Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Estamos usando esta breve sección de la web para lanzar algunos consejos que puedan servir como respuesta a algunas de las cartas que enviáis a nuestra redacción, con vuestras preocupaciones acerca del entrenamiento y de la alimentación, de tal forma que éstos puedan servir como contestación genérica a algunas de esas dudas que coinciden en muchas de vuestras cartas.
Esta vez hemos escogido los siguientes temas:
Está científicamente demostrado: el entrenamiento con pesas mejora la salud metabólica
Los científicos han denominado como ‘Síndrome Metabólico’ un grupo de trastornos de salud que se producen al mismo tiempo y que incluyen la alta presión sanguínea, niveles elevados de grasa en la sangre, obesidad abdominal, resistencia a la insulina y diabetes tipo II.

Este síndrome metabólico está asociado con numerosos problemas de salud como los ataques al corazón, embolias, fallo cardiaco, impotencia, fatiga crónica, y hasta muerte prematura. La terapia común y general para evitar y mitigar el síndrome metabólico es la práctica regular de ejercicio físico y llevar una dieta limpia y de tipo mediterránea, pero un reciente estudio (Strength Conditionning Journal, 35(4): 64-71, 2013) ha ido más lejos al afirmar que el ejercicio con pesas controla mejor este problema de salud que cualquier otra forma de ejercicio. Según el doctor Paul Sorace del Centro Médico de la Universidad Hackensack el ejercicio regular es la clave para controlar y reducir el riesgo del síndrome metabólico, pero el ejercicio con resistencias (pesas) es superior pues desarrolla la masa muscular y se ha demostrado que la masa magra promueve justamente la salud metabólica.
Así que lo que llevamos pregonando años los culturistas y demostrado algunos científicos muy vinculados con nuestro deporte, como los del grupo Future Concepts, ahora lo ratifican los hombres de ciencia común: La masa muscular es saludable y favorece el sistema metabólico e inmune.
De manera que entrenad con ahínco y con ilusión, pues tenéis en las manos una de las claves de la buena salud.
Evitad el estiramiento estático antes de entrenar
El estiramiento se ha convertido en parte integral del programa de ejercicio de la mayoría de atletas y también de los culturistas, porque éste fomenta la flexibilidad y hasta puede promover el crecimiento al estirar la fascia (tejido conjuntivo) que envuelve los músculos. Hasta hace muy poco el estiramiento estático era prácticamente obligatorio como parte del calentamiento. Los fisiólogos afirmaban que estirar antes de entrenar reducía el riesgo de lesión, ampliaba el rango de movimiento y favorecía el rendimiento.
Sin embargo, numerosos estudios han descubierto que el estiramiento estático antes de entrenar reduce la fuerza hasta en un 25%. Antes estos estudios eran controvertidos porque utilizaban a personas poco habituadas al entrenamiento con pesas y por tanto a ejercitar la fuerza, sin embargo un trabajo reciente (Journal Strength Conditionning Research) realizado con dos grupos de sujetos, uno poco habituado al entrenamiento y otro formado por habituales de las pesas y los resultados mostraron inequívocamente que el estiramiento estático (ese en que se mantiene durante unos segundos la posición de máximo estiramiento) disminuía la fuerza muscular tanto en la parte superior como en la inferior del cuerpo.
Por consiguiente, no hagáis estiramientos estáticos antes de entrenar y reservadlos para después de la sesió.