Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

¿Qué tiene más importancia en el aspecto corporal?

Por Warren Sicloces

¿Qué influye más en vuestro aspecto corporal, la genética o la alimentación?
Este es un debate que ha suscitado no poca controversia ya que cuenta con defensores de uno y otro lado, pero aunque mi opinión pueda considerarse una más, dejadme exponeros mis argumentos y tal vez al final de este artículo opinéis como yo.

Puede que hayáis nacido con una predisposición hacia la acumulación de grasa en la zona abdominal, o a experimentar dificultad para ganar peso, pero eso no significa necesariamente que tengáis que estar obligados a vivir el resto de vuestras vidas con esas inclinaciones. Existen tantos y tantos ejemplos, que puedo afirmar con total rotundidad que podéis cambiar la distribución de la grasa en vuestro cuerpo, así como desarrollar una sustancial cantidad de músculo a pesar de que genéticamente pudieseis estar a priori predestinados a lo contrario.
Para alterar vuestras tendencias naturales no hay nada más eficaz que una dieta ajustada específicamente a vuestras necesidades y el entrenamiento adecuado, junto con el trabajo duro, claro, no voy a engañaros.
Vamos a examinar cuales suelen ser las tendencias genéticas mayoritarias y cómo pueden corregirse por medio del entrenamiento y la alimentación.

¿Qué es la genética y sus limitaciones?

Para comenzar a entender la influencia de los genes y sus limitaciones, digamos que por dotación genética se entiende las características propias de un individuo, que forman parte de la herencia que le han dejado sus progenitores. Entre los rasgos más típicos de esa herencia se encuentra el color de los ojos, del pelo, los rasgos de la cara, la forma de andar y de comportarse y por supuesto la estructura corporal.
Con la recopilación de algunos de esos rasgos genéricos se han establecido tres biotipos distintos que incluyen las características físicas externas o limitaciones más comunes en la población. Esos tres grupos son los ectomorfos, los mesomorfos y los endomorfos, que corresponden a los delgados, los musculares y los gordos por naturaleza.
En realidad nadie pertenece al cien por cien a ninguno de los tres grupos de forma exclusiva, sino que lo normal es tener rasgos característicos de cuanto menos dos de ellos, aunque siempre existe un mayor componente de uno concreto.
Los ectomorfos son personas delgadas, con esqueleto fino, miembros largos, que experimentan una gran dificultad para ganar peso corporal. Suelen ser hiperactivos, nerviosos, de poco apetito y les cuesta asimilar lo que comen, además pierden peso con pasmosa facilidad.
Los mesomorfos son aquellos que se encuentran en el centro de las posibilidades y por tanto pueden considerarse los más aventajados, tienen una muscularidad bastante buena, pueden ganar peso con comodidad y hacerlo de tejido magro, no graso, además si se engordan son capaces de librarse de la grasa con rapidez, presentan una corpulencia media con huesos de tamaño medio.
Los endomorfos se sitúan al otro extremo, es decir son lo que diríamos los gordos felices, de esqueleto ancho, apetito voraz y enorme capacidad de asimilación, ganan peso con suma facilidad y gran parte de él es graso. Son fuertes, alegres y tranquilos.
Todos estos rasgos marcan la apariencia física de cada uno, delgadez acusada en el primer caso, corpulencia media con predominancia de masa magra en el segundo y mucho volumen y tejido graso en el tercero.
Sin embargo, esas tendencias no pueden atribuirse a la genética, al menos no exclusivamente, porque en gran medida son el resultado del metabolismo y el sistema endocrino u hormonal, porque es el primero el que determina el ritmo de absorción y asimilación de los alimentos, el gasto calórico y por consiguiente la acumulación de la grasa y los niveles de energía. El segundo también interviene en esas acciones así como en la recuperación y velocidad de síntesis de proteínas; de manera que la configuración corporal está más influida por cuestiones metabólicas, endocrinas y, por supuesto, por el modo de alimentarse, que por la propia genética.
Imaginad que vuestros genes son favorables pero no producís las suficientes hormonas, pues sencillamente no seréis ni fuertes ni musculosos.

