Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

modifier
MEDIANTE LA DIETA Y CIERTOS SUPLEMENTOS

Por Al Wilson

Puede que ni se os haya cruzado por la mente la posibilidad de subir a un escenario de competición, sino que os machacáis cada día con las pesas con el único objetivo de transformar vuestro físico y su composición corporal.

En resumen, queréis aumentar músculo y reducir grasa y por eso os entrenáis como fieras.

Pues aunque os parezca mentira, los estudios han demostrado que para eso es más importante lo que hacéis fuera del gimnasio que dentro.

Cuando un neófito se acerca al gimnasio su única obsesión es levantar mucho peso y averiguar cómo hacer cuantos más ejercicios mejor, así como para qué sirve cada uno, en un afán por descubrir los trucos que cree que le proporcionarán esos músculos grandes y relucientes que tanto ansía. Para muchos la consecución del cuerpo con el que sueñan empieza y acaba en el gimnasio, con el trasiego de las barras y las mancuernas, pero se equivocan y por mucho. Si supieran que los estudios más recientes confirman que a la hora de desarrollar la musculatura y modificar la composición corporal tiene más relevancia lo que se hace fuera de la sala de pesas que dentro de ella, se quedarían estupefactos.

Pero es así. Es un hecho que el entrenamiento constituye un estímulo para iniciar una serie de cambios y reacciones químicas que dan origen a la activación de los procesos que derivan en la hipertrofia o aumento del tamaño de los músculos, pero éste no es más que eso, el primer paso, y si no se suceden otros ese incremento de la musculatura no tendrá lugar. Básicamente, el entrenamiento tiene que producir una erosión de las fibras musculares que deben repararse posteriormente y tras la regeneración de sus estructuras proteínicas se realiza una sobrecompensación en la que además de reparar ese daño fibrilar se añade más proteína para reforzarlas y que la próxima vez que se vean enfrentadas a esa situación la puedan soportar mejor. Ese es el principio del aumento de la fuerza y del tamaño muscular: destruir para luego reconstruir más fuerte; pero para eso es preciso que el cuerpo disponga de suficientes elementos constructores de los tejidos (nutrientes) o de lo contrario no es posible que se produzca el crecimiento.

Por ejemplo, en diversos estudios se ha podido comprobar como los sujetos que se entrenaban con gran dureza pero no seguían una dieta óptima, no obtenían los mismos resultados que aquellos que sin entregarse con la misma dureza al entrenamiento, en cambio llevaban una dieta rica en proteínas y calorías que favorecía el entorno anabólico idóneo para la síntesis de nuevas estructuras. Ese aspecto ha sido contrastado en numerosas ocasiones.

Pero para lograr transformar la composición corporal y lucir un cuerpo musculoso e impresionante no basta con aumentar los músculos, sino que también es necesario que éstos se vean definidos, es decir que no estén recubiertos por una capa de grasa.

Y de la misma forma que el crecimiento de los músculos depende más del entorno metabólico y rico en nutrientes (anabólico) que del propio entrenamiento, a la hora de reducir la adiposidad subcutánea y hacer aparecer los músculos bien definidos, también es más importante lo que se come y lo que no se come, así como el entorno y ritmo metabólico, que el ejercicio que se hace en el gimnasio.

¿No conocéis a chicos que se entrenan como fieras sin fallar un día y cuya musculatura no es nada del otro jueves? Y ¿no habéis visto a esos/as que no paran de hacer aeróbic (incluso los monitores/as) y sin embargo están recubiertos de grasa?

Esa es la prueba viviente de que el entrenamiento es solamente una pequeña parte del conjunto de procesos que pueden llegar a transformar el físico.

Las otras dos ecuaciones relevantes son la dieta y algunas sustancias naturales capaces de inducir los cambios metabólicos necesarios para favorecer esa transformación corporal.

Transformar la composición corporal gracias a la dieta

Ni que decir tiene que la dieta constituye el factor esencial para modificar la composición corporal. Siempre se ha dicho “somos lo que comemos” y deberíamos añadir “Según comemos así nos vemos” porque la alimentación influye directamente en el aspecto y la composición corporal. Si coméis más calorías de las que el cuerpo puede quemar en sus funciones y en las actividades cotidianas, ese exceso se acumulará en forma de tejido adiposo de reserva. Si consumís demasiado azúcar, o hidratos de carbono refinados y rápidos, eso provocará una subida de insulina que fomentará la formación de grasa subcutánea. En cambio, si no consumís la suficiente proteína, entonces los músculos no podrán reconstruirse después de las sesiones y proceder al aumento de las fibras y por tanto de los músculos.

Si sois delgados entonces vuestro objetivo debe ser comer muchas calorías, así como proteínas y carbohidratos para favorecer la ganancia de peso y repartirlas en varias pequeñas comidas, al menos de cinco a siete al día.

Si sois del tipo endomorfos, de los que se engordan con facilidad y se ven todo el año recubiertos por una capa de grasa, entonces el tema puede ser más complicado, porque debéis reducir las calorías para forzar al cuerpo a utilizar su reserva energética en forma de grasa, pero no tanto como para que no se destruya el tejido muscular (catabolismo) durante el proceso.

En ambos casos la dieta es la esencial para favorecer la ganancia de masa y la reducción del coeficiente graso y de hecho, con algunas pequeñas modificaciones la dieta óptima es básicamente igual para ambos casos.

