Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

MÁS MÚSCULO Y ENERGÍA CON L-CARNITINA

Por Xavier Fox

Cuando todo el mundo se preocupa de buscar el último suplemento milagro de nombre impronunciable cuya publicidad os haga creer que ha sido concebido poco menos que en una base espacial, existe uno capaz de ayudaros a ganar músculo y a perder grasa sobre el cual existen suficientes estudios que han ratificado su eficacia.

Estoy hablando de la L-carnitina.

Cuando se trata de suplementos, deseáis obtener el máximo resultado por vuestro dinero. Como culturista, vuestros mayores objetivos son perder grasa y ganar masa muscular. Por consiguiente, cada viaje a la tienda de suplementos incluye comprar diferentes productos para cada propósito. Por suerte para vosotros existe un suplemento que puede ayudaros a conseguir ambas cosas a un mismo tiempo. Eso significa comprar uno que sirve para alcanzar ambos logros a un tiempo, y puede que lo único que es mejor que ponerse grande y recortado sea ahorrar dinero en una situación de crisis como la actual.

Si estáis interesados en ganar músculo y poder enseñarlo definido, entonces es hora de que os procuréis L-carnitina.

La L-carnitina no es nueva. De hecho, fue descubierta en 1905 y ha sido usada como complemento durante más de 70 años, pero no goza de la popularidad de otros suplementos tales como la creatina, la glutamina, los precursores del óxido nítrico o como la proteína de suero, sin embargo su eficacia ha sido demostrada para ayudar a mejorar la resistencia, para eliminar la grasa, para acelerar el tiempo de recuperación y para ganar masa muscular adicional.

La L-carnitina y la pérdida de grasa

Vamos a empezar hablando de cómo la L-carnitina puede ayudaros a libraros de la grasa de forma que esos músculos sobresalgan cuando os subáis a un escenario. En los músculos (así como en todo el cuerpo) existen unas células conocidas como mitocondrias. Su apodo es “central de energía” de la célula, debido al hecho que es en el interior de la mitocondria dónde compuestos tales como los ácidos grasos y los azúcares son convertidos en energía. Si la mitocondria no realiza su función, entonces vuestros músculos no dispondrán de energía para realizar su trabajo y no seríais capaces de moveros mucho y menos de entrenaros con pesas.

La L-carnitina realiza una sorprendente función como transportador de los ácidos grasos (incluyendo los ácidos grasos saturados) al interior de la mitocondria para que puedan ser convertidos en energía. Esto dinamiza los músculos y los mantiene a plena máquina durante vuestro entrenamiento. Las grasas que son transportadas por la L-carnitina son utilizables inmediatamente, así que las quemáis enseguida y no se almacenan. Pensad en esto por un momento, si vuestros músculos se quedan escasos de glucógeno y estáis todavía en mitad de una intensa sesión de entrenamiento, si no disponéis de los adecuados suministros de L-carnitina, entonces la mitocondria no podrá seguir manteniendo el horno en marcha para que podáis seguir machacando los músculos para forzarlos a crecer. La fatiga muscular sobrevendrá demasiado rápido y eso aminorará vuestros progresos, lo que proporcionará a vuestros competidores una ventaja.

La capacidad para transportar los ácidos grasos al interior del músculo durante el entrenamiento os ayuda a continuar entrenando y creando músculo, pero también hace algo más. No es que la L-carnitina se vaya de vacaciones el resto del día cuando no estáis entrenando, porque convierte los ácidos grasos en energía constantemente. Esto significa que vuestro cuerpo estará quemando grasa, y por tanto quedará menos para convertirse en grasa corporal.

Además, si vuestra dieta es correcta, entonces la grasa acumulada que actualmente tenéis será degradada conforme la L-carnitina la convierte en energía utilizable por el cuerpo. Poco a poco vuestro coeficiente de grasa será más y más bajo y la piel se convertirá en tan fina como el papel. El músculo magro se vuelve estriado y podréis hacer que cualquiera que se coloque sobre el escenario junto a vosotros parezca gordo.

Debería ser obvio que si la L-carnitina aumenta la conversión de ácidos grasos en energía, habrá más beneficios aparte de reducir simplemente la grasa corporal. Mientras contéis con abundantes aportes de L-carnitina en vuestro sistema, el cuerpo tendrá lo que necesita para seguir fabricando energía a niveles superiores. El resultado es que aumentará vuestra energía y resistencia. Dispondréis de una mayor capacidad de trabajo y por tanto de un mayor grado de progreso durante vuestras sesiones. Cuanto más seáis capaces de entrenar en el gimnasio, más músculo podréis ganar.

