Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

La pérdida de masa muscular es un proceso natural que va asociado con la edad. Los expertos aseguran que a partir de los 50 años, las personas pierden 1-2% anualmente de su masa muscular. Asimismo, la fuerza declina en 1,5% anual y un 3% a partir de los 60.

Esta decadencia física se denomina sarcopenia y no es ni más ni menos que la pérdida gradual del tejido muscular. Los estudios han puesto de manifiesto que si ponemos a una persona sana con más de 70 años en la cama durante tan solo 10 días, pasado ese tiempo habrá perdido hasta un 10% de su masa muscular en las piernas. Y lo más grave del caso es que ese deterioro puede luego no llegar a recuperarse completamente, además de que puede llegar a inducir otros problemas de salud, por tanto la retención de la masa magra constituye un índice de óptima longevidad.

Aumentar la ingestión de proteína en las personas de edad avanzada puede tener muchos beneficios de salud, aparte de frenar la sarcopenia.

Los doctores mejor informados están recomendando elevar la ingestión de proteína, pero producir ese aumento por la vía de la alimentación tradicional puede presentar algunos inconvenientes para esas personas, como son la falta de apetito para consumir alimentos proteínicos, como carnes, aves, pescados etc. Además, muchas fuentes de proteína aportan además grasa y colesterol, mientras que los suplementos son fáciles de digerir, más apetecibles, se absorben mejor por un metabolismo veterano, no aportan grasas ni colesterol y además mejoran el sistema inmune.

Por lo que cada vez se están comercilizando más suplementos de proteína que van dirigidos a las personas mayores.