Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de
Por Matt Weik

Entrad en Internet y poned la palabra proteína en algún buscador… ¿Qué encontráis? Una lista kilométrica de marcas y diferentes tipos de proteína.

Este artículo no versa sobre ninguna marca de proteína, sino sobre el tipo de proteína.

Sí, he dicho tipo, porque puede que algunos de vosotros no seáis conscientes de que existen distintos tipos de proteínas para diferentes propósitos.

Rayos, seguro que hay gente que nunca se le ha ocurrido leer con atención la etiqueta de un bote de proteína para averiguar qué ingredientes contiene.

Este artículo arrojará algo de luz sobre el tema y dilucidará qué tipo de proteína necesitáis y cuándo.

Bueno, vamos a tomarnos unos minutos para realizar una rápida evaluación sobre un tema muy popular y sin embargo no siempre bien comprendido.

Como culturistas sabéis perfectamente que los músculos se componen de proteínas y por tanto sin un generoso aporte de éstas en la dieta es muy difícil lograr construir grandes músculos.

Pero cuando se busca obtener los máximos resultados, el tipo de proteína y el momento en que se consume constituyen la clave de los progresos.

Concentrado de suero

El concentrado de suero es una de las más abundantes formas de proteína que se encuentran en los envases que llenan las estanterías de todas las tiendas especializadas. Los que buscan una fuente de proteína básica, de buena calidad y a un precio asequible encontrarán una oferta bastante extensa de proteínas de concentrado de suero lácteo. Esto es una gran ventaja para quienes, como los principiantes, desean elevar su consumo de proteínas sin tener que dilapidar o aligerar en exceso su cartera. El suero se tolera muy bien y es raro que produzca empacho, gases o flatulencia, siempre y cuando no se mezcle con leche, que es la que sí puede provocar esas molestias. Este tipo de proteína se digiere con bastante celeridad, así que se emplea tanto antes como después de entrenar y también puede emplearse como tentempié entre comidas. No obstante, este no es tipo idóneo de proteína para ser usado de noche.

Proteína de caseína

Si buscáis un tipo de proteína que se digiera lentamente durante el transcurso de varias horas y que podáis usar como comida, o incluso mejor, justo antes de ir a dormir, entonces optad por la proteína de caseína. Si antes de iros a dormir tomáis una proteína derivada de la caseína permaneceréis en estado anabólico durante toda la noche y seréis capaces de utilizar la proteína para reparar los músculos. Este tipo de proteína tarda entre cinco y siete horas en digerirse por completo, lo cual permite que el cuerpo vaya absorbiendo y utilizando los nutrientes mientras estáis dormidos. También se puede utilizar durante el día para sentirse satisfecho y mantener un constante suministro de proteína y aminoácidos a los músculos durante horas después de haberla consumido. Otro punto positivo de esa fuente proteínica es su elevado contenido en glutamina. La glutamina ayuda a estimular el sistema inmune y a acelerar la recuperación. Por descontado, esta es la fuente perfecta a elegir para utilizar de noche antes de acostarse.

Aislados del suero

Los aislados del suero son una de las fuentes proteínicas de más rápida absorción que existen. (pero no La más rápida, ahora llegaremos a eso). Algunos encuentran este tipo de proteína un poco cara (más que los concentrados del suero), lo cual es lógico puesto que es musió más pura, pero tampoco es la fuente más cara, que enseguida veremos. Los aislados de proteína de suero son perfectos para aquellos que siguen una dieta baja en hidratos de carbono. La mayoría de los aislados presentes en el mercado, si son puros, contienen apenas carbohidratos o glúcidos. Los aislados del suero constituyen la fuente proteínica idónea para antes y después del entrenamiento porque se absorben muy rápidamente, ya que casi no necesitan digestión y proporcionan los nutrientes necesarios para la recuperación y el crecimiento.

Proteína hidrolizada

La proteína hidrolizada es la fuente más cara del mercado actualmente y también la de mayor calidad disponible. Aporta péptidos altamente biodisponibles y puede tener un alto efecto anabólico (debido al elevado ritmo de absorción de estas proteínas). La proteína hidrolizada se digiere y se tolera mucho mejor que el concentrado y también puede emplearse antes y después de entrenar.

Proteína de soja

La proteína de soja, aunque no es muy popular entre los culturistas, constituye una buena fuente de protidos para aquellos que buscan seguir una dieta vegetariana. Esta útil fuente de proteína ofrece bastantes beneficios para el usuario. Está cargada con glutamina (que ayuda a la recuperación), arginina (que favorece la dilatación de los vasos sanguíneos para permitir transportar más nutrientes a los músculos rápido), y BCAA (que también ayudan a la recuperación y al crecimiento). La soja puede ayudar a bajar el colesterol y los triglicéridos debido a su contenido en isoflavonas presentes en el producto. También se ha demostrado que mejora la producción de hormonas tiroides y al hacerlo acelera el metabolismo, que a su vez ayuda a eliminar grasa. Este tipo de proteína puede usarse tanto antes como después del entrenamiento o a cualquier hora del día en que sea necesario realizar un tentempié o una comida proteínica. En cambio, esta fuente no es aconsejable para ser empleada de noche.

Aislado de proteína de leche

Los aislados de leche contienen tanto proteínas del suero como de la caseína. Esta fuente está repleta de aminoácidos, como sucede con la proteína de soja. Este tipo de proteína se encuentra principalmente como parte de los productos que utilizan una mezcla con distintos tipos de proteínas. Los aislados de proteína de leche no son una fuente preferida si lo que buscáis es un tipo que pueda emplearse en cualquier momento del día, pero tampoco es el idóneo para tomarlo de noche.

La albúmina de huevo

Ahora es como si regresáramos a la vieja escuela, a un lugar en que las proteínas en polvo no existían. Las claras de huevo (tanto si las separáis de las yemas o si las compráis en un envase específico de claras) son una excelente fuente de albúmina del huevo. El perfil de aminoácidos de éstas es fantástico y han sido empleadas desde hace décadas para construir grandes cantidades de masa limpia. La albúmina del huevo no es muy popular en forma de polvo, aunque en efecto existen productos en el mercado de proteínas de claras de huevo en polvo, sin embargo se vende más en forma líquida en envases refrigerados o incluso cocidas. No obstante, la mayoría de mezclas de proteínas incluyen la albúmina de huevo. Esta fuente puede emplearse en cualquier momento a lo largo del día, pero no es el mejor tipo para consumir de noche.

Conclusión

De manera que como podéis comprobar existe un amplio abanico de proteínas del que podéis elegir.

Mi recomendación personal es comenzar con una buena proteína básica, como un concentrado del suero y ver qué resultados obtenéis de esa fuente antes de empezar a comprar los aislados de proteína de suero o los hidrolizados y gastaros considerablemente más dinero.

Muchos son los que encuentran que el concentrado les proporciona óptimos resultados y siguen con ese tipo de proteína. Otros son intolerantes a la lactosa, así que pasan a algo más puro como el aislado de suero. Elijáis el que elijáis, dadle un tiempo de prueba para funcionar. La proteína no es uno de esos suplementos que se sienten, es decir que al no tener ningún tipo de estimulante no es algo que vayáis a sentir los resultados inmediatamente. Dadle al menos un mes, o dos, y entonces evaluad los resultados y decidid a partir de ahí.