Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

NO OLVIDÉIS ESTOS 3 SUPLEMENTOS

Por Xavier Fox

Seguro que tenéis ya vuestro arsenal de suplementos culturistas asegurado para que nunca os falten, pero puede que cometáis el error de pasar por alto los tres indispensables. Cuando se trata de suplementos culturistas, existen esos pocos elegidos que todo culturista que se precie almacena en abundante cantidad en su armario.

Estos suplementos son la proteína de suero, la creatina, las ayudas termogénicas y los complejos multivitaminicos y minerales. Estos son muy importantes para añadir esos nutrientes extra que cualquiera que somete a su cuerpo a intensos entrenamientos diarios necesita para evitar el sobreentrenamiento y poder adquirir la clase de músculo que gana competiciones. Sin embargo, existen otros suplementos que pueden actuar de forma sinérgica con estos para hacerlos más efectivos, lo que puede llevarte a ser más fuerte y grande.

Cuando la conversación en el gimnasio deriva hacia los suplementos, no deja de ser extraño que muchos culturistas hablen acerca de la utilización de estos suplementos que acabo de mencionar, pero cuando les preguntas acerca de la glutamina no la incluyen en su arsenal.

La glutamina sigue asombrando a los científicos

La glutamina lleva ya el suficiente tiempo aquí como para que exista una gran cantidad de investigación que demuestra su efectividad para generar tejido muscular y sin embargo, parece que tiene que sentarse detrás de la proteína de suero o de la creatina. Lo divertido es que la glutamina puede hacer que la proteína de suero sea mucho más efectiva para generar un tamaño muscular fuera de serie.

Veréis, no importa cuanta proteína de suero consumáis, sólo será efectiva en función de vuestra capacidad para digerirla y para convertirla en tejido muscular. Pues bien, ¿sabéis qué? Resulta que la glutamina eleva los niveles de hormona del crecimiento en el cuerpo (la palabra clave es “crecimiento”). Y ¿cuál es una de las cosas más asombrosas que la hormona del crecimiento hace por los culturistas? Si habéis contestado que incrementa el grado y capacidad de síntesis proteínica, de forma que podáis convertir la proteína que consumís en nuevo músculo a un mayor ritmo, os habéis ganado una estrella de plata en la encuesta del mes. La glutamina os ayudará a que toda esa carne, huevos, pescado y proteína de suero que coméis se conviertan en gruesas capas de músculo duro como la roca.

Aumentar la síntesis de proteína no es la única forma en que la conexión glutamina/hormona del crecimiento os permitirá sumar nueva masa muscular a vuestra estructura.

La hormona del crecimiento influye en el ritmo y en la cantidad que el cuerpo produce las células satélite y en cómo esas células se unen a las fibras musculares. El tamaño muscular es dependiente de la cantidad de células satélite que tengáis. Estas células aumentan la cantidad y el tamaño de las células en el núcleo del músculo, haciéndolas más grandes y por tanto conduce a músculos de mayor volumen.

Tomar un suplemento de glutamina eleva los niveles de hormona del crecimiento, los aumentos de esta hormona elevan la producción de células satélite y una mayor producción de células satélite incrementa el tamaño de la célula muscular así como la cantidad y el ritmo al que estas células se unen a las fibras del músculo y todo eso conduce a músculos más fuertes y grandes. Fácil, ¿cierto?

Nuestros amigos en los laboratorios científicos también están demostrando que la glutamina es eficaz para incrementar la síntesis de glucógeno, no solamente para ayudar a rellenar los depósitos musculares de glucógeno, sino que al hacerlo se garantiza que los hidratos de carbono no se desperdicien y sean almacenados como grasa. Al ser capaz de almacenar más glucógeno y a un ritmo más rápido hará que la creatina que toméis sea mucho más eficaz. Y puesto que la creatina promueve el rápido aprovisionamiento de ATP, una enorme cantidad de glucógeno estará allí para ayudar a mantener la producción de energía a toda máquina. Tendréis más energía y vuestros músculos se recuperarán mucho más rápido entre series, para que os convirtáis en una máquina constructora de músculo.

