Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

La soja es muy saludable y es el alimento con mayor concentración de proteína, no sólo entre los vegetales, sino incluso entre los animales, puesto que más del 40% es proteína y ésta contiene todos los aminoácidos esenciales. Sin embargo, los culturistas que consumen mucha proteína son reticentes a utilizar la de soja porque este vegetal contiene unas isoflavonas que tienen cierta similitud con las hormonas femeninas y temen sufrir algún efecto estrogénico.
Un estudio reciente, publicado en The Journal of The American Collage of Nutrition revisó los efectos de la suplementación con proteína de soja y de suero sobre la testosterona, la globulina unida a esta hormona (SHBG) y el cortisol en respuesta al entrenamiento con pesas.
Los investigadores de la Universidad de Connecticut, EEUU, utilizaron en el estudio a hombres jóvenes de poco más de 20 años y formaron tres grupos, uno recibió como suplemento el aislado de proteína de soja, otro el aislado de proteína de suero y el tercer grupo un placebo (maltodextrina). Durante 14 días los participantes consumieron 20 gramos del suplemento asignado (sin saber que tomaban) a la misma hora por la mañana y no se permitió que tomasen ningún otro suplemento durante la prueba. El ejercicio consistió en hacer seis series de 10 repeticiones de sentadillas pesadas usando el 80% del peso de una repetición máxima.
Al final de los 14 días que duró el trabajo descubrieron que la proteína de soja no tenía ningún efecto pro-estrogénico ni anti-anabólico durante el ejercicio, mientras que la proteína de suero mitigaba la subida del cortisol (una hormona catabólica) después del esfuerzo físico y durante la recuperación.
Según los investigadores, contrariamente a las creencias de algunos, los suplementos de proteína de soja no parecen entorpecer el anabolismo mediante la elevación de las concentraciones de estradiol como se suponía.