Ejemplo de dieta culturista

Para ganar masa magra

1ª comida

  • Tortilla de 8 claras
  • 225g de solomillo
  • 230g de avena (51g de carbohidratos)

2ª comida

  • 340g de tilapia
  • 230g de arroz integral (67g de carbohidratos)
  • 3ª comida
  • 340g de pechuga de pavo
  • 225g de boniato (30g de carbohidratos)

4ª comida

  • 340g de pechuga de pollo
  • 150g de arroz integral (45g de carbohidratos)

5º comida

  • 340g de pechuga de pavo
  • 225g de boniato (30g de carbohidratos)

6º comida

  • 340g de pechuga de pollo
  • 150g de arroz integral (45g de carbohidratos)

7º comida

  • 340g de salmón
  • 250g de brócoli

8º comida

  • 340g de panga
  • 6 espárragos grandes

Totales aproximados:

  • Calorías 4600
  • Proteína 630g
  • Carbohidratos 270g
  • Grasa 100g

1ª comida

  • Tortilla de 6 claras
  • 200g de solomillo
  • 175g de avena (38g de carbohidratos)

2ª comida

  • 250g de tilapia
  • 150g de arroz integral (45g de carbohidratos)

3ª comida

  • 250g de pechuga de pavo
  • 225g de boniato (30g de carbohidratos)

4ª comida

  • 250g de pechuga de pollo
  • 150g de arroz integral (45g de carbohidratos)

5º comida

  • 200g de pechuga de pavo
  • 250g de espinacas

6º comida

  • 200g de pechuga de pollo
  • 5 espárragos grandes

7º comida

  • 200g de salmón
  • 250g de lechuga

8º comida

  • 200g de panga
  • 5 espárragos grandes

Totales aproximados:

  • Calorías 2500
  • Proteína 320g
  • Carbohidratos 160g
  • Grasa 65g

Nota: Observad que ambas dietas son iguales en el número de comidas y en el tipo de alimentos, los cambios entre ambas estriban en el total de calorías y en las cantidades de los alimentos, especialmente en los hidratos de carbono, que se reducen bastante hacia el final del día para obligar al cuerpo a obtener el combustible a partir de sus reservas de grasa. La proteína no se reduce mucho en aras de sustituir parte de las calorías mermadas por el menor consumo de hidratos de carbono y para evitar la pérdida de grasa.

 

 

Activar el metabolismo con ciertos suplementos naturales

Nos guste o no, la realidad es que la diferencia entre incrementar la masa muscular o no, y entre acumular de tejido adiposo o su eliminación, dependen del funcionamiento del metabolismo más que del tipo o de la cantidad de ejercicio que hagáis y también la eficacia de la dieta, puesto que a fin de cuentas el metabolismo engloba todas las reacciones químicas del cuerpo tendientes a producir energía, calor corporal, grado de uso de las calorías, así como su capacidad para quemarlas o acumularlas como reserva para posterior uso. En otras palabras, tanto vuestros niveles de energía como la capacidad de crear músculo y destruir la grasa dependen del funcionamiento del metabolismo.

La ciencia ha comprobado que existen algunos compuestos naturales capaces de inducir la inhibición o la activación de ciertos procesos metabólicos capaces de generar la adquisición y la preservación de la masa muscular, al tiempo que otros promueven la degradación del tejido graso de reserva. De hecho, estas acciones lo que hacen es acelerar algunas funciones del metabolismo y promover que éste actúe con un mayor calado y propicie un entorno anabólico favorable a la construcción de nuevo músculo, al tiempo que descompone el tejido grasa.

Entre esos ingredientes cuyos efectos han sido bien comprobados por la ciencia están:

 

 

Guarana

La guarana (Paullinia Cupana) es una planta nativa de Sudamérica cuyas semillas son una fuente muy rica en cafeína. Los nativos de esa zona del Mundo la han venido usando desde hace siglos, desde mucho antes del descubrimiento de Brasil, por sus efectos tónicos y energéticos que se atribuyen al contenido de cafeína de la planta.

Entre estos efectos se incluye el aumento del rendimiento físico1, incremento de la combustión de las grasas2,3 y eliminación del tejido adiposo3,4,5, elevación de los ácidos grasos en la sangre2 y niveles más altos de catecolaminas (las hormonas responsables de la acción rápida de defensa o de huida, o sea la adrenalina o norepinefrina)5.

La cafeína provoca la utilización de la grasa corporal al menos por dos mecanismos, inhibe la actividad del receptor de adenosina5 y la enzima fosfodiesterasa5,6, lo que resulta en niveles más altos de norepinefrina. La norepinefrina produce la termogénesis,7,8 es decir que envía la señal al cuerpo para quemar el exceso de calorías como producción de calor corporal y aumenta la oxidación de las grasas.

 

 

Extracto de té verde

De los estudios llevados a cabo con el extracto de té verde se deduce que éste aumenta la termogénesis, la eliminación de la grasa, así como también eleva los niveles de norepinefrina.

El té es la bebida más consumida en el mundo, después del agua, y en las culturas de Oriente la vienen utilizando desde hace más de 5.000 años. El extracto del té verde también posee la propiedad de reducir el apetito y la absorción de la grasa.

El principal compuesto que parece ser el responsable de la eliminación de peso graso es la epigalocatequina galato (EGCg) y la cafeína, que también forma parte del té.

Recientemente se ha llevado a cabo un estudio muy interesante en el que se analizaron los efectos del extracto estandarizado de té verde sobre los humanos9. A los participantes en el estudio se les introdujo en una cámara respiratoria especial donde los investigadores podían medir cuántas calorías y grasa se quemaban (efecto termogénico) así como sus niveles de norepinefrina, y la excreción de nitrógeno.

Como sabéis la norepinefrina es la hormona número uno del cuerpo para la combustión de la grasa, denominada como una catecolamina, y la excreción del nitrógeno indica si el cuerpo elimina tejido muscular.

Los investigadores pudieron constatar que con el consumo del extracto de té se llegó a eliminar hasta un 35% más de grasa corporal y más calorías. Asimismo los niveles de norepinefrina fueron un 40% más elevados. Se cree que el té produce esos efectos al evitar la descomposición de la norepinefrina por la enzima catecol-O-metiltransferasa (COMT), lo que redunda en mayores niveles en el cuerpo de esa hormona, que como hemos dicho degrada el tejido graso. De los análisis resultantes se pone de manifiesto que a pesar del mayor gasto calórico producido, no se incrementó la destrucción del tejido muscular, sino que éste se preservó intacto.

Otros estudios posteriores han respaldado estos mismos resultados. Por ejemplo, en uno reciente en el que se inyectó a ratones de laboratorio el EGCg se observó una reducción en su ingesta de alimento, así como en su peso corporal10, de lo que podemos asumir los efectos de reducción sobre el apetito, así como de unos niveles mayores de norepinefrina.

