Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

QUE OS IMPEDIRÁN PROGRESAR

Por Warren Sicloces

Se ha convertido ya en un tópico, pero son muchos los culturistas avanzados, de gran desarrollo, competidores y expertos en nutrición culturista que aseguran que la nutrición puede llegar a representar hasta el 80% del éxito de un culturista. Y aunque intentar precisar sobre algo tan impreciso como la evolución en términos de porcentajes es arriesgado, lo cierto es que la mayoría de expertos coinciden en señalar que es más importante lo que hacéis fuera del gimnasio las 22 horas o 22h y media que estáis fuera de la sala y muy especialmente en el ámbito nutricional, puesto que es imposible crear nuevas estructuras musculares sin la materia prima que sirve para constituirlos.

Además, si para desarrollar grandes músculos es necesario entrenar muy duro y utilizar pesos enormes, entonces necesitaréis disponer de grandes dosis de energía inagotable para llevar a cabo esas sesiones terribles y también para poder recuperaros de esas palizas brutales y eso sólo puede obtenerse por medio de la dieta.

Recordad que todas las células del cuerpo están hechas de materia química, una materia que el cuerpo sólo puede obtener por medio de los alimentos, por eso incluso fuera del ámbito del culturismo habréis oído cientos de veces el dicho: “Somos lo que comemos” que es algo que apoyan no sólo expertos en nutrición, sino científicos y eruditos en la materia.

Si seguís los artículos de los grandes campeones sabréis que éstos miden y pesan lo que comen para llevar un control exhaustivo de todo lo que cruza sus labios. ¿Pero hace falta ser tan minuciosos? Sí, para ellos sí, porque son profesionales y sus carreras e ingresos económicos dependen de sus éxitos competitivos.

De todas formas, para maximizar las ganancias musculares la nutrición es la clave, así que más vale que seáis minuciosos con todo lo que os ponéis en la boca si queréis seguir evolucionando y llegar a alcanzar una masa muscular impresionante.

Vince Gironda dijo que la nutrición es el 80% de la capacidad de desarrollo del culturista y Shawn Ray dijo que la “Nutrición lo es todo para presentar un físico fuera de serie”.

Ahora bien, la información circulante acerca de la nutrición culturista se centra en lo que debéis comer para favorecer la ganancia de masa, pero en cambio no corre la misma información acerca de lo no se debe hacer, o mejor dicho, acerca de los errores más comunes que impiden que progreséis como deberíais.

Vamos a repasar los 9 errores nutricionales más frecuentes que constituyen un verdadero freno a vuestro potencial individual de crecimiento.

1º Comer demasiado

Si no faltasteis a clase el día de biología, recordaréis que todo exceso de calorías se transforma en tejido adiposo que el cuerpo guarda como reserva energética en prevención de que pueda llegar un momento de escasez. Ahora bien, el músculo es el objetivo número uno de todo culturista, mientras que el tejido adiposo es su peor enemigo. ¿Qué sentido tiene entrenar como un animal para construir un conjunto de músculos grandes y poderosos si estos están recubiertos por una gruesa capa de grasa? Ese aspecto estará muy alejado de vuestro objetivo inicial.

Es obvio. Estáis comiendo demasiado. La solución en principio es simple, comed menos y empezaréis a perder peso. Pero cuidado, si coméis menos pero mantenéis la misma proporción de nutrientes simplemente construiréis una versión en miniatura de vosotros mismos. Es decir, seréis más pequeños, pero seguiréis igual, mantendréis la misma proporción de músculo-grasa, por tanto seguiréis sin poder lucir los músculos definidos y no habréis cambiado físicamente, solamente os habréis encogido. Lo que todos buscamos es reducir la grasa corporal pero mantener el músculo al mismo tiempo y para alcanzar esa meta tan esquiva es necesario dominar bien la nutrición para elaborar una dieta que permita construir músculo y simultáneamente quemar la grasa.

Para construir y mantener la masa muscular no basta con entrenar pesado, necesitáis muchas proteínas. Pero para disponer de energía a fin de sustentar esas sesiones brutales de entrenamiento necesitáis hidratos de carbono de calidad, pero no en exceso porque se convertirán en grasa. Y para quemar la grasa no basta con hacer ejercicio aeróbico, hay que ser consciente de la dieta y saber equilibrar la alimentación.