Pero lo bueno no se acaba aquí, porque el aumento de energía también os permite recuperaros más rápido. Y la recuperación de las sesiones de entrenamiento es extremadamente importante tanto para el éxito en el gimnasio como en el escenario de competición. Si podéis recuperaros antes, entonces los músculos rendirán mejor en todas las ocasiones y eso conducirá a entrenamientos más intensos y productivos. Además, seréis menos susceptibles al sobreentrenamiento, que por cierto podría volver los músculos más pequeños, débiles y propensos a la lesión.

La L-carnitina puede ayudaros a proporcionar la energía que mantiene el cuerpo luchando activamente para recuperarse de cara a la siguiente batalla en el gimnasio.

La L-carnitina y la creación de músculo

A pesar de lo fantástico que es tener un coeficiente bajo de brasa corporal y disponer de mayores niveles de energía, 9 de cada 10 maniacos del hierro coinciden en señalar que su efecto secundario favorito de machacarse con el hierro es ponerse más grandes.

Pues bien, estáis de suerte, porque la L-carnitina puede ayudaros a construir el músculo que necesitáis para someter a los monstruos a los que os enfrentaréis sobre el escenario. Cuando se trata de generar músculo lo principal que necesita vuestro cuerpo es una hormona muy conocida llamada testosterona. Si no disponéis de esa hormona fluyendo por vuestras venas, entonces no importa que otras cosas hagáis porque el soñado músculo no os visitará. La L-carnitina puede proporcionar el entorno propicio necesario para que aumentéis la producción de testosterona, que puede convertirse en grandes cantidades de hermosa masa muscular.

Vuestro cuerpo produce una cierta cantidad de testosterona, pero solamente un muy pequeño porcentaje puede ser utilizado para generar músculo. Eso es debido a que la mayor parte de la testosterona está en el cuerpo en una forma química conocida como “enlazada”, porque siempre está unida a alguna otra molécula, que normalmente es una proteína. Cuando la testosterona se une a otras moléculas deja de estar en su estado natural (libre) y entonces no puede ser correctamente absorbida en su receptor específico. Y si no puede absorberse no podrá ser usada por el cuerpo para producir su magia de aumento de masa.

En cambio, la testosterona libre (desunida de otras moléculas) flota en la circulación por todo el cuerpo y estará accesible para su uso. Vuestra capacidad para ganar músculo está directamente relacionada con la cantidad de testosterona libre disponible que tengáis. Una de las formas para incrementar la disponibilidad de la hormona es aumentar la cantidad de receptores a los que puede unirse en la célula muscular. Vuestro cuerpo dispondrá entonces de una mayor capacidad para usar la testosterona libre.

Estudios científicos llevados a cabo en la Universidad de Connecticut, EEUU, han demostrado que es posible incrementar el porcentaje de testosterona libre que puede ser usado para construir músculo.

El estudio en cuestión, comprobó que la administración de dos gramos diarios de L-carnitina aumentó el número de receptores que usan la testosterona libre. Al incrementar el número de receptores de andrógenos, permitió que hubiese más testosterona libre para que ésta elevase la síntesis de proteína en el cuerpo. Como los sujetos de la prueba se entrenaban con pesas, la cantidad de testosterona libre usada por las células musculares fue mayor y con ello aumentaron drásticamente la capacidad para ganar músculo. Asimismo, se observó que tenían una capacidad mucho más alta para regenerar el tejido que se erosionaba durante el entrenamiento duro.

Los científicos aprendieron que los efectos biológicos de la L-carnitina sobre los receptores andrógenos son esenciales para la capacidad del cuerpo de absorber más testosterona libre en las células musculares. Si podéis forzar más testosterona dentro de los receptores musculares, entonces podréis crear más músculo. Más L-carnitina equivale a más receptores y más receptores significa que más testosterona libre podrá unirse a la célula muscular y eso nos lleva a que pueda producirse una mayor síntesis de proteína dentro de la célula del músculo para incrementar la masa muscular. No solamente la L-carnitina permitirá que el músculo tenga más energía para el entrenamiento, sino que permitirá que llegue más testosterona libre al interior del músculo para crear así un entorno altamente anabólico. Esto también significa que el catabolismo (la destrucción del músculo) se reduce así como la creación de los dañinos radicales libres.