En otro estudio japonés se alimentó a un grupo de ratones con una dieta alta en grasas junto con saponinas del té y se pudo comprobar en los animales una pérdida del peso corporal, disminución del tamaño de las células grasas y niveles superiores de eliminación de grasa en las heces11. Los autores del estudio llegaron a la conclusión de que las saponinas del té pueden retrasar la absorción de la grasa en el intestino, lo cual puede muy bien traducirse en el mantenimiento de unos niveles más saludables de colesterol.

Otro estudio publicado en el Journal of Nutritional Biochemistry confirma que el té verde inhibe la producción de una enzima que destruye las grasas en el intestino, evitando por consiguiente su absorción hasta en un 40%12.

Estos dos últimos estudios ponen de manifiesto otro mecanismo por el cual el té verde puede ayudar a los que hacen dieta a deshacerse de la grasa. Cabe subrayar que en estos estudios la alimentación no era selectiva, lo que significa que los resultados pueden incluso ser mejores cuando alguien elige bien los alimentos que consume.

 

 

Ácido hidroxicítrico (HCA)

Otro ingrediente muy interesante es el ácido hidroxicítrico, que se obtiene del fruto de la garcinia cambogia y que asimismo constituye una buena herramienta para eliminar la grasa corporal. Esta baya se ha venido empleando en la cocina del sur de la India desde hace siglos como especia y conservante y en los últimos tiempos el ácido hidroxicítrico ha sido estudiado ampliamente por su capacidad para bloquear la conversión de los carbohidratos en ácidos grasos.

De esos numerosos estudios se desprende que el HCA reduce la ingestión de alimento por la moderación del apetito, inhibe la conversión de los glúcidos en lípidos, aumenta el gasto energético, así como la oxidación de la grasa.

Un estudio noruego descubrió que los sujetos que participaron en él perdieron 13 kilos y experimentaron una reducción del apetito13. Cuando se administró el ácido hydroxicitríco a individuos moderadamente obesos, éstos perdieron cuatro kilos y medio de promedio en ocho semanas14.

En otro trabajo con mujeres con sobrepeso la administración de garcinia cambogia les permitió perder casi cuatro kilos, una cifra significativamente superior a la que perdió el grupo de control15. También perdieron muchos centímetros de cintura y eso que no siguieron una dieta de calorías reducidas. Otras investigaciones han puesto de manifiesto que el HCA causa que el cuerpo produzca menos grasa16, algunos investigadores llegan incluso a afirmar que con su uso se podría mejorar el rendimiento deportivo17 puesto que incrementa el almacenamiento de glucógeno.

Después de revisar la literatura científica más reciente del uso del ácido hidroxicítrico, tanto con animales como con humanos, en la que se encuentran más de 160 estudios realizados con este compuesto, se puede llegar a la conclusión de que esta sustancia química natural no sólo inhibe la formación de la grasa a partir de los carbohidratos, sino que puede disminuir los niveles de las enzimas que reducen la combustión de las grasas, al tiempo que incrementa los de las que la aceleran18.

 

 

Picolinato de cromo

El mineral cromo es un elemento traza absolutamente esencial en la dieta19 y existen numerosas evidencias que permiten asegurar que con los hábitos alimenticios convencionales no se obtiene la cantidad necesaria, además de que con la actividad física las necesidades del mismo aumentan19.

El cromo es necesario para la correcta función y metabolismo de la insulina20 y cuando dicha hormona no funciona correctamente se produce un entorno hormonal propicio a la acumulación de tejido adiposo e incapacidad para utilizar las grasas como combustible energético21. Existen diversos estudios que ponen de manifiesto que la suplementación de cromo mejora la composición corporal22.

 

Forskolina

La forskolina es una sustancia sorprendente que se extrae de una planta denominada coleus forskohlii. Se trata de un miembro de la familia de las mentas que crece principalmente en la India, Nepal y en Tailandia. Se ha venido utilizando como especie y, dentro de la medicina ayurveda tradicional indú, también se ha empleado como tratamiento natural para las deficiencias respiratorias, las infecciones de la piel y las lombrices parasitarias23.

El principal compuesto activo es una sustancia de tipo diterpeno llamada forskolina que se encuentra en la raíz de la planta y que ha demostrado ser un potente activador no hormonal de la enzima adenilato ciclasa,24-25-26 que es el mensajero que activa el fosfato de adenosina cíclico (AMPc) en la célula.

El AMPc tiene numerosas funciones metabólicas, entre las que destaca la descomposición de las grasas, o efecto de lipólisis, dentro de los propios adipocitos27-28.

Numerosos estudios científicos han puesto de manifiesto que esta sustancia dilata los conductos bronquiales y mejora la efectividad respiratoria29-30-31, incrementa la habilidad del corazón para bombear la sangre32-33 y reduce la presión sanguínea sistemática, así como la del ojo32-33. Por otro lado, existen asimismo evidencias de que la forskolina puede tener propiedades anticancerígenas34 y antiinflamatorias35.

Por todos esos descubrimientos podemos afirmar que la forskolina no sólo presenta algunos efectos beneficiosos sobre la salud, sino que también puede promover la eliminación de los depósitos de grasa y la preservación del tejido muscular.

En este sentido hasta hace muy poco no se habían efectuado pruebas para evaluar sus efectos sobre la composición corporal y ciertos marcadores de salud en los humanos36.

En un estudio realizado por Sabinsa Corporation, de Piscataway, N.J., EEUU, se evaluaron médicamente y se tomaron todas las mediciones basales a seis mujeres con sobrepeso, para luego administrarles 250 miligramos de coleus forskohlii al 10%, equivalente a 25 miligramos de forskolina, dos veces al día durante ocho semanas.

A todas se les pidió que no alteraran sus niveles de actividad ni hábitos alimenticios durante la prueba.

