Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

PARA CONSEGUIR MÚSCULOS DEFINIDOS Y DUROS

Por Jim Taylor

Lo creáis o no, en el culturismo de competición actual el mayor culpable de la falta de éxitos no es la grasa, sino el agua. Los que bajan del escenario castigados por no exhibir esa definición que exigen los jueces, su problema es la retención de agua, no el exceso de tejido adiposo. Esta es una realidad que muchos culturistas ignoran, y es que después de luchar denodadamente con la dieta su escasa definición es el resultado de la retención acuosa.

Puede que no os hayáis detenido a pensar que aunque seáis capaces de reducir los niveles de grasa corporal a un porcentaje lo suficiente bajo como para gozar de una buena definición, si sufrís de retención acuosa vuestro aspecto dejará mucho que desear, porque las repercusiones más evidentes son un aspecto blando, fofo y tapado de los músculos. Pareceréis gordos, aunque el coeficiente adiposo sea bajo.

No todo el mundo sabe detectar la diferencia entre el exceso de grasa subcutánea y la retención de agua, porque el aspecto visual del físico es muy similar, músculos blandos, fofos, tapados y una imagen oronda que queda muy lejos del que se espera de un físico definido, recortado y duro.

¿Habéis estado sufriendo retención de agua? ¿Tenéis un aspecto ‘encharcado’? Si es así, puede que lo que vais a leer en este artículo constituya la clave necesaria para comprender exactamente en qué consiste este problema y cómo solucionarlo.

El exceso de grasa y de agua no es lo mismo, pero puede parecerlo

El culturismo versa sobre alcanzar el físico con los músculos más grandes posibles, pero al mismo tiempo con el mínimo coeficiente de grasa, porque esa es justamente la cualidad que destaca a los culturistas, la posesión de músculos grandes pero definidos, recortados y visiblemente separados entre sí.

Otros atletas consiguen un volumen excepcional de su musculatura, pero ésta no resulta ni tan impresionante ni tan estética justamente porque éstos no exhiben los músculos definidos, sino que están muy voluminosos pero orondos, gordos, tapados y blandos, lo cual resta mucho impacto visual y parecen menos grandes y fuertes de lo que en realidad son.

De hecho, un culturista que está en fase de volumen y tapado, parece más pequeño y sobre todo menos fuerte, duro e impresionante que cuando pierde peso y logra que sus músculos se vean más definidos. Un brazo muy grande, pero tapado y sin detalles, no deja de ser un trozo enorme de carne amorfa que tiene muy poco impacto visual. Ese es el lastre que produce la grasa subcutánea que impide que los músculos se puedan ver con detalle, pero ese mismo efecto, o peor, lo produce el exceso de agua bajo la piel.

Cuando el cuerpo retiene demasiado líquido éste se deposita principalmente justo debajo de la piel, produciendo un aspecto de hinchazón, de inflamación redonda que proporciona esa característica imagen de falta de dureza, de músculos carentes de formas, de cortes ni de separación, parecen globos hinchados y sin relieves de ningún tipo, sólo masas abultadas y redondas sin matices.

La reacción de retención

Cuando el cuerpo entiende que puede enfrentarse a una situación de escasez de agua opta por retener toda la que puede, puesto que el 99% de las operaciones y reacciones químicas del organismo se producen en el medio acuoso y por tanto, el agua es el entorno natural en el que se genera la vida, de manera que se aferra a no perder ni una gota y después de cualquier proceso metabólico la recicla y retiene al máximo.

Además de acumularla en el interior de los tejidos, la mayor reserva la guarda distribuida por todo el cuerpo, bajo la piel, produciendo un aspecto blando e hinchado.

Como culturistas, eso os restará impacto visual e incluso os hará parecer más gordos, fofos y pequeños y si sois competidores, eso eliminará cualquier posibilidad de acercaros a los puestos de cabeza en una competición culturista.

Un error muy común

En mis tiempos de competidor caí en la trampa de pensar que al restringir la ingesta de agua durante los días previos a la competición sería capaz de presentar sobre el escenario un físico más seco, duro y recortado, de músculos más afilados.

