Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Para sumar más masa

Por Xavier Fox

Como culturista y ávido lector de BodyFitness’ MuscleShow, seguramente sois conscientes de los beneficios que los suplementos de proteína de suero pueden proporcionaros. Sin embargo, cuando os estáis preparando para disputar grandes batallas sobre el escenario, tenéis que encontrar alguna forma de hacer que los suplementos de proteína funcionen mejor y os devuelvan más de vuestra inversión.

El desafío es no conformarse con lo que se supone que el suplemento básico de proteína de suero puede hacer, sino combinarlo con otros nutrientes que le proporcionen un efecto sinérgico más allá de sus capacidades normales.

A pesar de que la proteína de suero en sí misma es una poderosa parte de vuestro programa de suplementación, al igual que vuestro cuerpo, ésta también puede ser reforzada para ser todavía más eficaz.

La proteína de suero es mucho más que un simple suplemento para construir músculo, porque realiza un gran número de funciones además de las que son críticas para tener éxito en el culturismo. ¿Conocéis todas esas hormonas necesarias para que vuestro cuerpo funcione correctamente y construya músculo? Pues bien, todas necesitan proteína para ser sintetizadas. ¿Y qué hay del sistema inmune? Si queréis ser capaces de recuperaros y manteneros saludables, eso también requiere proteína. La producción de energía, la síntesis proteínica, el metabolismo de la grasa… y todo lo que se os ocurra, si lo hace el cuerpo, la proteína está implicada en uno u otro nivel.

Existe también un aspecto más de los suplementos de proteína de suero que debe considerarse. La mayoría de culturistas consume masivas cantidades de proteína con el fin de construir la clase de masa muscular que les permita ganar competiciones, pero con ese incremento de proteína también viene el aumento de las calorías y esto genera el dilema común del culturismo. Todo culturista necesita la suficiente proteína para favorecer la adquisición de enormes cantidades de músculo, pero sin llegar a convertirse en el doble del muñeco de Michelín, es decir sin llegar a ponerse gordo. Por tanto, vuestro suplemento de proteína de suero debería servir también para ayudaros a quemar grasa. Así que, ¿qué podéis añadir a vuestro suplemento de proteína para que éste sea más productivo?

Acetil-L-carnitina (ALC)

La acetil-L-carnitina es el primer elemento con el que empieza la fiesta. La mayoría de la gente conoce la carnitina como un suplemento que se usa para incrementar el ritmo al que se metaboliza la grasa. Esto lo consigue aumentando la cantidad de grasa que puede transportarse a la mitocondria, dónde se quema como combustible. Ser capaz de poder mostrar la musculatura definida es fantástico, pero en realidad la carnitina puede ayudaros a desarrollar más músculo mientras estéis consumiendo la suficiente cantidad de proteína, ya que se ha demostrado en varios estudios que la carnitina en forma acetilada permite que se pueda utilizar más testosterona para construir masa muscular.

En experimentos controlados en laboratorio, la carnitina incrementó el número de receptores andrógenos antes de la sesión en los individuos participantes en el estudio. Los receptores andrógenos actúan como mediadores en el mecanismo que desempeña la testosterona libre sobre la síntesis de proteína. Puesto que la mayor parte de la testosterona libre del cuerpo no está disponible para construir músculo, aumentar el número de receptores disponibles permite que se puede aprovechar mejor toda la testosterona disponible.

Así, la acetil-L-carnitina ayudará a transportar niveles superiores de testosterona anabólicamente activa para ser empleada en la construcción muscular y también permite que se utilice más proteína para ese objetivo.

Otro factor interesante a considerar es que debéis consumir una buena parte de ese suplemento de proteína justo después de entrenar para maximizar los beneficios, no sólo antes de ejercitarse.

Puesto que entrenar con ejercicios compuestos y pesados aumenta la producción de testosterona, resulta de sentido común que queráis sacar provecho de esa elevación hormonal con un suplemento que hace que vuestro cuerpo sea más eficiente en absorberla. Así que, si vais a utilizar proteína en polvo, ese suplemento sería mucho más eficaz si incorporase unos 1.000 miligramos de ALC en su fórmula.