Los resultados al final del estudio demostraron que al final de la cuarta semana habían perdido 2kg y 3,3kg al final de la octava. Pero lo más sorprendente es que tras el análisis de su composición corporal, por el método de impedancia bioeléctrica, se determinó que su masa grasa pasó de 33,6% al 25,9% mientras que la masa magra aumentó del 67,7 al 74,1% en esas ocho semanas, lo que evidencia que en realidad la pérdida de grasa fue mayor que la detectada en la balanza. No se constaron efectos negativos de ningún tipo excepto un descenso en la presión sanguínea, algo que no es desde luego malo, sino todo lo contrario.

Hace poco se han realizado otros dos estudios para evaluar los efectos del coleus forskohlii en la composición corporal y para comprobar sus parámetros de seguridad.

En el primero el doctor Carlon Colker, y su equipo, evaluó los efectos de suplementar la dieta con un termogénico que contenía alcaloides vegetales y otros ingredientes tales como guaraná, que aporta cafeína, citrus aurantium, que contiene sinefrina, y un extracto de té verde que contiene polifenoles, además del coleus forskohlii, con un equivalente a 16,7 miligramos de forskolina.

Los investigadores reclutaron a 26 sujetos con sobrepeso para participar en el estudio, a los que dividieron en dos grupos al azar asignándoles bajo protocolo doble ciego la administración del suplemento o bien una sustancia inerte.

Durante la prueba se los sometió a una dieta ligeramente hipocalórica y siguieron una rutina de ejercicio tres días por semana.

Los resultados mostraron que no hubo cambios en el ritmo cardiaco, la presión sanguínea, la función pulmonar o las medidas del electrocardiograma en reposo, es decir en los valores generales del estado de salud de ninguno de los dos grupos, pero mientras que el que recibió el suplemento perdió dos kilos y medio de peso, el grupo de control sólo redujo medio kilo.

El doctor Colker confirmó que además de la pérdida de peso se pudo apreciar que la masa magra se había mantenido, algo que no suele ocurrir en ninguna dieta con restricción calórica. Aunque en este estudio es difícil evaluar el impacto neto del coleus forskohlii, puesto que había otros ingredientes, el doctor Kreider R. Henderson, y colaboradores, ha efectuado hace poco un estudio doble ciego para evaluar los efectos del coleus forskohlii sobre la composición corporal y los bioindicadores de la salud en personas inactivas con exceso de peso37.

En este caso la prueba incluía a 23 mujeres sedentarias con sobrepeso, con las que se formaron dos grupos, ambos siguieron los mismos patrones de alimentación y la proporción de macronutrientes era básicamente igual, pero a uno se le administraron 25 miligramos de forskolina, dos veces al día durante doce semanas. Las mediciones corporales se efectuaron al inicio de la prueba, a la cuarta, la octava y la doceava semana, e incluían la masa corporal, el total de agua y la composición corporal, mediante la impedancia bioeléctrica, la absorciometría de doble energía por rayos X y otros instrumentos sofisticados.

Los resultados pusieron de manifiesto una vez más que el grupo que tomó la forskolina perdió grasa corporal, algo más de un kilo, mientras que el otro en lugar de perderlo ganó más de dos kilos, sin embargo a pesar de no ser una cantidad enorme el primer grupo se sintió menos fatigado, más dinámico, menos hambriento y con una sensación de mayor dureza muscular.

Lo más interesante de este estudio es que los marcadores biológicos no mostraron absolutamente ninguna alteración en los lípidos sanguíneos, las enzimas del hígado o del músculo, los electrolitos, las células blancas y rojas de la sangre, la insulina, las hormonas tiroideas, etcétera, es decir que esta sustancia parece estar absolutamente exenta de efectos secundarios de cualquier tipo.

Me gustaría poner el acento en el hecho de que tanto la cafeína como el extracto de té verde forman parte de las metilxantinas que potencian la acción de la forskolina.

La cafeína, entre otras metilxantinas, potencia la acción de la forskolina, porque una vez que ésta última incrementa los niveles de AMPc, es preciso evitar su destrucción a nivel celular, ya que con ello se prolongarán los efectos de la termogénesis.

Se sabe que las enzimas fosfodiesterasas descomponen el AMPc y que un compuesto llamado adenosina inhibe la producción de adenilato ciclasa, lo que puede también reducir la producción intracelular de AMPc y, por consiguiente, disminuir la actividad termogénica.38-39

Curiosamente, las metilxantinas, en particular la cafeína, ha demostrado una característica muy especial por su habilidad para inhibir los receptores de adenosina,40-41-42 la acción de la fosfodiesterasa,43-44 además de potenciar la actividad neurotransmisora, que es la que inicia la lipólisis, o efecto quemador de grasa45. De manera que la cafeína aumenta y prolonga los efectos de la forskolina.

Uno de los estudios más conocidos sobre la forskolina fue realizado por los doctores Michael P. Godard, Brad A. Johnson y Scott R. Richmond en la Universidad de Kansas, EEUU, para analizar sus efectos sobre la composición corporal, la testosterona, el ritmo metabólico y la presión sanguínea de los hombres con sobrepeso a fin de observar la capacidad de esta sustancia para quemar grasa y relajar el músculo liso. Ahora viene lo más interesante: al final del estudio los científicos observaron que las concentraciones de testosterona libre en sangre aumentaron en el grupo tratado con forskolina en comparación con el de control. La testosterona libre total en sangre aumentó entre un 16.77% y un 33.77% en el primer grupo (el que recibió la forskolina), mientras que el segundo experimentó un descenso de entre un 1.08% y un 18.35%46.

Los hombres de ciencia aseguran que la forskolina fue la causante de dicho incremento, debido a su capacidad para aumentar el adenosin monofosfato cíclico (AMPc).

La proteína 37-kDa, comúnmente conocida como la proteína reguladora de la formación de esteroides o StAR, se encarga de transportar el colesterol hacia la membrana interna de las mitocondrias y ralentiza la síntesis de testosterona libre. El aumento del AMPc también puede reducir el ritmo de esta acción. De ello se deduce que el incremento de adenosin monofosfato cíclico podría aumentar la producción de testosterona, mitigando así el efecto de dicha proteína.

