Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

DATOS A TENER EN CUENTA

Por Xavier Fox

Sin duda habréis leído mucho acerca de los efectos positivos y negativos de la cafeína. Pero puede que todavía no lo sepáis todo. Tal vez os sorprenda, pero podéis congestionar más y mejor gracias a la cafeína.

La cafeína no es únicamente el estimulante más famoso del mundo, sino que es también el más debatido y controvertido. De los miles de estudios que se han hecho sobre ella, hay centenares que aseguran que es buena para la salud, y existen otros tantos que afirman que no lo es. Una cosa es segura, la gente ha estado utilizando cafeína desde que vivíamos en cuevas y es el estimulante más ampliamente usado en el planeta, así que eso significa algo. Pero lo realmente cierto es que la cafeína es como cualquier otro suplemento, es beneficioso mientras se utilice de forma responsable y no se abuse. Para los culturistas, la cafeína puede suponer una fantástica adición a su programa de suplementos.

Una cosa que los culturistas deben tener presente es que a pesar de que la cafeína esta aceptada y forma parte de la vida diaria de todos, aún así es una droga, la más popular en el mundo entero. Para ser preciso, la cafeína es un agente psicoactivo y estimulante metabólico, lo que significa que atraviese la barrera hematoencefálica para llegar al cerebro y produce efectos sobre la función del sistema nervioso central. En realidad la cafeína altera la función cerebral y puede cambiar vuestra percepción, estado de ánimo, conciencia, cognición y hasta conducta. La capacidad de la cafeína para actuar como un estimulante sobre el sistema nervioso central es lo que la convierte en útil como suplemento.

No solamente gusta a mucha gente, pensad en la cantidad de cafeterías que hay alrededor del mundo y cómo éstas son lugares de moda dónde las personas se encuentran y confraternizan. Si consideráis que cada producto para perder peso o bebida energética que veis anunciarse en televisión contiene cafeína, entonces parecerá que no es posible vivir sin ella.

Parecería que desde un punto de vista de la salud, la cafeína no puede representar un gran problema por lo extendido de su consumo y la cantidad de publicidad que recibe, pero es una droga, clasificada como un estimulante, así que deberéis tener cuidado de no abusar o de no hacer un uso indebido. Si pensáis que podéis correr algún riesgo, no importa lo pequeño que pueda parecer (historial familiar, embarazos, etc) necesitáis consultarlo con vuestro médico para estar seguros.

Metabolización de la cafeína y aumento de energía

La cafeína se metaboliza en el hígado dónde se convierte en tres compuestos diferentes de la familia de las dimetilxantinas. El cuerpo emplea la xantina para crear estimulantes. Cada uno de los derivados de la dimetilxantina tiene su propia función en el organismo. Más de ¾ de ésta se convierte en paraxantina, que incrementa la lipólisis. Otro 10% se convierte en teobromina que dilata los vasos sanguíneos. El resto se convierte en teofilina que relaja los músculos lisos de los bronquios, así que es muy eficaz para tratar el asma y funciona de forma muy similar a la efedrina.

El mayor modus operandi de la cafeína para estimular la energía es que puede engañar al cuerpo haciéndole pensar que es adenosina, así que los receptores de adenosina la capturan y mantienen, de forma que la adenosina no puede penetrar en los receptores para llevar a cabo su función normal de anti-estimulación.

La característica de la cafeína como antagonista de la adenosina es por lo que es tan popular, pero es también por lo que es útil para los culturistas. Como estimulante, la cafeína proporciona al culturista mucha más energía. No hay nada mejor que tener la máquina llena de energía cuando te estás preparando para machacarte en el gimnasio. Niveles más altos de energía tiene muchos efectos residuales beneficiosos:

  • Niveles más altos de energía os permiten seguir adelante y conseguir esa repetición extra en cada serie de lo que normalmente podrías hacer. Sumad eso al cabo de las semanas y los meses y todas esas repeticiones extra os conducirán a poder construir más músculo.
  • Construir más músculo conduce a que os pondréis más grandes y fuertes y a obtener mejores resultados en las competiciones, además de a quemar más calorías a lo largo del día, incluso cuando estáis en reposo.
  • Los niveles altos de energía ayudan al cerebro a estar alertas y a permanecer más concentrado y a tener una conexión mente-músculo más eficiente durante el entrenamiento.
  • Disponer de mayores niveles de energía os permitirá entrenar con más intensidad, lo que también significa que quemaréis más grasa durante los entrenamientos.
  • Niveles de energía más altos os proporcionan una sensación de salud y de bienestar que aporta un mejor estado psicológico en el gimnasio. Si estáis en un estado mental más feliz, vuestras sesiones serán más efectivas y productivas que si os sentís bajos de moral y depresivos.

Congestionar mejor con cafeína

Antes he subrayado que el 10% de la cafeína que consumís se convierte en teobromina que dilata los vasos sanguíneos.

Hummmm… dilatar los vasos sanguíneos… ¿no os suena familiar? Ese es el mismo mecanismo por el que los tremendamente populares suplementos de óxido nítrico llevan a cabo su ‘magia’.