La sabiduría popular de aquellos tiempos indicaba que había que empezar a restringir la ingestión de agua cuatro o cinco días antes de una competición, luego usar un diurético el día antes y el mismo día del evento, para deshidratarse un poco más y conseguir ese aspecto duro y seco de los músculos con la piel pegada a éstos, que es el que premian los jueces y proporciona triunfos.

Así que decidí ponerlo en práctica en una de mis competiciones.

Todo funcionó perfectamente con la dieta y el entrenamiento. Con el paso de las semanas me fui volviendo más muscular y definido. Luego, llegó el gran momento en el que empezaría a reducir mi ingestión de agua para alcanzar esa imagen de cuerpo “súper humanamente definido”. Estaba entusiasmado y no podía esperar a triunfar sobre el escenario.

Ya simplemente con la dieta solía ponerme increíblemente definido y duro, pero esta vez sería algo muy especial.

¡Estaba impaciente por verme sobre el escenario!

Así pues, siguiendo el plan empecé a restringir el agua. La aparición de la sed fue prácticamente inmediata. Como también lo fue el ‘deshinchamiento’ (no puedo encontrar otro mejor medio de describirlo) de mis músculos. Con cada día que pasaba, mi imagen en el espejo era más pequeña y blanda, perdiendo tanto tamaño muscular como tono. Parecía que me estaba encogiendo.

Cuando llegó el día de la competición no solamente me sentía débil y miserable, sino que tenía un aspecto terrible. Ni que decir tiene que no clasifiqué nada bien en esa competición, pero sí aprendí una lección muy importante: el agua es esencial para conseguir un físico recortado, definido y saludable.

Por suerte para mí, cometí ese error al principio de mi carrera de competidor, cuando era un jovencito.

Rápidamente aprendí a manipular correctamente la ingestión de agua, lo cual por descontado me ayudó mucho posteriormente en mi carrera como competidor profesional. Durante mis años de competidor bebía regularmente en abundancia, hasta cinco litros de agua al día, incluso en los días previos hasta el de la competición.

En su momento, eso confundía a mis competidores, que no lo comprendían. ¿Cómo era posible? Mientras todos se morían de sed y se deshidrataban, allí estaba yo, que no solamente salía recortado, sino saludable y además seguía bebiendo agua a voluntad.

La importancia del agua

El agua es la sustancia más importante para la vida del organismo, la prueba es que más del 75% del cuerpo es en realidad agua. Podéis sobrevivir muchas semanas sin comer, pero solamente unos pocos días sin beber.

El agua es importante para digerir los alimentos, para el metabolismo y se emplea para casi toda reacción bioquímica que se produce en el organismo. El agua está implicada en la eliminación de la urea y de otros residuos tóxicos de la sangre a través de los riñones. Sin suficiente agua éstos órganos depuradores no pueden realizar correctamente su función.

Como todos sabéis bien, para construir músculos de gran tamaño es necesario consumir una buena cantidad de proteína, y ese aumento obliga a un trabajo extra de los riñones para procesar y depurar los residuos del nitrógeno, así que con el incremento de la ingestión de proteína debe ir parejo el de agua. Con frecuencia mis alumnos me preguntan qué cantidad de agua es necesaria en la dieta de un culturista y mi contestación es de al menos tres o cuatro litros al día.

Beber agua en abundancia es extremadamente importante cuando estáis intentando definir, porque eso contribuye a saciar vuestro apetito y a disminuir el ansia por la comida.

Además, cuando entráis en un periodo de dieta de definición el cuerpo degrada una gran cantidad de tejido adiposo y con esa degradación se generan deshechos metabólicos que deben ser eliminados del cuerpo. Y, lo habéis adivinado, el agua resulta esencial para expulsar esos residuos.

Bajo ningún concepto ignoréis los síntomas de sed, porque los estudios han constatado que para cuando empezáis a sentiros sedientos, probablemente ya habéis empezado a deshidrataros y puede que ya hayáis perdido un litro de agua.

Esos mismos estudios han demostrado que la pérdida de tan sólo un 2% de agua reduce el rendimiento atlético en un 10%, por tanto, especialmente para los deportistas se recomienda beber frecuentemente sin esperar a sentir la sed.

La ironía de la restricción de agua

El cuerpo está regido por un sistema complejo de retroalimentación y de compensación, con el objetivo de alcanzar y de mantener la homeostasis, es decir el equilibrio.

