Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

En estos tiempos en que una gran parte de la población mundial tiene que luchar por la subsistencia, la búsqueda de alimentos baratos, nutritivos y disponibles constituye una prioridad para muchas instituciones.

La moringa (moringa oleifera) es una planta de origen tropical desconocida para el consumidor occidental, aunque su uso como complemento dietético empieza a atraer el interés en la dieta de los estadounidenses y en la industria alimentaria.

La descripción de su composición apunta a su riqueza en proteínas y en vitaminas (sobre todo A y C), pero desde el punto de vista científico, un número creciente de estudios asocian la ingesta de moringa en polvo con numerosos usos medicinales, como la mejora en la presión arterial, el control de la glucosa y la reducción del colesterol, entre los más llamativos.

El análisis de la composición de la moringa muestra que el polvo seco que se obtiene de sus hojas es muy rico en proteínas (27% en peso), vitamina A, calcio (2 g por 100 g de polvo de hoja seca), potasio y vitamina C (17mg por cada 100 gramos).

La moringa oleifera es un árbol de cuatro a cinco metros de altura (puede incluso alcanzar diez metros), original de zonas próximas al Himalaya (India y Pakistán) y, en la actualidad, muy apreciado en países de los trópicos y subtrópicos de África, Asia (Filipinas, Camboya), sur y centro de América y Hawai, donde también crece de forma corriente.

En Estados Unidos ya están apareciendo suplementos a base de moringa en las tiendas de alimentos naturales y en países subdesarrollados la están utilizando en polvo en la confección de diferentes tipos de alimentos por su alto valor nutritivo y bajo coste. Puede que con el tiempo llegue a sustituir otros alimentos tradicionales como el pan, el papar, etcétera, por su mayor valor nutricional.