Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

BETA-ALANINA, LA LLAVE DE LA FUERZA

Por Al Wilson

Los estudios demuestran claramente que el crecimiento de los músculos se dispara con cada repetición realizada más allá del fallo muscular.
Ahora existe una molécula capaz de permitiros usar más peso y hacer con él más repeticiones, justo lo necesario para adentraros en esa zona en la que se disparan los progresos y lograr una masa espectacular.
Descubrid el detonador de los progresos que siempre habéis esperado.

Los aminoácidos son intrínsecamente los componentes de las proteínas, que una vez digeridas en el sistema son degradadas (divididas) en sus unidades constituyentes (aminoácidos) que el cuerpo empleará para con ellos formar todo tipo de tejidos, desde órganos, cabello, hormonas y músculos. De hecho todas las estructuras del organismo están formadas por algún tipo de proteína que el cuerpo forma mediante distintas combinaciones de aminoácidos entre sí, así como con otras moléculas, como enzimas, coenzimas, vitaminas, minerales, etcétera.
Básicamente, los aminoácidos que componen las proteínas que consumimos tienen en primer lugar una función plástica, es decir la de formar estructuras y tejidos, pero el cuerpo también los utiliza en otros menesteres, como neurotransmisores, etcétera y construye con ellos nuevos tipos de aminoácidos de efectos singulares.
Los aminoácidos son los componentes más versátiles del organismo, por eso una vez aislados e ingeridos en ciertas cantidades y bajo algunas formas químicas específicas poseen efectos verdaderamente sorprendentes.
Los estudios efectuados con distintos aminoácidos ponen de manifiesto que los efectos que éstos producen cuando se consumen singularmente no se pueden en modo alguno duplicar ingiriendo proteínas que los contengan.
Hoy los hombres de ciencia conocen nuevos aminoácidos y sus propiedades a veces muy singulares. Uno de estos es la beta-alanina.

La ventaja genética de los superdotados

Mucho se ha hablado de la ventaja genética que supuestamente tienen los grandes culturistas, esa que les permite desarrollar músculos de una enorme envergadura. Lo que distingue a estos ‘superdotados’ de musculatura impresionante es que son capaces de entrenar a un nivel de intensidad muy superior a la media, que además de usar pesos muy grandes, también poseen una capacidad innata de ir más allá del fallo muscular y seguir completando repeticiones cuando los demás han de abandonar porque los músculos arden como brasas y es imposible seguir contrayéndolos.
Sí, se trata de una ventaja química, pero no de una externa, sino interna relacionada con la composición de sus músculos, porque varios estudios han comprobado que el nivel de carnosina que presentan los músculos de estos atletas es muy superior a la media y es justamente la presencia de este dipéptido (una molécula formada por dos aminoácidos) la que les permite disponer de mayores niveles de fuerza y poder superar la barrera del dolor y fallo muscular, que es justamente cuando se dispara exponencialmente el crecimiento muscular.
En otras palabras, son realmente los niveles musculares de carnosina lo que distingue a esos culturistas de grandes músculos del resto.

La beta-alanina permite la producción de carnosina

La carnosina es un aminoácido abundante en el tejido muscular porque su función primordial es absorber el exceso de acidez, o sea en concreto los iones de hidrógeno, que se producen como resultado del ejercicio muscular intenso, para así permitir prolongar el esfuerzo. Podemos considerar que es una adaptación de la naturaleza para favorecer la supervivencia, porque cuando los niveles de carnosina son elevados los músculos pueden seguir ejerciéndose con altos niveles de intensidad.
Y es justamente esa acumulación de iones la que os hace sentir la típica quemazón en el músculo al final de una serie dura. Ese aumento de la acidez produce fatiga e impide la acción de las enzimas que necesita el músculo para seguir contrayéndose.
La beta alanina desempeña un papel clave en la síntesis de carnosina, que es un dipéptido, es decir la combinación de dos aminoácidos enlazados entre sí, en concreto la histidina y la beta-alanina.
Mientras que el músculo es un donante natural de histidina, que se encuentra en gran abundancia, no sucede lo mismo con la beta-alanina, aminoácido muy escaso en el cuerpo, por eso para incrementar la síntesis de carnosina basta con administrar beta-alanina, y en cambio no es necesaria la histidina.
Los científicos han comprobado que el contenido de carnosina aumenta en el músculo entrenado, es decir que al igual como sucede con el glucógeno, cuando un músculo es ejercitado repetidamente sus niveles de carnosina aumentan como efecto de adaptación a los mayores niveles de exigencia. Los investigadores han podido comprobar como con un entrenamiento intenso el contenido de carnosina muscular aumenta considerablemente, como resultado de la adaptación del cuerpo a esa situación.
Aunque los músculos de los atletas bien entrenados ya suelen contener suficiente carnosina, se ha podido constatar científicamente como con la administración continuada de beta-alanina los depósitos de carnosina aumentaban muy significativamente, al tiempo que lo hacía la capacidad de rendimiento muscular en el entorno de la alta intensidad.