En otras palabras, para perder grasa y construir músculo necesitáis comer cantidades precisas de proteína, hidratos de carbono y grasas, pero no en exceso o sencillamente os pondréis gordos. Tendréis que experimentar y estar atentos a cómo respondéis a las distintas cantidades y proporciones de los nutrientes.

2º Comer muy poco

Comer demasiado poco es tan malo como comer en exceso. Otra regla de biología dicta que sea imposible construir músculo si en vuestra alimentación faltan los nutrientes correctos, como son las proteínas, los hidratos de carbono e incluso las grasas.

La clave está en el equilibrio entre calidad y cantidad, porque incluso los mejores nutrientes si se comen en exceso acabarán formando grasa y de la misma forma si se ingieren en cantidades insuficientes no habrá forma de construir ni una molécula de nuevo músculo.

La estrategia correcta es seleccionar los alimentos nutricionalmente más densos y limpios, léase libres de grasas y de azúcares, y consumirlos en abundancia.

Los buenos culturistas optan por comer más, ya que eso resulta imprescindible para crear el estado anabólico, pero incorporan regularmente a sus programas el ejercicio cardiovascular para asegurarse de quemar cualquier exceso de nutrientes que pudiese resultar y de esa forma evitan que se genere grasa corporal, pero mantienen los niveles nutricionales suficientemente elevados como para garantizar el crecimiento.

3º No comer suficiente proteína

Por muchas vueltas que le demos, en culturismo el nutriente más importante es la proteína para la regeneración y construcción del tejido muscular. Pero no todas las fuentes de proteína son óptimas para vuestros propósitos como culturistas puesto que algunas como las hamburguesas contienen demasiada grasa y calorías y además de elevar el nivel de adiposidad pueden suponer problemas de colesterol y obstrucción de las arterias, etcétera.

Muchos culturistas no consumen suficiente cantidad de proteína simplemente por no elegir las alimentos correctos de dónde obtenerla, porque por ejemplo algunos proporcionan proteínas, pero más grasa todavía y llenan tanto que quitan el apetito antes de ingerir la cantidad necesaria de proteína.

Los culturistas de más éxito de nuestros días consumen unos 3 gramos de proteína por cada kilo de peso corporal y día y para mantener el metabolismo en estado anabólico dividen ese total en 5-7 comidas de una cantidad similar y compuesta por las fuentes de proteína más limpias, como las pechugas de pollo, pavo, avestruz, pescados, mariscos, claras de huevo, ternera magra y por supuesto la fuente preferida de muchos hombres del hierro: la proteína de suero en polvo.

4º Demasiada grasa y azúcar

Estos son los dos peores enemigos del culturista. La grasa es el macronutriente más denso de los tres, puesto que contiene nueve calorías por gramo, resulta lenta y difícil de digerir y constituye el material con el que el cuerpo almacena las calorías excedentes de la dieta como reserva energética para un uso futuro.

A pesar de que una cierta cantidad de grasa en la dieta es necesaria para satisfacer las necesidades del cerebro y de otros órganos, la mayor parte de alimentos proteínicos ya aportan suficiente como para cubrir esas necesidades, así que tendréis que preocuparos más por reducir la ingesta de grasa que por garantizar un mínimo.

El azúcar puede ser incluso peor que la propia grasa, porque para empezar a menos que la queméis enseguida, tras su ingesta se convertirá en grasa y producirá un pico de insulina, que solo puede ser beneficioso para el culturista justo después de una sesión de entrenamiento. La mayoría de culturistas incapaces de lograr una óptima definición a pesar de seguir una dieta baja en grasa es por culpa de ingerir demasiados hidratos de carbono simples (azúcares) que son fácilmente convertidos en tejido adiposo. ¡Evitadlos!

5º No preparar las comidas con antelación

Para alcanzar los objetivos culturistas es necesario seguir rigurosamente una dieta que implique la distribución total de los alimentos en diversas comidas al día, a intervalos regulares. Los estudios han puesto una y otra vez de manifiesto los numerosos beneficios que implica que el cuerpo reciba nutrientes cada 2-3 horas, como por ejemplo que al ser pequeñas comidas el sistema digestivo las procesará más fácilmente y mejorará la absorción. Esa regularidad en la llegada de nutrientes es necesaria para mantener activo el metabolismo, lo que implica que se queman las grasas y también es necesario para mantener vivo el estado anabólico al disponer de nutrientes constantemente.

