Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

A pesar de que infertilidad tanto masculina como femenina están principalmente asociadas con trastornos de salud tales como ginecológicos, endocrinos, la diabetes y trastornos de la tiroides, los hombres de ciencia están asimismo descubriendo cada más asociación entre la dieta y la infertilidad en ambos sexos.

En el caso de los hombres, su baja fertilidad está principalmente determinada por la deficiente cantidad de esperma o por el bajo conteo de espermatozoides en éste. Ya hace años que los investigadores descubrieron que algunos hábitos poco saludables como el tabaquismo y el alcoholismo influían negativamente en la calidad del esperma y por eso las investigaciones han ido ahondando en los hábitos nutricionales también.

Recientemente se ha efectuado un meta-análisis en una universidad clínica de Estados Unidos en el que se interrogó a miles de hombres acerca de sus hábitos nutricionales y luego se analizó la cantidad y calidad de su esperma. El número total de espermatozoides en una eyaculación debe ser de al menos 39 millones, lo que equivale a una concentración de 15 millones por mililitro.

Sin embargo, los investigadores descubrieron que los hombres que consumían más grasa saturada presentaban una concentración de espermatozoides 35% inferior a los no la consumían. Es más, se pudo constatar que aquellos en cuya dieta abundaba la grasa omega 3 no sólo no presentaban un descenso en la cuenta de espermatozoides, sino que tenían un dos por ciento más de lo considerado normal.

Tras la revisión de toda la información recogida, han elaborado lo que consideran los hábitos alimenticios óptimos para la fertilidad entre los que se incluyen una ingesta adecuada de vitaminas E, C y betacaroteno, que son grandes antioxidantes, lo que equivale a comer frutas cítricas, también recomiendan las legumbres (ricas en zinc) al menos una vez en semana, pescado azul tres o cuatro veces en semana, varias nueces al día, aliñar la ensalada con aceite de oliva virgen y consumir verduras y hortalizas de color naranja rojizo.

Asimismo contribuye de manera positiva a mejorar la calidad del esperma no consumir en exceso carnes rojas y grasas saturadas, especialmente las trans.

Por otro lado, también se ha podido constatar que el exceso de ejercicio físico (sobreentrenamiento) incide negativamente sobre la calidad del esperma.

En resumen, que si queréis ser padres, abandonad la comida basura y comenzad a comer de forma más saludable y vuestras posibilidades de conseguirlo serán mayores.