Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

El cuerpo humano contiene pequeñas cantidades de un tejido especializado llamado ‘grasa parda’ que quema las calorías para convertir la energía que aportan los alimentos en calor.

El tejido adiposo blanco hace justamente lo contrario, su misión es acumular energía en forma de grasa. En cambio, la grasa parda quema la energía en lugar de almacenarla. Hasta no hace mucho, los científicos pensaban que el tejido graso pardo no tenía ninguna relevancia en el control metabólico y en la obesidad humana. Sin embargo, el uso de instrumentos de nueva tecnología ha demostrado que algunos humanos tienen una considerable cantidad de grasa parda y que justamente el contenido de ese tejido podría explicar por qué algunas personas son menos susceptibles a la obesidad. Investigadores de la universidad de Texas, EEUU, han concluido que la arginina promueve la generación de grasa parda mediante la estimulación de los genes ligados al metabolismo de ese tejido especializado, además de aumentar la señalización del óxido nítrico (que mejora el flujo sanguíneo) y estimula la síntesis de proteína (Current Opinión Clinical Nutrition & Metabolism Care, 15:529-538, 2012).

Hasta ahora sabíamos que la arginina favorece la producción de óxido nítrico y la síntesis de proteína (dos acciones que mejoran el crecimiento muscular) pero lo que no sabíamos es que también facilita la eliminación de la grasa al incrementar la producción de la grasa parda. Eso convierte a la arginina en un suplemento excepcional para los culturistas.