Irónicamente, esa sensación de hinchazón producida por la retención de líquido que tanto temen los culturistas que hacen dieta de definición, está generada precisamente por la propia restricción de agua de sus dietas. Cuando se restringe el agua, el cuerpo indica a los riñones que reduzcan su eliminación de líquido, así que se retiene el sodio y se produce la acumulación de agua, o edema. Este es un mecanismo de supervivencia.

Cuando sucede esto, acabáis teniendo un aspecto de ‘gordos’, pero en realidad es simplemente una acumulación de peso acuoso.

Existen muchas razones por las que se produce esta retención hídrica, como debido al ciclo menstrual de las mujeres, los desequilibrios hormonales, reacciones a un entorno demasiado caluroso y húmedo, excesiva presencia de sodio (sal) en la dieta, alergias alimentarias o incluso problemas médicos y cardiacos. En el caso último será necesario por supuesto buscar la ayuda médica.

Sin embargo, cuando se trata de personas sanas, beber agua es la clave para resolver los desequilibrios de fluidos. Si queréis poneros en gran forma y adquirir un aspecto definido y afilado, entonces debéis alcanzar el correcto equilibrio acuoso de vuestro organismo.

Cómo evitar la retención acuosa

De acuerdo, ya habéis conseguido una más que respetable cantidad de masa muscular, pero a menos que esos músculos se vean nítidos, definidos y separados vuestro desarrollo muscular dejará mucho que desear y vuestras posibilidades en competición serán nulas. Habéis seguido varias semanas de dieta restringiendo los hidratos de carbono y la grasa, además de incorporar el ejercicio cardiovascular y modificado el programa de entrenamiento para acentuar la eliminación de la adiposidad subcutánea, pero todavía existe una especie de ‘velo’ que envuelve los músculos impidiendo que éstos se vean detalladamente.

Sufrís retención de agua que debéis eliminar para ‘destapar’ la musculatura.

He aquí varios consejos para conseguirlo:

*Aseguraos de que la calidad del agua que consumís es la óptima

Bebed agua embotellada de primera calidad, es decir de manantial o bien invertid en un sistema de filtro de membrana osmótica para depurar el agua de los grifos de casa. Esta es una pequeña inversión que vale la pena para garantizar los muchos beneficios que obtendréis cada día al consumir agua pura y baja en sodio.

*Reducid el sodio de vuestra dieta

Si compráis una guía calórica y de composición de los alimentos podréis familiarizaros con la cantidad de sodio que contienen muchos alimentos y seguramente os sorprenderéis por el contenido de algunos de los que coméis. No uséis la sal en la mesa.

El sodio produce una notable retención de agua bajo la piel.

*Bebed agua con frecuencia durante el día

Distribuid vuestra ingesta de agua con frecuencia regular. Recordad que si el agua falta durante un tiempo, el cerebro enviará una señal a los riñones para que éstos empiecen a ahorrar y a preservar el agua, provocando la retención hídrica. De manera que es mejor beber constantemente a lo largo del día.

Si el organismo detecta una constante ingestión de agua, entonces no sólo detecta que no tiene carencia, sino que interpreta que puede llegar a acumular demasiado y para evitar comienza a expulsarla para poder aceptar la que le llegará.

Debéis interiorizar el siguiente mantra: “Para eliminar agua hay que beber agua”.

*Tomad un complejo vitamínico y mineral

Cuando expulsamos agua también eliminamos electrolitos, es decir, sodio, calcio y cloro que se encuentran en el exterior de las células y potasio, magnesio y fósforo que se hallan en el fluido interno celular.

Los electrolitos regulan muchos de los procesos que se producen en los millones de células que nos mantienen vivos.

*Prestad atención a las bebidas que expulsan los electrolitos del cuerpo

Como nota adicional, permitidme subrayar el hecho de que muchas bebidas tradicionales pueden provocar una pérdida importante de electrolitos, por ejemplo, el café y el té. Se han dado algunos casos de atletas que consumieron estás bebidas antes del ejercicio para disponer de más energía y tras perder electrolitos por la excesiva sudoración como consecuencia de la práctica deportiva, sufrieron un paro cardiaco.