La fuerza del entrenamiento en la transformación corporal

No obstante, los rasgos puramente genéticos, como son el color de pelo o de ojos, la estructura ósea, o el carácter no se pueden cambiar, pero las formas físicas sí. No es inevitable tener exceso o escasez de peso toda la vida, se puede perfectamente alterar esas tendencias naturales hasta el punto de llegar a corregirlas y volverlas de otro signo distinto.
Uno de los medios más eficaces para modificar la forma del cuerpo es mediante el ejercicio físico.
¿Os parece una afirmación exagerada? No lo es. Pensad en algo tan básico como qué es lo que nos da la apariencia corporal. De hecho nuestra apariencia externa está compuesta por la estructura ósea, o sea el esqueleto, la masa magra o muscular y la grasa o tejido adiposo, no hay más. Las venas, arterias o tendones y ligamentos no tienen apenas influencia en la forma del cuerpo, de manera que el aspecto que tenemos depende en cierta medida de la base o estructura ósea, que esta si está determinada genéticamente, pero principalmente de la proporción entre la masa magra y grasa, o sea entre la cantidad de músculo y grasa.
Después de todo son estos dos tejidos mayoritarios los que conforman el volumen y la estética del cuerpo.
Y si la forma y aspecto corporal dependen fundamentalmente del equilibrio entre músculo y grasa, entonces nada mejor que el ejercicio con pesas para alterar positivamente esa proporción.
Si creéis que sois perfectos tal cual, fenómeno, pero si os gustaría modificar en parte vuestro cuerpo, poneos manos a la obra sin pensar en los genes.
Ni que decir tiene, que el entrenamiento de tipo culturista es el cincel más perfecto para modificar a voluntad la forma corporal porque desarrolla la masa muscular y disminuye la grasa, y en ese sentido es evidente que cada tipo morfológico ha de abordar el entrenamiento de forma distinta y de acuerdo a sus características físicas. Otro aspecto positivo del ejercicio físico es que mejora las funciones metabólica y endocrina.
En el caso de los ectomorfos, o delgados, estos han de entrenarse empleando pesos pesados pero sin producir un desgaste excesivo que pueda impedir la recuperación y ganancia de peso.
He aquí los consejos clave de entrenamiento para este biotipo:

  • Procurar manejar pesos progresivamente más elevados.
  • Realizar cinco o seis series efectivas por grupo corporal pequeño y de ocho a diez en el caso de los grandes.
  • Emplear ejercicios básicos y compuestos en los que intervengan varias articulaciones.
  • Descansar entre dos y tres minutos entre series.
  • Llevar a cabo de cinco a ocho repeticiones por serie destinada a los músculos del torso y de diez a doce para las piernas.
  • No entrenar más de tres o cuatro días por semana y nunca más de dos seguidos.
  • Trabajar cada parte corporal una sola vez cada siete días.
  • No realizar ejercicio aeróbico u otros deportes que entrañen desgaste físico.
  • No realizar trabajo abdominal directo.

Finalmente la clave para adquirir una masa corporal superior en este caso, reside en estimular los músculos con el mayor ahorro energético, lo que redundará en una mejor recuperación evitando entrar en estado catabólico.
Cuando se trata del caso contrario, es decir de reducir el peso graso, las consignas son distintas:

  • Es imprescindible realizar ejercicio cardiovascular al menos cinco o seis veces por semana, pudiendo llegar a dos sesiones diarias de 30 a 40 minutos a un ritmo de aproximadamente del 70% de la máxima capacidad aeróbica.
  • El entrenamiento pesado es igualmente necesario pero realizando de diez a doce repeticiones por serie para la mitad superior del cuerpo y de doce a quince para la inferior.
  • En este caso se recomienda efectuar de ocho a diez series por grupo pequeño y de doce a quince para los grandes.
  • Se puede machacar con pesas cinco de cada siete días.
  • Realizar trabajo abdominal directo cada día.
  • Para acelerar la eliminación de los depósitos de grasa es conveniente entrenarse a ritmo vivo, no descansando más de un minuto entre series.

