Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

myts
MITOS Y REALIDADES

Por Al Wilson

Si tuvieseis que hacer caso a la propaganda que leéis en las revistas o veis pulular por Internet, creeríais que por comprar algunos botes podríais disparar vuestros niveles hormonales por las nubes y progresar tanto o más que esos culturistas que recurren al dopaje hormonal.

Pero lo cierto es que los milagros sólo existen en la mente de los creyentes y de los incautos.

Abrid los ojos a la realidad.

Los productos naturales no pueden igualar los efectos de los esteroides, pero en cambio sí pueden constituir un impulso anabólico de un alcance no despreciable.

Si os interesa el tema, seguid leyendo.

Basta con ojear las páginas de las revistas para comprobar que son numerosos los suplementos que se venden para impulsar el anabolismo y por tanto para incrementar los niveles de fuerza y de desarrollo muscular. Su éxito se apoya precisamente en la necesidad de activar las acciones anabólicas para que lo músculos crezcan y se desarrollen, por eso este tipo de producto interesa tanto a los culturistas y es de los más vendidos.

Cualquiera que acude al gimnasio para entrenarse con pesas busca conseguir el máximo tamaño muscular y sabe que para alcanzar su objetivo tiene que cumplir varios preceptos.

El entrenamiento duro e intenso constituye una primera necesidad para estimular los músculos y hacerlos crecer, pero no es el único requisito para ver como se materializa la hipertrofia. Para que el crecimiento se pueda producir es necesario que el anabolismo impere sobre el catabolismo, o lo que es lo mismo, que las acciones constructoras destaquen sobre las destructoras y para eso es necesario primero que los niveles de nitrógeno sean elevados, para que así la síntesis de proteína pueda tener lugar y para que los niveles de nitrógeno sean elevados se precisa consumir bastante proteína, puesto que el nitrógeno es un resto de la metabolización de los aminoácidos e indica que el organismo los está utilizando para formar tejido muscular.

Pero el crecimiento de los músculos no depende exclusivamente del entrenamiento y de un elevado consumo de proteína, sino que fundamentalmente depende del nivel hormonal, o mejor dicho del nivel de las hormonas anabólicas, que son dos: la testosterona y la hormona del crecimiento.

Es cierto que para conseguir músculos grandes hay que entrenar con pesas y también lo es que puesto que éstos se fabrican de proteínas, o lo que es lo mismo de los aminoácidos que se obtienen de éstas, es imprescindible seguir una dieta rica en proteínas, pero es un hecho científicamente demostrado que el factor más determinante para impulsar el desarrollo muscular es el nivel hormonal. Los estudios han demostrado que un ligero nivel al alza de la testosterona incentiva de forma muy sustancial las acciones de anabolismo. No debemos olvidar que por algo es la hormona responsable del mayor número de casos de dopaje en el deporte, por su tremenda capacidad para inducir el anabolismo y el aumento de la fuerza. Eso debería ser prueba suficiente de la enorme capacidad de crecimiento que puede significar un aumento por leve que sea de la testosterona.

Esta es la hormona masculina por excelencia, que posee dos tipos de propiedades, unas son las de orden andrógenas, es decir las que tienen que ver con los rasgos propiamente masculinos, como la agresividad, el vello facial y corporal, el tono grave de la voz y los órganos sexuales masculinos. Las otras propiedades son justamente las de orden anabólico, puesto que la testosterona aumenta la fijación del calcio a los huesos y el nitrógeno a los músculos, frenando así las acciones de catabolismo y acelerando las de anabolismo.

La hormona del crecimiento es otro agente que ejerce una importancia capital sobre las acciones constructoras.

Se trata de un agente polipéptido compuesto por una cadena de 191 aminoácidos, e implicado en numerosas acciones de anabolismo, especialmente de noche, que es cuando se secreta de forma natural casi el 90% de la producción diaria de esta hormona para regenerar los tejidos, acelerando la reconstrucción de los mismos y reforzando el sistema inmune.

Esta hormona que no tiene connotaciones andrógenas, sí posee además acciones lipolíticas, es decir que ayuda a reducir el tejido adiposo, así como refuerza tendones y ligamentos.

Aunque su uso está menos extendido como agente dopante en el mundo del deporte, lo cierto es que su uso se ha propagado por su eficacia para mejorar el rendimiento y su dificultad para ser detectada.