Otro beneficio añadido de construir más músculo es que éste os ayudará a una mayor combustión de la grasa. Cuanto más músculo tengáis, más calorías quemaréis incluso mientras descansáis. Asimismo, los estudios han demostrado que la cantidad de grasa que tenga una persona está relacionada con la cantidad de testosterona que ésta produce. Quemaréis más grasa corporal cada día, de manera que eso conducirá a una versión más definida y magra de vosotros. Las propiedades constructoras de músculo de la L-carnitina la convierten también en un suplemento quemador de grasa incluso más poderoso.

Puesto que la L-carnitina lleva con nosotros ya bastante tiempo, se han efectuado miles de estudios acerca de los beneficios que aporta al cuerpo. Algunos de los otros beneficios incluyen la mejora de la memoria, restaurar las lesiones, mantener el sistema cardiovascular e incrementar la fertilidad en los hombres. Incluso ayuda a mantener la piel saludable y eso es importante para los culturistas, puesto que su piel debe estar fina, estética y elástica para alcanzar el éxito en el culturismo.

El mejor momento para tomar vuestro suplemento de L-carnitina es con la comida preentrenamiento. Una vez ingerida, la L-carnitina es rápidamente absorbida para ser usada. Las formas en base líquida serían óptimas, pero las cápsulas de gelatina son igualmente eficaces para que llegue a los músculos a tiempo para maximizar vuestras sesiones de entrenamiento.

Si sois nuevos al uso de la L-carnitina comenzad con 500 miligramos al día, pero id aumentando la dosis hasta los dos gramos para obtener los mejores resultados.

Otra cosa a tener en cuenta es que la carnitina que compréis sea en forma “L”, no otra versión denominada “D-carnitina”. La forma del isómero “D” es biológicamente inactiva y en realidad inhibe la absorción de la L-carnitina biológicamente activa.

Un paso más allá de la carnitina

Después de lo visto estaréis de acuerdo en que incluir un complemento de L-carnitina en vuestro programa de suplementación es una muy sabia decisión, pero podéis hacer algo mejor todavía, mucho, pero mucho mejor.

En realidad la L-carnitina tiene distintas formas químicas activas, algunas lo son mucho más que otras, puesto que poseen una actividad biológica más profunda.

De entre los muchos estudios que se han llevado a cabo sobre la L-carnitina, el más famoso y sorprendente por sus resultados es el del doctor Cavallini y colaboradores, que con una duración de seis meses se realizó para comparar los efectos de la administración de testosterona undecanoato en comparación con dos nuevas formas químicas de carnitina, la propinol-L-carnitina y la acetil-L-carnitina administradas juntas.

Se escogieron 120 hombres maduros y se formaron tres grupos, uno recibió 160 miligramos diarios de testosterona undecanoato (una de las más populares entre los culturistas que usan esteroides), al segundo grupo se le administraron las dos formas de carnitina, sumando dos gramos al día, mientras que al tercer grupo se administró un placebo (sustancia inerte).

Los investigadores centraron su estudio en una serie de variables, enfocadas a la actividad sexual. Descubrieron que tanto la testosterona como las carnitinas mejoraron la función sexual en general, pero éstas últimas demostraron producir mejores erecciones que la testosterona.

Por extraño que parezcan los resultados, este es un estudio científicamente demostrado y publicado en los medios más prestigiosos de la ciencia, además, mientras que la testosterona aumentó significativamente el volumen de la próstata, así como los niveles de testosterona total y libre y redujo la hormona leutinizante en sangre, las carnitinas no. En otras palabras, que no se observaron efectos secundarios andrógenos de ningún tipo con la administración de éstas.

Bueno, si sumáis estos resultados de aumento de la testosterona, al incremento del número de receptores anabólicos en el tejido muscular que hemos comentado antes, os encontraréis con los dos factores esenciales para crear el entorno anabólico idóneo al crecimiento.

No obstante, no olvidéis que las dos formas de carnitina empleadas en el estudio del doctor Cavallini son la acetil-L-carnitina y la propinol-L-carnitina, empleadas juntas y sumando dos gramos, que es justo la cantidad y composición exacta que los investigadores de Future Concepts han empleado en su ergocéutico LPCX10. Por tanto, con una simple dosis de esta fórmula obtenéis todos esos beneficios que se han demostrado en el laboratorio. Pero todavía hay más.

