Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

La epidemia de obesidad que viven muchos países industrializados, liderados por Estados Unidos y Gran Bretaña, han llevado a las autoridades sanitarias a exigir a las grandes empresas alimentarias que se esfuercen por controlar la cantidad de grasas y calorías en sus platos, llegando en algunos casos a legislar contra algunas cadenas de comida rápida.

En respuesta, la industria alimentaria se esfuerza por ofrecer platos cocinados, listos para comer y con una menor cantidad de grasas saturadas, pero pocas veces cumplen, puesto que el presupuesto manda.

Sin embargo, con un poco de imaginación podéis elaborar vuestras propias hamburguesas caseras con mucho gusto, gran valor nutricional y también saludables. Por ejemplo, usando una carne magra picada de pollo, pavo o ternera con especias y hierbas aromáticas, un majado de ajos o de frutos secos permite dejar preparada la masa para cocinar en muy poco tiempo unas sanas y deliciosas hamburguesas caseras. También podéis hacerlas de cualquier tipo de pescado desmenuzado, como atún, bacalao, gambas o una mezcla de varios tipos.

También podéis preparar pizzas más sanas y ligeras. En el momento de preparar una pizza saludable, hay que pensar en todos los ingredientes que la conforman, desde la base hasta los que se eligen para el relleno o los aderezos típicos como el queso. Si se quiere aligerar este plato, el queso pasará casi desapercibido y el jugo y el sabor se lo darán las salsas a base de mezclas de vegetales, como los rehogados de hortalizas junto con tacos finos de carnes magras, de pescados, de marisco o tofu.

Con un poco de imaginación podéis disfrutar de la comida rápida, sin que ésta esté cargada de grasas, carezca de valor nutricional u os arruine la dieta.