Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

La obesidad es un problema tan extendido que se está convirtiendo en la epidemia del siglo XXI en el mundo industrializado, ya que se calcula que afecta a mil millones de personas y está empezando a llegar a los llamados países emergentes.

En Estados Unidos es dónde más acusado está ese problema y no hace mucho en varias zonas del país han empezado a decretar contra las raciones XXL de comida rápida, obligando a los restaurantes a reducirlas y a presentar al comensal la información nutricional con el contenido calórico etcétera.

Ahora le toda el turno a los refrescos extra grandes.

El tamaño de algunos platos y de los refrescos azucarados alarma, porque en algunos casos una sola ración de comida proporciona casi tantas calorías como las necesarias para todo el día.

Los refrescos azucarados están cargados de azúcar y de jarabe de fructosa, que además de proporcionar muchas calorías en tamaño grande, también promueven la excesiva secreción de insulina, que además de engordar perjudica seriamente la salud.

Por tanto, desestimad las raciones XXL porque una vez empezada la ración, abierta la bolsa grande o la botella gigante, os será muy difícil de parar, y la mejor forma es no adquirir nada en tamaño XXL.