Disponer de niveles más altos de hormona del crecimiento como resultado de suplementarse con glutamina puede ayudaros también a tener un aspecto más impresionante por otro camino. Esta hormona no solamente incrementa el ritmo de síntesis de la proteína y del glucógeno, sino que también aumenta el grado de metabolización de los alimentos. Esto significa que vuestro cuerpo utilizará sus nutrientes más rápido y más eficientemente y habrá menos posibilidades de que acaben sin ser utilizados. Además, quemaréis más calorías a lo largo del día. Todo ese músculo extra que la glutamina os ayudará a construir estará cubierto por menos grasa.

Recordad por qué vais al gimnasio en primer lugar… para poneros enorme y recortado y para eso la glutamina puede constituir una ayuda de gran calado.

Machacad a tope con beta-alanina

Así que estáis comiendo mucha proteína y carbohidratos y os suplementáis con proteína de suero, con creatina y glutamina para llevar la síntesis de proteína y glucógeno a nuevos niveles. Vuestro cuerpo está en un entorno anabólico acrecentado y está cargado con proteína y glucógeno que están siendo asimilados al galope para convertirlos en energía y en nuevo músculo. Pero, parad el turbo… ese entorno anabólico que habéis creado no os ayudará si no estáis entrenando con la suficiente dureza para hacerlo realidad.

Ahí es dónde entra en juego la beta-alanina.

Mientras completáis repeticiones en el gimnasio y se llevan a cabo todas las acciones para mantener los músculos rindiendo a plena energía, vuestro cuerpo está creando una gran cantidad de ácido láctico como subproducto. El ácido láctico es lo que hace que sintáis la quemazón mientras entrenáis, pero lo más importante, es lo que provoca esa fatiga muscular que os obliga a parar justamente cuando en el fondo del corazón queréis hacer más repeticiones. Al suplementaros con beta-alanina vuestro cuerpo produce más carnosina, que es un potente agente amortiguador que inhibe los efectos de los iones de hidrógeno y de los ácidos en los músculos. Esto permite que las fibras musculares de contracción rápida que construyen músculos grandes y explosivos mantengan un óptimo grado de pH, de manera que los músculos puedan superar la barrera del dolor y seguir contrayéndose.

Durante vuestra sesión de entrenamiento, mientras el ciclo de energía continúa, las proteínas se degradan y se suceden simultáneamente miles de reacciones químicas, lo que se conoce como la creación de radicales libres. Los radicales libres son compuestos químicos que una vez fueron estables pero que ahora han perdido un electrón de su capa externa debido a una reacción química y se convierten en inestables hasta el punto que ya no pueden funcionar como debieran. Deambulan por vuestro sistema en busca de un compuesto con un enlace químico débil de manera que puedan robarles un electrón para recobrar su integridad. Lo que acaba sucediendo es que si los radicales libres se dejan a sus anchas, entonces continuarán multiplicándose y siguiendo adelante con las reacciones en cadena que originan a ritmos acelerados. Vuestro sistema acaba saturado con todos estos radicales libres que no solamente no son capaces de cumplir con su función prevista, sino que buscan y destruyen otros compuestos y provocan que también éstos sean ineficaces. Acabáis con millones de células dañadas y vuestro cuerpo no puede recuperarse correctamente de los entrenamientos y mucho menos crecer. La beta-alanina es un antioxidante muy potente y los antioxidantes son compuestos que son capaces de detener a los radicales libres, porque tienen la capacidad de donar un electrón de su capa externa sin desestabilizarse por ello y permanecer estables para ser capaces de cumplir con la función que la naturaleza les tiene asignada. La beta-alanina inhibirá los efectos de los radicales libres y del ácido láctico, de forma que siempre podréis conseguir esa repetición extra para batir a los otros que se ven obligados a acabar la serie debido a la fatiga muscular.

