Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

EL ELEMENTO CLAVE PARA GANAR MASA MUSCULAR MAGRA

Por Xavier Fox

No cabe duda que uno de vuestros objetivos principales como culturistas es llegar a la cima de este deporte. Por tanto, no debéis pasar por alto bajo ningún concepto la suplementación, ya que es una pieza vital en el programa de entrenamiento. De hecho, tened presente en todo momento que el cuerpo realiza un esfuerzo extremo en las sesiones, por lo que precisa de una fuente de nutrición adicional además de los alimentos que ingerís. En consecuencia, la elección de los suplementos es determinante en la obtención de ganancias, ya que no sólo favorecerán una recuperación rápida, sino que también influirán en la acción de las hormonas anabólicas. En realidad, la calidad de un producto también se mide por su capacidad de intervenir directamente en ciertos procesos de aumento de músculo. El picolinato de cromo es un claro ejemplo de ello, ya que constituye un suplemento idóneo para mejorar la recuperación del cuerpo, aunque también afecta directamente a la producción de las hormonas que propician la acción anabólica.

A pesar de que el cromo se halla principalmente en la carne (en la ternera, en el pollo, y en el pescado), también se encuentra en los cereales. Es innegable que en el procesamiento de los alimentos se destruye una cierta cantidad de este compuesto. Por tanto, ante la escasez o la pérdida de un nutriente, debemos intentar absorber la cantidad máxima del remanente. He aquí donde entra en juego el picolinato de cromo, que es la combinación del cromo con el ácido picolínico, que se añade para optimizar la digestión del primero.

La insuficiencia de cromo entraña muchos efectos negativos: provoca que muchos sistemas asociados con la insulina no funcionen correctamente, y esto puede poner en peligro vuestra salud, además de que los músculos se debilitarán y perderéis volumen.

Estoy convencido de que sabéis que cuando coméis (sobre todo, carbohidratos) el cuerpo secreta insulina como respuesta al aumento de azúcar en sangre. Esta hormona contribuye a transportar los hidratos de carbono degradados a los músculos y a los órganos donde se necesitan para producir energía. En el momento en que la insulina lleva los nutrientes a las células, las demás hormonas intentan combatir este proceso y toman los receptores a los que ésta se une. Sin embargo, el picolinato de cromo actúa directamente sobre estos receptores para aumentar la sensibilidad a la insulina y así agilizar su absorción. Esto garantiza el transporte de nutrientes.

Así pues, como este suplemento aumenta la tasa con la que se absorbe la insulina, permite que el cuerpo se beneficie de otro proceso en el que ésta interviene: el metabolismo de la proteína y de la grasa. De hecho, el primero propicia la acción anabólica, por lo que la recuperación será más rápida y desarrollaréis más músculo. Por otro lado, no es necesario enumerar las ventajas de acelerar el metabolismo de la grasa, puesto que uno de los motivos principales por los que casi todo el mundo se apunta al gimnasio es la eliminación del tejido adiposo. Otro efecto adicional del cromo relacionado con la insulina es que aumenta la serotonina, que es la hormona que controla el apetito. Por consiguiente, si ésta se libera aliviaréis la sensación de hambre, que es un modo perfecto para evitar engullir tentempiés a lo largo de todo el día.

A diario nos inundan con anuncios que gritan a los cuatro vientos que el cromo aumenta la energía. Sin embargo, lo que realmente desencadena este efecto es la acción del picolinato de cromo en la insulina, que provoca que los músculos absorban más carbohidratos degradados. El producto en sí mismo no se convierte en energía, pero me imagino que no os preocupa de dónde provenga el combustible, ya que lo importante es que lo recibáis. Imaginad por un momento que una persona os regala un cupón premiado que tenéis que canjear: en realidad el cupón no es el premio, pero al final obtenéis el regalo igualmente.

