Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

Desde hace algún tiempo se ha venido asociando el consumo de carne en la dieta con la aparición de cáncer y aunque dicha asociación no parece estar completamente comprobada, algunos estudios proponen que el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer está más vinculado con algunos tipos de carnes que con otros.

Los hombres de ciencia relacionan el alto consumo de carne roja con el incremento del riesgo de padecer cáncer de colon y de recto.

Investigadores daneses descubrieron que el tipo de carne influye en el aumento de algunos tipos de cáncer (Journal of Nutrition, 143: 464-472, 2013). Según éstos, las personas con un elevado consumo de cordero mostraron un aumento del 7% en el riesgo de sufrir cáncer de colon, mientras que un mayor consumo de cerdo elevó el riesgo de cáncer rectal. Asimismo pudieron constatar que sustituir la carne roja por pescado redujo el riesgo de contraer cáncer de colon en un 11%, pero en cambio no parece tener ese efecto sobre el rectal. Curiosamente, estos investigadores no encontraron diferencia en la reducción de ninguna de estas dos formas de cáncer al sustituir la carne roja por las aves.

Por consiguiente, la conclusión es que el riesgo de contraer cáncer rectal o de colon puede variar en función de la composición de la dieta y en ese sentido sustituir las carnes por los pescados constituye la mejor opción.