Por consiguiente, es imperativo para el éxito final poder disponer de una pequeña comida cada dos horas. ¿Cómo hacerlo? Bueno, no hay muchos caminos, el más sencillo y eficaz es llevar consigo un pequeño recipiente con la comida preparada de antemano. Si no lo hacéis así correréis varios peligros:

  1. Saltaros alguna comida al no disponer de nada a mano.
  2. Comer algo inapropiado si tenéis que recurrir a comer algo en un bar.
  3. No controlar las porciones exactas que debéis consumir.

La solución es muy sencilla, cocinad en casa y salid de ella con las comidas preparadas y separadas en recipientes individuales de tal forma que os resulte fácil usar una cuando llegue la hora.

Al principio, si nunca lo habéis hecho antes puede pareceros muy complicado, pero no lo es y miles de culturistas lo hacen a diario. La clave está en preparar todo en casa, hervir o asar varias pechugas de pollo y un poco de arroz y brócoli y disponerlo todo en varias pequeñas raciones guardadas en una pequeña nevera portátil (en un recipiente hermético pueden también mantenerse perfectamente durante casi un día entero).

La cocina del culturista es tan sencilla que si tenéis que depender de otros, puede que no cumpláis con el programa de comidas, así que hacedlo vosotros mismos y de esa forma estaréis seguros de disponer de los alimentos cuando toca.

6º No llevar un diario de comidas

Por increíble que parezca conozco a muchos que llevan un diario de entrenamiento y sin embargo no lo hacen con sus comidas, cuando es incluso más importante. Se ha escrito mucho y se ha recomendado encarecidamente que se lleve un diario de entrenamiento dónde registrar todos los detalles de las sesiones, a fin de tener a mano toda la información para comprobar la evolución y poder introducir las modificaciones necesarias, en cambio, no se ha puesto el mismo hincapié en la conveniencia de llevar un registro de todo lo que conforma vuestra alimentación diaria.

Por difícil que parezca anotar todo lo que os metéis en la boca, al cabo de muy poco tiempo comprobaréis que es muy sencillo y este hábito os permitirá conocer en cada momento la evolución de vuestro físico.

Cualquier cuaderno os servirá para anotar la composición de cada comida y anotar abajo el contenido de proteínas, hidratos de carbono y grasas, así como las calorías totales. ¿Menuda complicación, decís? Para empezar anotad las porciones de alimentos (eso no os llevará ni un minuto) y luego con la ayuda de una guía calórica anotaréis los valores nutricionales de cada porción.

En la mayoría de los casos después de una o dos semanas de comparar los valores de las raciones con la guía calórica, se desarrolla una percepción habitual de lo que proporciona una pechuga de pollo, una lata de atún, una taza de arroz o un boniato, de tal forma que casi no será necesario consultar la lista de los valores nutricionales para calcular los aportes de cada comida.

Por último os será de gran relevancia añadir una frase adicional dedicada a cómo os sentís físicamente después de cada comida.

Registrar esa información os permitirá comprobar los resultados de vuestra dieta, identificar tendencias, descubrir que alimentos os funcionan mejor, descartar aquellos que no den resultados y poder implantar medidas correctivas.

¿Estáis ganando o perdiendo peso? ¿Os estáis definiendo sin perder masa? ¿Ganáis fuerza? ¿Os recuperáis bien o muy lentamente? ¿Disponéis de energía y vigor durante las sesiones? ¿Cómo os sentís durante el resto del día?

Todas esas preguntas tienen una respuesta y justificación nutricional. Con un diario de comidas tendréis todas las respuestas y soluciones en vuestras manos y puede que este sea el instrumento más eficaz para progresar.

7º No beber suficiente agua

Seguramente a estas alturas lo habréis leído en diversos lugares, pero es un hecho fisiológico: el cuerpo está compuesto en un 70% de agua y el músculo es asimismo agua en un 73%, de manera que no hace falta decir mucho más para comprender que el agua es el nutriente (aunque estrictamente no sea un nutriente porque no aporta ni una caloría) más importante del cuerpo. Podréis vivir hasta tres meses sin comer, pero pocos aguantarán más de una semana sin beber.

Todas las funciones celulares se llevan a cabo en un entorno acuoso y la digestión, absorción y metabolización de los nutrientes exige grandes cantidades de agua. Los residuos metabólicos y deshechos de la actividad muscular se expulsan mediante agua y las hormonas necesitan el medio líquido para ejercer sus funciones.

Los estudios han demostrado que la célula hidratada se vuelve activa y anabólica, pero ante la deshidratación es altamente catabólica.

