Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

Después de numerosos años de campañas en contra del café, ahora parece que se ha dado la vuelta ‘a la tortilla’ y de un tiempo a esta parte conocemos noticias favorables acerca del uso del café.

Recientemente se ha publicado un estudio (Nutrition Journal, 11:86, 2012) en el que se asegura que beber café puede elevar los niveles de testosterona. El trabajo llevado a cabo en la Universidad de Harvard, EEUU, mostró que los hombres que bebían café (no descafeinado) mostraban un aumento en el total de testosterona y una disminución del estradiol libre (estrógeno). Al parecer el café actúa como un inhibidor de la aromatasa y por tanto evita la conversión de testosterona en estrógeno. En cambio, el café no mostró efecto alguno sobre la globulina que se une a la hormona, y que constituye un factor determinante para la actividad biológica de la hormona sexual.

Si tenemos en cuenta que hasta ahora los investigadores aseguraban que el café mejora el metabolismo, favorece la combustión de las grasas, reduce el riesgo de enfermedad coronaria y mejora la regulación del azúcar en sangre, sólo faltaba que además pueda ser bueno para la testosterona para convertirse en una bebida preferida de los culturistas.