Cuando los vasos sanguíneos se dilatan, consiguen in mayor diámetro interno como incrementar el tamaño de una paja por que la bebéis, o de una manguera por la que circuláis agua. Entonces puede fluir a través suyo más sangre, lo cual significa que se puede transportar más oxígeno y nutrientes a los músculos en periodos más cortos de tiempo. Los resultados de eso son:

  • Una mucho mayor congestión debido al mayor aporte de sangre al músculo.
  • Un tiempo de recuperación significativamente reducido entre series, debido al aumento de oxígeno y fosfatos transportados, que os permite entrenar más intensamente e incrementar vuestras ganancias musculares.
  • Un ritmo más rápido de eliminación de los productos de deshecho del músculo, tales como el ácido láctico que inhibe vuestra capacidad de mantener elevados los niveles de intensidad durante el entrenamiento.
  • Un mayor aporte de proteína al músculo para incrementar el grado de reconstrucción.
  • También se podrán transportar al músculo más hidratos de carbono (glucógeno) para restaurar las reservas de energía con mayor celeridad.

La cafeína ayuda a eliminar grasa

Cuando habéis leído que ¾ partes de la cafeína que consumís se convierte en paraxantina que incrementa la lipólisis, probablemente eso ha captado rápidamente vuestra atención. Después de construir mucho músculo, aumentar el grado de eliminación de la grasa es la mayor preocupación de todo culturista. Durante la lipólisis las grasas se descomponen en forma de triglicéridos que son liberados en la circulación dónde quedan disponibles para poder ser empleados como energía o eliminados como residuos. Cuando se trata de participar en una competición de culturismo, podéis tener todo el músculo del mundo, pero si mantenéis demasiada grasa corporal que os impida mostrarlo definido, no vais a llevar muchos trofeos a casa.

Consumir con moderación

Volvamos a los riesgos del abuso de cafeína. Recordad que cada uno es diferente, así que un estimulante que tiene un efecto sobre una persona puede afectar a otro de forma completamente diferente. Si pensáis que tenéis algún tipo de problema físico o historial familial que pueda suponer un riesgo cuando uséis un estimulante, deberíais acudir a vuestro médico para haceros un análisis de sangre antes de usar un suplemento de cafeína. Otra cosa de la que debéis ser conscientes es que cuando se trata de beber café para conseguir cafeína, los distintos tipos de café contienen diferentes cantidades de cafeína. Por eso mismo hay tantas elecciones cuando vais a una cafetería, cada tipo de grano de café es un caso específico. Cuando compráis productos de cafeína, estad alertas al contenido en cafeína. 100 mililitros de café no tienen siempre el mismo contenido en cafeína. Si sois nuevos bebedores de café, entonces comenzad limitando la ingestión a 100 mililitros al día y no superéis los 200 mililitros diarios. El límite de 200mg deberéis seguirlo todos, no importa el tiempo que llevéis usando la cafeína.

La cafeína tarda 45 minutos en degradarse y empezar a actuar sobre varios receptores en el sistema. La vida media de la cafeína es de alrededor de cinco horas, lo que significa que la mitad de la cafeína que consumáis estará fuera del sistema en ese periodo. Cualquier dosis que decidáis que vais a utilizar, intentad consumirla al levantaros y la segunda dosis tomadla 45-60 minutos antes de entrenar. También, tened presente la hora de iros a dormir. Con una vida media de cinco horas, no deberíais consumir cafeína dentro de las 4-5 horas antes de iros a la cama o puede que no seáis capaces de conseguir una noche completa de sueño.

Cuidado con ciertas fuentes de cafeína

Y hablando de cafeína, también debéis estar al tanto de la fuente de cafeína que seleccionáis. Supongamos que no os gusta el café y que no sois aficionados a tomar pastillas de cafeína, puede que entonces penséis que podéis obtener vuestra dosis de cafeína bebiendo refrescos de cola. Sin embargo, pensadlo dos veces antes. ¿Tiene acaso sentido consumir bebidas carbonatadas, con gran cantidad de azúcar, o alto contenido en jarabe de fructosa para obtener algo de cafeína? Acabaríais ganando una gran cantidad de grasa procedente de todos esos azúcares y jarabe. Sed inteligentes y consumid cafeína a través del café y si no os gusta probad el té.

Congestionar con cafeína

La cafeína puede ser un suplemento seguro para aumentar la energía de vuestros entrenamientos y para quemar grasa y definir los músculos. Sin embargo, como con cualquier tipo de suplemento, la cafeína debe ser usada con responsabilidad ya que consumir demasiado puede conducir a problemas, específicamente para aquellos que tengan problemas de corazón. Sin embargo, usada inteligentemente la cafeína puede dilatar los vasos sanguíneos para llevar más oxígeno y nutrientes a los músculos, incrementar la energía para vuestras sesiones de forma que os podáis convertir en un verdadero terror en el gimnasio y también puede incrementar el metabolismo de la grasa para daros una ventaja sobre vuestros competidores en el escenario.

Y además de todo eso, la cafeína os ayudará a conseguir esa ventaja extra para llevar vuestras congestiones musculares y sesiones de entrenamiento a un nuevo nivel.