Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h

Entenamiento por zonas corporales


En esta sección os damos toda la información, programas, rutinas y técnicas para moldear y desarrollar cada una de las zonas corporales.



La teoría es muy clara al respecto: si se quiere forzar el crecimiento de un grupo muscular hay que aislarlo y sobrecargarlo.
El desarrollo de la espalda puede ser determinante para un culturista de competición, pero incluso aunque subir a un escenario no sea uno de vuestros objetivos, no olvidéis que poseer una espalda poderosa puede elevar en muchos enteros vuestro impacto y poderío físico.
¿Cuál es la cualidad física distintiva del atleta? ¿Cuál es la proporción que confiere la mayor estética al cuerpo? ¡Exacto, la forma en V!
Ningún ejercicio puede proporcionaros tanta seguridad. Cuando sois capaces de despegar desde el pecho una barra tan cargada de discos que ésta casi se dobla, entonces podréis sentiros invencibles y en la cima de la montaña.
Muchos culturistas se centran en los pectorales, los brazos y los cuádriceps, para intentar construir un físico impresionante, pero en cambio con frecuencia olvidan los femorales, la parte posterior de los muslos, que se convierte en el distintivo de los auténticos culturistas.
Posiblemente el día de pecho sea vuestro favorito, o tal vez sea el de brazos, pero existen muchas probabilidades de que el de piernas sintáis un pellizco en el estómago horas antes de llegar al gimnasio, porque sabéis la dureza que os espera.
Los hombros constituyen el grupo muscular que más puede realzar el aspecto físico global e indirectamente el que permite un mayor desarrollo de todos los grupos de la parte superior del cuerpo.
Unos hombros bien desarrollados pueden verdaderamente hacer sobresalir a un competidor entre todos los demás en el escenario. Hacen que la parte superior del cuerpo parezca muy ancha y masiva.
Antes de que la moderna ciencia de la ingeniería inundara los gimnasios de aparatos con levas de resistencia variable, las barras y mancuernas, así como unas pocas poleas sencillas, formaban la totalidad del equipo básico de cualquier culturista.
Si sois como la mayoría de todos los culturistas, entonces nunca pensaréis que vuestros brazos son lo suficiente grandes. Pero eso puede solucionarse con relativa facilidad.