No hace falta señalar que más testosterona libre significa más capacidad para poder desarrollar la musculatura, puesto que precisamente siempre se ha teorizado que el descenso de la fuerza y la masa muscular son una consecuencia de disponer de menos testosterona libre circulante. Cuando la proteína sanguínea se adhiere a la testosterona, ésta se convierte en una molécula demasiado grande para encajar en los receptores anabólicos del tejido muscular y por consiguiente no puede ejercer sus acciones anabólicas sobre éstos.

 

 

Naringina

Otro compuesto botánico muy particular es un extracto que se obtiene de un tipo de pomelo tropical, llamado naringina, Esta sustancia magnifica y prolonga los efectos de la cafeína y por lo tanto contribuye asimismo a incrementar las acciones termogénicas y lipolíticas47-48 de la forskolina.

Entonces, si a la forskolina, que es de por sí misma una sustancia que puede resultar de gran utilidad para acentuar la eliminación de la grasa y preservar el músculo, se le añaden otras de acción sinérgica tales como la naringina, la cafeína y el extracto de té verde, se obtendrá una fórmula de un calado metabólico inmenso.

 

Sinefrina (citrus aurantium)

El citrus aurantium es un cítrico que cuenta con una larga tradición de uso en los países de extremo Oriente, por ejemplo, en la medicina china, donde se le conoce con el nombre de Zhi Shi.

El extracto de este fruto, la sinefrina, ha demostrado que puede inducir la pérdida del tejido adiposo, mejorar el rendimiento y es incluso capaz de mantener la proporción de masa magra aun en condiciones de déficit calórico.

Es importante subrayar que el mecanismo de acción por el que el citrus aurantium elimina la grasa difiere del de otros alcaloides como la efedrina o incluso las anfetaminas, que aunque efectivas suelen causar problemas a veces graves.

Sin embargo, la sinefrina es un estimulante selectivo de los receptores adrenérgicos beta 3 que no afecta a otros tales como los alfa 1 y 2 y beta 1 y 2, cuya estimulación es la que origina los efectos colaterales sobre los sistemas nervioso central y cardiovascular, estrechamente vinculados a los receptores adrenérgicos.

La sinefrina del extracto del citrus aurantium causa la liberación de adrenalina y noradrenalina (o epinefrina y norepinefrina), de sus depósitos celulares que a su vez activan los receptores beta 3, que son los verdaderos responsables directos de la lipolisis en el interior de las células grasas49-50.

Esta acción selectiva sobre el sistema adrenérgico, o amino simpaticomimético, es muy importante porque éste posee diversos tipos de receptores repartidos por el organismo y en los diversos tejidos se suele encontrar uno que predomina sobre los otros.

Así por ejemplo, el receptor alfa 1 causa la vasoconstricción de las arterias incrementando la presión sanguínea.

Los receptores alfa 2 influencian la presión determinando la vasoconstricción del microcírculo periférico e inhibiendo la lipólisis.

Los receptores beta 1 y 2 están repartidos en el corazón y el sistema respiratorio y controlan la broncodilatación y la dilatación del vaso de miocardio, así como de la musculatura esquelética.

Pero los receptores beta 3 aumentan de modo selectivo la liberación de los ácidos grasos y triglicéridos del tejido adiposo, aumentando al tiempo la termogénesis.

Por eso es tan importante la estimulación selectiva de los beta 3 para perder grasa sin alterar otras funciones.

En un estudio independiente llevado a cabo por el doctor Alan E. Shugarman, MS, RD, en la universidad de Utah, EEUU, se analizaron los efectos de la sinefrina contra los de la efedrina. Esta investigación descubrió que la efedrina aumentaba de forma significativa el ritmo metabólico en reposo (RMR), mientras que la sinefrina no, o más bien poco. Sin embargo, extrapolando directamente la información obtenida sobre un periodo de 24 horas, se pudo comprobar que ambas sustancias ejercían una elevación del RMR en comparación con un placebo. También se pudo constatar que la temperatura basal se elevó considerablemente tanto con la efedrina como con la sinefrina, lo cual indica en ambos casos un aumento de la termogénesis. Los beneficios de la sinefrina parecen provenir de la estimulación de los receptores adrenérgicos b-3, que activan la lipolisis sin por ello presentar los potenciales efectos negativos que están asociados a la efedrina.

Por tanto, el citrus aurantium constituye un modo seguro de eliminar gradualmente el tejido adiposo a la vez que se preserva el magro.

 

Algas fucus (yodo)

La glándula tiroides es la principal implicada en la regulación del metabolismo y produce dos hormonas, la tiroxina y la triiodotironina. Ambas precisan para formarse la presencia del yodo en el organismo, ya que una deficiencia de esta sustancia en la alimentación debido a la pobreza del suelo en este mineral, o bien a la restricción calórica, disminuye la actividad de la tiroides51-52-53. Cuando el organismo percibe una disminución de las calorías, ralentiza la conversión de las hormonas tiroideas en su forma más activa, lo que conduce a una minoración del metabolismo que a su vez lleva al aumento de la grasa corporal, como medio de preservación de la vida ante una presunta situación de escasez alimenticia.

 

L Tirosina

El aminoácido semi esencial tirosina puede sintetizarse endógenamente a partir de otro esencial: la fenilalanina, y ejerce numerosas y distintas funciones en el cuerpo.

Una especialmente destacable es que atraviesa la barrera hematoencefálica para llegar al cerebro y es un precursor de la dopamina y la norepinefrina, o adrenalina, y ya hemos visto lo importantes que son éstas para la utilización de la grasa de reserva como combustible.

Asimismo regula el apetito y ayuda en la producción de melanina, pero fundamentalmente se emplea como materia prima para la producción de las hormonas tiroideas54.

Este singular aminoácido puede aumentar la concentración, reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo y producir un notable incremento de la energía.

En unos estudios con animales, la administración 15 minutos antes de la prueba, de 100 miligramos por kilo de peso de L-tirosina aumentó significativamente el rendimiento dependiente de la memoria55 y también se ha podido constatar que puede minimizar o incluso invertir los efectos negativos inducidos por el estrés al aumentar las reservas de norepinefrina en el cerebro56.