En el caso de los mesomorfos, que son los más agraciados, puesto que responden mejor al ejercicio, éstos pueden acentuar el volumen muscular y la reducción del tejido adiposo siguiendo las siguientes normas:

  • Entrenar con pesas cuatro días semanales y realizar dos o tres sesiones de ejercicio aeróbico.
  • Efectuar de ocho a diez series para los grupos pequeños y de diez a doce para los grandes.
  • Las series para la parte superior han de constar de entre ocho y diez repeticiones y de diez a doce para las piernas.
  • Pueden dedicar un movimiento compuesto por músculo y completarlo con un par más de aislamiento.

Puede que ahora seáis de signo endomorfo con exceso de peso, pero puedo aseguraros que con voluntad y unos hábitos concretos en la alimentación podéis perfectamente al cabo de un tiempo cambiar por completo vuestra morfología y situaros, si no en el otro extremo, como ectomorfo, si como mesomorfo.
Al revés igual, si ahora sois muy delgados o sea ectomorfos, y os adherís a unas pautas alimenticias concretas, con el transcurrir del tiempo podéis sin lugar a dudas llegar a transformar ese signo y ganar una buena cantidad de peso como para estar más cerca del biotipo mesomorfo.
Por consiguiente, por medio de la alimentación no podréis alterar rasgos como el color del pelo o de los ojos, la estructura ósea, ni ciertos patrones del comportamiento que podemos atribuir directamente a los genes, pero por descontado sí la composición corporal y con ella su apariencia.

La alimentación para alterar la composición corporal

Si partimos de la base que nuestra apariencia viene determinada por la proporción entre masa magra y grasa, y que ciertos alimentos contribuyen a incrementar la una o la otra, es de cajón que deberemos seguir unas pautas alimenticias coherentes en función del objetivo perseguido.
Ganar peso (Ectomorfos)
Efectuad múltiples pequeñas comidas, que administraréis con regularidad cada dos o tres horas a lo largo del día y evitad las dos o tres grandes habituales.
Aseguraos de que en cada una de esas ocasiones se encuentren los tres principios inmediatos, es decir proteínas, carbohidratos y grasas.
Los hidratos de carbono procedentes de patatas, pasta integral, arroz, cereales y legumbres constituyen la principal fuente de energía de los músculos y ante su ausencia el cuerpo degradará estos últimos para obtenerla, impidiendo con ello la adquisición de masa corporal, de manera que éstos deben ocupar una parte primordial de la dieta.
La grasa procedente de fuentes saludables os puede ayudar a ganar peso magro, siempre y cuando sea la de los pescados azules, los frutos secos o bien los aceites vegetales tales como los de oliva, de lino, de onagra o de salmón.
Por otro lado, eliminad a toda costa las grasas nocivas tales como embutidos, mantecas, conservas y alimentos excesivamente procesados, los fritos y empanados incluidos, que no os servirán para ese propósito.
No os saltéis ninguna comida, antes es preferible que perdáis una sesión de entrenamiento, porque perder un machaqueo puede suponer más tiempo de recuperación muscular, mientras que no comer a la hora prevista puede significar entrar en un periodo catabólico, y eso es dar un paso atrás en el crecimiento.
Y si es fundamental no saltarse ninguna comida, es absolutamente imprescindible no hacerlo en tres ocasiones en las que la alimentación adquiere un carácter anabólico: al levantarse, por eso mismo el desayuno es tan esencial, después de entrenar, en esos momentos el cuerpo necesita reponer fuerzas, y antes de acostarse para mantener los músculos construyéndose de noche. Por tanto no falléis nunca en esas ocasiones.
De cualquier modo pensad que la clave para ganar peso es asegurarse de que exista un superávit calórico diario, de otra forma no creceréis.
Perder peso (Endomorfos)
Para eliminar la grasa no hay que comer poco o infrecuentemente, al contrario. El truco es que cada vez que comáis lo hagáis de forma frugal y seleccionéis lo que coméis.
Comer con frecuencia ayudará a estabilizar los niveles de azúcar en sangre y la energía, evitando así la sensación de hambre.
En este caso las proteínas han de primar en el menú, es decir pollo, pavo, avestruz, pescados, carnes magras y claras de huevo.
Para ir reduciendo los depósitos de grasa es imprescindible que el cuerpo se vea obligado a recurrir a éstos para obtener el combustible, eso significa que debéis moderar los hidratos en la dieta. Incluidlos en la mañana y hasta el mediodía, pero a partir de ahí que sólo estén presentes en forma fibrosa, como en ensaladas y verduras.
Eliminad del todo las grasas saturadas evitando fritos, embutidos, salsas y aderezos.
Por supuesto, absteneos de cualquier producto de panadería o repostería, y especialmente de los dulces y del azúcar.
Bebed mucho agua y aseguraos de que la cena sea ligera.
No olvidéis que para eliminar adiposidad debe generarse un déficit calórico diario, especialmente producido por los hidratos de carbono y las grasas saturadas.