Efectos ergogénicos de la beta-alanina

A diferencia de la creatina, cuyo periodo de carga muscular tiene una limitación en el tiempo, debido al efecto de regulación a la baja de sus transportadores, la beta-alanina es cada vez más efectiva conforme se prolonga su uso. Por consiguiente, cuanto más tiempo la usáis más evidentes y profundos serán sus efectos.
En un reciente estudio realizado con atletas de elite, se formaron con 26 jugadores de fútbol americano, todos ellos con mucha experiencia en el entrenamiento con pesas, dos grupos distintos. A uno se le administró un gramo y medio de beta-alanina tres veces al día, sumando un total de cuatro gramos y medio diarios. Al otro se le proporcionó la misma cantidad de material, pero era un placebo, o sea una sustancia inerte.
Los atletas fueron sometidos a un entrenamiento intenso durante tres semanas antes de empezar la preparación de la temporada, más nueve días dentro ya de la concentración propia para preparar la campaña.
El resultado fue que los atletas que recibieron la beta-alanina fueron capaces de realizar un entrenamiento de mayor volumen, por ejemplo hicieron más repeticiones en el press de banca y en otros ejercicios de fuerza que implicaban la parte superior. Además, fue muy significativo que todos los que habían tomado el suplemento experimentaron menor sensación de cansancio muscular que los del grupo que recibió el placebo (Hoffman, J., et al. (2008). Short duration B-alanine supplementation increases training volumen and reduces subjective feelings in collage football players. Nutr Res. 28:31-35).
Los investigadores señalaron su sorpresa por la corta duración del trabajo, puesto que se sabe que los efectos de la beta-alanina se experimentan con el uso más prolongado de la misma.

La sinergia entre beta-alanina y creatina

Existen numerosos estudios que han demostrado más allá de toda duda que la creatina funciona cuando se trata de aumentar el rendimiento físico de alta intensidad, así como que contribuye favorablemente al incremento de la masa muscular.
Las vías por las que la creatina produce esos efectos son completamente distintas a las que utiliza la beta-alanina.
Con la administración de creatina se mejora la capacidad para generar el ATP que es el sustrato energético compuesto por una molécula de adenosina y tres fosfatos, que utiliza la fibra muscular para contraerse a la máxima intensidad. Cuando se efectúa una contracción de gran intensidad el ATP se degrada perdiendo una molécula de fosfato y se convierte en ADP ( es decir una molécula de adenosina y dos de fosfatos) y es ahí dónde la creatina actúa donando una molécula de fosfato para regenerar de inmediato el ATP, sin esa regeneración no se pueden seguir efectuando contracciones intensas.
Por otro lado la creatina favorece la síntesis de proteínas porque hidrata las células y al hacerlo acelera su actividad.
Se ha podido comprobar cómo la adición de beta-alanina a la creatina induce una buena respuesta muscular, superior a la que se obtiene por medido de ambos suplementos por separado.
No obstante, es importante subrayar que mientras que la creatina va perdiendo eficacia con el paso del tiempo, por eso la mayoría la usa en ciclos, la beta-alanina no, al contrario, los depósitos de carnosina tardan bastante en saturarse, por eso con el tiempo la acumulación es mayor y los efectos positivos más destacados y de mayor magnitud con el paso del tiempo.

