Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Como todos sabéis los ácidos grasos esenciales omega 3 son grasas de las denominadas buenas, esas que ejercen muchas funciones positivas en el organismo. Aunque estos ácidos grasos esenciales se encuentran en varios tipos de alimentos, su mayor concentración se encuentra en los pescados grasos y se hicieron populares justamente cuando en el siglo pasado los científicos estudiaron a los esquimales, que a pesar de consumir una enorme cantidad de grasa de pescado no conocían las enfermedades coronarias y entonces descubrieron que los omega 3 (muy abundantes en su dieta) ejercen acciones protectoras del sistema cardiovascular. Luego se efectuaron cientos de estudios con resultados similares.
El aceite de pescado proporciona dos tipos de omega 3, el EPA (ácido eicosapentaenoico) y el DHA (docosapentaenoico), pero cuantos más estudios se han realizado, parece más razonable hablar de ambos por separado, porque los investigadores han descubierto valiosas propiedades y funciones distintas en cada uno de ellos.
Por ejemplo, los estudios han confirmado que el DHA destaca por su papel en el desarrollo del cerebro del bebé en el útero materno y también en los niños pequeños, puesto que esta cadena larga de ácidos grasos constituye una porción muy relevante del cerebro.
El EPA fue estudiado por separado más tarde, pero hoy se ha demostrado que desempeña un papel vital en la salud cardiovascular, pero también presenta acciones positivas sobre la inflamación y la función cognitiva.
Ahora los hombres de ciencia consideran al DHA un omega 3 estructural, mientras que al EPA un omega 3 funcional.
Por tanto, ahora los estudios ya no están tan centrados en ambos juntos, sino que los investigan por separado puesto que ambos tienen tantas propiedades.
De todas formas, tomad un suplemento de omega 3 que contenga ambos, dónde el DHA represente dos tercios del total de EPA.