Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

UNA RELACIÓN POCO CONOCIDA

Por Al Wilson

¿Os cuesta definir la musculatura a pesar de seguir una dieta restrictiva en azúcares, grasas y calorías? ¿Ganáis adiposidad con facilidad y sufrís episodios de poca energía y vigor?
Es muy probable que, como muchos culturistas, sufráis de hipotiroidismo.

En un hecho contrastado, muchos culturistas padecen hipotiroidismo sin saberlo. Este trastorno es uno de los más propagados y al mismo tiempo de los más ignorados entre la población.
Se calcula que más del 25% de los hombres y del 35% de las mujeres lo padecen o, dicho de otro modo, tienen una glándula tiroides poco activa. ¡Cuidado! Esta disfunción es una de las que con mayor frecuencia los médicos pasan por alto en sus diagnósticos. Los exámenes médicos convencionales del hipotiroidismo no son los suficientemente fiables.
He aquí sus síntomas más frecuentes:

*energía baja por la mañana
*manos o pies fríos
*colesterol alto
*estreñimiento
*tendencia a engordar
*dificultad para librarse de la adiposidad
*rigidez muscular por las mañanas
*cierta pérdida del sentido del equilibrio tras haber estado sentado por un espacio de tiempo prolongado
*ocasionales arritmias cardíacas
*tos o calambres musculares que se agudizan por las noches
*náuseas matinales
*mareo al viajar
*aturdimientos al agacharse y ponerse de pie
*sensibilidad al frío
*cabello seco y quebradizo
*piel seca o escamosa
*insomnio
*nerviosismo
*mala memoria
*poca respuesta al ejercicio
*bajo nivel de azúcar sanguíneo
*tendencia a la depresión
*tendencia al estrés laboral
*debilitamiento de la libido
*falta de concentración
*piel amarillenta en las palmas de las manos o las plantas de los pies
*sinus obstruidos
*pulso y temperatura corporal bajos
*infecciones recurrentes
*depresiones
*dolores de cabeza
*cara o párpados hinchados
*irritabilidad
*cambios repentinos de humor
*múltiples alergias alimentarias
*irregularidad y síndrome premenstruales.

Como veis la lista de los síntomas por escasa actividad tiroidea es muy larga, como lo es la propagación de este problema metabólico.
En culturismo, los síntomas son los siguientes: bajo nivel de resistencia, falta de congestión muscular, prolongación del tiempo necesario para alcanzar la definición, es decir dificultad para deshacerse de la grasa, facilidad excesiva para acumular adiposidad corporal, mayor retención de agua, pérdida considerable de músculo en precompetición, pérdida de motivación y mayor consumo de suplementos en fase de definición para obtener los mismos resultados.
Como veis, la lista de síntomas que acompañan el hipotiroidismo es casi interminable. Naturalmente, si tan sólo presentáis uno o dos de ellos, eso no quiere decir necesariamente que tengáis una tiroides poco activa. No obstante, si presentáis cuatro o más, es probable que así sea.
La forma más simple y más segura de diagnosticar el hipotiroidismo es tomarse la temperatura (en la boca) tres veces al día, al despertarte por la mañana y otras dos veces, a intervalos de tres horas. Haced la media sumando y dividiendo el resultado por tres. Hacedlo durante diez días consecutivos y después hallad la media total. Deberíais obtener 37ºC. Una cifra menor es sintomática de hipotiroidismo.
La época ideal para las mujeres adultas para tomarse la temperatura es la parte del ciclo menstrual en la que la ovulación no influya la temperatura corporal.
Estas mediciones se pueden complementar con un examen médico, que suele consistir en un análisis del nivel de hormona T4 en la sangre. Si tanto la temperatura como la hormona están bajas, es que la tiroides no produce suficiente T4. Si tenéis la temperatura baja, pero normal el nivel de T4, es que la tiroides funciona normalmente, pero vuestro organismo no convierte la suficiente T4 en T3. Esta última es la forma requerida para activar las células, pero la tiroides no la produce. La T3 es metabolizada por otros tejidos a partir de la T4.

