Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

La patata es un tubérculo que ha ido adquiriendo mala fama en los últimos tiempos, especialmente porque su consumo se ha asociado con el aumento de peso y con todos los problemas de salud derivados del mismo, entre ellos, la hipertensión.

Sin embargo, estudios recientes demuestran que el consumo moderado de patata no provoca aumento de peso y puede incluso suponer algunos beneficios como la reducción de la presión arterial.

Científicos estadounidenses aseguran que la mala fama de este tubérculo no está en modo alguno justificada y que el gran aporte calórico que se le atribuye viene dado por el modo en que se cocina y por las salsas que se le añaden.

Justamente por esa mala fama, mucha gente la ha eliminado de su dieta, sin embargo, una patata media sólo proporciona unas 110 calorías pero aporta numerosos ingredientes fitoquímicos y vitaminas.

Se ha comprobado que la fritura destruye muchas de sus propiedades saludables y que la cocción constituye la mejor forma de cocinarla para preservar todas sus propiedades.

Recientemente se llevó a cabo un estudio científico en el que se seleccionó a 18 adultos con sobrepeso y que además presentaban presión arterial elevada (hipertensión) y durante un mes comieron dos veces al día entre seis y ocho patatas, pero cocinadas al microondas y sin salsas ni aderezos. Al final del estudio ninguno de los participantes había ganado peso y sin embargo la presión arterial había disminuido, la diastólica una media de un 4,3% y la sistólica un 3,5%.

Por consiguiente, la patata no tiene que ser un alimento a erradicar de vuestra dieta, porque consumido con moderación y cocinado sin grasas extra no solamente no os hará ganar peso, sino que os ayudará a mantener una presión arterial normalizada. Y los culturistas encontrarán en la patata una excelente fuente de hidratos de carbono para disponer de glucógeno y de energía.