Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

No es ninguna novedad que el mayor problema actual con que se enfrenta la población de Estados Unidos es el enorme porcentaje de sobrepeso y obesidad que sufren los americanos. Detrás de este problema está el consumo excesivo de calorías y el sedentarismo o falta de actividad física, pero en el ámbito nutricional tiene un peso muy específico el consumo de azúcar, que en muchos casos está oculto en los alimentos.
Una de las mayores fuentes de azúcar proviene de los refrescos, porque algunos de tamaño XL pueden aportar hasta 75g de azúcar, lo cual es un factor importante de acumulación de sobrepeso. Los científicos han podido constatar que incluso los refrescos Light contribuyen poderosamente a acentuar el problema de peso, porque los consumidores perciben la idea falsa de que están bebiendo algo casi inocuo como agua y los consumen sin restricción.
Una reciente estadística asegura que las bebidas azucaradas son los mayores contribuidores al incremento del 43% de calorías que ha experimentado la dieta de los americanos en los últimos 30 años, tanto que aumentan las probabilidades de generar sobrepeso en los adultos en un 27% y un 55% en los niños.
Ante este estado de cosas los legisladores de California han propuesto una Ley que obligue a todos los refrescos a llevar en su etiquetado el siguiente aviso: “Las bebidas azucaradas contribuyen a la obesidad, la diabetes y la caries dental”.
La lucha contra el exceso de azúcar no cesa, pero la guerra no está ganada.

Close-up of young man holding drink