Asimismo, el doctor Mauro DiPascuale, una de las máximas autoridades mundiales en ayudas ergogénicas en el deporte afirma en su libro Amino Acids and Proteins for the Athlete – The Anabolic Edge, Aminoácidos y Proteínas para el Atleta – La Ventaja Anabólica, que el aminoácido tirosina constituye la materia prima para las hormonas tiroideas que produce la glándula tiroides, pero también para la hormona del crecimiento que fabrica la pituitaria57.

Junto con el yodo proporciona la materia esencial para la formación de las hormonas tiroideas, por lo tanto, ambos ingredientes son absolutamente imprescindibles para que la glándula tiroides funcione perfectamente, lo que equivale a la buena marcha del metabolismo, puesto que ésta es su regulador principal.

 

 

Cobre

El cobre es un mineral traza que constituye la parte funcional esencial de varias enzimas implicadas en reacciones de oxidación y reducción.

Entre otras la dopamina hidroxilasa para la síntesis de noradrenalina y adrenalina, las hormonas que degradan los ácidos grasos para obtener glucosa, y el citocromo oxidasa de la cadena de transporte de electrones para producir energía.

Asimismo, el cobre forma parte de la enzima superoxido dismutasa (SOD), uno de los más poderosos antioxidantes que se conocen, y de la lisil oxidasa, además, se precisa para la síntesis de la melanina y la mielina, la capa de fibra que envuelve los nervios.

Y se sabe que, entre otras muchas acciones, por ejemplo su deficiencia eleva los niveles de colesterol58, así como de los aneurismas de la aorta59 y que colabora estrechamente con el zinc, la tirosina y el yodo60.

 

Diente de León (taraxaccone officianale)

El extracto del Diente de Léon cuyo nombre científico es taraxaccone officianale, una planta de largo uso entre los herboristas.

Los naturópatas la recomiendan por sus efectos desintoxicantes para el hígado y la vesícula biliar61, pero además estimula el flujo de la bilis62, aspecto este de extrema importancia para la correcta digestión.

Resulta un diurético excepcional que favorece la eliminación sustancial de la retención de líquidos subcutáneos63, por lo que se utiliza médicamente para reducir la hipertensión y para aliviar la hinchazón que muchas mujeres experimentan durante la fase premenstrual.

Además tiene una particularidad, su alto contenido en minerales, en especial en potasio, precisamente el que se elimina con los diuréticos de origen químico y por cuya pérdida éstos resultan tan peligrosos para la salud.

Los efectos diuréticos de esta planta son bastante notables y al eliminar el agua que se almacena bajo la piel contribuye a resaltar la musculatura a la que aporta un aspecto de mayor dureza.

 

Gimnema silvestre

Esta es una planta parecida a la vid, que trepa por los árboles y que se utiliza desde hace dos mil años en la medicina tradicional ayurveda de la India, donde se empezó a estudiar científicamente en los años 30 del siglo pasado. En occidente es muy poco conocida porque sus mecanismos de acción son bastante únicos; así en estudios clínicos y farmacológicos recientes se ha comprobado que actúa en dos zonas concretas, las papilas gustativas de la cavidad oral y en la superficie encargada de la absorción en el intestino. La estructura de esas células que detectan el azúcar en la boca es muy similar a la del tejido que absorbe el azúcar en la pared intestinal.

El ingrediente activo de esta planta es un ácido orgánico llamado ácido gimnémico, formado por moléculas con una disposición muy similar a las de la glucosa. En la actualidad los investigadores creen que esas moléculas ocupan los receptores del azúcar en las papilas gustativas durante un tiempo y así consiguen anular temporalmente el sabor del azúcar64.

Asimismo, siguiendo el mismo mecanismo las moléculas de la planta se depositarían en los receptores de glucosa en la pared intestinal bloqueando en el intestino la absorción del azúcar, evitando con ello una subida de glucosa y de la correspondiente respuesta insulínica65, lo que justifica que evite la hiperglucemia y consiguiente curva alta de insulina, algo que podría conllevar al aumento de la grasa corporal66.

Los investigadores prosiguen los estudios ya que son muchos los médicos naturistas que aseguran tratar bien la diabetes no insulinodependiente con esta planta.

La planta en el TH 101 tiene dos cometidos, anular temporalmente, o reducir, el sabor de los dulces y controlar las posibles subidas de azúcar y de insulina en sangre, en cualquier caso ambas cosas muy útiles para alguien que quiere perder grasa.

 

El TH 101 es natural y sumamente eficaz

Tras el análisis exhaustivo de cada uno de estos compuestos y vista la valoración que la ciencia hace de cada uno de ellos, no es insensato pensar que si se pudiesen agrupar todos ellos en un preparado, ésta sería de unas características absolutamente únicas y de una eficacia fuera de toda duda tanto para eliminar la grasa como para fomentar la adquisición de músculo, es decir para modificar la composición corporal.

Pues existe. Se trata del TH101 de Future Concepts, cuya fórmula es sumamente precisa y calculada y reúne todos estos 12 compuestos.

La ausencia de efectos molestos o peligrosos es el primer hecho destacable, pero su eficacia es el segundo.

Como no hablamos de un fármaco sintético, las acciones del TH 101 son suaves pero dinámicas, profundas y progresivas.

Con este ergocéutico mejorará la función tiroidea de forma natural, aumentaréis la termogénesis y con ella el gasto calórico durante las 24 horas del día, mucho más durante la actividad física, que se verá mejorada a su vez por el aumento de energía, así como lo hará el estado de alerta mental.

Con el TH 101 se acelerará la lipólisis y el tejido adiposo irá disminuyendo sustancialmente, al tiempo que la musculatura se verá preservada ante las exigencias de la dieta y los rigores del entrenamiento, e incluso aumentará por la mayor circulación de testosterona libre. La dureza muscular será más evidente como consecuencia de la eliminación de los líquidos subcutáneos y el cambio físico será muy importante, pero lo mejor de todo es que con el uso regular de este ergocéutico progresaréis más en el ámbito muscular y vuestro metabolismo saldrá reforzado.

Sí, el TH 101 es realmente tan eficaz como dicen los usuarios y lo es en mujeres y hombres, así como a corto, medio y largo plazo, porque la ciencia respalda sus acciones.

