Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

EL COMPUESTO QUE AYUDA A RELAJARSE Y A CRECER

Por Al Wilson

Todos sabemos que por mucho que os machaquéis en el gimnasio, a menos que os recuperéis completamente de la sesión, no se producirá el crecimiento.
Existe un ingrediente que favorece la relajación, inhibe el estrés y fomenta el desarrollo muscular mediante la liberación de hormona del crecimiento.
Se trata de la L-teanina.

Hoy en día las personas están sometidas a mucho estrés. Cualquier suceso que genere una respuesta emocional, puede causar este trastorno, como problemas en el trabajo, los estudios, criar a los hijos, los atascos en la autopista, reformar la casa o el aumento de los precios, entre otros. La exposición persistente a este tipo de agentes estresantes puede provocar fatiga que repercutirá gravemente en la salud física del individuo. Vuestro cuerpo no podrá hacer frente a una intensa rutina de entrenamiento si está sometido a la tensión generada por el estrés físico. Pero todo esto puede cambiar si tomáis L-teanina.
Es posible que ni os hayáis dado cuenta de que os habéis convertido en víctimas del estrés. Tened en cuenta que si se presenta durante un periodo de tiempo prolongado, puede provocar problemas de salud graves.
Tomemos el caso del trastorno de ansiedad generalizada. Los síntomas son el miedo y la preocupación provocados por la anticipación a un peligro o a una posible amenaza. Seguro que muchas de las personas que conocéis coinciden con esta descripción. Sin embargo, como mucha gente es pesimista por naturaleza, la ansiedad pasa inadvertida y no se diagnostica. Los principales síntomas son la tensión muscular, la hipertensión, molestias gastrointestinales, llegando incluso a la diarrea y la sudoración. Pensadlo por un segundo. ¿Cuántas veces habéis notado una tensión excesiva en el cuello sin motivo aparente o habéis tenido diarrea durante los dos días posteriores a una situación estresante y os habéis limitado a pensar que habéis comido algo que os ha sentado mal? El trastorno de ansiedad generalizada se desencadena como consecuencia de un desequilibrio químico cerebral (que es muy distinto a ser un desequilibrado mental) que no se soluciona a menos que la persona reciba un tratamiento.
Si notáis que os sentís tensos constantemente o que vuestros músculos están rígidos y no sabéis por qué, conviene que vayáis al médico. La hipertensión a largo plazo puede desembocar en cardiopatías y en envejecimiento neuronal prematuro. Así que ya sabéis, si sois unos Don Angustias, solicitad la ayuda de un especialista.

