Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Todos los lectores habituales sabéis que en cada entrega elegimos un par de cartas o de e.mails con consultas o preguntas de los lectores para publicar algunos consejos en los que podáis encontrar respuestas válidas a vuestras dudas.
Esta vez hemos escogido los siguientes temas:

Entrenamiento con peso y la presión sanguínea

La presión sanguínea alta, o hipertensión, es un trastorno que afecta a muchas personas incluyendo a no pocos culturistas, en especial esos que suben mucho de peso corporal durante la fase de temporada, y sobre todo si además toman mucho café y ciertos productos de pre-entrenamiento. Durante la sesión, en especial cuando se manejan pesos elevados se entiende que con el esfuerzo extremo la tensión sube y muchos temen que hasta puntos peligrosos, poniendo en peligro al atleta. Sin embargo, según estudios recientes (Journal Strength Conditionning Research 28:1573-1580, 2014) levantar pesas disminuye la presión sanguínea después del ejercicio. Según ese trabajo realizado en el Reino Unido, entrenar con el 40% del máximo esfuerzo produjo una notable disminución en la presión sanguínea examinada una hora después del entrenamiento. Esta hipotensión se considera que proporciona efectos saludables. No obstante, algunos investigadores consideran que intentar levantamientos máximos puede constituir un cierto riesgo cardiovascular. Mientras eso no se estudia y se verifica, sí sabemos que entrenar con peso sin llegar al esfuerzo extremo puede contribuir a reducir la hipertensión.

Las mancuernas de campana

Las mancuernas son un instrumento excepcional para desarrollar la fuerza y los músculos porque permiten entrenar cada lado del cuerpo por separado. Seguro que ya lo sabéis y que las utilizáis con frecuencia, pero ahora hay otro tipo de mancuernas en los gimnasios, se trata de las mancuernas de campana, esas con aspecto de bola de cañón con un asa encima. La diferencia principal entre las tradicionales y éstas es que las primeras tienen la resistencia de cada lado de la empuñadura, mientras que estas la tienen abajo, lo cual obliga a ejercer una mayor fuerza excéntrica y según algunos estudios su uso favorece la velocidad de reacción, por eso son uno de los instrumentos más empleados en el cross training dónde se busca incrementar la velocidad, la flexibilidad, la resistencia, pero no explícitamente la hipertrofia de los músculos.
Aunque constituyen una óptima forma de ejercicio, desde luego no pueden compararse en eficacia cuando se trata de estimular la hipertrofia.

5104_5445_02