Por consiguiente, no es extraño que las empresas de nutrición deportiva se hayan volcado en la fabricación de suplementos naturales capaces de inducir una elevación de los niveles de estas hormonas anabólicas.

Puesto que se trata de suplementos naturales, el desafío es encontrar nutrientes que tengan efectos positivos notorios sobre los niveles hormonales y algunas de esas moléculas cuentan con estudios que apoyan sus efectos, pero no otras, que más bien sólo parecen contar con el efecto placebo.

Además algunos supuestos productos ‘anabólicos’ cuentan con ingredientes sin ningún tipo de respaldo científico mientras que otros sencillamente usan cantidades tan ínfimas que no sirven más que para adornar la etiqueta.

Veamos algunos de esos ingredientes con efectos anabólicos contrastados.

Ingredientes que favorecen las acciones de anabolismo

Existe una larga lista de ingredientes naturales que supuestamente ejercen acciones anabólicas, vamos a repasar los más populares y sus antecedentes y respaldo tanto de la ciencia como de los culturistas que los usan.

Tribulus terrestris

Esta es una planta que en los últimos tiempos ha obtenido una popularidad importante entre los deportistas de fuerza.

Durante siglos formó parte de la medicina ayurveda tradicional india y se utilizó como tónico sexual masculino y de la fertilidad.

Al parecer los estudios con esta planta han demostrado que entre los compuestos que posee están las saponinas y entre éstas destacan las protodioscinas, que cuando llegan a la circulación estimulan la glándula pituitaria del cerebro que emite la hormona leutinizante que es la encargada de activar los testículos para que produzcan testosterona.

Los efectos varían en función de la concentración de saponinas y de la cantidad de uso de cada cual, ya que algunos parecen ser más refractarios a los efectos del Tríbulus, pero la media necesita 20-40mg por kilo de peso corporal.

Muira puama

Esta es una planta originaria de la selva del Amazonas dónde se usa como afrodisíaco masculino de gran eficacia. Investigadores y médicos herboristas europeos han estudiado la muira puama con pacientes con problemas de erección y falta de libido y han comprobado que su administración corrige esos problemas incluso mejor que con fármacos y han llegado a la conclusión que la muira puma mejora la producción de testosterona, lo cual en el campo deportivo equivale a un aumento de la fuerza, mejor recuperación y más tamaño muscular.

Las dosis más usuales están en torno a 10-20mg por kilo de peso corporal.

Fenogreco

Originaria de la India, el fenogreco se ha venido utilizando como alimento, especie y medicina natural en el tratamiento de la andropausa, la menopausa así como en las convalecencias. Los estudios realizados con ella han demostrado su capacidad para elevar los niveles de testosterona sin hacerlo con los de colesterol y sin alterar la próstata u otros factores andrógenos.

Beta-sitosterol

El beta-sitosterol es una hierba con una estructura similar al colesterol que el cuerpo puede usar como precursor para formar un esteroide anabólico llamado boldenona. Este esteroide de síntesis se usa comúnmente en la medicina veterinaria para inducir el crecimiento en los terneros, pero además es uno de los más usados como agente anabolizante y dopante en el deporte. Se han dado casos de algunos deportistas que dieron positivo por boldonona, cuando en realidad no usaron la droga, sino que habían consumido abundantes cantidades de un suplemento a base de boldenona.

Una de las propiedades medicinales del beta-sitosterol es que impide al agrandamiento de la próstata y se emplea para controlar la hiperplasia prostática benigna.

Las dosis más frecuentes son de 4-6mg por kilo de peso corporal.

Cordiceps

En este caso no se trata de una hierba, sino de un hongo que crece en gran altitud, en concreto en las montañas de China, Nepal y Tibet.

Cordyceps sinensis, es un recurso natural tradicional chino su uso fue descubierto por pastores hace 1500 años en las montañas de Tibet, es un hongo que invade una larva silvestre y se desarrolla dentro de ella. Los pastores notaron que el ganado que comía esos pastos crecía más fuerte y con mucho vigor. Este hongo crece a 3500 a 6000 metros de altura y su recolección era muy difícil y en cantidades muy pequeñas, siendo valorado como el oro. Se conoce en China como zong chao (gusano hierba).

Tres estudios chinos controlados con placebo y doble ciego usaron 200 hombres con problemas de libido y otros trastornos sexuales. Los resultados obtuvieron unos remarcables efectos ya que alrededor del 64% de los que usaron cordiceps notaron una notable mejoría a la conclusión del experimento, en comparación con solo el 24% de los que usaron un placebo.