Más allá de la beta-alanina

La empresa International Cutting Edge Sciences,(ICES) puntera en los suplementos de última generación para culturistas y otros atletas, ha desarrollado varias fórmulas específicas para mejorar el rendimiento muscular y por consiguiente para permitiros entrenar con más peso, más duro y por más tiempo.
Y ya que hablamos de la carnosina muscular y de su precursor natural, la beta-alanina, ICES ha creado un suplemento pre-entrenamiento extraordinario para generar fuerza, vigor, motivación, energía y resistencia, se trata de TNT – Blitz – XT y reúne varios agentes específicos para dar el 120% en cada sesión y lo hace sin excitantes, estimulantes, ni efectos secundarios.
Para empezar este es el único suplemento en existencia que incorpora tanto la carnosina como la beta-alanina, de manera que sus efectos sobre la capacidad de retrasar la fatiga muscular es de enorme magnitud, confiriendo así la posibilidad de entrenar más allá del fallo muscular, además de elevar el umbral del fallo, lo que os permitirá usar más peso y entrenar más duro antes de llegar a ese punto en que ya no es posible seguir.
Pero eso no es todo, porque ICES ha incluido en TNT Blitz – XT otros compuestos que por distintas vías aumentan la capacidad de contracción y de rendimiento como la taurina, que aumenta la capacidad de rendimiento físico y es un voluminizador celular, la citrulina malato, que además de favorecer la congestión muscular reduce la acidez y acelera la expulsión de los deshechos derivados de la contracción, la inosina que prolonga la capacidad de mantener el trabajo intenso sostenido y la acetil-L-tirosina que dispara la energía mental, todo ello redondeado con un agente capaz de incrementar la absorción de todos los ingredientes: la BioperineTM .
No hace falta entrar en los detalles técnicos, pero os aseguro que este sensacioal producto es el favorito entre los powerlifters, los halterófilos, culturistas, remeros y de todos aquellos que se entrenan al límite de sus capacidades. Entre sus efectos destaca la reducción de la acidez muscular, por lo que retrasa el cansancio y eleva el umbral del fallo muscular. Dos simples comprimidos 20-30 minutos antes de la sesión marcarán una gran diferencia.
Ahora bien, antes hemos mencionado la combinación sinérgica que puede conseguirse cuando se mezcla beta-alanina y creatina, puesto que desde hace tiempo los investigadores de todo el mundo han comprobado que los efectos de esta última son muy notables sobre la fuerza y la masa muscular.
No obstante, algunas personas no responden todo lo bien que sería deseable a la creatina, porque con frecuencia ésta se degrada en el entorno ácido del sistema digestivo, por eso mismo ICES ha creado el CE 2 – MYO-XT que incorpora la extraordinaria creatina patentada en Montana, USA, KreAlkalyn, que tiene el pH modificado para no ser degradada en el estómago y transformada en creatinina, un residuo de la metabolización de la creatina.
La diferencia es abismal, porque con dos o tres gramos los resultados son infinitamente superiores a tomar 10 de creatina convencional. Además ICES ha añadido otras moléculas sinérgicas como la betaina anhidra, la beta-alanina (sí también aquí se proporciona beta-alanina) y el ácido lipoico, así como la BioperineTM.
Este producto por sí mismo significará un despegue en vuestros niveles de fuerza y de capacidad de entrenamiento intenso, pero sumado al TNT Blitz – XT constituye un cóctel de gran eficacia para mejorar la fuerza y el volumen de los músculos.

Un detonador de los progresos culturistas

En la lucha por músculos más grandes hay un pilar esencial: el entrenamiento de alta intensidad y en ese sentido toda ayuda es bienvenida.
La beta-alanina ha demostrado científicamente que puede incrementar la capacidad de entrenamiento intenso y que cuanto más tiempo se emplee mejores son los resultados, porque los efectos ergogénicos son acumulativos, pero además carece de ningún efecto secundario.
Así que si os entrenáis con verdadero rigor, incorporad la beta-alanina a vuestro arsenal, porque todo indica que este puede ser uno de los mejores suplementos del culturista.