OKG (Ornitina Alfa Cetoglutarato)

La ornitina es otro suplemento que ayuda a quemar grasa y a sumar nuevo músculo. Al igual que la carnitina, la ornitina, es un aminoácido, de manera que también favorece que el cuerpo sintetice mejor la proteína. Cuando se consume en suficiente cantidad, la OKG ha demostrado varios estudios que aumenta la producción de hormona del crecimiento (HC) y como todos sabemos, esta hormona es la que acelera tremendamente el metabolismo de la grasa y la síntesis proteínica. Si hay algo que puede potenciar el consumo de proteína, eso es definitivamente tomar algo que incremente los niveles de hormona del crecimiento. Lo mejor de todo es que incluso cuando no se tome la suficiente cantidad de OKG como para incrementar la producción de hormona del crecimiento, los estudios han puesto de manifiesto que la ornitina alfa cetoglutarato aún así eleva el ritmo de la metabolización de la grasa.

He aquí una muy interesante información acerca de la OKG. Está molécula compuesta de ornitina y de cetoglutarato es tan eficaz para acelerar la reparación del tejido muscular erosionado, que con frecuencia es empleada con los pacientes hospitalizados para recuperarse de grandes operaciones o que necesitan hospitalización por problemas de regeneración de piel o tejidos, como los grandes quemados. ¿Reparar los tejidos? ¿No es eso lo mismo que sucede cuando un culturista erosiona las fibras musculares con las pesas y luego han de regenerarse con nuevas proteínas para volverse más grandes y fuertes?

Umm, parece muy ventajoso que vuestro suplemento de proteínas contenga OKG (al menos 1.000mg) sobre todo en la dosis que toméis justo después de entrenar.

KIC (cetoisocaproato)

Un suplemento muy poco conocido que puede maximizar el potencial de crecimiento muscular de vuestro suplemento de proteína es el alfa cetoisocaproato (KIC). Se trata de un cetoácido del aminoácido leucina.

Todos hemos oído hablar de los aminoácidos de cadena ramificada BCAA, pues bien, el cetoisocaproato es un cetoácido de cadena ramificada, que es químicamente similar a los BCAA excepto que tiene un grupo ceto en lugar de un grupo amino. Sin embargo, lo único que importa a los culturistas es el hecho que es altamente anticatabólico, lo cual significa que inhibe la degradación del tejido muscular. Lo único mejor que construir nuevo músculo, es evitar que el ya existente sea descompuesto.

Es el equivalente a ingresar dinero en vuestra cuenta corriente (anabolismo) mientras que al mismo tiempo ganáis intereses por no sacar nunca el dinero del banco (anticatabolismo).

Cuando estáis en el gimnasio moviendo montañas de peso, el entrenamiento intenso es catabólico, por tanto es importante combatir los efectos catabólicos del entrenamiento con pesas si queréis llegar a progresar. En un entorno dónde imperan las acciones de catabolismo, las células se dañan y la proteína en realidad se escapa de éstas dónde es necesaria para la reparación de los tejidos. El cetoisocaproato evita que ocurra eso, de manera que la proteína no abandona la célula. Por consiguiente, si podéis lograr que la proteína no abandone la célula, el mejor momento para que eso ocurra es justamente después de entrenar, cuando vais a inundar el sistema con una gran cantidad de proteína con vuestro suplemento proteínico postentrenamiento.

Debéis conseguir al menos 1.000 miligramos de KIC con vuestro suplemento de proteínas para maximizar la capacidad de crecimiento.

Fosfatidilserina

Crear un entorno anticatabólico es absolutamente crítico cuando el cuerpo está intentando utilizar la proteína para reconstruir y regenerar nuevo tejido muscular. Para proporcionar al KIC un valor añadido debéis incorporar a la fórmula la fosfatidilserina.