En resumen, tanto para progresar como culturista, como para mantener un buen estado de salud deberéis beber en abundancia y a intervalos regulares, sin esperar a la señal de sed.

8º Falta de equilibrio y variedad en las comidas

El desequilibrio es por desgracia más la norma que la excepción en al ámbito nutricional culturista. Todavía hay demasiados culturistas que han interiorizado que la alimentación culturista para resultar exitosa ha de estar basada en pechugas de pollo o pavo, como fuentes de proteínas limpias, así como de arroz y brócoli hervidos como fuentes de hidratos de carbono feculentos y fibrosos.

El equilibrio nutricional óptimo debe incluir proteínas limpias, una combinación de hidratos de carbono que aporten fécula y fibra, y una pequeña cantidad de grasa y nada de azúcar. El problema es que muchos solamente se preocupan de la superficie de la nutrición y no ahondan en el tema. Así, se preocupan del número total de proteínas, de grasas, hidratos de carbono y de calorías, pero se olvidan que el cuerpo precisa montones de micronutrientes como vitaminas, minerales, electrolitos, fitonutrientes, etcétera y ese aporte se pone en peligro con las dietas basadas en solamente unos pocos alimentos.

Para empezar, la proporción de los macronutrientes dependerá de las características personales, porque es un hecho que la forma en que cada individuo metaboliza la comida es tan individual como lo es su color de pelo o altura. Así, algunos son muy sensibles a los hidratos de carbono y han de comer pocos o se hinchan como balones y retienen agua, mientras que otros pueden comer grandes cantidades de arroz y patatas sin ningún efecto adverso.

Por tanto, aunque en teoría la proporción de nutrientes más común suele ser 50% de proteína, 40% de hidratos de carbono y 10% de grasa, algunos funcionan mejor con 40-50-10 o incluso 35-50-15.

Volvéis a decir que eso es complicado, no tanto, pensad en términos prácticos que llenáis el plato con la mitad de hidratos de carbono de ambos tipos, divididos a partes iguales entre feculentos (arroz, patatas) y fibrosos (brócoli, judías verdes, ensalada) y la otra mitad del plato llenadla con proteínas limpias (pollo, pavo, pescado). No os preocupéis por las grasas, éstas ya formarán parte de la comida.

El peor fallo en que incurren los culturistas es la falta de variedad en sus dietas, lo cual puede originar un primer problema que es el aburrimiento y tedio de la alimentación y el más dañino es la posibilidad de incurrir en deficiencias nutricionales.

Para empezar los estudios demuestran que no existe una única fuente de proteína que sea la mejor y que cada una contiene una configuración específica de aminoácidos, por tanto no es positivo consumir siempre el mismo tipo de proteína y que la combinar las aves (pollo, pavo, avestruz) con otras carnes como caballo, búfalo, conejo, ternera e incluso de tanto en tanto cordero que contiene mucha carnitina.

En cuanto a los hidratos de carbono, el arroz blanco produce una secreción de insulina importante y comer varias veces arroz blanco puede producir un estreñimiento crónico, la mejor alternativa es optar por el arroz integral, cuesta más de cocer, es algo más duro para comer, pero su índice glucémico es más bajo y contiene mucha fibra. No obstante, hay que combinar con otras fuentes de hidratos de carbono como los copos de avena, las judías, las lentejas, los garbanzos y otras legumbres, así como con varias hortalizas y ensaladas que aportan alegría al paladar y una gran cantidad de nutrientes esenciales.

Aunque no hay que hacer un hincapié especial en el consumo de grasa, sí debéis usar aceite de oliva para cocinar e incluir pequeñas cantidades de frutos secos para garantizar la presencia de las grasas saludables.

9º No sacar provecho de los suplementos adecuados

A pesar de todos los esfuerzos por llevar una dieta equilibrada y perfecta, puede haber factores que interfieran con el normal funcionamiento orgánico y óptima absorción y entonces los suplementos son justamente la herramienta idónea para garantizar la falta de deficiencias nutricionales, mejorar la absorción de los nutrientes o fomentar el balance positivo de nitrógeno.

El mercado está lleno de suplementos alimenticios, haced vuestra elección, yo hace tiempo que hice la mía y utilizo y recomiendo los productos de la gama ICES (International Cutting Edge Sciences) porque contienen ingredientes de máxima pureza, presentan unas fórmulas muy bien desarrolladas y sus precios son excepcionalmente asequibles, ya que no gastan cientos de miles de dólares para pagar a campeones que publiciten sus productos. Ese ahorro publicitario se invierte en emplear los mejores ingredientes a un precio asequible para el culturista.