Si tenéis dudas haced la prueba y lo comprobaréis vosotros mismos.

 

 

Referencias bibliográficas:

  1. Jackman, M., P. Wendling, D. Friars, and T. E. Graham. Metabolic, catecholamine, and endurance responses to caffeine during intense exercise. J Appl Physiol. 81(4):1658-63, 1996.
  2. Acheson, K. J., B. Zahorska-Markiewicz, P. Pittet, K. Anantharaman, and E. Jequier. Caffeine and coffee: their influence on metabolic rate and substrate utilization in normal weight and obese individuals. Am J Clin Nutr. 33:989-97, 1980.
  3. Ryu, S., S. K. Choi, S. S. Joung, H. Suh, Y. S. Cha, S. Lee, and K. Kim. Caffeine as a lipolytic food component increases endurance performance in rats and athletes. J Nutr Sci Vitaminol. 47(2):139-46, 2001.
  4. Jung, R. T., P. S. Shetty, W. P. James, M. A. Barrand, and B. A. Callingham. Caffeine: its effect on catecholamines and metabolism in lean and obese humans. Clin Sci. 60(5):527-35, 1981.
  5. Dulloo, A. G., J. Seydoux, and L. Girardier. Potentiation of the thermogenic antiobesity effects of ephedrine by dietary methylxanthines: adenosine antagonism or phosphodiesterase inhibition? Metabolism. 41(11):1233-41, 1992.
  6. Carey, G. B. Mechanisms regulating adipocyte lipolysis. Adv Exp Med Biol. 441:157-70, 1998.
  7. Astrup, A., S. Toubro, S. Cannon, P. Hein, L. Breum, and J Madsen. Caffeine: a double-blind, placebo-controlled study of its thermogenic, metabolic, and cardiovascular effects in healthy volunteers. Am J Clin Nutr. 51:759-67, 1990.
  8. Nonogaki, K. New insights into sympathetic regulation of glucose and fat metabolism. Diabetologia. 43(5):533-49, 2000.
  9. Dulloo, A. G., et al. Efficacy of a green tea extract rich in catechin polyphenols and caffeine in increasing 24-h energy expenditure and fat oxidation in humans. Am J Clin Nutr. 70:1040-45, 1999.
  10. Dulloo, A. G., et al. Green tea and thermogenesis: interactions between catechin-polyphenols, caffeine and sympathetic activity. Int J Obes. 24:252-58, 2000.
  11. Kao, Y., et al. Modulation of endocrine systems and food intake by green tea epigallocatechin gallate. Endocrinology. 141(3):980-87, 2000.
  12. Juhel, C., et al. Green tea extract (AR25®) inhibits lipolysis of triglycerides in gastric anc duodenal medium in vitro. J Nutr Biochem. 11:45-51, 2000.
  13. Thom, E. and Andrews, B. Short- and long-term efficacy and tolerability of (-)-hydroxycitrate in   the treatment of obesity. Int J Obese. 21(2):S61, 1997.
  14. Preuss, H., et al. Effect of hydroxycitric acid on weight loss, body mass index and plasma leptin levels in human subjects. FASEB J. 16:A1020, 2002.
  15. Mattes, R. D., and L. Bormann. Effects of (-)-hydroxycitric acid on appetitive variables. Physiol Behav. 71(1-2):87-94, 2000.
  16. Kovacs, E. M. R. Does (-)-hydroxycitrate reduce de novo lipogenesis? Society for the Study of Ingestive Behaviour Conference, U of Pennsylvania, PA. Page 27, June 26-30, 2001.
  17. McCarty, M. F. Inhibition of citrate lyase may aid aerobic endurance. Med Hyp. 45:247-54, 1995.
  18. Jena, B. S., et al. Chemistry and biochemistry of (-)-hydroxycitric acid from Garcinia. J Agric Food Chem. 50:10-22, 2002.
  19. Sports Nutr. 1:289-93, 1991.
  20. Anderson Clarkson, P. M. Nutritional ergogenic aids: chromium, exercise, and muscle mass. Int J, R. A., et al. Chromium supplementation of human subjects: effects on glucose, insulin, and lipid variables. Metabolism. 32(9):894-99, 1983.
  21. Felig, P., et al. Endocrinology and Metabolism. McGraw-Hill, Inc. New York, 1995.
  22. Anderson, R. A. Effects of chromium on body composition and weight loss. Nutr Rev. 56(9):266-70, 1998.
  23. Rupp RH, de Soaza NJ, Dohadwalla AN: Forskolin: its chemical, biological and medical potential. Paper presented at the International symposium on Forskolin. Bombay, India, January 28-28, 1985.
  24. Seamon KB, Padgett W, Daly JW: Forskolin: unique diterpene activator of adelynate cyclasa in membranes and in intact cells. Proc Natl Acad Sci USA. 78:3363-3367, 1981.
  25. Litosh I, Hudson TH, Mills I, Li SY, Fain NJ: Forskolin as an activator of cyclic AMP accumulation and lipolysis in rat adipocytes. Mol Pharmacol. 109-115, 1982.
  26. Siegel AM, Daly JW, Smith JB: Inhibition of aggregation and stimulation of cyclic AMP generation in intact humn platelets by the diterpene forskolin. Molec Biol. 21:680-687,1982.
  27. Kreutner W, Sherwood J, Rizzo C. the effect of leukotriene antagonist, lipoxygenase inhibitors and selected standards on leukotriene-mediated allergic bronchospasm in guinea pigs. Agents actions 28:173-184,1989.
  28. Bauer K, Dietersdofer F, Sertl K, Kaik B, Kaik G. Pharmacodynamic effects of inhaled dry powder formulations of fenoterol and forskolin in asthma. Clin Pharmacol Ther. 5376-83, 1993.
  29. Lichey I, Friedrich T, Priesnitz M, Biamino G, Usinger P, Huckauf H: Effect of forskolin on methacholine-induced bronchoconstriction in extrinsic asthmatics. Lancet, 2: 167, 1984.
  30. Lindner E, Dohadwalla AN, Battacharya BK: Positive inotropic and blood pressure lowering activity of a diterpene derivative isolated from coleus forskohlii: forskolin. Arsneimittelforschung 28:284-289,1978.