Se trata de un fosfolipido muy eficaz para suprimir el cortisol, que es la hormona que destruye el tejido muscular, poniendo vuestro cuerpo en un estado catabólico. El cortisol es liberado cada vez que el cuerpo experimenta alguna forma de estrés, de manera que cada vez que sintáis tensión financiera, presión en el trabajo, problemas derivados de las relaciones, miedo y especialmente el estrés proveniente del entrenamiento pesado… vuestro cuerpo secretará cortisol. Eso es muy malo, puesto que esta hormona catabólica no sólo descompone el tejido muscular, sino que también inhibe la producción de testosterona y como sin duda sabéis la cantidad generada de ésta está directamente relacionada con vuestra capacidad para crear nuevo tejido muscular y eliminar la grasa.

Un estudio publicado en el International Society of Sports Nutrition puso de manifiesto que tomar una dosis de 800 miligramos de fosfatidilserina bloqueaba la secreción de cortisol, permitiendo que los individuos de la prueba alcanzasen una proporción de casi 2:1 a favor de la testosterona. Al eliminar el cortisol, la fosfatidilserina evita que el tejido muscular sea sacrificado y también mantiene los niveles de testosterona más elevados, de manera que esta hormona pueda llevar a cabo todas las maravillosas funciones que la naturaleza le permite ejercer para que os convirtáis en un monstruo de la masa.

Devoradores de radicales libres

Si vais a crear un entorno en el que el cuerpo pueda crecer sin miedo a caer en el catabolismo, entonces deberéis aseguraros de que los radicales libres se mantienen a raya para que no puedan infligir daños. Los radicales libres suelen campar a sus anchas después de una intensa sesión de entrenamiento, así que vuestro suplemento de proteína debería aportar suficientes antirradicales para evitar que estas moléculas dañinas no interfieran con el crecimiento e impidan que el cuerpo emplee la proteína para crecer. Dos de los mejores antirradicales son la vitamina C y la quercetina.

La vitamina C es un antioxidante muy conocido que protege tanto el tejido muscular como la sangre de los dañinos efectos de los radicales libres. Una de las cosas más impresionantes de la vitamina C es que los estudios han demostrado que 1.000 miligramos al día reducen la cantidad de cortisol producida por el cuerpo. Así que la vitamina C aporta los electrones que necesitan los radicales libres y así evitar que éstos degraden el músculo y de rebote ayuda a que la producción de testosterona sea maximizada.

El otro impresionante antirradical es la quercetina, un agente muy eficaz para combatir los radicales libres y los daños que éstos causan. Otra particularidad muy destacable de este compuesto es que los estudios han revelado que ayuda a producir más óxido nítrico (NO) al aumentar la función endotelial. Mayores niveles de NO conducen a la vasodilatación que a su vez favorece congestiones musculares más intensas y permite que se proporcionen más nutrientes a los músculos (tales como las proteínas reconstructora de tejidos). Cuando llegan más nutrientes a los músculos se puede emplear más energía y se construye más músculo. Esto significa que os podéis poner más masivos y al tiempo reducir los acopios de adiposidad y por tanto poder lucir mejor la masa conseguida.

La guinda del pastel

Cuando elijáis un suplemento de proteína también deberéis mantener presente que vuestro cuerpo requiere asimismo nutrientes para mantener las articulaciones sanas y también para minimizar la inflamación. El sulfato de glucosamina y los omega 3 son justamente nutrientes excelentes para estos propósitos. El sulfato de glucosamina ayudará a reparar y a regenerar nuevo cartílago, para que las articulaciones se mantengan sanas y os permitan soportar los pesos pesados empleados sesión tras sesión. Además, funciona en combinación con la vitamina C para producir más colágeno para la salud articular.