Las dosis oscilan entre 10-15mg por kilo de peso corporal.

Zinc (ZMA)

El zinc es un mineral esencial en la dieta humana, que ejerce muchos efectos beneficiosos, entre ellos es necesario para el funcionamiento del sistema inmune y ayuda en las cicatrizaciones.

El zinc está directamente relacionado con la disfunción eréctil en los hombres, pero es necesario para la salud reproductiva de ambos sexos. Es esencial para la salud de las hormonas sexuales, testosterona y estrógeno, y eleva los niveles de libido.

Pero lo relevante para el culturista es que activa las células Leydig en los testículos para fabricar testosterona y esperma, por lo que fomenta las acciones de anabolismo. En estudios recientes también se ha descubierto que mejora la sensibilidad a la insulina, volviéndola más anabólica.

La dosis varía entre 15-30mg al día.

L-teanina

La teanina, gamma glutamiletilamida o 5-N-etil-glutamina es un aminoácido y un ácido glutámico análogo, encontrado comúnmente en el té (Camellia sinensis), que atraviesa la barrera hemato-encefálica para actuar como un neurotransmisor capaz de producir una sensación de relajación. La teanina aumenta el nivel de la producción del ácido gamma-aminobutírico (GABA), afecta los niveles del serotonina y de dopamina en el cerebro y produce un aumento de las ondas alfa, mejora el estado de relajación y activa la producción de hormona del crecimiento.

Las dosis más habituales son 100-200mg al día.

L-arginina

La arginina es un aminoácido implicado en numerosas acciones beneficiosas, pero de cara al culturista las más relevantes son que constituye el material del que el cuerpo produce el óxido nítrico, que es un vasodilatador que al ensanchar las venas y vasos sanguíneos favorece las congestiones musculares durante el entrenamiento, pero sobre todo un mayor aporte de sangre significa mayor flujo de nutrientes a los músculos, así como una más rápida eliminación de los residuos metabólicos originados por el entrenamiento. Otra acción muy importante de la arginina es que aumenta la síntesis de proteínas, factor esencial en el anabolismo muscular.

También de enorme importancia es que la arginina (cuando se consume en suficiente cantidad) estimula la producción de la hormona del crecimiento, cuyas acciones incluyan la síntesis de músculos y degradación del tejido graso.

Las dosis varían entre 3000-5000mg al día.

Extracto de ortiga blanca

El extracto de ortiga ha sido usado desde hace siglos en la medicina tradicional especialmente como antiinflamatorio, así como para problemas renales y del conducto urinario. Estudios clínicos han demostrado su eficacia para tratar los síntomas de la hiperplasia prostática benigna. Pero la acción más buscada por los culturistas es el aumento de la testosterona, ya que gracias a su contenido en 3,4-divanilliltetrahidrofurano ha demostrado que puede liberar (desunir) la testosterona de la proteína sanguínea globulina unida a la hormona sexual (SHBG) y devolverla a su estado libre que es la anabólicamente activa.

Las dosis diaria se encuentran entre 100-200mg al día.

Fenusteroles

Los fenusteroles constituyen la fracción más rica en saponinas obtenido a de las semillas del fenogreco (Trigonella foenum-graecum) que es una leguminosa nativa del norte de África, así como de ciertos países mediterráneos y también ampliamente cultivada en India. Estas semillas vienen siendo usadas desde tiempos inmemoriales como alimento, especies y medicina.

En la nutrición deportiva se buscan sus efectos anabólicos en virtud de que su contenido en saponinas furostanoles parecen poseer la propiedad de estimular la liberación de la hormona leutinizante, la cual eleva los niveles de testosterona y la espermatogénesis.

Se sabe el papel fundamental de la testosterona en la producción de esperma, por lo que mejora la fertilidad, pero desde el punto de vista de los culturistas un mayor nivel de testosterona aumenta la síntesis de proteína, la fuerza y la masa muscular.

La dosis habitual de fenusteroles es de 200-300mg al día.

Maca pure

La maca (Lepidium Megenii) es un tubérculo relacionado con la familia de la patata que crece en las montañas del Perú por encima de los 3000 metros de altura, lo que lo convierte en la planta que crece a mayor altitud del mundo en un entorno muy pobre en oxígeno. Su valor nutricional es muy alto, ya que contiene aminoácidos, hidratos de carbono, minerales que incluyen el calcio, fósforo, zinc, magnesio y hierro, así como vitaminas B1, B2, B12, C y E.

