Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Según un reciente estudio, el consumo habitual de frutos secos está fuertemente asociado con la reducción de la obesidad y del síndrome metabólico.

En este trabajo conducido en California, EEUU, se examinó el consumo de frutos secos de 803 participantes en el estudio, cuyo consumo variaba entre 16 y 5 gramos diarios, que incluían desde almendras, nueces, pistachos, cacahuetes, piñones, nueces de macadamia, etcétera y se pudo constatar que existía una relación proporcionalmente inversa entra la cantidad de frutos secos consumidos y la tasa de obesidad.

El estudio demostró que aquellos que incluían en su dieta habitual los frutos secos presentaban un 46% menos de probabilidades de contraer obesidad, en comparación con los que rara vez los consumían.

Casi el 32% de los individuos del estudio presentaba el síndrome metabólico, que define una serie de factores de riesgo de enfermedades crónicas, como obesidad abdominal, elevada presión sanguínea y alto colesterol, entre otros factores, y todos se redujeron con el consumo de frutos secos.

Tanto es así, que los investigadores aseguran que en consumo de 28 gramos semanales redujo la incidencia del síndrome metabólico en un 7% y al consumir el doble de esa cantidad el riesgo del síndrome metabólico descendió al 14%.

Por consiguiente, incluid un puñado de frutos secos en vuestra dieta y mejoraréis vuestro estado de salud y también la composición corporal.