La formación de la hormona tiroidea

Las hormonas tiroideas son sintetizadas a base de yodo y el aminoácido tirosina. La dosis dietética de yodo recomendada para los adultos es muy pequeña: 150 microgramos al día. Las más ricas fuentes naturales de este mineral son los alimentos de origen marino, como las algas kelp, las almejas, la langosta, las ostras, las sardinas y otros pescados de agua salada. No obstante, la mayor parte del yodo que consumimos suele proceder de la sal yodizada, que aporta hasta 70 microgramos por gramo. En su estado natural, la sal marina contiene muy poco yodo. Se estima que su consumo medio es de  más de 600 microgramos al día.
Por otra parte, un exceso de yodo puede inhibir el funcionamiento de la tiroides. Por esa razón –y porque el yodo sólo se utiliza para la síntesis de la hormona tiroidea–, se aconseja no consumir más de un miligramo diario de la sustancia en cuestión.
Por otra parte, ciertos alimentos impiden la utilización de yodo por el organismo por contener goitrógenos, como los nabos, coles, tapioca, granos de soja, cacahuetes, piñones y mijo. Aunque debo añadir que la cocción inactiva los goitrógenos, por lo general.
El zinc y las vitaminas A y E intervienen en numerosos procesos del organismo, entre los que se encuentra la producción de hormona tiroidea. La carencia de cualquiera de dichos nutrientes conducirá a una síntesis insuficiente de dicha hormona. Curiosamente, los niveles bajos de zinc son corrientes entre los culturistas. Las vitaminas C, riboflavina (B2), niacina (B3) y piridoxina (B6) también son necesarias para la producción de hormona tiroidea. Una de las ventajas de la práctica del culturismo es que el ejercicio estimula su secreción y la sensibilidad tisular a su acción. Estos procesos se observan particularmente en las personas aquejadas de obesidad y que siguen una dieta. Uno de los efectos del régimen alimenticio bajo en calorías es un descenso del ritmo metabólico, ya que el cuerpo tiende a retener energía en forma de grasa.
No obstante, se ha comprobado que el ejercicio contrarresta este fenómeno.

Nutrientes que favorecen la producción de tiroides
He aquí una pequeña guía nutricional que os ayudará a mejorar el funcionamiento de la tiroides y por ende, de vuestras prestaciones en el gimnasio:
Yodo, 300mcg al día
Tirosina, 250mg al día
Vitamina A, 25.000 ui al día
Zinc (picolinato), 30mg al día
Vitamina E, 400 ui al día
Riboflavina, 15mg al día
Niacina, 50mg al día
Piridoxina, 50mg al día
Vitamina C, 4g al día

Culturismo con una tiroides hipoactiva

En las personas sedentarias, la glándula tiroides hipoactiva produce toda una serie de trastornos como hemos visto antes, entre los que más destacan son la facilidad para acumular grasa y líquidos y una crónica falta de energía, que a la larga puede conducir a otro problema denominado bocio, que es un agrandamiento de la glándula en la base del cuello muy evidente, pues produce una especie de hinchazón constante. Se trata de una hipertrofia de la glándula que se ve obligada a trabajar de manera muy forzada por intentar realizar una función normal.
Los que se entrenan con pesas suelen llevar buenos hábitos alimenticios, aunque algunos pecan de restringir en exceso el abanico de alimentos, lo cual no es óptimo para la función tiroidea. A pesar de eso, existen más casos de hipotiroidismo entre los culturistas de los que os podéis pensar y cuando ese es el caso resulta muy difícil, por no decir imposible, progresar bien.
Los signos más evidentes de esa deficiente función tiroidea son la falta de energía, un cansancio acusado, mayor tiempo de recuperación tanto entre series como entre sesiones y sobre todo mucha facilidad para acumular adiposidad y retención de líquidos y gran dificultad para librarse de la grasa, a pesar de hacer dieta rigurosa.
Cuando coinciden estos síntomas y experimentáis este tipo de problemas, podéis fácilmente llegar a la frustración porque ante esta falta de respuesta se diría que no existe ninguna rutina de entrenamiento ni dieta que pueda surtir efecto en vuestro caso.
Bastará con regularizar la función tiroidea para que todo vuelva a funcionar y vuestro físico evolucione como deseáis.

