Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Texto por Garry Bartlet

“Todo el mundo quiere ser culturista, pero nadie quiere romperse la espalda levantando grandes pesas”.

Cita de Ronnie Coleman en el inicio de su página web: www.bigroncoleman.com.

Con 47 años, el monstruoso Ron Coleman es todavía el Rey del Hierro.

En pocas palabras, ningún otro ser humano en el planeta ha sido capaz de acumular más capas de músculo sin adulterar, que el ocho veces Mr Olympia Ronnie Coleman. Con una altura de 1,80 metros y pesando 125 kilos de músculo denso, recortado y duro como el granito, Ronnie dominó el escenario del Mr Olympia desde 1998 hasta 2005 con su récord de ocho victorias consecutivas del mayor certamen del mundo.

Ahora con 47 años, ¿qué hace un Mr Olympia retirado? La respuesta de Ronnie “He estado simplemente ocupado chico, cuidándome de mi negocio de posador en apariciones, ofreciendo seminarios, exhibiciones y vendiendo mis productos. De hecho, estoy en fase de desarrollar mi propia línea de suplementos para el mercado europeo”.

Hace ya seis años desde que el Gran Ronnie abandonó el escenario del Mr Olympia, pero nunca lo diríais al verlo. Recientemente tuve la buena fortuna de contemplar a Ronnie durante uno de sus entrenamientos de pecho. La brutalidad con la que él castigaba sus músculos masivos es legendaria con sesiones intensas y pesos increíbles.

“Nunca pensé que el físico de un Mr Olympia pudiese ser construido con pesos de señorita. Yo como y respiro el entrenamiento intenso y siempre he usado a lo largo de mi carrera los pesos más grandes humanamente posible. No puedes desarrollar músculo denso y grueso con pesos ligeros. Para ponerte grande tienes que mover mucho peso. ¡No lo puedo explicar de forma más sencillo que eso!”

Ahora, retirado durante seis años esperaba que Ronnie cogiese unas pesas moderadas y realizase unas pocas series de únicamente un par de ejercicios. Pero no estamos hablando de un ser humano corriente.

“Simplemente porque ya no compita eso no significa que me tome el entrenamiento a la ligera. ¡Me encanta entrenar y quiero decir pesado, duro y rápido! Al margen de usar unos pesos ligeramente más livianos que en mi mejor momento, todavía me entreno tan duro como puedo”.

Mi primera sorpresa fue ver en la buena forma que se mantiene Coleman. Estaba pesando unos 132 kilos y había cambiado muy poco desde sus días de apogeo como Mr Olympia. Fui muy afortunado de llevar mi cámara conmigo y de poder captar la dedicación, la intensidad y la esencia que construyen un físico acérrimo puro y legendario.

“Mi entrenamiento de pecho es bastante sencillo. Nada de máquinas de la edad espacial, nada estrambótico ni principios secretos de entrenamiento. La mayoría de la gente quiere oír algún secreto que construya músculos rápido y con poco esfuerzo. Pero chico, en esto no existe ningún secreto, simplemente puro trabajo duro sobre los ejercicios básicos. Si queréis llamar secreto a una gran cantidad de trabajo pesado, intenso y reventador, entonces ahí lo tenéis, ese el secreto que andáis buscando”.

Press de banca plana, con mancuernas

Ronnie comenzó su rutina de pecho calentando con un par de mancuernas moderadas y luego fue pasando a las de 54kg, 58kg, 62kg y finalmente realizó la última serie agotadora con las de 68kg con las que realizó 8-10 repeticiones.

Después de obtener ayuda para que le acercasen las poderosas mancuernas a la altura de los hombros, comenzó a subirlas mediante un movimiento de pistón arriba y abajo sin ninguna pausa de descanso, ni en la parte superior ni inferior hasta que hubo completado el número total de repeticiones.

El recorrido del movimiento era de un 75%, en el que en la parte inferior bajaba las pesas hasta casi tocar con ellas el pecho antes de subirlas arriba, hasta casi bloquear los codos. Ronnie sólo descansaba lo suficiente para permitir que su compañero completase su serie.

“He hecho gran cantidad de presses pesados con barra en banca plana, pero me gusta hacer los presses con mancuernas porque parecen realmente activar duro y profundamente los pectorales. Cuando manejéis mancuernas realmente grandes necesitáis contar con un buen ayudante, alguien en quien podáis confiar para que os alcance las pesas y las ponga en vuestras manos y en posición, porque es difícil colocarlas en la posición inicial por vosotros mismos. Vuestro compañero de entrenamiento debe vigilaros mientras realizáis el ejercicio. La más ligera desviación del estilo correcto puede provocar una lesión muy seria. En mi mejor momento acostumbraba a realizar series con mancuernas de 90 kilos. Se lo mencioné a Dorian Yates, el antiguo seis veces Mr Olimpia inglés, y me dijo con una sonrisa que él en sus mejores días había utilizado mancuernas de 100 kilos”.

Press inclinado con mancuernas

Después de acabar con los presses en banca plana, Ronnie, calentó con una serie usando un par de mancuernas moderadas antes de coger un juego de 45 kilos y llevar a cabo con ellas cuatro series de press inclinado, llegando hasta las mancuernas de 54 kilos y moviéndose entre las 8-10 repeticiones.

Lo que realmente captó mi atención fue lo intensamente que se concentraba y como se motivaba a sí mismo diciéndose “pesos ligeros chico, estos son pesos ligeros” antes de realizar la serie.

“Es una guerra abierta entre mí y esas pesas para completar el número de repeticiones que quiero efectuar. Para construir músculo debéis combatir esa vocecilla que os dice que abandonéis cuando pensáis que no es posible seguir adelante. Mi carrera estuvo consolidada en no abandonar nunca y en llegar siempre más allá de lo que otros creían que podría hacerse. Desarrollar el pecho monstruoso de un Mr Olympia exige un esfuerzo tremendo, y debe ser una verdadera guerra abierta en la que castiguéis al músculo en todas y cada una de las sesiones. Esa es la única forma en que pueden  hacerse progresos sustanciales. Incluso aunque he dejado de competir todavía ataco mis músculos con la misma intensidad que hacía en el mejor momento de mi carrera. ¡Para crecer y ponerte más grande… es la guerra total”.

Press declinado con mancuernas

El último ejercicio que realizó Ronnie para sus masivos pectorales fue el press declinado con mancuernas. Siguiendo la usual serie de calentamiento, saltó a las mancuernas de 45 kilos para realizar ocho repeticiones y seguir incrementando el peso de cinco en cinco kilos hasta llegar en la última serie a las de 65 kilos.

“Mi entrenamiento de pecho es bastante sencillo, nada estrambótico o de alta tecnología. Creo que con cada ángulo del press afecto a todas las zonas del pectoral y las mancuernas pesadas atacan profundamente las fibras musculares para activar el máximo crecimiento. No me gusta llevar las pesas demasiado abajo durante el ejercicio porque resulta muy fácil lesionarse los hombros si los estiráis en exceso, especialmente cuando se emplean pesos muy pesados, el más ligero desequilibrio durante el movimiento puede dejaros apartados durante meses”.

Considerando su edad y los muchos años de entrenamiento pasados usando pesos demoledores y destrozadores, quedé sorprendido cuando Ronnie me confesó que estaba libre de lesiones y perfectamente sano al 100%.

Otra indicación de que este hombre… ¡no es un ser humano corriente!