El poder de la alimentación para corregir la forma física

Está claro que por medio del aumento de las masas musculares del cuerpo se puede modificar la apariencia corporal y que no hay nada mejor para conseguirlo que entrenarse con pesas, pero la alimentación juega un papel principal en todo esto.
Los alimentos cumplen la misión de aportar el combustible que necesitamos para ejercitarnos y los materiales plásticos de los que formar los tejidos, sean músculos o grasa, por consiguiente es esencial llevar una dieta adecuada a cada caso.

Ganar músculo y perder grasa (Mesomorfos)

Incluso en el caso de los agraciados genéticamente, los mesomorfos, hay que vigilar los hábitos alimenticios porque todos buscan acrecentar la masa magra y reducir la grasa. Así pues, prestad atención:

  • Llevad una dieta equilibrada, manteniendo un aporte relativamente alto de proteínas, moderado tanto en carbohidratos como en grasas saludables.
  • Reduciendo o aumentando los hidratos podréis subir o bajar de peso, pero cuidado con los feculentos porque os taparán con facilidad, inclinaos por los fibrosos como las verduras, la avena y las hortalizas.
  • Realizad de cinco a seis comidas diarias.
  • Haced hincapié en el desayuno, el almuerzo y la comida que viene inmediatamente después del entrenamiento, las demás deben ser más bien frugales.
  • Las grasas buenas os ayudarán a sintetizar tejidos y a favorecer el sistema hormonal, no os excedáis pero aseguraos de que forman parte de vuestro régimen.

Corregir las deficiencias genéticas por la mejora metabólica y endocrina

Bien, no olvidemos que vuestra apariencia física, o incluso las tendencias de vuestro biotipo, no son inalterables, porque como hemos dicho tienen más que ver con el metabolismo, el sistema endocrino y la alimentación que con la dotación genética propiamente. De manera que todo lo que pueda mejorar esos sistemas contribuirá a hacerlo con la estética. Hoy por hoy sólo existe un medio de modificar al alza los sistemas metabólicos y endocrinos por vías naturales: los ergocéuticos de Future Concepts.
Se trata de fórmulas muy precisas y científicamente diseñadas que están compuestas por sustancias de origen alimenticio que, sin embargo, combinadas específicamente pueden producir reacciones de fuerte calado, tanto metabólico como endocrino.