Los ácidos grasos omega 3 deben consumirse porque son esenciales y muy eficaces cuando se trata de evitar la inflamación. Además de ser fantásticos antiinflamatorios, los omega 3 también evitan el crecimiento del cáncer, mejoran la función cerebral, promueven la integridad celular y la fluidez para hacer que los nutrientes se transporten más fácilmente a las células, incrementan la producción de prostaglandinas que dilatan las venas para permitir que llegue más oxígeno y nutrientes a los músculos, ayudan al control del calcio, controlan la regulación hormonal y también el crecimiento celular. Oh, sí, es cierto, los omega 3 son grasas y muchas de las vitaminas y minerales que consumís son liposolubles, lo que significa que vuestro cuerpo no las absorberá a menos de disponer de las grasas óptimas. Por tanto, procurad que vuestro suplemento proteico incluya 500 miligramos de sulfato de glucosamina y omega 3 por servicio

Los ergocéuticos de Future Concepts, mucho más que simples suplementos de proteína de suero

Existen muchos suplementos de proteína de suero disponibles en el mercado, pero muy pocos os devuelven con creces el dinero que cuestan, porque la mayoría sólo proporcionan calorías procedentes de las proteínas que pocas veces se absorben por completo.

Para empezar, numerosos estudios han evidenciado que la situación del entorno metabólico no es la misma cuando el cuerpo está en reposo, como cuando está alterado tras una sesión intensa de entrenamiento y tanto los hombres de ciencia como los culturistas con suficientes conocimientos, saben de sobras que ese es el batido más importante y el que más beneficios proporciona, puesto que es el que puede acelerar la fase de regeneración y de crecimiento.

Por eso mismo Future Concepts ha creado dos fórmulas proteínicas excepcionales y diferenciadas entre sí.

WP P 11 una fórmula para justo después de entrenar

Este ergocéutico de Future Concepts no es otro batido más de proteína de suero con buen sabor, no, de esos hay muchos en el mercado, el WP P 11 constituye un verdadero cóctel de sustancias específicamente reunidas para actuar en el metabolismo justo después de entrenar y hacer diana en todos los procesos que conducen a la creación de masa muscular.

Proteínas rápidas de máxima bio-asimilación

Para empezar, después de entrenar vuestros músculos precisan grandes cantidades de proteína pero que puedan llegar enseguida a las células musculares para iniciar los procesos de regeneración y de construcción del tejido muscular. En ese sentido, el WP P11 aporta por cada dosis de 100 gramos, 60 de proteínas procedentes del aislado y del concentrado del suero, un aislado no comercial que posee una elevadísima configuración de fracciones beneficiosas del lactosuero (beta lactoglobulina -50-55%-, alfa lactalbumina -20-25%-, inmunoglobulinas -10-15%-, albumina sérica bovina -5-10%-, glucomacropéptidos -2-5%-, lactoferrina -1-2%-, lactoperoxidasa -0.5%-, liosozima -0.1%-), si observáis las etiquetas de otros suplementos de proteínas no encontraréis estas fracciones séricas, simplemente porque esas proteínas del suero proceden de fuentes más baratas y extraídas mediante procesos que degradan la estructura natural de la proteína. Los estudios han puesto de manifiesto que la proteína que contiene este ergocéutico estimula el sistema inmune.

Hidratos de carbono rápidos para reconstituir el glucógeno e iniciar la recuperación

Otro de los nutrientes que vuestros músculos necesitan con urgencia después de entrenar son los hidratos de carbono para restablecer los depósitos de glucógeno y activar la recuperación. En este caso, para lograr ese propósito es menester administrar un tipo de hidrato de carbono rápido y de máximo índice glucémico, como la dextrosa, que el WP P 11 proporciona, en cantidad de 30 gramos por servicio.

La guinda del pastel: los compuestos que marcan la diferencia

De hecho, el origen de las proteínas de este ergocécutico lo colocan muy por encima de cualquier otro suplemento de proteínas, pero la guinda del pastel la constituyen los numerosos compuestos específicos que contiene, por ejemplo:

Acetil-L-carnitina (ALC): con 1.000mg por dosis para activar el anabolismo y mejorar la función de la testosterona.

Ornitina alfa cetoglutarato (OKG): con 1.000mg para mejorar la producción de hormona del crecimiento y potenciar la ganancia de músculo y la pérdida de grasa.

