Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Durante décadas los huevos eran el eje fundamental del desayuno de todo norteamericano, pero empezó a ser sustituido por otros alimentos por la información alarmista que alertaba sobre su posible relación con las enfermedades cardiacas

El huevo era considerado hace décadas un alimento ideal, porque cada uno contiene seis gramos de proteína, cuatro de grasa (incluido el colesterol) y uno de carbohidratos, además de una gran variedad de vitaminas y minerales, no en vano el tradicional desayuno americano incluía varios huevos fritos o revueltos, beicon y patatas revueltas.

Desgraciadamente también por aquellos años se conoció un incremento sin precedentes de casos de muertes por problemas de corazón, y los científicos entonces descubrieron la relación existente entre las enfermedades coronarias y el colesterol de la sangre y automáticamente los huevos, que son ricos en colesterol, cayeron en desgracia en las dietas del americano medio.

Durante muchos años la Asociación Americana del Corazón ha venido recomendando que no se coman más de cuatro huevos a la semana, y aunque la recomendación en su momento generó controversia, aún hoy se sigue manteniendo.

Sin embargo, el doctor Donald McNamara señala que en los últimos 10 años no ha habido ni un solo estudio que vinculara directamente los huevos de la dieta o el colesterol con las enfermedades de corazón. La razón es que en realidad son las grasas saturadas de la dieta, y no el colesterol, las que elevan el colesterol sanguíneo.

Recientes estudios llevados a cabo por científicos holandeses han puesto de manifiesto que no es tan importante para la salud, y para evitar los problemas de corazón, dejar de comer colesterol como lo es reducir el sobrepeso o dejar de fumar.

Los huevos completos son una excelente fuente de proteína, así que podéis disfrutarlos perfectamente tranquilos.

005