El catabolismo inducido por el estrés

Como supongo que habréis intuido, el cuerpo reacciona ante cualquier tipo de estimulación negativa e intenta restaurar su equilibrio. A veces, hasta se hace más fuerte para superar las tensiones crónicas a las que se ve obligado a enfrentarse (en ese contexto, la respuesta de adaptación a una gran resistencia es la hipertrofia muscular). El estrés es el resultado de aquellas situaciones físicas y psicológicas que superan la capacidad de control habitual del cuerpo. Aparte de la preocupación contante que ya hemos mencionado, este trastorno se manifiesta en forma de insomnio, fatiga e irritabilidad y, si se prolonga en el tiempo, puede conducir a la depresión.
El estrés del cuerpo cuando lo preparáis para un campeonato es muy parecido al que experimenta ante un peligro; ambas situaciones provocan acciones fisiológicas involuntarias, como la aceleración de la circulación sanguínea, la expansión de los pulmones y la tensión de los músculos. Además, el sistema nervioso empieza a liberar hormonas, como la adrenalina (epinefrina), en el torrente sanguíneo para indicar al organismo la existencia de una amenaza inminente que es preciso combatir.
El organismo reacciona del mismo modo a las situaciones de tensión que vivimos cada día. Cuando nos enfadamos o sentimos ansiedad por algo, el sistema activa el piloto automático. No nos damos cuenta, pero es así. Las glándulas suprarrenales empiezan a segregar hormonas del estrés y cortisol (el principal destructor del tejido muscular) para sofocar el estrés. Si es crónico (el que padece la mayoría de la población mundial), las fases fisiológicas que acabamos de citar tendrán lugar en el cuerpo día tras día.
Todos sabéis que la liberación ininterrumpida de cortisol daña el tejido muscular, pero ¿sabíais que también repercute en el sistema nervioso y en el inmunológico?
Es obvio que el estrés tiene el potencial de provocar numerosos problemas de salud que pueden perjudicar gravemente vuestros entrenamientos. Las cardiopatías, la presión sanguínea alta y los problemas digestivos derivados de este trastorno no os permitirán desarrollar la masa muscular, entre otros motivos, porque perderéis la concentración. Ello rebajará vuestra intensidad y aumentará el riesgo de lesión, debido a la fatiga y a la falta de recuperación de los músculos y de los ligamentos.
Uno de los síntomas más frecuentes del estrés es la dificultad para dormir. El sueño es lo que permite al sistema regenerar el tejido, sanar las enfermedades y producir las hormonas necesarias para el crecimiento. Además, las concentraciones de la hormona del crecimiento, así como de la testosterona, la hormona luteinizante y hasta la estimuladora de folículo son máximas en esos momentos. De modo que, si no respetáis esas horas de descanso, el cuerpo no se recuperará plenamente de los intensos entrenamientos y no será capaz de generar nuevo tejido muscular. Además, os sentiréis cansados durante todo el día y, para cuando lleguéis al gimnasio, habréis perdido toda la concentración. Se resentirán, tanto las sesiones de entrenamiento, como vuestra capacidad de recuperación. Como consecuencia, perderéis la masa muscular y no podréis trabajar lo bastante duro para volver a desarrollarla.
Hoy en día es tan normal que la gente tenga trastornos de ansiedad y de sueño, que lo único que hacen es visitar la consulta del médico de cabecera y pedir que le recete antidepresivos o ansiolíticos. Estos fármacos inhiben la reabsorción de un neurotransmisor llamado serotonina, liberado por las células nerviosas. La acumulación de este neurotransmisor es perjudicial para salud. Entre los efectos secundarios de estos medicamentos, se encuentran las nauseas, la sedación, el aumento de peso y los problemas que afectan a la sexualidad del individuo (falta de deseo sexual, dificultades para llegar al orgasmo y disfunciones eréctiles), la somnolencia, la pérdida de coordinación, la fatiga o la confusión mental. Algunos comprimidos ansiolíticos incluso pueden crear dependencia adictiva física y mental.