No bebáis nunca esas bebidas antes de un esfuerzo largo, sin compensar sus efectos mediante un complejo vitamínico y mineral y agua adicional.

*Mantened un consumo elevado de proteínas

Esto es algo que muy pocos saben, pero las proteínas junto con los electrolitos ayudan a equilibrar el agua en el cuerpo, porque son hidrofílicas, es decir que las moléculas de agua tienden a seguir a las proteínas.

Sin suficiente proteínas en el cuerpo, el agua de la circulación y espacios vasculares fluye hacia los espacios entre las células y es cuando se produce el edema o retención de agua.

*No uséis diuréticos a menos que os los prescriba el doctor para corregir un problema médico concreto

El uso de diuréticos puede provocar rápida pérdida de gran cantidad de agua y pueden alterar el equilibrio de electrolitos, lo cual puede conducir a serios problemas de salud e incluso a la muerte. El empleo de fármacos para eliminar el exceso de agua puede causar la falsa ilusión de pérdida de peso, pero nunca se destruye la grasa, sino que solamente se pierde líquido. Típicamente ese tipo de pérdida de agua se gana de nuevo rápidamente en cuanto se vuelve a beber.

Sin embargo, es posible la expulsión del exceso de agua por medio de métodos naturales, como por ejemplo usando algunas plantas de acción diurética.

La más popular y eficaz es la conocida como taraxacum officinale o diente de león.

Es una planta depurativa, indicada para purificar el organismo de elementos tóxicos. Puede actuar en el hígado, riñón y en la vesícula biliar, y con su efecto diurético de gran calado evita la aparición de piedras en el riñón. Una de sus singulares características es que contiene una buena dosis de potasio, un mineral que los diuréticos farmacológicos expulsan del cuerpo y por lo que éstos son peligrosos para la salud.

También es un tónico digestivo contra el estreñimiento y la resaca de alcohol. Para uso tópico es eficaz para limpiar la impurezas de la piel, acné, urticaria. Estas propiedades son por su contenido de inulina, ácidos fenólicos, sales minerales, entre otras sustancias que aportan beneficios en la piel.

Combatir la retención de agua y la grasa natural y científicamente

Como hemos visto, para lograr una musculatura definida y dura, es necesario reducir los niveles de grasa subcutánea y la retención de agua, y ambos objetivos serán infinitamente más fáciles de alcanzar si utilizáis el TH 101.

Se trata del ergocéutico desarrollado por los laboratorios de Future Concepts.

Este preparado está compuesto por doce ingredientes que se potencian entre sí, basándose en las acciones de sinergia y actúan sobre distintos aspectos del sistema.

Los ejes centrales de su acción son activar la función de la glándula tiroides, aumentar la lipolísis o combustión de la grasa como combustible energético, elevar la termogénesis, estabilizar los niveles de glucosa y de insulina en sangre, activar la función diurética, así como la preservación y aumento del tejido muscular.

Reducir la acumulación de liquido subcutáneo

Precisamente uno de los compuestos destacados de esta fórmula es un diurético natural (taraxacum officinale) que expulsa el agua retenido bajo la piel, lo cual contribuye a endurecer la musculatura y a resaltar la definición.

Activar el metabolismo

La glándula tiroides es la llave maestra que rige el metabolismo, gracias a la producción de las hormonas tiroideas.

Sin el nivel óptimo de éstas el ritmo metabólico es lento, hay escasez de energía y más facilidad para acumular grasa, porque se queman menos calorías. Para la síntesis de esas hormonas la glándula tiroides necesita como materias primas el yodo y el aminoácido tirosina, así como la acción de varias coenzimas.

La fórmula del TH 101 proporciona tres elementos esenciales para el buen funcionamiento de la tiroides, por un lado aporta las materias primas necesarias para su síntesis como son justamente el aminoácido tirosina y el yodo, que se aporta aquí por medio de unas algas marinas originarias de aguas profundas y frías del Atlántico norte, y por el otro proporciona cobre lisinato, que es un mineral quelado a un aminoácido, porque también forma parte como coenzima en la regulación de la tiroides.

Con esa aportación de las materias primas que utiliza la tiroides ésta puede actuar normalmente y asegurar que el metabolismo esté activo.

