Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

Los radicales libres son unas sustancias altamente reactivas que se producen como resultado del propio metabolismo, así como por reacciones mediambientales, de contaminación y tóxicas. Los radicales libres destruyen las membranas y el material genético (ADN) y pueden promover la deterioración del cuerpo, así como aceleran el envejecimiento y constituyen un gran factor de riesgo de las enfermedades coronarias, cáncer y la disfunción del sistema inmune.

Las personas pierden calidad de su función mental al envejecer y muestran un deterioro de su capacidad cerebral, atribuible en gran parte el daño ocasionado por los radicales libres.

La inactividad mental y la falta de estímulos también inciden negativamente en ese deterioro mental.

Existe una serie de sustancias químicas llamadas antioxidantes que se unen a los radicales libres y evitan sus efectos destructivos en el organismo.

Las enfermedades mentales y la senilidad, constituyen un gran problema para una gran parte de la población que cada vez es más longeva.

Un campo hasta hace poco no muy explorado es el de administración de antioxidantes para mejorar los estados seniles en la tercera edad.

Sin embargo, son varios los estudios que han constatado mejoras con dicha administración y sobre todo después de examinar los hábitos alimentarios de un gran número de individuos, han podido comprobar que aquellos en cuya alimentación abundaban los antioxidantes presentaban una mejor capacidad mental en la edad madura y prácticamente eludían los estados seniles.

Entre los antioxidantes más eficaces y conocidos se encuentran las vitaminas, C y E, los carotenoides, como el betacaroteno, el licopeno, ciertas vitaminas del grupo B, los minerales selenio y zinc, etcétera.

Todas estas sustancias se encuentran en abundancia en los vegetales de hoja verde, las frutas, las verduras y las hortalizas, por eso mismo los investigadores recomiendan que estos alimentos formen parte de la dieta no sólo para mantenerse corporalmente saludables, sino para evitar la senilidad.