Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de
Por Matt Weik

Últimamente todo el mundo habla de los antioxidantes, pero ¿sabéis exactamente qué son y qué pueden hacer por vosotros?

Después de leer este artículo lo sabréis.

Los antioxidantes ayudan a proteger el cuerpo de los daños producidos por los radicales libres. Podéis ver cómo actúan los radicales libres observando una manzana cortada por la mitad cuando reposa sobre una mesa. Después de sólo un par de minutos la manzana comienza a ponerse marrón y eso es debido a la acción de los radicales libres. Los antioxidantes del zumo del limón protegen la manzana de ser atacada. Dicho esto, el daño de los radicales libres puede verse también en postes o barandillas cuando se oxidan. La herrumbre es debido a la oxidación del metal. Pensad en los antioxidantes como el aceite anticorrosivo. Cuantas más capas de aceite pongáis en el hierro, durante más tiempo éste quedará protegido. Lo mismo sucede con el cuerpo humano. Cuantos más antioxidantes se tomen, mayor será la protección contra el daño de los radicales libres.

Los radicales libres pueden hacer numerosas cosas a las células, que pueden ir desde hacerlas mutar, dañarlas e incluso matarlas. Si alguna de estas cosas pasa entonces eso afecta a la salud de los individuos.

Este artículo subrayará todo lo que necesitáis saber acerca de los antioxidantes.

¿Qué son los antioxidantes?

Los antioxidantes son sustancias químicas que reducen el ritmo de oxidación de las células y biomoléculas. La oxidación es cuando las reacciones químicas  transfieren electrones desde una sustancia a un agente oxidante, lo que resulta en la transformación de la sustancia original en algo diferente. Los radicales libres son los principales culpables que dañan las células. Los alimentos ricos en antioxidantes ayudan a evitar y a prevenir el daño que ocasionan los radicales libres.

Una gran cantidad de antioxidantes se encuentra en algunos suplementos alimenticios que se emplean para evitar el cáncer y la enfermedad cardiaca, sin mencionar que contribuyen a mantener la buena salud global de cada día. Una buena dieta puede proporcionar miles de antioxidantes diferentes, mientras que los suplementos sólo contienen algunos específicos en sus fórmulas.

¿Cuál es el propósito de los antioxidantes?

Los antioxidantes pueden convertirse en la cosa más importante desde el pan de molde. Pueden mejorar el sistema inmune, lo cual evita el daño celular y reducen el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular. Existe una gran cantidad de investigación que se está realizando sobre los antioxidantes y los resultados que se están obteniendo son muy prometedores, porque parece que éstos reducen, evitan y hasta invierten ciertas enfermedades que aparecen como consecuencia del daño celular. Todo eso suena fantástico pero lo más llamativo es que la investigación está en realidad demostrando que los antioxidantes pueden constituir una forma natural de aminorar el proceso de envejecimiento.

Ya no hay necesidad de buscar más ‘la fuente de la eterna juventud’, simplemente aseguraos de obtener los suficientes antioxidantes en vuestra dieta diaria.

¿Es cierto que hacer ejercicio incrementa el daño de los radicales libres?

Bueno, no dejéis que esa información aplaste vuestras esperanzas, pero hasta un cierto punto eso es cierto.

Sin embargo, los aspectos positivos superan de sobras los negativos. Cuando se realiza ejercicio el consumo de oxígeno aumenta (o por lo menos debería aumentar si os ejercitáis lo suficientemente duro). Ese incremento en la cantidad de oxígeno utilizado puede aumentar los radicales libres que dañan las células y provocan la fatiga muscular. El cuerpo usa antioxidantes que ya existen en el propio organismo para reducir ese daño ocasionado por los radicales libres.

La parte positiva de la historia es que la evidencia demuestra que el ejercicio refuerza el sistema de defensa antioxidante del propio cuerpo. Ese descubrimiento es el que explica que las enfermedades asociadas con el estrés oxidativo presenten una mucha menor incidencia en aquellos individuos que se ejercitan con regularidad.

¿Cuáles son ciertos antioxidantes específicos?

Las vitaminas A, E, el betacaroteno y la coenzima Q10 son todos antioxidantes que protegen las membranas lípidas, mientras que la vitamina C, el glutatión peroxidasa, el superóxido dismutasa y la catalasa protegen el cuerpo de los radicales libres que se encuentran en el citoplasma en basa acuosa.

Una gran fuente de antioxidantes lo constituye nuestra dieta. Los vegetales, frutas, granos, legumbres y frutos secos son todos fantásticas fuentes de antioxidantes. Frutas tales como los arándanos, las moras y las frambuesas todas contienen una gran cantidad de antioxidantes. Las espinacas y los pimientos son asimismo alimentos ricos en antioxidantes, como lo son algunos cereales, tales como la cebada, el maíz y el mijo.

Un lugar en el que no mucha gente pensaría que se encuentran abundantes antioxidantes es en el cacao, especialmente en productos como el chocolate negro y en menor cantidad en el con leche.

Para los que prefieran beberse los antioxidantes, entonces el café, los vinos tintos y los diferentes tipos de té, tales como el negro, el verde y el blanco, constituyen un medio excelente de luchar contra los radicales libres.

Los que buscáis un modo saludable de picar entre horas, también podéis encontrar una buena cantidad de antioxidantes en las almendras, los pistachos y pacanas.

He aquí algunos otros alimentos que contienen antioxidantes

Verduras
Cebollas
Jengibre
Ajo
Cebollinos
Tomates
Zanahorias
Col
Espinacas
Vegetales de hoja verde
Brócoli
Coliflor
Repollo
Coles de Bruselas
Guisantes

Frutas
Uvas
Arándanos
Fresas
Cerezas
Manzanas
Pomelo
Arándanos
Moras
Granada
Naranjas
Ciruelas
Piña
Limón
Dátiles
Kiwi
Clementinas
Sandia
Albaricoques

Frutos secos
Nueces
Semillas de girasol

Verduras
Haba de soja
Habas
Alubia pinta
Cacahuetes