De los siete ergocéuticos conocidos dos poseen valor nutricional, el resto están única y exclusivamente dedicados a mejorar las funciones metabólicas y endocrinas. Vamos a repasarlos brevemente:
El WP R 10 es un preparado en polvo para confeccionar con él una bebida. Posee un fuerte contenido nutricional ya que aporta más del 55% de proteínas, un 30% de carbohidratos y un 7% de grasas. Su objetivo es suministrar al cuerpo todos los elementos alimenticios indispensables para favorecer el crecimiento muscular. Se puede ingerir en cualquier momento del día, especialmente entre comidas y su fórmula contiene más de 30 compuestos diferentes.
En el apartado de las proteínas se incluyen tres fuentes distintas, del suero se emplea el concentrado y un aislado muy especial del concentrado sérico rico en fracciones péptidas de gran relevancia, además de la caseína y el huevo. Con esa mezcla se obtiene un aporte de proteínas de liberación gradual, rápida y sostenida.
Los carbohidratos son complejos, las maltodextrinas, para ir suministrando energía de forma controlada en el tiempo y no afectar en exceso la secreción de insulina, de manera que se aproveche su función anabólica pero no la lipogénica.
Tres son también las fuentes de ácidos grasos esenciales, los omega 3, los triglicéridos de cadena media, MCT, y el ácido linoleico conjugado, CLA. Hay que subrayar que todos ellos fomentan la adquisición de masa magra mientras fomentan la eliminación de las grasas.
Además de los tres macronutrientes esenciales el WP R 10 contiene numerosas otras sustancias de gran importancia como son las enzimas digestivas, o agentes que favorecen la absorción y otros la metabolización de las proteínas y aminoácidos.
Asimismo otros compuestos impiden la conversión de los carbohidratos en grasa, estimulan la energía mental, impiden el catabolismo a la vez que aceleran el anabolismo. Por último incluye vitaminas y minerales para favorecer los muchos procesos orgánicos en los que están involucrados como cofactores y coenzimas.

El WP R 10 viene en cajas de 20 o 40 sobres y constituye en mejor medio de alimentar a los músculos, mientras se regulan al alza las condiciones metabólicas para la síntesis de nuevas estructuras.

El WP P 11 es muy similar en su composición nutricional al WP R 10, pero así como éste último se puede utilizar en cualquier momento, el WP P 11 está concebido para usarse exclusivamente después de entrenar y por ello presenta notables modificaciones en su composición, para adecuarse a las condiciones específicas que se dan en ese preciso momento.
Justo después de concluir un episodio de esfuerzo físico el cuerpo acelera transitoriamente todos sus mecanismos de sobrecompensación en vistas de recuperar las sustancias pérdidas y a la reconstrucción de sus estructuras. Eso prima antes que el crecimiento y de su conclusión depende que la hipertrofia se produzca o no.
Por lo tanto, los músculos primero se recuperan y luego crecen.
Por eso en el WP P 11 no hay proteínas lentas porque tras el entrenamiento el objetivo es aprovechar la aceleración temporal de la absorción y síntesis, de ahí que sólo se incluya el aislado del suero, ya que al estar compuesto por péptidos cortos pasan de inmediato a la circulación.
Los carbohidratos corren la misma suerte, ya que con los músculos vacíos de glucógeno se precisan aquellos que no necesitan digestión y puedan llegar enseguida a la sangre, como la dextrosa, que además tiene un índice glucémico de 100 y produce un pico de insulina, muy favorable ahora porque esta hormona es el transportador natural de los nutrientes.
La ayuda de otros compuestos como el ácido alfalipoico favorece la actividad y secreción de la insulina, así como ciertos elementos actúan elevando los niveles de las hormonas anabólicas como la testosterona, el IGF 1 y la hormona del crecimiento, mientras que otros ingredientes se incluyen para frenar la excesiva producción de cortisol, hormona catabólica, que se eleva tras el esfuerzo prolongado.
Para fomentar las acciones de reparación en este ergocéutico se incluyen moléculas que ayudan en la regeneración de los tejidos articulares, del hígado y unos antioxidantes muy poderosos para evitar los daños celulares que producen los radicales libres.
El empleo de este ergocéutico después de cada entreno constituye la mejor manera de recuperarse del esfuerzo y dar el primer paso para acelerar el crecimiento de los músculos.
El AB 18 no es un suplemento de enzimas digestivas, no, es algo muy distinto, puesto que no actúa en el sistema gástrico sino a un nivel metabólico muy superior, se trata del único amplificador de la absorción que existe.
En este ergocéutico absolutamente singular se incluyen numerosos compuestos destinados a aumentar la absorción que el organismo es capaz de hacer desde las paredes intestinales, así como de las vellosidades que se proyectan desde esas mismas paredes y además también incluye un elemento que ejerce sus acciones en el hígado, donde inhibe un importante citocromo que es el encargado de destruir y degradar numerosas sustancias.
Con una sola cápsula de AB 18 durante horas vuestro organismo será capaz de absorber mucho más de los alimentos o suplementos que ingiráis.