Desde hace bastante años la L-carnitina en su forma acetilada (acetyl-L-carnitina), se emplea para mejorar la función cerebral puesto que atraviesa la barrera hematoencefálica y activa varias funciones, entre ellas actúa sobre el eje hipotalámico-pituitárico-testicular, por eso varios estudios han puesto de manifiesto que con su administración se evita el descenso de testosterona en plasma que se suele producir después de una actividad física agotadora, mejorando asimismo su producción.

En este mismo sentido el profesor Bidzinska y su equipo llevaron a cabo un interesante trabajo. El objetivo era precisamente entender el papel que puede jugar el sobreentrenamiento y sus consecuencias sobre los niveles hormonales. Para ello se emplearon dos grupos de ratones machos a los cuales se sometió a una gran tensión física intermitente. Al final del trabajo se pudo comprobar que mientras en el grupo no tratado con acetil-L-carnitina y sometido al agotamiento físico los niveles de testosterona eran muy bajos, en el grupo que recibió este aminoácido no se apreció un descenso de los niveles de testosterona a pesar del agotamiento físico inducido.

El LCP-X10 contiene por dosis exactamente la misma cantidad y el mismo tipo de L-carnitinas usado en el estudio Cavallini para que mejoréis los resultados de vuestros esfuerzos en el gimnasio y se manifiesten en más músculo de calidad.

Pero todavía hay más razones que colocan al LPCX10 de Future Concepts como el mejor producto natural para ganar masa y fuerza.

Es sabido que las hormonas actúan como mensajeros químicos que se producen en una glándula, viajan en la sangre e interactúan sobre otras glándulas, tejidos o moléculas, uniéndose a unos receptores concretos, alterando o modificando sustancialmente las acciones de aquellos sustratos sobre los que actúan.

Pero los científicos han descubierto que no sólo las hormonas actúan así, sino que muchas otras sustancias también pueden ejercer funciones de mensajeros químicos, al unirse a ciertos receptores concretos, activando, o desactivando, así como aumentando o disminuyendo ciertas acciones. Ese papel se ha demostrado de algunas formas químicas de algunos aminoácidos.

En el LPCX10 Future Concepts juega con el papel que desempeñan algunos ácidos que actúan como enlaces polivalentes entre algunos aminoácidos, formando así una molécula distinta de la que son en realidad ambos por separado. Lo cierto es que en la actualidad los hombres de ciencia poseen muchos más conocimientos acerca de las acciones de estas sustancias tan relevantes en la química muscular.

Es el caso de una de las estrellas del LPC-X10: el aminoácido leucina.

Se sabe que durante el ejercicio con pesas la síntesis de proteína muscular disminuye, mientras que la degradación proteínica y la oxidación de los aminoácidos ramificados aumentan. Esa disminución en la síntesis proteica está asociada directamente con la disminución plasmática de leucina, porque se ha demostrado que este aminoácido constituye un regulador clave en la síntesis de proteínas.

De hecho, la insulina y la leucina son los dos reguladores clave en la síntesis proteica, pero los estudios han puesto de manifiesto que la leucina por si sola puede incrementar sustancialmente ese proceso. Por consiguiente, este aminoácido es un fuerte estimulante de la hormona insulina, pero sus acciones anabólicas son incluso mejores, sin efectos negativos ni necesidad de presentar glucemia.

Así, recientemente se han efectuado estudios para detectar con exactitud el papel que puede desempeñar la leucina en el anabolismo y por ejemplo el doctor Koopman y sus colaboradores administraron a dos grupos de atletas una bebida proteínica con carbohidratos después de 45 minutos de ejercicio intenso con resistencias (pesas), mientras que al segundo grupo se le añadió a la misma bebida leucina. Para empezar los investigadores descubrieron que la producción de insulina era mayor en el grupo que recibió la leucina, pero además la degradación proteica era mucho menor mientras que la síntesis de proteína era superior, pero es que además esta síntesis medida seis horas después del ejercicio era todavía significativamente mucho más elevada en el grupo que recibió la leucina.

