Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

Se calcula que un 20% de los adultos en Norteamérica presentan niveles elevados de colesterol, una situación que conduce a problemas de salud tales como las enfermedades cardiovasculares, que son uno de los mayores causantes de muertes. Según un estudio publicado en la revista oficial de la Asociación Médica Americana (Journal of the American Medical Asssociation) una dieta baja en grasa saturada y abúndate en frutas, verduras, hortalizas y cereales integrales, es la más adecuada para mantener los niveles de colesterol sanguíneo dentro de los limites saludables.

En la actualidad se está empezando a catalogar los alimentos con propiedades beneficiosas sobre la salud como alimentos funcionales, que son aquellos que además de nutrir producen efectos saludables. Sin embargo, los científicos aseguran que los beneficios de los ingredientes o alimentos individuales son más bien modestos y que los verdaderos efectos de calado se observan cuando éstos forman parte de un patrón alimenticio global, gracias a los efectos de sinergia de los distintos ingredientes, por consiguiente, consumir alimentos potencialmente reductores del colesterol es una medida acertada, pero lo ideal es seguir un patrón alimenticio saludable.

Los alimentos aconsejados son:

  • Frutas y verduras (3 raciones diarias).
  • Cereales integrales (1-2 raciones diarias).
  • Hortalizas (2-3 raciones diarias).
  • Legumbres (2-3 raciones por semana).
  • Pescado azul (2-3 veces por semana).
  • Lácteos desnatados (1 ración al día).
  • Medidas complementarias de estilo de vida para reducir los niveles de colesterol:
  • Eliminar la ingesta de grasas saturadas y parcialmente hidrogenadas, como los productos de bollería industrial, las patatas chips, las margarinas (grasas trans).
  • Reducir al máximo las carnes rojas, las procesadas, las conservas y los embutidos.
  • Minimizar la ingesta de alimentos con azúcares añadidos y de refrescos y bebidas dulces.
  • Mantener la ingesta de alcohol al mínimo, a como máximo dos servicios al día.
  • Realizar una actividad física al menos 30 minutos cada día.