Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

Numerosos estudios revelan el efecto antioxidante de la coenzima Q10, que podría aconsejarse como complemento a la dieta mediterránea. Esos trabajos refuerzan las propiedades beneficiosas de la molécula Q10, que actúa como una de las principales fábricas de energía del organismo humano y de manera muy particular en el retraso de la oxidación celular y, en consecuencia también del envejecimiento. Pero, además, esta coenzima se caracteriza por ser un potente protector cardiovascular y por fortalecer el sistema inmune.

Estudios recientes ponen de manifiesto que, en personas con afecciones cardiacas, el consumo de cantidades adecuadas, o incluso extras, de la coenzima Q10 contribuye a una mejora en la captación de oxígeno, la función cardíaca y la resistencia al esfuerzo. La coenzima Q10 es uno de los nutrientes principales del tejido cardiaco, favorece la oxigenación tisular y combate los radicales libres. Los análisis clínicos realizados con pacientes cardiacos han mostrado que estas personas tenían niveles más bajos de coenzima Q10.

La dieta es una fuente natural de este componente y su presencia es relevante en alimentos como el pescado azul ( sardinas, anchoas, atún, bonito), aceite de soja, frutos secos (nueces y cacahuetes), además de las carnes. Las verduras de la familia de las coles y las espinacas también contienen cantidades importantes de coenzima Q10.

El organismo también es capaz de sintetizar este compuesto a partir de una serie de reacciones químicas en las que están presentes vitaminas del grupo B (B2, B3, B5, B6, B12 y vitamina C).

Por tanto, es básico incluir alimentos productores para optimizar el aporte de coenzima Q10 al organismo, o bien tomar un suplemento dietético.