Por ejemplo, siempre aconsejo dos productos básicos, que considero vitales, como son un complejo de ácidos grasos esenciales, EFA’s Omega’s – XT que reúne los mejores ácidos grasos marinos como el aceite de pescado, y vegetales, como los aceites de borraja, de grosella negra, etc. Este es un suplemento fundamental para garantizar el óptimo funcionamiento metabólico, como también lo es el Zyma Vol –XT que constituye una mezcla perfecta de enzimas digestivas para mejorar la digestión y absorción de proteínas, fibra, grasas, almidón, lactosa, etc, algo muy útil tanto en fase de volumen como de definición, porque evita problemas estomacales, de flatulencia y facilita la digestión y la absorción de los nutrientes.

Este es un producto que puede mejorar notablemente la salud, además de la adquisición de tamaño.

Pero aparte de estos dos básicos, hay otros que voy a distinguir en función de sus acciones.

Frenar las acciones catabólicas

Nada más levantaros podéis emplear en ayunas glutamina por sus efectos anticatabólicos y luego tomarla a discreción a lo largo del día, pero en lugar de consumir glutamina simple, os recomiendo GlutaVol – XT que constituye un aporte de glutamina, pero en sus diversas formas químicas, como la L-glutamina en forma libre, pero también glutamina con enlaces péptidos, la glutamina alfa cetoglutarato, la glutamina malato o la analil glutamina, todo lo cual garantiza que la glutamina no se quede en las células del tubo gástrico, que la utilizan como su fuente primordial de energía, sino que llegue en suficiente cantidad a la sangre, de forma que su reserva muscular sea elevada. No hay que olvidar que el 60% de los aminoácidos que se encuentran en el tejido muscular, es glutamina y que además este aminoácido es la materia prima que el cuerpo emplea para sintetizar cualquier otro aminoácido cuando le hace falta.

ICES ha añadido también una buena dosis de aminoácidos ramificados BCAA, así que GlutaVol – XT es la mejor forma de disponer de material nitrogenado para la síntesis muscular.

Más allá de la creatina convencional

La creatina funciona muy bien en la mayoría de los que la consumen, aunque no en todos. El CE2 Myo – XT de ICES lo hace siempre porque incorpora la nueva molécula desarrollada en USA, esa que tiene el pH corregido para que no se degrade en el estómago, como sucede con otras creatinas convencionales, y llegue así intacta al interior de los músculos. Además, ICES la ha combinado en esta fórmula con otras sustancias sinérgicas, como son la beta-alanina, la betaína HCL y el ácido lipoico, por lo que no se trata sólo de creatina, sino de un cóctel sofisticado y muy útil.

Tomad siempre una dosis antes de entrenar y otra justo después y el día de descanso tomad una por la mañana.

Garantizar el aporte de proteínas durante la noche para evitar el catabolismo nocturno

Todo culturista con afanes de éxito consume batidos proteínicos para asegurarse de cubrir todas sus necesidades de proteínas.

Micel – XT es una proteína que contiene en exclusiva la caseína micelar no desnaturalizada, con una concentración superior al 70%, que es profundamente anticatabólica. Así después de su ingestión los aminoácidos y péptidos resultantes de la digestión se liberan lentamente por espacio de hasta siete horas. Por eso es ideal para antes de acostarse para evitar el catabolismo nocturno que se produce durante tantas horas sin ingerir alimento. Micel – XT contiene además calostro bovino, una fuente natural de IGF1, factor de crecimiento similar a la insulina, que favorece la adquisición de masa muscular.

Fórmula de proteínas para ganar peso

No obstante, a veces hay momentos en que el objetivo primordial es aumentar todo el volumen posible sin grasa, entonces podéis consumir un par de batidos diarios de Mass Plex – XT.

Esta fórmula para ganar peso magro incorpora varias fuentes de proteína, que representan más del 50%, así como un 35% de hidratos de carbono de cadena larga y bajo índice glucémico, como el almidón de arroz integral, pero también incluye grasas esenciales. Aparte de esa base esencial contiene además calostro bovino rico en factores de crecimiento como el IGF 1, varios tipos de creatinas para lograr un efecto sinérgico de volumen y fuerza, aminoácidos clave, así como ciertas sustancias para favorecer la absorción y un complejo multivitamínico.