Tiene tantos efectos vigorizantes que hoy se la conoce como el ginseng peruano, porque se la considera un adaptógeno, es decir que aumenta la capacidad del cuerpo para combatir el estrés y la tensión tanto física como mental.

Hace muchos años que los granjeros del Perú observaron que cuando el ganado se alimentaba en las zonas dónde crecía la maca, este se desarrollaba más, así como más sano, fuerte, además tendía a copular mucho más y presentaba mayores niveles de fertilidad, lo cual es sinónimo de aumento de la circulación de testosterona. Los estudios han comprobado que el consumo de maca mejora la función endocrina, especialmente el de las glándulas que controlan la función sexual, pero también la digestión, el cerebro y sistema nervioso central.

La dosis media es de 3-5mg por kilo de masa corporal.

L-glutamina

La glutamina es el aminoácido más abundante del cuerpo humano, puesto que hasta el 60% de la reserva de aminoácidos es glutamina. Sus funciones son tantas que necesitaríamos varios artículos de esta revista para repasarlos todos, pero puesto que ahora nos estamos centrando en las acciones de orden anabólico, entonces cabe destacar que la glutamina posee en ese sentido tres acciones muy determinantes para impulsar un aumento de la masa muscular.

  1. Incrementa notablemente la síntesis de proteína, lo que induce el crecimiento de los músculos.
  2. Evita la degradación muscular (o efectos catabólicos) derivada de la tensión física y mitiga el aumento del cortisol, la hormona catabólica que se dispara en situaciones de tensión excesiva, desgaste físico y hasta lesión o enfermedad.
  3. En distintos estudios se ha puesto de manifiesto que la ingestión de glutamina produce una mayor liberación de hormona del crecimiento (HC), la cual además de propiciar el anabolismo también ejerce acciones lipolíticas, es decir que promueve la degradación de la grasa corporal.

Las dosis varían entre 2000-10.000mg al día (para la estimulación de HC es necesario al menos dosis de 5000mg).

L-glicina

La glicina es un aminoácido no esencial de los que forman las proteínas de todos los seres vivos, pero posee notables y singulares propiedades. Para empezar es el aminoácido más pequeño y el único no quiral de los 20 aminoácidos presentes en la célula y actúa como un neurotransmisor en el cerebro.

La glicina tiene un receptor (distinto de los receptores para el GABA) que además puede unir β-alanina, taurina, L-alanina, L-serina y prolina. No se activa con GABA. Un antagonista es el alcaloide estricnina, que bloquea la glicina y no interacciona con el sistema del GABA. Aumenta la conductancia para el cloro (parecido al receptor de la glicina al GABA-A).

Este receptor se ha purificado utilizando el alcaloide estricnina. Este receptor es un complejo de subunidades α y β, con estructura pentamérica, con homología al GABA-A y el receptor nicotínico. También posee 4 dominios transmembranales. En el citosol, se une a gefirina para anclarse al citoesqueleto. Se piensa que otros receptores ionotrópicos pueden tener un sistema similar de anclaje a la membrana.

Pero lo que verdaderamente os puede interesar es que varios estudios han comprobado que la ingestión de glicina puede llegar a cuatriplicar la producción de hormona del crecimiento, cuando este aminoácido se administra en dosis de 6000-7000mg.

Mitos y realidades

¿Pueden los productos naturales estimular las acciones anabólicas?

Tanto los estudios como la experiencia empírica de cientos de miles de usuarios aseguran que sí, que es posible inclinar positivamente las acciones anabólicas en cierto grado, tanto que pueden marcar una diferencia sustancial, siempre y cuando el consumo de estos suplementos se haga dentro del marco de un programa de entrenamiento duro e intenso y una dieta rica en nutrientes, especialmente proteínas y calorías.

No obstante, en ningún caso los suplementos naturales pueden competir o igualar los efectos de las hormonas anabólicas, los esteroides u otros fármacos.

Por mucha publicidad que leáis, es del todo imposible que los suplementos naturales puedan igualar los efectos de las drogas anabólicas. Sin embargo, sí pueden proporcionaros ese impulso anabólico lo suficientemente importante como para aumentar el crecimiento muscular.