Más energía y músculo con los BCAA

Otro suplemento clave que hace que la proteína de suero y la creatina que consumís sea mucho más efectiva son los aminoácidos de cadena ramificada (BCAA). Estos permiten que la proteína de suero sea descompuesta y convertida en tejido muscular más eficientemente, e incluso los BCAA ayudarán a que la creatina mejore vuestras reservas de ATP. Mantened en mente que los aminoácidos son los bloques estructurales que forman el tejido muscular. Al aseguraros de que vuestro sistema está inundado de aminoácidos, creáis un entorno en el que las proteínas están más que disponibles y capacitadas para construir más músculo. Si vais a machacaros cada día al gimnasio, lleváis una dieta cuidadosamente planificada e invertís dinero en la proteína de suero en polvo, ¿no os parece de sentido común aseguraros de incluir la óptima cantidad de BCAA en vuestro sistema para ser capaces de convertirla en una densa muscularidad?

No, no todos los aminoácidos son BCAA, éstos son un tipo de aminoácidos de cadena ramificada que se compone de leucina, isoleucina y valina, que funcionan de forma sinérgica para reparar el tejido muscular. Lo que hace que los BCAA sean tan particularmente efectivos es que son metabolizados en el tejido muscular directamente en lugar de en el hígado. Esto les permite convertirse en una fuente mucho más poderosa de energía que la mayor parte de suplementos. Cuando los BCAA se descomponen en el tejido muscular, éstos proporcionan más ATP que la misma cantidad de glucosa. Combinad esto con la creatina y vuestras fibras musculares estarán activadas, e inspiradas con la suficiente energía como para soportar el más brutal de los entrenamientos. Los BCAA son también precursores para la fabricación de alanina y de glutamina en el cuerpo y desempeñan un papel esencial en la síntesis proteínica.

Cuando estáis entrenando con pesas, el cuerpo comienza quemando sus depósitos de alanina, glutamina y proteína. Por desgracia para aquellos que tratan de ganar músculo, cuando el cuerpo se agota y necesita seguir fabricando esos elementos, entonces degradará el tejido muscular para obtener los aminoácidos BCAA y eso significa que vuestro cuerpo entrará en estado catabólico en lugar de anabólico, lo que significa que comenzaréis a perder músculo en lugar de ganarlo. Estaréis dando dos pasos atrás en lugar de uno adelante. Ya es bastante difícil crear nuevo músculo, pero si lleváis vuestro cuerpo a un estado catabólico entonces eso será imposible del todo. Prestad atención a cuanta proteína consumís cada día, pero suplementaos también con BCAA para optimizar vuestra capacidad de construcción muscular. Y de paso toda esa energía extra que seréis capaces de utilizar para entrenar más duro tampoco os hará ningún daño.

No olvidéis estos 3 suplementos

Vuestro viaje hacia los escenarios de los campeonatos transcurre por un sendero de trabajo duro y de dedicación. Invertís una gran cantidad de tiempo y esfuerzo en el gimnasio y también en la cocina asegurándoos que vuestro programa de nutrición os proporciona todo lo necesario para convertir esas sesiones de entrenamiento en nuevo músculo. Además, trabajáis muy duro por vuestro sueldo y gastáis parte de ese dinero en suplementos que os ayuden a convertiros en el campeón por el que tan duro os machacáis. Maximizad el retorno de vuestras inversiones físicas, psicológicas y monetarias asegurándoos de utilizar las herramientas más eficaces.

Sacad el máximo provecho a la proteína de suero, a la creatina y a toda vuestra alimentación mediante la adición de glutamina, beta-alanina y BCAA a vuestro arsenal de suplementos.

Estos tres suplementos indispensables asegurarán el éxito de lo que hacéis e incrementarán su potencial mucho más, actuando como un turbopropulsor para vuestro motor culturista.