Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Los culturistas saben que las carnes constituyen una esencial fuente de proteínas y nada sabe mejor que la carne hecha a la barbacoa, pero cuidado…

En Estados Unidos la National Cattlemen’s Beef Association, algo así como la asociación nacional de mataderos o vendedores de carne de ternera, se gastó varios millones de dólares en una campaña para fomentar el consumo de carne a la barbacoa. Pocas cosas saben tan bien como un buen bistec o hamburguesa asados a la brasa, afirmaban sus anuncios.

Por desgracia los científicos han descubierto que las carnes cocinadas a la brasa producen unos compuestos químicos que pueden incrementar el riesgo de contraer varios tipos de cáncer, al reaccionar a las altas temperaturas creando aminas heterocíclicas o HCAs. En estudios de laboratorio estas aminas heterocíclicas desencadenan canceres de pecho, colon y próstata en ratones y conejillos de indias. Alrededor de 30 investigaciones epidemiológicas han mostrado la relación directa de un alto consumo de alimentos muy ricos en proteínas asados a altas temperaturas y muy hechos con el cáncer.

Además, el humo que llega a las carnes, procedente de las grasas que caen y se queman al contacto con la brasa, produce otros agentes cancerígenos llamados hidrocarburos policíclicos (PAH). La mejor manera de prevenir esto es no flamear el alimento. Si sucede, es importante raspar y quitar la materia o sustancia negra que se forma en la carne.

Los científicos del Instituto Americano de Investigación del Cáncer aconsejan asar verduras y frutas en la barbacoa en lugar de las carnes rojas, también aseguran que las carnes adobadas reducen el riesgo de producir HCA hasta en más de un 90%. Asimismo, es recomendable que la marinada tenga poco aceite para que menos grasa se junte al carbón y que se le de la vuelta a las carnes a menudo, esto hace que se reduzca la temperatura disminuyendo la posibilidad de reacciones químicas.

Este instituto recomienda de todas formas reducir el consumo de carnes rojas para prevenir muchos tipos de cáncer y sobre todo no cocinarlas en exceso, en ningún caso comáis las partes negruzcas o quemadas.

006