Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

PARA UNOS BÍCEPS SOBRECOGEDORES

Por Samir Ahmed

Si estáis hartos de hacer series y series de ejercicios para los bíceps, sin que éstos respondan a vuestras expectativas, ¿por qué no probar la rutina del Misil Persa?

No tenéis nada que perder… bueno sí, vuestras actuales medidas de bíceps.

Antes de trasladarme a Estados Unidos con una beca que muy pocos universitarios pueden obtener en mi país, Irán, vivía en Teherán, mi ciudad natal, hace unos años, cuando la vida allí era más tranquila de lo que es hoy.

A pesar de que el culturismo no goza en absoluto con el beneplácito de las autoridades (sólo reconocen a la halterofilia como deporte de pesas), eso no impide que miles de jóvenes se entreguen al entrenamiento con los hierros con auténtica vehemencia.

Yo era uno de esos jóvenes que soñaba con desarrollar un físico de músculos grandes y fuertes, me desplazaba cada día al gimnasio para entrenarme con ahínco y devoraba las pocas revistas culturistas procedentes de Europa y de Estados Unidos que podía conseguir, dónde conocí a Lee Haney como Rey absoluto del músculo.

Como todos los culturistas del mundo, uno de mis mayores objetivos era construir unos brazos grandes y poderosos, pero por más que me esforzaba, los bíceps parecían completamente refractarios al crecimiento.

Hacía todo tipo de movimientos de flexiones de brazos, los famoso curl de bíceps, con barra, con mancuernas, con polea y usando todo tipo de ángulos.

Mi desarrollo de pecho siempre ha sido más que aceptable, así como el de espalda y hasta las piernas siempre me han respondido bien, en cambio los bíceps se han negado tercamente a crecer.

Pero allá en Teherán había un compañero con unos bíceps excepcionales que curiosamente hacia una rutina ‘anormal’ y sin embargo no cesaba de seguir creciendo.

Lo auténticamente inédito es que Mohsen no dedicaba más que unos pocos minutos a la semana a machacar los bíceps, pero su intensidad era muy elevada, por eso cuando años después decidí ponerla en práctica la llamé la rutina del Misil Persa, porque es certera, rápida y eficaz; aunque el nombre puede que no sea hoy el más políticamente correcto.

La rutina de bíceps del Misil Persa

No fue hasta que estuve lejos de mi país, aquí en Estados Unidos, que otorgué la verdadera importancia a la rutina de bíceps de Mohsen, que además de recordarla perfectamente la puse en práctica y mis progresos en los bíceps han sido verdaderamente impresionantes desde entonces.

La mayor peculiaridad de su forma de entrenar los bíceps es que lo hacía con muy pocos minutos de dedicación, nunca más allá de 20-25 minutos y generalmente sólo hacía un único ejercicio, aunque usaba uno distinto en cada sesión y rara vez repetía dos sesiones idénticas.

En su momento pensamos que sus bíceps eran tan buenos y propensos al crecimiento que prácticamente no tenía nada que hacer para mantenerlos y hacerlos progresar, cuando la realidad es que eran justamente tan buenos por su forma de entrenarlos.

Mientras que todos nosotros nos esforzábamos por hacer serie tras serie de todos los ejercicios que veíamos hacer en aquellas míticas de revistas a Lee Haney, Rich Gaspari, Gary Strydom, Mike Christian, y todas las estrellas del momento, Mohsen llegaba, hacía un ejercicio de bíceps que parecía elegido al azar y al poco había acabado su sesión de bíceps.

En realidad, su rutina no era la consecuencia de su desarrollo de bíceps, sino que estos músculos eran la consecuencia de su forma de entrenarlos.

Curiosamente, creo que nuestro ‘Misil Persa’, Mohsen, nunca compitió, pero siempre fue la envidia de todos por el tremendo desarrollo de brazos que consiguió, en especial en los bíceps, que eran largos, redondos, gruesos, puntiagudos y con una inverosímil separación de ambas cabezas.

Aunque mis propios bíceps no han llegado nunca a su nivel, puedo aseguraros que éstos han evolucionado el 250% con relación a su anterior desarrollo.

¿Por qué no ponéis vosotros también a prueba la rutina de bíceps del ‘Misil Persa’?

EJEMPLOS DE RUTINAS

Rutina de bíceps del misil persa

10 series de curl con barra con 10 segundos de descanso

Calentamiento, 2 series de curl alterno con mancuernas

Curl con barra, de pie, 10 x tantas como posible

Nota: Mohsen realizaba una serie de 10 repeticiones y dejaba la barra en el suelo, respiraba durante 10 segundos y emprendía otra serie de las repeticiones que pudiese conseguir, así hasta completar 10 series, aunque al final sólo pudiese completar únicamente dos repeticiones.

6-7 series de curl de predicador a 1 brazo con mancuerna

Calentamiento, 2 series de curl alterno con mancuernas

Curl de predicador con mancuerna, 6-7 x 10

Nota: Mohsen realizaba una serie de 10 repeticiones y pasaba de un brazo a otro sin descanso. Las repeticiones eran bastante estrictas.

10 series de curl de predicador con barra zeta y con 15 segundos de descanso y cambio de distancia entre las manos

Calentamiento, 2 series de curl alterno con mancuernas

Curl con barra zeta, en banca de predicador, 10 x tantas como posible

Nota: Mohsen realizaba una serie de 10 repeticiones y dejaba la barra en el soporte, respiraba durante 15 segundos y atacaba otra serie con el mismo peso, pero esta vez con una separación de manos distinta. Así comenzaba con un agarre ancho y luego pasaba a uno estrecho y así sucesivamente hasta completar las 10 series.

4 series de curl con barra, con aumento y disminución del peso

Calentamiento, 2 series de curl alterno con mancuernas

Curl con barra, de pie, 4 x 10

Nota: Mohsen realizaba una serie de 10 repeticiones y dejaba la barra en el suelo, aumentaba un poco el peso, respiraba durante 10, segundos y atacaba otra serie, luego volvía a incrementar el peso, acto seguido, después de completar las repeticiones repetía la operación por tercera vez. Luego, en la siguiente serie, disminuía al peso anterior y proseguía con las repeticiones, hasta regresar al peso inicial. Cuando regresaba al peso inicial eso completaba una serie y se tomaba dos minutos de descanso antes de atacar la siguiente serie.

Las claves de la rutina del Misil Persa

1ª): Siempre que entrenaba los bíceps comenzaba realizando dos series ligeras y largas de curl alternado con mancuernas, a fin de calentar las muñecas, codos y hacer llegar sangre a la zona, así como para activar las vías neuromusculares y comenzar a establecer la conexión mente músculo.

2ª): Realizar un entrenamiento en el menor tiempo posible, lo que equivale a elevar la intensidad.

3ª): Hacer cada repetición muy estrictamente y con un recorrido completo.

4ª): Variar en cada sesión el ejercicio para evitar que el músculo se adapte a la misma estimulación periódica.

5ª): Utilizar métodos en cada sesión que lleven el músculo al punto de fallo en el menor tiempo posible.

6ª): Poner énfasis en hacer una parada en el punto inicial de cada repetición y en apretar al máximo en el punto de total contracción.