Ceto-isocaproato (KIC): con 1.000mg constituye uno de los mejores agentes anticatabólicos que se conocen, pues bloquea la degradación de las proteínas que forman los tejidos.

Fosfatidilserina: un agente que ha demostrado en los estudios que bloquea la producción de cortisol (la hormna catabólica).

Sulfato de glucosamina: un agente reconstructor de los cartílagos y tejidos articulares.

Omega 3: ácidos grasos esenciales que favorecen las funciones orgánicas y elevan la sensibilidad a la insulina.

Ácido ascórbico: antioxidante de gran calado.

N-acetil cisteina( NAC): antioxidante y anticatabólico.

Ácido lipoico: activador de la función insulínica.

Quercetina: antioxidante y vasodilatador.

Glutation reducido: el más poderoso antioxidante conocido.

Extracto de alcachofa (Cynara scolymus): protector y depurador hepático.

Piridoxina: indispensable para la metabolización de los aminoácidos.

Papaina: enzima proteolítica para aumentar la digestión de las proteínas.

Bromelaina: enzima proteolítica para aumentar la digestión de las proteínas.

Lisofosfatidilcolina: agente que incrementa la absorción al aumentar la porosidad de las paredes del ileon.

Cloruro de cromo: mejora la función de la insulina.

Curcumin(curcuma longa linn): antioxidante y potenciador de la absorción.

Complejo vitamínico: facilita las funciones metabólicas generales y el bienestar.

Como podéis comprobar, el WP P11 no es un simple suplemento de proteínas, sino un verdadero arsenal de compuestos específicos para acelerar el crecimiento de los músculos si lo administráis en los 30 minutos después de machacar en el gimnasio, que es para cuando ha sido diseñado.

Pero y fuera de ese momento de después de entrenar, ¿podéis tomar esta fórmula? Sí, podéis, pero Future Concepts ha diseñado una fórmula ligeramente distinta, para administrarse fuera de esos momentos posteriores al entrenamiento en que el metabolismo está alterado.

Se trata del WP R 10 que se puede consumir durante el día.

WP R 10 una fórmula para uso durante el día

La gran diferencia entre el estado del cuerpo después de entrenar y durante el resto del día, es que después de la sesión se atraviesa una fase acelerada de sobrecompensación, que se ha dado en llamar la ‘hora de oro del crecimiento’ o también: “la ventana anabólica”, mientras que durante el resto de la jornada esa aceleración transitoria no existe, pero como es evidente si aspiráis a convertiros en monstruos de la masa, más os vale nutrir correctamente los músculos durante el resto del día, además de favorecer las acciones de anabolismo y frenar las de catabolismo.

Para tal caso Future Concepts ha desarrollado WP R 10 que presenta las siguientes características:

Proteínas rápidas y lentas de máxima bio-asimilación

Puesto que durante el día no existe la aceleración metabólica que se origina después de entrenar, ahora es mejor contar con un aporte de proteínas prolongado y sostenido.

En ese sentido, el WP P11 aporta la misma proteína de suero (aislado y concentrado) por sus fracciones biológicas, pero para contar con otras fuentes proteínicas más lentas en digerirse y llegar a la circulación, Future Concepts ha optado por añadir proteína de caseína y de huevo. De tal forma que tras consumirlo llegue una primera oleada de péptidos y aminoácidos a la circulación procedentes del aislado del suero, luego del concentrado del suero, para más tarde entrar en acción las proteínas resultantes de la digestión del huevo y por fin de la caseína.

Hidratos de carbono lentos para suministrar energía prolongada

Los carbohidratos rápidos del WP P 11 generan una subida de insulina, muy positiva después de entrenar, pero cuando no entrenáis esa subida puede provocar la lipogénesis, es decir la creación de grasa corporal. Por tanto, fuera del momento inmediatamente después a la sesión los hidratos de carbono han de ser lentos y evitar provocar un pico de insulina. Justo lo que se ha incluido en el WP R10, que tomaréis entre comidas a lo largo del día, e incluso antes de ir a dormir.

