Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Permitidnos desde esta sección formular algunos consejos y volcar algo de información que pueda contribuir a aclarar las dudas colectivas que podáis tener al respecto de temas relacionados con el entrenamiento o la nutrición, porque habitualmente recibimos cartas con dudas que parecen ser muy comunes.

En este caso vamos a aclarar un par de temas bastante coincidentes:

¿Qué velocidad imprimir a las repeticiones?

Algunos conceptos parece que nunca se dan por sentado y es que de hecho en culturismo no hay nada definitivo, puesto que existen tantas variables individuales que es imposible que exista algo así como válido para todos y para siempre.

Una de las preguntas que asaltan con frecuencia a los culturistas es a qué velocidad realizar las repeticiones, ya que algunos las hacen de forma explosiva mientras que otros propugnan entrenar con un ritmo más lento. Y lo que es más desconcertante para los que tienen dudas es que hay tantos expertos que abogan por las repeticiones rápidas como por las lentas. Antes de proseguir, dejemos claro que hablamos de la velocidad de las repeticiones, no de descansar más o menos entre las series.

Pues bien, básicamente las repeticiones explosivas exigen una mayor inervación de las fibras motoras y por consiguiente una más profunda actividad neuronal, lo cual contribuye a reclutar más fibras para la acción y eso mejora los niveles de fuerza. No obstante, hay que ser muy estrictos en los movimientos rápidos, puesto que la inercia y el impulso pueden cobrar un cierto protagonismo en las acciones aceleradas. En cambio los movimientos más lentos y controlados minimizan toda posibilidad de intervención de la inercia o del impulso y dependen exclusivamente de la contracción de las fibras musculares y eso permite la acumulación de sustratos sarcoplasmáticos que maximizan la hipertrofia. Por tanto, lo ideal sería que en vuestra rutina dediquéis un ejercicio con repeticiones rápidas para fomentar la mejora de la actividad neuronal y el aumento de la fuerza y otro/s ejercicio/s con repeticiones moderadamente lentas para propiciar la hipertrofia.

El entrenamiento con pesas es bueno para las articulaciones

Existe una corriente generalizada de pensamiento que asegura que cuando alguien sufre de dolor articular, como es el caso de la artritis de rodilla, lo último que debe hacer es entrenar con pesas. Pues bien, como en tantas otras cosas relacionadas con el culturismo se equivocan. Se basan para asegurar eso en que la tensión que sufren los tejidos de la rodilla durante las sentadillas, la prensa o cualquier otro ejercicio de piernas debe erosionar la articulación, pero los estudios muestran justo lo contrario.

En un estudio publicado (Artritis and Rheumatism, 59:1488-1494,2008)se comprobó que la debilidad de los músculos que rodean la rodilla provocan inestabilidad y tensión que acaban por erosionar los cartílagos, produciendo irregularidades de la superficie de fricción y una deficiente lubricación, todo lo cual conduce a problemas funcionales y de dolor.

Se ha comprobado que el fortalecimiento de la musculatura de la pierna proporciona estabilidad a la rodilla y un entorno más saludable y propicio para la correcta regeneración de las células cartilaginosas.

No obstante, los expertos aconsejan que los ejercicios que se realicen se efectúen de modo muy estricto y correcto, sin brusquedades ni tensiones innecesarias que pongan en riesgo la articulación.

consejos3