Una ayuda excepcional para regular la tiroides y eliminar la grasa

El uso de sustancias químicas como las hormonas tiroideas puede en un principio resultar eficaz para lograr la definición muscular, pero los riesgos son demasiado grandes, porque la utilización de ese tipo de prácticas puede alterar el metabolismo hasta tal punto que podríais necesitar medicación de por vida para mantener el normal funcionamiento de la glándula tiroides.
El campo de la nutrición ergogénica ha dado pasos de gigante desde la aparición de Future Concepts, porque sus investigaciones han sentado precedentes para la industria de la suplementación.
Este grupo de biólogos y trofólogos se ha caracterizado por centrarse en el estudio de las relaciones positivas que existen entre el plano de la inmunidad y el aumento de la masa corporal magra.
Esos estudios han permitido desarrollar unas fórmulas propias denominadas ergocéuticos, que configuradas con sustancias de origen nutricional tienen un fuerte calado metabólico.
Sus principios de acción se basan en fomentar que sea el propio organismo el que genere las condiciones idóneas para una mejor producción hormonal. De esta forma el sistema admite los cambios dentro de su normalidad y no suponen ninguna alteración perjudicial ni provocan desequilibrios.
La creación del TH 101 es la mejor ayuda para optimizar la actividad del metabolismo y hacer que este funcione eficazmente.
En esta fórmula se reúnen ingredientes capaces de activar por distintas vías los mecanismos por los cuales el cuerpo construye músculo, reduce el catabolismo, elimina grasas y líquidos subcutáneos, evita la ansiedad por los dulces, bloquea la formación del tejido adiposo y mejora la producción de las hormonas tiroideas.
En concreto, un eje fundamental de este ergocéutico es la triada que fomenta la producción de hormonas tiroideas, compuesta por el aminoácido L-tirosina, el mineral cobre en forma quelada y una alga del grupo de las laminarias.
La tirosina sirve de material de base para, con la ayuda del cobre y mediante unos pasos químicos, la fabricación de tiroxina, la principal hormona de la tiroides. Esta glándula precisa del yodo para funcionar correctamente en la producción hormonal, y ese elemento en el TH 101 lo proporciona el Kelp, una alga de aguas profundas y frías, muy rica en este mineral.
Otro bloque de peso en esta fórmula es el formado por tres agentes muy populares como son la sinefrina, que se extrae de la cáscara de una especie de naranja amarga, la cafeína obtenida del guarana y la naringina, que se obtiene de un tipo de pomelo tropical. La combinación de estos tres ingredientes posee la particularidad de acelerar el metabolismo, por medio del aumento de la temperatura corporal, y con ello posibilita la eliminación de las grasas. La elevación de la temperatura permite consumir más calorías sin peligro de que se acumulen en tejido adiposo, ya que el metabolismo las quema para producir calor y eso fomenta su eliminación.
La particularidad de la sinefrina es que actúa sobre los receptores adrenérgicos beta 3, que son los responsables de activar la lipólisis y la movilización de las grasas, pero sin afectar la presión sanguínea o la salud cardiovascular. Por tanto, la sinefrina lleva a cabo una de las funciones propias de la tiroides, aumentar el desacoplamiento en las células.
Los estudios y las pruebas en vivo demuestran concluyentemente que cada una de estas combinaciones de tres elementos son eficaces y funcionan en todos los que las han probado, ahora al combinarlas en una misma fórmula sus efectos son más intensos y notorios, porque, por ejemplo, la naringina ha demostrado en varios estudios que puede intensificar y prolongar las acciones de las metilxantinas, como es la cafeína, lo que se traduce en un efecto mayor y más prolongado de la mezcla de cafeína, sinefrina y naringina.
Otro elemento importante del TH 101 es el extracto de té verde, que contiene unas sustancias llamadas polifenoles catequinos capaces de regular a la baja el nivel de insulina y al alza el gasto calórico por medio de la oxidación de los ácidos grasos almacenados. Conviene destacar que el té verde aporta algo de cafeína y que actúa en sinergia con el bloque anterior de ingredientes.
