Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

La sal (cloruro sódico) constituye la forma básica de un mineral electrolítico esencial para el organismo puesto que es necesario para los impulsos nerviosos, los latidos del corazón, las contracciones musculares, para regular los niveles de fluidos celulares y hasta para mantener el equilibrio ácido básico. Sin embargo, su exceso en la alimentación puede resultar extremadamente dañino.

La sal ha tenido mucha importancia en los tiempos antiguos, cuando incluso se llevaron a cabo guerras para controlar las rutas de la sal y a los esclavos romanos se las pagaba sus trabajos con el ‘salario’ que no era sino su ración de sal para evitar caer enfermos y para poder mantener su rendimiento físico. A diferencia de ahora, en aquellos tiempos la sal no abundaba en los alimentos.

En cambio, en los tiempos modernos la sal está presente en grandes cantidades (casi siempre oculta) en la mayor parte de la comida, así que su ingesta excesiva contribuye a la enfermedad renal y cardiaca y a la muerte prematura. La medicina ha constatado que una elevada ingesta de sodio eleva la presión sanguínea, produce el agrandamiento del corazón, daña los riñones, endurece los vasos sanguíneos y aumenta la tensión oxidativa.

Estudios recientes (New England Journal of Medicine, 368: 1229-1237, 2013) han corroborado que la reducción de la presencia de sal en la dieta reduce la tensión arterial en la mayor parte de la gente que padece hipertensión. La función renal mejora y también la cardiovascular.
No obstante, los atletas necesitan una adecuada ingesta de sodio para regular el volumen de plasma, lo cual es importante para la regulación de la temperatura corporal y la capacidad aeróbica.

La clave está en encontrar el justo equilibrio entre la ingestión de sal, evitando los excesos, por tanto sed comedidos con la sal porque ya forma parte de todos los alimentos producidos por el hombre.