Sin embargo, el papel que desempeña en los músculos este aminoácido es mucho más amplio, porque aparte de los distintos trabajos que confirman su relevancia en aumentar la síntesis proteínica, o anabolismo, también mejora el rendimiento de los músculos ante el esfuerzo de alta intensidad. Es tal su importancia en la regeneración y actividad muscular, que se ha descubierto que es el eslabón limitante que impide que los músculos se desarrollen, incluso en la presencia de otros aminoácidos y su administración ha permitido mejorar notablemente la actividad muscular en las personas mayores.

Pero también se ha observado que el aminoácido básico no atraviesa fácilmente la barrera intestinal, mientras que las formas químicas en forma acetilada, o como un ester del grupo metilo lo hacen siempre, puesto que sortean el tubo gástrico y llegan a la circulación directamente. Por eso el LPC-X10 contiene leucina en forma acetil y también metil ester.

Pero no sólo LPC-X10 contiene elementos que activan y aceleran la síntesis de nuevos tejidos musculares, sino que también incorpora varias sustancias para fomentar el máximo rendimiento muscular de alta intensidad.

En este sentido recoge una nueva molécula que se forma mediante el enlace de glicina y L-arginina monohidroclórida con una sal de ácido alfa cetoisocaproico cálcico (glycine-L-arginine monohydrochloride-alphaketoisocaproic acid calcium) conocida ya por muchos culturistas y que en varios estudios ha demostrado que puede mejorar la fuerza casi instantáneamente gracias a que evita la acumulación del amoniaco y otros residuos que se forman en el músculo cuando este se ejercita a la máxima intensidad.

Tanto la arginina, como la glicina tienen propiedades muy interesantes para los atletas, cada una por separado, así como el ácido alfa cetoisocaproico, pero al unirse los dos aminoácidos mediante esta sal se forma una molécula de acciones muy notables.

Seguro que estaréis pensando que esta fórmula es una auténtica bomba de crecimiento, pero aún hay una noticia que ratifica ese punto, puesto que el equipo de Future Concepts ha buceado en cientos de estudios y trabajos para dar con varias formas específicas de aminoácidos como la fenilalanina, en las que se ha descubierto un vínculo entre estas sustancias y la activación de las células satélite (que son las células madre de los músculos), entonces comprenderéis la verdadera fuerza de este ergocéutico.

El resultado es que los culturistas que han probado el LPC X10, 30 minutos antes de entrenar coinciden en señalar que al cabo de unas pocas series, durante la sesión, sienten como una especie de subidón de energía y en lugar de sentirse cansados se sienten más fuertes, más congestionados y con más ganas de entrenar y de mover más peso. Es como una bomba de reloj que aumenta conforme pasan los minutos y uno se ejercita más y más. Durante la sesión se va a más, en lugar de a menos, como sucede normalmente.

Ese es el resultado a corto plazo, a medio incrementa el volumen muscular porque aumenta la liberación de testosterona, además de estimular la creación y sensibilización de los receptores anabólicos del tejido de los músculos.

No esperéis una bebida dulzona y suave, porque el LPCX10 no está desarrollado para eso, sino para proporcionar resultados impresionantes y muy acusados y sus ingredientes saben a rayos endemoniados, porque todas esas formas químicas de aminoácidos y sales proporcionan un sabor terrible, así que aunque sus creadores se han esforzado por mitigar ese aspecto dándole un sabor de cóctel de frutas, no esperéis que la dosis de 12 gramos que tiene cada sobre sepa como un batido de proteína en leche o de uno de esos transportadores de creatina que proporcionan casi 100 gramos de azúcar.

Su sabor es algo fuerte, pero chicos… ¡como os desarrollaréis con el LPCX10!

Progresad más gracias a la carnitina

Aseguraros de que vuestro cuerpo dispone de adecuados depósitos de L-carnitina mediante la suplementación os permitirá maximizar el éxito culturista. Este suplemento ha demostrado que puede ayudaros a quemar grasa, aumenta los niveles de energía y por si eso fuera poco os ayuda a utilizar la testosterona libre más eficazmente.

Si queréis destacar sobre el escenario con los grandes chicos, entonces todas esas cosas son realmente importantes para vosotros.

Un buen suplemento de L-carnitina siempre os será útil para sumar más músculo y eliminar grasa, pero si utilizáis el LPCX10 de Future Concepts los resultados serán más profundos y espectaculares.

Así que tomad un suplemento de L-carnitina por la mañana, entre comidas o antes del ejercicio cardiovascular y reservad el LPCX10 para antes de las sesiones intensas con pesas y muy pronto no creeréis los resultados de vuestros progresos.