Pero posiblemente el componente más espectacular del TH 101 es la forskolina, un extracto vegetal derivado de la planta coleus forskohlii originaria del golfo índico.
La singularidad de este compuesto es su capacidad para activar un segundo mensajero celular, la enzima adelinato ciclasa, que a su vez incrementa la producción de mono fosfato cíclico de adenosina (AMPc).
Según distintos estudios, con el aumento de la producción de AMPc en los tejidos se eleva la combustión de los ácidos grasos libres, así como la absorción de los nutrientes en éstos, y en particular en los musculares. Esto se traduce en una musculatura más firme y dura y en el mantenimiento de la masa magra durante periodos de dieta estricta. Pero los hombres de ciencia han podido comprobar que el AMPc también estimula la función tiroidea, con lo cual la forskolina se convierte en otro coadyuvante para una mejor actividad tiroidea.
Recientemente se ha descubierto otra propiedad interesante de la forskolina, en concreto se ha observado que cuando se administra ésta los niveles de testosterona libre aumentan, es decir que actúa desuniéndola de la proteína transportadora con la que circula, la SHBG, la cual mientras sigue unida anula su actividad anabólica, puesto que esa molécula combinada es entonces demasiado grande para encajar en los receptores musculares que no la reconocen. Por consiguiente, los hombres de ciencia piensan que el incremento de la masa magra que suele observarse al consumir forskolina puede ser la consecuencia de dos efectos, el aumento de la disponibilidad de los nutrientes en las células y por un incremento en la actividad de la testosterona. Ciertamente es un doble efecto deseado.
Por otro lado, con la adición al TH 101 del picolinato de cromo se aumenta la absorción de los nutrientes y la glucosa en las células musculares, al tiempo que disminuye su captación por los adipositos o células grasas.
Otro extracto excepcional aquí incluido es el ácido hidroxicitrico que bloquea la enzima citrato liasa e impide al hacerlo la conversión de los azúcares procedentes de los carbohidratos en grasa corporal. Según se desprende de varios estudios realizados con este ingrediente además de bloquear la lipogénesis, también parece contribuir a aumentar la termogénesis y disminuir el apetito.
La gimnema silvestre es una planta con propiedades bastante únicas, ya que el ácido gimnico posee una estructura similar a la glucosa, por lo que puede ocupar sus receptores anulando así temporalmente el sabor del azúcar y por consiguiente evitando el ansia por los dulces, algo muy importante cuando se sigue una dieta de definición. Además la planta interviene en el metabolismo de la glucosa e impide la curva alta de insulina que puede conllevar al aumento de la grasa corporal.
Por último, el TH 101 incluye en su fórmula otra planta más, se trata de la conocida como diente de león, tal vez el diurético natural más potente que se conozca y que actúa expulsando los líquidos retenidos bajo la piel, que impiden la definición muscular.
Esta docena de ingredientes que potencian sus acciones entre ellos, hace de este ergocéutico el preparado natural más eficaz que existe para regular el metabolismo y un excepcional coadyuvante de la función de la tiroides.

Adoptad una estrategia completa para mejorar la actividad de la tiroides

Y no olvidéis que los alimentos estrogénicos también regulan a la baja el funcionamiento de la tiroides, como las cerezas, los mangos, la cerveza, las pastas, el pan blanco, los cereales procesados que contienen azúcar, galletas, pasteles, pizza, lasaña y también queso. Naturalmente, para que los efectos negativos tengan lugar, estos alimentos tienen que ser consumidos con cierta frecuencia.
Seguid estos consejos dietéticos, incorporad el TH101 a vuestra dieta y pronto empezará vuestra tiroides a quemar grasa eficientemente y veréis destacar vuestra musculatura de forma excepcional.