Termogénesis, o producción de calor

Otro mecanismo corporal para eliminar tejido adiposo es la termogénesis. Se trata del regulador de la temperatura del cuerpo.

Como sabemos, a más temperatura más calorías quemadas, puesto que una pequeña elevación mantenida durante las 24 horas del día, puede marcar unos cuantos cientos de calorías eliminadas como fuente de calor y eso significa la eliminación de la grasa.

El TH 101 incluye varias plantas, como el coleus forskohlii, el té verde, la guaraná que aporta cafeína, la naringina, entre otras, que promueven ese aumento de la termogénesis.

La lipólisis o combustión de grasa como energía

La lipólisis es otro mecanismo corporal de producción de energía a partir de la degradación de los ácidos grasos para usarlos como combustible, en lugar de la glucosa. El organismo recurre a éste cuando lleva a cabo una actividad de larga duración a fin de preservar el glucógeno y prolongar la actividad física, a expensas del tejido graso que es un combustible de larga duración, por eso se quema grasa con el aeróbic.

El ergocéutico TH 101 incluye varias sustancias que inciden en la activación de ese proceso, como por ejemplo la sinefrina, la cafeína, la naringina y las catequinas del extracto del té verde.

La suma de la acción de estos ingredientes contribuye a que el cuerpo se decante por utilizar los depósitos grasos para obtener de ellos la energía, preservando así el glucógeno y reduciendo los depósitos de grasa.

Regular los niveles de insulina para evitar la formación de adiposidad

La hormona insulina es el agente que controla el nivel de azúcar en sangre, pero también tiene otras acciones secundarias, por ejemplo, si se produce en exceso puede provocar una bajada de los niveles de glucosa sanguínea, lo que comporta una caída de energía y un aumento del apetito por los dulces, como efecto compensador de rebote en busca de elevar la glucemia. Otra consecuencia de ese exceso de insulina es la formación de tejido adiposo, ya que una función secundaria de esta hormona es la acción lipogénica, o sea la formación de grasa.

El TH 101 incorpora varios ingredientes para impedir estas acciones, uno es el mineral cromo que regula los niveles de glucosa y aumenta la sensibilidad a la insulina en las células musculares, al tiempo que las reduce en las grasas.

Además una hierba originaria de la India, la gimnema silvestre, posee la singular capacidad de anular temporalmente el sabor del azúcar y evitar la subida de glucosa en sangre, evitando así los picos de insulina y la consiguiente formación de tejido adiposo.

El ácido hidroxicítrico se obtiene del fruto de la garcinia cambogia y su principal acción es que inhibe la enzima citrato liasa que promueve la conversión de los azúcares en grasa corporal. Con esta inhibición esa transformación se detiene y el exceso de glucosa no acaba como tejido adiposo.

Evitar la pérdida de masa magra y mejorar el anabolismo

El TH 101 incluye un ingrediente especial que impide la degradación del tejido muscular incluso en situación de restricción calórica, se trata del extracto de una planta que actúa como segundo mensajero al nivel celular aumentando la actividad de la célula, que utiliza más nutrientes y aumenta la síntesis de proteínas. Además, estudios recientes han constatado que esa misma sustancia (forskolina) además de aumentar la producción de testosterona, también desune la hormona circulante de una proteína sanguínea, devolviéndole toda su actividad anabólica. En otras palabras, que favorece el incremento de la masa muscular.

Eliminad el agua para lograr músculos definidos

Recordad, de poco valen los músculos voluminosos si éstos están tapados y recubiertos de grasa, pero igualmente no valdrá de mucho la reducción del tejido adiposo si retenéis agua y tenéis un aspecto blando, fofo, plano y sin relieves ni cortes.

Sobre todo y bajo ningún pretexto reduzcáis la ingestión de agua pura, o de lo contrario estaréis enviado la señal que produce la reacción de retención de agua bajo la piel.

El edema no es estético y no sólo os arruinará el aspecto físico, sino que también lo hará con la salud, puesto que la retención de líquido está estrechamente ligada con la hipertensión y los problemas renales.

Si además de beber agua en abundancia usáis el TH 101, no sólo no retendréis agua bajo la piel, sino que vuestra definición alcanzará niveles nunca antes conseguidos y además sin pérdida de masa muscular, sino todo lo contrario.