Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Según afirman las autoridades sanitarias estadounidenses, el excesivo consumo de azúcar está vinculado a la obesidad, la caries dental, las enfermedades coronarias, la diabetes, el cáncer, la cirrosis y hasta la demencia.
La mayor parte de ese exceso de azúcar proviene de los edulcorantes que se añaden a los alimentos y bebidas que consumimos. Hace décadas que las autoridades vienen alertando contra este enemigo silencioso contra la salud y con la alarmante epidemia de obesidad que sufren los países industrializados los estudios se multiplican, así recientemente un trabajo de The Centers for Disease Control and Prevention de Estados Unidos, ha comprobado que los problemas de salud aparecen cuando el azúcar de la dieta suponía más del 15% de las calorías diarias totales. Y el problema se está generalizando entre los niños y los jóvenes, hasta el punto que para controlarlo los gobiernos tendrán que promover la dispensación de alimentos más saludables en las escuelas y en las tiendas vecinales. Los nutricionistas aseguran que se tendrían que restringir el número de restaurantes de comida rápida, obligarles a mejorar sus menús y a proporcionar ayuda financiera a los mercados de granjeros. Mientras que estas sugerencias suenan muy lejos de ser atendidas, la educación constituye la mejor arma y consiste en educar acerca de los riesgos implícitos en las dietas altas en azúcar para intentar modificar los hábitos nutricionales y fomentar también la actividad física.

Bibliografía: Journal of American Medical Association Internal Medicine, Publisher online, February 3, 2014.

IMG_8670