Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

La leche fermentada es en realidad lo que en los países occidentales se conoce como yogur líquido, que se obtiene mediante la adición a la leche de bacterias beneficiosas. Esta bebida es muy popular en algunas culturas, como la japonesa, la de los Balcanes o los Urales (Rusia), en las que se le atribuyen numerosas virtudes, como la prolongación de la vida, la reducción de los niveles de colesterol, o incluso la protección contra el cáncer, por ejemplo.

Estudios recientes parecen aportar prometedoras propiedades para los culturistas y los interesados en mejorar su musculatura. En uno dos grupos de ratones fueron sometidos a ejercicio en lo que equivaldría a una cinta andadora y un grupo recibió leche fermentada en su alimentación, el otro no. Un tercer grupo de animales no se ejercitó y servía como grupo de control.

En los animales que se ejercitaron pero no consumieron la leche fermentada, las enzimas indicaban un aumento en el daño muscular oxidativo, mientras que los que la consumieron no presentaron rastro del mismo. Los científicos saben que el aumento de la oxidación que se produce durante el ejercicio daña los tejidos musculares, pero la leche fermentada parece evitarlo. El mecanismo de acción no se conoce con exactitud, pero los investigadores han encontrado varias sustancias protectoras en los músculos de los ratones que consumieron la leche fermentada, incluyendo algunos antioxidantes naturales que fabrica el cuerpo, tales como la catalasa y el superoxido dismutasa, así como la llamada proteína 70 de choque de calor.

El proceso de fermentar la leche genera varios péptidos activos, o pequeñas fracciones proteínicas lácteas, lo suficientemente pequeñas para ser absorbidas intactas desde el intestino y que no existen en la leche convencional. Los hombres de ciencia creen que estos compuestos son el factor activo que protege los músculos al aumentar la actividad antioxidante. Por cierto, uno de esos péptidos, el conocido como péptido-12 se usa como protector natural contra la hipertensión.

Por consiguiente, el consumo de leche fermentada, no edulcorada, constituye un alimento sano que puede resultar beneficioso para la salud, así como para vuestro rendimiento muscular.