  31. De Souza NJ, Dohadwalla An, Reden J: Forskolin: a labdane diterpenoid with antihypertensive, positive inotropic, platelet aggregation inhibitory and adenylate cyclase activating properties. Med Res Rev. 3: 201-219, 1983.
  32. Caprioli J, seras M: Forskolin lowers intraocular pressure in rabbits, monkeys and man. Lancet. 958-960, 1983.
  33. Agarwall KC, Parks RE: Forskolin: a potent antimetastic agent. Int J Cancer. 32: 801-804, 1983.
  34. Marone G, Columbo M, Triggiani M, Vigorita S, Formisano S: Forskolin inhibits release ofhistamine from human basophils and mast cells. Agents and Actions. 18:96-99, 1983.
  35. Badmaev V, Majeed M, Conte AA, Parker JE: Diterpene forskolin (Coleus Forskohlii, Benth.): A possible new compound for reduction of bodyweight by increasing lean body mass. Sabinsa Corp, 2000. Avalaible: http://www.forslean.com/clinical_studies.html
  36. Colker CM, Swain MA, Lynch: A pilot study evaluating the effects of an ephedrine and forskolin based product on bodyweight and body composition in overweight, healthy women. J Am Coll Nutr 20(5): 567, 2001, Abstract, 98.
  37. Kreider R, Henderson S, Magu B, Rasmussen C, Lancaster S, Kerkisck C, Smith P, Melton C, Cowan P, Greenwood M, Earnest C, Almada A, Milnor P: Effects of coleus forskohlii supplementation on body composition and markers of health in sedentary overweight females. Paper presented at the 1st Annual Nutrition Week Conference, San Diego, CA, February 23-27, 2002.
  38. Costill DL, Dalsky GP, Fink WJ. effects of caffeine ingestion on metabolism and exercise performance. Med Sci Sports Exer 1978;10:155-158
  39. 39. Ivy JL, Costill DL, Fink WJ, Lower Theibert A et al., Dev Biol, 106(1):166-73 1984
  40. Parsons WJ et al., J Biol Chem, 262(2):841-7 1987
  41. Brown NJ et al., J Pharmacol Exp Ther, 256(1):56-61 1991
  42. Fredholm BB et al., Pharmacol Toxicol, 76(2):93-101 1995
  43. Guliev NM et al. Biokhimiia, 41(11):2043-6 1976
  44. Dulloo AG et al., Metabolism, 41(11):1233-41 1992
  45. Chen MD et al., Chung Hua I Hsueh Tsa Chih (Taipei), 53(5):257-61 1994
  46. Fuhr U et al., Br J Clin Pharmacol, 35(4):431-6 1993
  47. Godard MP et al. Body composition and hormonal adaptations associated with forskolin consumption in overweight and obese men. Obes Research, 2005 Aug:13(8):1335-43
  48. Fuhr U et al., Int J Clin Pharmacol Ther, 33(6):311-4 1995
  49. Astrup,A. Thermogenesis in human brown adipose tissue and skeletal muscle inducted by sympathicomimetics stimulation. Acta Endocrin suppl. 1986,278:1-32
  50. Astrup, A. Pharmacology of thermogenic drugs. Am. J. Clin. Nutr, 1992,55:246S-48S
  51. Delange F, Thyroid, 8(12):1185-92 1998
  52. Paul T, et al. the effect of small increasese in dietary iodine on thyroid function in euthyroid subjects. Metabolism 37,121-124, 1988
  53. Chow CC, et al. Effect ol low dose iodide supplementation on thyroid function in potentially susceptible subjects. Are dietary iodide levels in Britain aceeptable? Clin Endocrinol, 34, 414-416, 1991
  54. David A. Bender, Introduction to Nutrition and Metabolism, 1993
  55. Shurtleff D, Thomas JR, Shlers St, et al. Tyrosine ameliorates a cold –induced delayed matching to sample performance decrements in rats. Psychopharmacology 1993; 112:228-232
  56. Owasoyo JO, Neri DF, Lamberth JG. Tyrosine and its potential use as a countermesure to performance decrement in military sustained operations. Aviat Space Environ Med 1992; 63:364-369
  57. Di Pasquale, MG. Amino Acids and Proteins for the Athlete – The Anabolic Edge. 145, 1997
  58. Klevay LM, Dietary copper: A powerful determinant of cholesterolemia. Medical Hypothesis 24, 111-119, 1987
  59. Reiser S, et al. Effect of copper intake on blood cholesterol and its lipoprotein distribution in men. Nutr Rep Intl 36, 641-649,1987
  60. Solomons NW, Biochemical, metabolic and clinical role of copper in human nutrition. J Am Coll Nutr 4, 83-105, 1985
  61. Murray MT. The Healing Power of Herbs: The Enlightened Person’s Guide to the Wonders of Medicinal Plants., 2nd ed. Rocklin, Calif: Prima Publishing: 1995
  62. Susnik F. The present state of knowledge about the medicinal plant Taraxacum officianale Weber (in Slovak, English abstarct). Med Razgl, 1982; 21:323-328
  63. Racz-KotillaE, Racz G, Solomon A. The action of Taraxacum officianale extracts on the body weight and diureses of laboratory animals. Plant Med. 1974;26:212-217
  64. Shanmugasundaram ER, Rajeswari G, Baskaran K, et al. Use of Gymnema sylvestre leaf extract in the control of blood glucose in insulin-dependent diabetes mellitus. J. Ethnopharmacol. 1990;30:281-294
  65. Joffe DJ, Freed SH. Effect of extended realease Gymnema sylvestre leaf extract alone or in combination with oral hypoglycemics or insulin regimens for Type 1 and Type 2 diabetes. Diabetes Control Newsl. 2001;76(1):1-4
  66. Baskaran K, Kizar ahamath B, Radha Shanmugasundaram K, et al. Antidiabetic effect of a leaf extract from Gymnema sylvestre in non-insulin-dependent diabetes mellitus patients. J. Ethnopharmacol. 1990;30:295-300