El TEST RF 05 y el GP 01 han sido creados única y exclusivamente para favorecer la secreción y metabolización de la testosterona y hormona del crecimiento.

El primero sólo contiene ingredientes botánicos de los cuales tres se ocupan de estimular una mayor secreción de testosterona, mientras que por su lado cada uno de los otros tres ejercen acciones distintas, como son impedir la posible conversión en estrógenos de ésta, por el efecto de la aromatización, o evitar la transformación de testosterona en DHT, un metabolito de ésta que produce efectos no deseables y por último el sexto ingrediente se ocupa de liberar la hormona de una proteína sanguínea, la SHBG, que al adherírsele la vuelve irreconocible por sus receptores y por lo tanto inoperante.
Este ergocéutico se utiliza media hora antes de entrenar y por la mañana al levantarse en los días que no entrenéis, y además se utiliza en ciclos de cinco días por semana, seis a ocho seguidas por un descanso de la mitad del tiempo de uso.
Por su lado el GP 01 afecta principalmente a la hormona del crecimiento y se emplea disuelto en agua al acostarse, de preferencia un par de horas después de la cena.
La mayor producción natural de esta hormona se produce precisamente aproximadamente una hora después de caer dormidos, por eso con la ayuda del GP 01 se puede conseguir una secreción nocturna mucho mayor, para con ello facilitar las tareas de reconstrucción y crecimiento de los músculos.
No sólo eso, sino que este ergocéutico nocturno contiene asimismo tres elementos que han puesto de manifiesto en varios estudios científicos su capacidad de elevar la producción endógena de testosterona. El GP 01 favorece un descanso reparador y aumenta las acciones de anabolismo nocturno.
Se administra al acostarse los días de entrenamiento y también los de descanso, durante seis u ocho semanas tras las cuales se descansa dos o tres, antes de volver a iniciar otro ciclo.
Con el CRS 086 Future Concepts ha diseñado una fórmula exclusiva para fomentar la hidratación celular. Posiblemente sepáis que más de las tres cuartas partes de nuestro organismo están constituidas por agua y eso es especialmente válido para los músculos. Por eso el aumento de agua intracelular, o sea en el interior de las células, implica un incremento casi instantáneo del volumen muscular así como de la fuerza de palanca.
Este ergocéutico está constituido por todos los elementos que favorecen la absorción de agua por las células, y con ellos Future Concepts ha diseñado un ergocéutico único para hidratar las fibras musculares y aportar una fuerza y un volumen enormes casi desde las primeras administraciones.
Por los compuestos que contiene este ergocéutico proporciona además un fuerte impulso de energía que puede servir para prepararse antes de una dura sesión, mantener la intensidad durante la misma y recuperarse después.
Se puede emplear antes, durante y después del entrenamiento. En el primer caso si creéis que os faltarán las fuerzas para abordar una dura sesión, en el segundo si veis que durante el esfuerzo notáis un bajón y al final para acelerar la recuperación y favorecer más aun la hidratación celular.
El TH 101 es un verdadero acelerador metabólico concebido para mejorar la función de la tiroides y con ella el ritmo metabólico.
Su composición de extrema complejidad incluye doce ingredientes, los cuales están cuidadosamente seleccionados y combinados para que los unos interactúen con los otros, amplificando así sus acciones.
Un grupo de compuestos favorece la producción natural de hormonas tiroideas, otro grupo activa los receptores beta adrenérgicos beta 3 y facilita la termogénesis o aumento de la temperatura corporal, y otros elementos activan los procesos de energía por medio de la producción de adrenalina.
Los resultados son múltiples puesto que sus ingredientes actúan en diversos frentes, así con el empleo del TH 101 se aumenta la eliminación del tejido adiposo, se asegura la síntesis de nuevos tejidos magros, se evita la retención excesiva de líquidos, se acelera el metabolismo, al tiempo que se incrementa la producción de energía libre de azúcares y se preserva la masa muscular.
Este es un ergocéutico con numerosas aplicaciones, por eso puede ser útil tanto en épocas de dieta de volumen como de definición.

