede que a estas alturas ya lo sepáis, pero el mayor problema a la hora de definir la musculatura es ser capaz de aplicarse rigurosamente a la dieta y no ceder a las tentaciones de saltársela. El ejercicio es un gran coadyuvante para quemar calorías y por ende de reducir los acopios de grasa corporal, pero la realidad es que en ese sentido tiene más importancia la alimentación que el entrenamiento. Es imprescindible marcar una dieta que priorice los alimentos proteínicos al tiempo que reduzca los que proporcionan demasiadas calorías, grasas, azúcares y almidones, porque lo que es necesario hacer es una distinción estricta en los alimentos que configuran el menú.
Sin embargo, con frecuencia todos los planes y buenas intenciones se van al traste por culpa del hambre, esa sensación que nos invade cuando reducimos la ingestión de calorías produce un sentimiento de vacío que con frecuencia obliga a romper los buenos hábitos necesarios para conseguir la definición.
Es muy difícil atenerse al programa de alimentación previsto sintiendo una profunda hambre que parece generar un enorme agujero en el estómago y eso provoca que se consuman alimentos prohibidos y contrarios para lograr la definición.
El truco para sortear el hambre y mantenerse firme en el programa nutricional de definición consiste en consumir múltiples pequeñas comidas a lo largo del día, cada dos o tres horas para evitar estar hambriento y especialmente consumir bastante fibra, que es un tipo de hidrato de carbono que el tubo digestivo de los humanos no puede digerir y que por tanto no deriva ni una caloría de su ingestión, además y puesto que no es digestible su proceso digestivo es lento y muy procesado. La fibra tarda en pasar bastante tiempo por el tubo digestivo y por eso produce un efecto saciante.
Por consiguiente, consumir fibra ayuda a apaciguar el hambre muy sustancialmente y además se consigue sin incorporar calorías adicionales. De manera que aseguraos de consumir abundantes ensaladas, verduras y hortalizas, que son alimentos con un elevado contenido en fibra, agua, vitaminas, minerales y fitoquímicos; todos grandes nutrientes necesarios y beneficiosos para el cuerpo, pero sin prácticamente contenido calórico, con lo que colaborarán en acentuar la definición.

10º Truco de definición:

Activar la combustión de la grasa de forma natural
Por desgracia para la mayoría, es más fácil ganar peso que perderlo, en especial cuando se trata del peso graso.
La buena noticia es que existen medios naturales para acelerar los resultados.
En ese sentido, me gustaría llamar vuestra atención sobre un producto muy especial, que es un ergocéutico. A este tipo de preparados se les denomina ergocéuticos por su carácter de ayuda ergogénica, es decir de acción externa capaz de mejorar las funciones o rendimiento del organismo. Esto se consigue por medio de moléculas denominadas nutricéuticos, porque están a medio camino entre los nutrientes y los productos farmacéuticos en virtud de sus acciones funcionales.
El TH 101 es absolutamente único y por eso constituye esa ayuda natural que os permita dar el cambio corporal que estáis buscando.
Ha sido desarrollado en los laboratorios de Future Concepts tras largos años de estudios y la comprobación de que cada uno de sus componentes cuenta con el suficiente respaldo de la ciencia que justifica sus acciones metabólicas.
12 son los ingredientes que forman el TH 101 y cada uno tiene detrás de sí muchos estudios científicos, tanto in vitro (en laboratorios) como in vivo (con personas), pero lo verdaderamente importante es la combinación específica conseguida con los 12, porque gracias a la sinergia entre ellos el resultado es mayor que la simple suma de todos juntos.
La mezcla de esos 12 componentes produce efectos metabólicos muy interesantes entre los que se encuentra:

*Activación de la glándula tiroides y mejora en la producción de las hormonas tiroideas.
*Aumento de la termogénesis o producción de calor corporal a costa de quemar la grasa corporal.
*Incremento de la lipólisis, o utilización de las grasas corporales de reserva como fuente prioritaria de energía del cuerpo.
*Mayor concentración mental y energía física.
*Preservación y aumento de la masa magra o tejido muscular.

