Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

La osteoartritis es un problema en el cual las articulaciones sufren un deterioro estructural progresivo y los hombres de ciencia han venido sosteniendo que el sobrepeso y la obesidad constituyen los mayores factores de riesgo. Pero lo cierto es que se ha comprobado que esta degeneración articular también se produce en las manos y otras articulaciones que no soporten el peso corporal. Los investigadores empezaron a investigar con ratones de laboratorio otros posibles factores involucrados en la osteoartritis y en un reciente estudio han comprobado que el tipo de dieta consumida es más importante que el peso total acumulado.
En el estudio en cuestión se utilizaron tres grupos de ratones de cuatro semanas de edad y cada uno siguió una dieta alta en grasa que sumaba la misma cantidad de calorías, pero de tipo diferente. Por ejemplo, el primero consistía en grasa saturada, otro rico en ácidos grasos omega 6 y la dieta del tercer grupo también era elevada en grasas omega 6 pero suplementada con pequeñas cantidades de omega 3.
A las 16 semanas de edad se intervino quirúrgicamente a los ratones para inducir la osteoartritis de la rodilla de la pata izquierda trasera.
También se les produjo un agujero en las orejas, de un milímetro (derecha) y de uno y medio (izquierda) para comprobar el nivel de curación en función de las distintas dietas.
Se evaluó a los animales en las semanas 6, 14 y 24 de edad.
Los investigadores descubrieron que la osteoartritis estaba asociada con el tipo de dieta, sin tener relación con el peso corporal. Los animales que consumieron la dieta alta en grasa saturada y en omega 6 experimentaron un notable empeoramiento de la osteoartritis inducida, mientras que el grupo que recibió los omega 3 presentaban mejores articulaciones.
“Aunque los suplementos de omega 3 no parece que curasen las lesiones, si impidieron su progresión y como efecto secundario se pudo observar que los omega 3 eliminaron los efectos negativos de la obesidad sobre los ratones” declaró el doctor Guilak director del estudio.
Por consiguiente, los ácidos grasos omega 3 además de contrarrestar los efectos de la obesidad pueden actuar como protectores contra la osteoartritis.
Los omega 3 podéis obtenerlos a través de los pescados azules o bien en forma de suplementos.

IMG_3494