Infusión de proteínas después de entrenar

Los estudios demuestran que justo después de una dura sesión de entrenamiento el cuerpo atraviesa una fase compensatoria acelerada en la que busca restablecer los depósitos de glucógeno agotados y obtener proteínas de forma acelerada a fin de poder proceder a la reparación de las fibras musculares erosionadas y poner en marcha los procesos de hipertrofia y crecimiento. Estudios realizados con culturistas han demostrado que entre tres grupos de culturistas experimentados, el grupo que consumió 50g de proteína de suero dentro de los 20 minutos posteriores al entrenamiento, experimentó un 28% más de ganancias que el grupo que no comió nada en ese espacio de tiempo y un 22% más que el que consumió alimentos proteínicos convencionales (pollo).

Para esa ocasión tan especial os propongo Protex – XT que es una fórmula de proteínas rápidas, compuesta por el aislado, el concentrado del suero y los péptidos hidrolizados que son fracciones proteínicas que no necesitan digestión y llegan con celeridad a los músculos para iniciar su reconstrucción y crecimiento. Además, también incluye hidratos de carbono rápidos para acelerar la restauración del glucógeno que es la base de la recuperación, así como elementos que potencian la acción anabólica de la insulina, muy necesaria en esos momentos concretos.

Aumento inmediato de la fuerza

El suplemento más novedoso de ICES es Extreme – XT que contiene una molécula químicamente muy compleja que ha superado las pruebas de eficacia en varias universidades americanas, donde ha demostrado con atletas experimentados que tras su consumo los niveles de fuerza se incrementaban en una media del 10% y un 28% la resistencia.

La molécula en cuestión es L-arginina-ácido alfa cetoisocaproato cálcico-glicina (GAKIC de sus siglas en inglés) cuya clave es lograr que las células musculares se desembaracen de los residuos metabólicos y puedan contraerse con más fuerza.

Ni que decir tiene que emplear un peso mayor en todos los ejercicios constituye el primer paso hacia una mayor hipertrofia muscular.

Favorecer la producción de testosterona

Pero ICES ha creado una fórmula excepcional, TPA 4, un revulsivo que incrementa los niveles naturales de testosterona, y como todo el mundo sabe más testosterona circulante significa más fuerza y más masa muscular. Sus ingredientes todos botánicos activan la producción de la hormona masculina para que notéis un antes y un después con su uso.

Entrenar como un animal

El TNT Blitz – XT es un suplemento único en su género. Se trata de una fórmula pre-entrenamiento que contiene una serie de moléculas para retrasar la acidez muscular y permitir entrenar muy duro incluso más allá de la barrera del dolor, ya es único suplemento del mercado que contiene la carnosina, así como su precursor natural, la beta-alanina, pero no sólo eso, sino también la inosina, la taurina, la cafeína, entre otros. El efecto es tanto físico como mental, porque sentiréis como un latigazo de energía, rabia y fuerza para mover pesos importantes y además no os cansaréis a pesar de ‘tirar’ mucho más. ¡Hay que probarlo para creerlo!

Mayor congestión y producción de óxido nítrico

Vector NO2 – XT que es un precursor del óxido nítrico de gran calado, que proporciona unas congestiones increíbles, además de una mayor liberación del factor de crecimiento, el IGF 1. Este es sin duda el producto preferido de los culturistas que se entrenan muy duro o que emplean sistemas de entrenamiento como las superseries o las series descendentes, porque produce unas congestiones musculares fuera de serie.

Mantener a raya los acopios de grasa corporal

Un último suplemento de ICES que encuentro muy útil es LIPO 8, un producto específicamente diseñado para profundizar en la definición muscular mediante varios mecanismos, como son la utilización de los depósitos de grasa como fuente de energía, la activación del metabolismo, el incremento de la termogénesis, etcétera.

No debéis desviaros mucho de la dieta, pero con una simple dosis por las mañanas conseguiréis mantener constantemente una definición muscular aceptable, incluso en la fase de volumen porque contrarrestaréis los posibles excesos y llegados el momento de buscar la definición podréis usar dos dosis al día para erradicar la grasa subcutánea y descubrir músculos profundamente definidos.

No cometáis estos errores

Si como los expertos aseguran, el éxito en el culturismo depende hasta en un 80% del factor nutricional, entonces tendrá más importancia cualquier fallo que cometáis en vuestra alimentación que en la rutina de entrenamiento.

Repasad estos errores para no cometerlos y evitar que constituyan un lastre que os impida progresar.