El resultado de cada una de estas acciones metabólicas es que al activar la glándula tiroides el metabolismo se dinamiza y le resulta más fácil desprenderse de las grasas, al tiempo que se acelera la síntesis proteínica, lo que mejora la capacidad para adquirir músculos de calidad.
La termogénesis es un mecanismo que usa la energía para mantener estable la temperatura corporal y por medio de un ligero aumento de este proceso se pueden quemar muchas más calorías a lo largo de las 24 horas del día, con el resultado de acelerar la eliminación de los depósitos grasos.
La lipólisis es la acción por la cual el cuerpo degrada el tejido adiposo para usarlo como combustible energético.
Por medio de la estimulación que hace el TH 101 de ciertos receptores adrenérgicos, especialmente en las células de la grasa parda, éstos activan el mecanismo por el cual se da prioridad a la utilización de los ácidos grasos de reserva como fuente prioritaria de energía frente a cualquier actividad física, lo que contribuye a que el ejercicio elimine prioritariamente la grasa acumulada.
Estas acciones evitan que el cuerpo ante la escasez de glucosa debido a la dieta (reducción de la presencia de hidratos de carbono) tenga recurso a los aminoácidos de los músculos (efecto de catabolismo) para conseguir el combustible que necesita, porque los ácidos grasos se lo proporcionan, de manera que preserva las estructuras musculares.
Un efecto muy apreciado por los culturistas (y por los demás también) es que un compuesto del TH 101 promueve la producción de la testosterona y además la libera de la proteína que se le une en la circulación y que la vuelve inactiva (porque entonces no encaja dentro de los receptores musculares para ella), y al liberarla la testosterona libre sí puede cumplir con su cometido anabólico.
Por último el TH 101 mejora la concentración mental ya que entre sus ingredientes hay varios que proporcionan metilxantinas, como la cafeína, además de la L-tirosina, un aminoácido capaz de atravesar la barrera hematoencefálica para estimular la claridad y agudeza mental, pero también el vigor ante el esfuerzo físico y la resistencia.
Cuando no se tienen problemas de peso y el objetivo es ganar músculo tomad una dosis de TH 101 por la mañana temprano, antes del desayuno, y lo conseguiréis más fácilmente y además será tejido limpio exento de grasa.
Si necesitáis perder peso y deshaceros de la adiposidad añadid una segunda dosis antes de hacer ejercicio o bien antes de la comida del mediodía y paulatinamente ésta irá desapareciendo.
En cualquier caso comenzad usando un par de cápsulas durante los tres o cuatro primeros días, luego pasad a tres en cada toma y después de otros tres o cuatro días más podréis aumentar a cuatro y así sucesivamente hasta llegar a las cuatro en el caso de las mujeres y a las seis en el de los hombres. De esa forma dais la opción al cuerpo a adaptarse gradualmente a los estímulos del producto.
Con la ayuda del ergocéutico TH 101 os resultará muy fácil conseguir ese cuerpo definido, musculoso y libre de grasa.

Mantened los buenos hábitos y definíos de forma natural

No hay nada más valioso que gozar de buena salud y también de un cuerpo en forma y definido.
Pero de poco os servirá si esa definición es efímera y al poco de conseguir el resultado volvéis a taparos de nuevo.
Por favor, no abandonéis los buenos hábitos de alimentación, es mucho más fácil mantenerse definido que eliminar la grasa acumulada.
Bastará con no pasaros demasiado, hacer ejercicio y no dejar de tomar una dosis de mantenimiento del TH 101 y vuestros músculos siempre estarán visibles y detallados.
Os sentiréis más a gusto con vosotros mismos, más seguros y llenos de confianza, repletos de energía y vigor, lo que se traducirá en más dinamismo y optimismo y os aseguro que eso no pasará desapercibido entre vuestro entorno.
Recordad que si los músculos no están definidos no son atractivos, no impresionan y ni siquiera os considerarán culturista.
Aplicad estos 10 trucos y esa definición ya no os abandonará nunca.
¡Vale la pena!