Crecer durmiendo

Pero por suerte, tenemos a nuestra amiga L-teanina. Como he comentado antes, se trata de un aminoácido natural procedente del té verde que no contiene ni cafeína ni teína y que se utiliza como tranquilizante desde hace mucho tiempo. Se ha demostrado que esta sustancia ayuda a relajar los músculos y a conciliar el sueño.
A diferencia de los medicamentos que hemos explicado hace un momento, la L-teanina no es un producto sintético, lo que significa que es segura para la salud, aun cuando se tome de manera prolongada. Pese a sus propiedades de relajación, no es sedativa y, por lo tanto, se puede consumir mientras se desempeñan actividades de la vida cotidiana, como conducir o trabajar con máquinas.
Todavía no se conoce el funcionamiento exacto de la L-teanina. No obstante, se han realizado muchos estudios sobre sus efectos en las ondas cerebrales y los neurotransmisores. Los científicos han descubierto que, como el aminoácido es capaz de cruzar la barrera hematoencefálica (BHE), ayuda a mantener el equilibrio de un gran número de neurotransmisores.
Un ensayo clínico en el que participaron 50 voluntarios mostró que una dosis de entre 50 y 200 miligramos de L-teanina aumentaba la actividad de las ondas cerebrales alfa, que son las que los investigadores utilizan para medir la relajación. Por consiguiente, se cree que los beneficios de esta sustancia de origen vegetal se deben a su capacidad para estimular la acción de dichas ondas.
Pero la L-teanina no sólo contribuye a relajar el cuerpo. También se ha confirmado que regula la presión sanguínea, debido a los mismos neurotransmisores que motivan la relajación. Los sujetos a quienes se les suministró L-teanina experimentaron un descenso moderado de la presión sanguínea después de su ingestión (no lo bastante excesivas como para que sus vidas corrieran peligro). El aminoácido cuida el sistema nervioso, así como el cardiovascular y previene las enfermedades cardiacas.
Además, la L-teanina, que por vez primera se aisló en 1950, ha demostrado que gracias a su singularidad de poder atravesar la barrera hematoencefálica y llegar al cerebro, ejerce acciones liberadoras de la hormona del crecimiento.
Los investigadores han podido comprobar que la L-teanina ejerce sus efectos al incrementar los niveles de ácido gamma butírico (GABA), así como de serotonina y dopamina y presenta afinidades micromolares con los receptores AMPA, Kainate y NMDA. Además, este aminoácido promueve la producción de sueño profundo, de ondas alfa, en el cerebro. De manera que su función es doble, porque ayuda a liberar más hormona del crecimiento y al mismo tiempo a tener un sueño reparador, un factor también esencial para la recuperación y desarrollo muscular.

Más hormona del crecimiento gracias a la L-teanina y mucho más

Los estudios lo han puesto de manifiesto, así como lo han corroborado los propios culturistas, que con una mayor producción de hormona del crecimiento la masa muscular se puede acrecentar, otros efectos de esta hormona es la reducción de la adiposidad corporal, un mayor reforzamiento de tendones y de ligamentos, por lo que se ve la fuerza muy incrementada. No en vano la administración exógena de esta hormona constituye uno de los mayores casos de dopaje entre la mayoría de los atletas, porque el incremento que alienta de las prestaciones físicas es muy importante. Pero la secreción de la hormona del crecimiento (HC) no solamente se puede conseguir por medio de la ingestión de L-teanina, sino que existen otros ingredientes naturales capaces de inducir un aumento de esa producción hormonal.
En concreto, los ingredientes que componen la fórmula del GP01 de Future Concepts incluyen toda una serie de compuestos nutricionales que han demostrado en diversos estudios científicos serios su capacidad para activar la producción de la HC.
En concreto se trata de compuestos como varios aminoácidos, tales como la glicina, la glutamina, la arginina, la ornitina, el potasio, la niacina, entre otros que han demostrado su habilidad para lograr una mayor circulación de hormona del crecimiento, además claro está que la L-teanina.
El producto en cuestión está diseñado para tomarse antes de irse a dormir, puesto que el 90% de la producción de HC se produce de noche durante el sueño profundo.

Un ingrediente natural capaz de potenciar el crecimiento por diversas vías

Ahora bien: sólo porque la L-teanina ayude a relajarse y a mantener la presión sanguínea en un umbral seguro no significa que tengáis que actuar de forma imprudente mientras la utilizáis. Si seguís malos hábitos con regularidad, como maltratar vuestro cuerpo con cafeína, alcohol, estimulantes y nicotina, anularéis el efecto de este fabuloso suplemento. Para que resulte eficaz, debéis llevar un estilo de vida sano y sin excesos.
Si, además de someter vuestro organismo al estrés originado por el entrenamiento, no lo liberáis de las situaciones tensas del día a día, no tardaréis en sucumbir a los cuadros de ansiedad y a la fatiga.
Necesitáis un suplemento que os ayude a combatir estos problemas para que podáis conseguir vuestras metas. La L-teanina relajará vuestros músculos y vuestra mente, favoreciendo vuestra concentración y la recuperación corporal después de las arduas sesiones. Os permite relajaros más, dormir mejor y por tanto recuperaros para permitir un mayor crecimiento.
El suplemento de L-teanina es indispensable, de eso no cabe la menor duda.