La guinda del pastel: los compuestos que marcan la diferencia

En realidad el WP R10 y el WP P 11 comparten varias moléculas, especialmente las que tienen como objetivo elevar el anabolismo, detener el catabolismo, etcétera, por ejemplo el WP R 10 incluye:

Acetil-L-carnitina (ALC): con 2.000mg por dosis para activar el anabolismo y mejorar la función de la testosterona (en efecto, aquí la dosis es doble porque la absorción del producto es más lenta).

Ornitina alfa cetoglutarato (OKG): con 1.000mg para mejorar la producción de hormona del crecimiento y potenciar la ganancia de músculo y la pérdida de grasa.

Ceto-isocaproato (KIC): con 1.000mg constituye uno de los mejores agentes anticatabólicos que se conocen, pues bloquea la degradación de las proteínas que forman los tejidos.

Omega 3: ácidos grasos esenciales que favorecen las funciones orgánicas y elevan la sensibilidad a la insulina.

Triglicéridos de cadena media (MCT): favorecen la adquisición de masa magra y aceleran la pérdida de grasa.

Ácido hidroxicitrico (HCA): bloquea y anula la formación de grasa a partir de los excedentes de hidratos de carbono de la dieta.

Ácido linoleico conjugado (CLA): favorecen la adquisición de masa magra y aceleran la pérdida de grasa.

L-tirosina: activa la glándula tiroides, activa la secreción de las hormonas epinefrina y norepinefrina y la eliminación del tejido graso.

Gluconato potásico: ayuda en la producción de hormona del crecimiento.

Magnesio quelado: favorece la producción y función de la testosterona.

Quercetina: antioxidante y vasodilatador.

Piridoxina: indispensable para la metabolización de los aminoácidos.

Papaina: enzima proteolítica para aumentar la digestión de las proteínas.

Bromelaina: enzima proteolítica para aumentar la digestión de las proteínas.

Lisofosfatidilcolina: agente que incrementa la absorción al aumentar la porosidad de las paredes del ileon.

Cloruro de cromo: mejora la función de la insulina.

Complejo vitamínico: facilita las funciones metabólicas generales y el bienestar.

En pocas palabras, que como veis tampoco se trata ni mucho menos de un suplemento convencional de proteínas, sino de una verdadera maravilla de la ingeniería nutricional.

A diferencia del WP P11, que debe consumirse únicamente después de entrenar, el WP R 10 podéis tomarlo libremente en cualquier momento del día o de la noche, excepto después de entrenar.

Existen suplementos de proteína y también fórmulas proteínicas de máxima eficacia

Las revistas, Internet, las tiendas de nutrición y el mercado en general están saturados de suplementos de proteínas, pero hay suplementos de proteína y fórmulas proteínicas avanzadas de máxima eficacia. Si sois serios acerca de alcanzar vuestro máximo potencial de crecimiento, entonces no podéis limitaros a engullir una proteína en polvo cualquiera, porque puede que la mayor parte acabe en el retrete o acumulada en forma de tejido adiposo.

Además, no se puede consumir una misma proteína en distintos momentos del día porque las necesidades del cuerpo varían y las condiciones metabólicas también.

No, ese no es el camino, debéis aseguraros de obtener una fórmula lo suficientemente bien diseñada como para que cada uno de los aspectos involucrados en la absorción, utilización y metabolización de la proteína esté bien calculado, además de favorecer el entorno hormonal y metabólico para el crecimiento, así como incluir ingredientes que activen la eliminación de grasa, reducir la inflamación, mantener el cuerpo fuera del estado catabólico y también aumentar la energía.

Sólo Future Concepts ha desarrollado dos fórmulas proteínicas en las que ha aplicado los descubrimientos que la ciencia ha realizado en materia de maximización del desarrollo muscular.

Entrenaos con rigor y con intensidad y haced que el WP R 10 y el WPP 11 formen parte de vuestro programa nutricional.

Vuestro dinero es demasiado importante como para no invertirlo de la mejor manera.