Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

Ahora que el buen tiempo empieza a asomar ‘la nariz’ son muchos/muchas los que empiezan a pensar en perder algunos kilos y no dudan en echar mano de alguna de las dietas ‘milagro’ que tanto pululan por ahí a pesar de su ineficacia y el peligro que pueden representar.

Dieta sin carne ni gluten

Consiste en dejar de comer carne y alimentos que contengan gluten. Casi siempre hay alguien famoso detrás que asegura que le fue bien, pero nunca cuentan el efecto yo-yo que le sigue.

Una dieta vegetariana debe saber llevarse bien para que no provoque carencias nutricionales, mientras que una dieta sin gluten también será incompleta y puede provocarnos alguna carencia nutricional. De eficacia muy dudosa y reducida en el tiempo, no hay ningún estudio que relacione la dieta vegetariana o sin gluten con la pérdida de peso.

La dieta de las sales

Consiste en utilizar algunas de las sales de Schüssler con el fin de eliminar toxinas, perder la grasa que no deseamos durante la noche y controlar la ansiedad a mediodía. En cambio, si se estudian las sales de Schüssler, científico del siglo XIX, se comprueba que defendía el fortalecimiento de los nervios y no el control de la ansiedad a mediodía. Schüssler se refería a estabilizar el metabolismo, pero no a quemar las grasas durante la noche. También hablaba de mejorar el sistema de excreción, pero no de regular la función intestinal por las mañanas. En definitiva, que no funciona.

La dieta de la alcachofa

Esta es un clásico para cualquier época del año y consiste en seguir una dieta a base de alcachofas y tomar cápsulas y/o ampollas de alcachofa. Algunas páginas web recomiendan seguirla solo 3 días y otras, 15. Lo que prometen es absolutamente irreal… ¡perder 3kg en 3 días! (o 12kg en 15 días, para las propuestas más prolongadas). El efecto rebote es inmediato ya que la persona, después de pasarse esos días a base de alcachofas, vuelve a comer como antes porque no ha modificado sus hábitos alimentarios y engorda de manera inmediata.

Desde el punto de vista científico, sí está estudiada la relación entre la cinarina (el ácido fenólico en la alcachofa) y la reducción del colesterol en la sangre, pero en cambio no existe ninguna evidencia en la pérdida de peso. Por lo tanto, es un caso típico de fraude y engaño.

La lista sigue con múltiples ejemplos más, como la dieta de los potitos, del sirope de arce, de la manzana, de la calabaza, del vinagre de manzana, del sándwich, del pomelo, de las palomitas o del cactus. A todo esto se suma la aparatología actual, desde la plataforma vibratoria y la presoterapia, hasta la liposucción sin cirugía, la cavitación o los tratamientos de criolipólisis y los sobres sustitutivos de las comidas, más o menos hiperproteicos.

No existen dietas milagros, sencillamente porque no existen los milagros. En las páginas de esta revista encontraréis información acerca de cómo llevar una dieta equilibrada, sin excesos ni carencias, eso junto con un programa de ejercicio regular os permitirá reducir la grasa y mejorar el coeficiente magro, o muscular.

Es el único camino seguro y saludable.