El efecto indirecto del picolinato de cromo en el aumento de energía es prometedor y los beneficios son múltiples: los entrenamientos serán más intensos y retrasaréis el cansancio. Consecuentemente, las sesiones serán más largas, ganaréis más músculo y quemaréis más calorías. El aumento de músculo propiciará un gasto calórico mayor, ya que este proceso tendrá lugar también en reposo. Queda demostrado de nuevo que este suplemento provoca un efecto indirecto que mejora el físico en general. Se trata de un ejemplo análogo al incremento de testosterona: en realidad no se convierte en músculo, pero provoca el alza de otras hormonas y acelera la síntesis proteica. Todo esto desemboca en una acción anabólica. En resumidas cuentas, el picolinato de cromo contribuye a mejorar la efectividad de la insulina a la hora de transportar los nutrientes a los músculos, y provoca otras reacciones beneficiosas para el cuerpo.

Dicho sea de paso, y como hemos abordado las propiedades de la insulina, de la testosterona y del picolinato de cromo, vamos a profundizar en los otros beneficios que acompañan a un aumento de la ingesta de este suplemento. Un estudio llevado a cabo en Gran Bretaña analizó a varios individuos que consumían cromo o bien un placebo durante un poco más de una semana. Los sujetos llevaron a cabo actividades que incrementaban forzosamente los niveles de cortisol. El ensayo puso de manifiesto que las personas que consumían cromo experimentaron un incremento menor de cortisol en comparación con las del grupo placebo. Como ya sabéis, esta hormona se libera debido al estrés y degrada el tejido muscular provocando así un estado catabólico. La capacidad del cromo para inhibir la producción de ésta es vital para los culturistas.

De hecho, el cortisol y la testosterona batallan por los mismos receptores. Por tanto, si no controláis la secreción del primero, éste se unirá a los receptores destinados a la testosterona. En consecuencia, perderéis la oportunidad de que esta hormona os convierta en monstruos y se desperdiciará como un deshecho. Asimismo, dificultaréis todos los procesos en los que intervenía. Sin embargo, si inhibís la producción de cortisol propiciaréis que la testosterona se una a sus receptores, y así no se degradará el tejido muscular y se sintetizará más proteína, por lo que crearéis un ambiente anabólico. El resultado será un aumento de músculo y la reducción de grasa.

El cortisol también provoca la resistencia a la insulina, de modo que los receptores no absorberán tanta cantidad en su presencia. Como el picolinato de cromo bloquea la hormona del estrés, favorece que actúe más insulina en el receptor y entraña más beneficios que simplemente aumentar la entrada de nutrientes a las células. Resulta evidente que la insulina tiene muchos efectos en el cuerpo que propician el aumento de músculo y la pérdida de grasa. Por otro lado, sin embargo, si el cortisol sigue provocando que los receptores no absorban la insulina, el organismo pensará que existe una insuficiencia de la misma. Por consiguiente, generará un excedente y puede desembocar en una diabetes de tipo 2. Por si no lo sabéis, esto es muy peligroso. Además, el exceso de insulina provoca un aumento exponencial de grasa.

Por tanto, la dosis recomendada de picolinato de cromo es entre 200 y 400 microgramos, en dos tomas a lo largo del día mezclado con la comida. Como este suplemento trabaja con la insulina, los momentos óptimos para consumirlo son con las comidas de pre y postentrenamiento. Después de la sesión el cuerpo necesita carbohidratos de acción rápida para potenciar la producción de insulina. Además, en ese momento, es decir, después de una sesión con pesas muy dura, se libera cortisol, por lo que es el instante idóneo para consumir un producto que combata la secreción de esta hormona.

En conclusión, a pesar de que el picolinato de cromo no se convierte directamente en energía ni influye en la síntesis proteica y en el metabolismo de la grasa, afecta a la insulina y al cortisol, e indirectamente provoca que estos procesos sean más eficaces. El desarrollo de masa muscular magra requiere mucho tiempo y trabajo duro. En consecuencia, cualquier pequeña aportación que contribuya a acelerar el camino hacia el culturismo de elite es beneficiosa. Conforme pasa el tiempo, ese granito de arena se convertirá en una montaña, y cuando adquiráis experiencia como competidores, habréis llegado más lejos que si no hubierais consumido este producto. Pensad que cada detalle es muy valioso.