La aplicación práctica a cada caso

Una vez examinados cada ergocéutico y aunque sus acciones son positivas para todos los casos, veamos a continuación algunas sugerencias de uso práctico.
En el caso de los ectomorfos
De hecho estos individuos también pueden beneficiarse de todos los ergocéuticos, pero fundamentalmente del AB 18 ya que incrementará la cantidad de sustancias alimenticias que su cuerpo será capaz de absorber. Con una cápsula por la mañana y otra al mediodía será suficiente.
Tanto el WP R10 como el WP P11 pueden significar un aporte importante de nutrientes, al tiempo que mejoran los parámetros hormonales para ganar tejido.
El TEST RF 05 les será sin duda de gran ayuda para elevar al alza la producción de una hormona tan importante para aumentar el volumen como es la testosterona. Con una dosis antes de entrenar los días de entreno será suficiente.
El CRS 086 es sensacional para hacerles ganar fuerza y volumen, así que su uso se revela imprescindible.
El GP 01 resultará beneficioso para aumentar la capacidad nocturna de crecimiento y recuperación, lo cual marcará una gran diferencia en el desarrollo general.
El TH 101 no sólo sirve para adelgazar en el caso de los gordos sino que mejora la función del metabolismo, de manera que una dosis a días alternos asegurará la correcta función metabólica.
En el de los endomorfos
Aquí el TH 101 constituye una obligación, dos dosis diarias, la primera al levantarse y la segunda antes de entrenar o del almuerzo del mediodía.
Tanto el TEST RF 05 como el GP 01 elevarán la producción hormonal, el primero durante el día y el segundo por la noche, lo cual contribuirá no sólo a entrenar con más vigor y adquirir más fuerza, sino a mejorar la proporción músculo grasa.
El WP R10 aportará nutrientes para la adquisición de peso magro, al tiempo que contribuye a acelerar la descomposición del tejido adiposo, mientras que el WP P11 utilizado sólo después de entrenar acelera la recuperación y asegura la consolidación de los resultados del entrenamiento.
Los mesomorfos también pueden mejorar más
De nuevo aquí todos los ergocéuticos son de utilidad, desde el AB 18 para aumentar la absorción, pasando por el WP R 10 y WP P11 como aporte de elementos constructores de músculo, el CRS 086 para incrementar la hidratación muscular y con ella la fuerza y tamaño de los músculos, hasta el TEST RF 05 y GP 01 para manipular al alza la producción hormonal, algo esencial en cualquier caso.
Por supuesto el TH 101 se revela un ergocéutico útil en cualquier caso ya que sus acciones tienden a mejorar la función de la glándula tiroides y la termogénesis lo cual conduce a la eliminación del tejido graso y la preservación o incluso el aumento del magro.

Modificar el aspecto físico con conceptos de futuro

La ciencia avanza y como resultado de ello nuestros conocimientos son cada vez mayores. Los genes como patrimonio hereditario de nuestros progenitores tienen una importancia relevante sobre nuestro funcionamiento interno y aspecto externo, pero en cuanto a este último ésta no es ni mucho menos inalterable ni inmutable. Las características propias de la dotación genética pesan en nuestra configuración física, qué duda cabe, pero no suponen más que las tendencias naturales, no el resultado inevitable.
No hagáis ejercicio y alimentaos con un elevado contenido en grasas y dulces y ya veremos en qué acaba esa genética tan favorable que habéis heredado de vuestros padres.
Si ponéis en práctica las medidas aquí expuestas de entrenamiento, alimentación y el uso de los ergocéuticos de Future Concepts os será relativamente fácil modificar vuestro aspecto corporal y casi, casi vuestras tendencias genéticas.
Éstas son acciones enmarcadas en los conceptos de futuro que regirán el culturismo moderno.