Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Microorganismos inteligentes

Por Gary Oakland

A menudo los culturistas y entusiastas del fitness se preocupan por descubrir y poner en práctica la última técnica de entrenamiento, pero paradójicamente no otorgan la suficiente importancia a la alimentación, cuando a fin de cuentas es ésta la que determinará el grado de rendimiento físico y composición corporal.
Sin embargo, el éxito de una dieta coherente va a depender en última instancia del sistema digestivo, de manera que todo lo que contribuya a mejorarlo favorecerá los resultados del ejercicio y por supuesto el estado de salud.
Estamos de enhorabuena, porque los avances de la ciencia nos permiten en la actualidad contar con una ayuda de enorme valor, se trata de los probióticos.

Antes de entrar directamente en la definición de la naturaleza de los probióticos debemos comenzar recordando que el tracto digestivo humano contiene un delicado balance de microorganismos beneficiosos, así como otros potencialmente patógenos. Tenemos literalmente trillones de microorganismos que viven en nuestro interior y que son necesarios para mantener una buena salud. Los seres humanos han desarrollado una relación simbiótica con ellos. Por ejemplo, ciertas bacterias beneficiosas en los intestinos ayudan a digerir los alimentos, forman vitaminas como la B12 y la K e inhiben la aparición de enfermedades provocadas por otras bacterias patógenas.
Sin embargo, bajo ciertas condiciones, como el estrés, los viajes y sobre todo en los tratamientos con antibióticos, este balance natural se altera y el número de patógenos aumenta mientras que el número de organismos beneficiosos decrece, lo que resulta con frecuencia en desórdenes digestivos o diarrea.

Los probióticos

El término probiótico fue utilizado por primera vez en el año 1965 por Lilly y Stillwell, para describir aquellas substancias secretadas por un microorganismo que estimulan el crecimiento de otras, en contraposición al término antibiótico. Sin embargo, fue Parker el primero en usar el término probiótico de acuerdo con el sentido que hoy conocemos, es decir organismos o substancias que contribuyen a regular el balance microbiano intestinal.
Con el tiempo diferentes autores han propuesto una definición más acertada para el término probiótico que dice:
Probiótico corresponde a una preparación o un producto que contiene microorganismos viables en suficiente número, los cuales alteran la microflora (por implantación o colonización) en un comportamiento del huésped provocando efectos beneficiosos sobre la salud del mismo.
Estas bacterias son cultivadas bajo unas condiciones específicas en el laboratorio y son utilizadas para compensar el balance de la microflora, la cual puede haberse desequilibrado debido al estrés, las bebidas alcohólicas, los herbicidas y pesticidas, las enfermedades, o como resultado del uso de antibióticos. Al equilibrar la microflora del intestino, la salud se mantiene o se mejora. Actualmente se consideran probióticos los monocultivos o cultivos mixtos de microorganismos, en forma de alimentos, suplementos nutricionales o substancias medicinales, capaces de mejorar el balance microbiano de la flora intestinal en los humanos o los animales.
Pertenecen mayoritariamente a un grupo designado bajo la denominación genérica de “bacterias del ácido láctico”.
La flora microbiana ejerce en el tracto intestinal un papel fundamental, alrededor del cual giran los sistemas fisiológicos responsables de mantener un buen estado de salud. En realidad podemos resumir que la administración adecuada de probióticos tiene una implicación relevante en los siguientes estados de salud:

  • Mejora del sistema inmune
  • Inhibición del crecimiento de microorganismos patógenos
  • Prevención de la diarrea
  • Tratamiento del estreñimiento
  • Disminución de los desórdenes intestinales después de un tratamiento con antibióticos
  • Mejora la tolerancia a la lactosa
  • Incrementa la absorción de vitaminas y minerales
  • Aumenta la digestión de proteínas y grasas
  • Favorece la síntesis de vitaminas
  • Previene la infección de hongos
  • Posible reducción del colesterol
  • Eleva las barreras naturales contra el cáncer

Los prebióticos

El término prebiótico fue introducido por Gibson y Roberfroid, quienes definieron a los prebióticos como ingredientes no digeribles de los alimentos que afectan beneficiosamente al huésped por una estimulación selectiva del crecimiento y/o actividad de una o un limitado grupo de bacterias en el colon. Dicho de otra manera, son sustancias no digeribles de la dieta que estimulan el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosas del colon, como por ejemplo un azúcar llamado inulina que se encuentra en algunos vegetales.
Se utiliza el término simbiótico cuando un producto contiene tanto probióticos como prebióticos. Se reserva este término cuando los componentes prebióticos favorecen selectivamente a los componentes probióticos.
Algunos oligosacáridos, como los fructo oligosacáridos (FOS), oligosacáridos de soja (que contiene rafinosa y estequiosa), xilooligosacáridos, galactooligosacáridos y lactulosa, están siendo muy utilizados como ingredientes alimentarios en la formulación de Alimentos Funcionales y concretamente como ingredientes prebióticos. Son azúcares que no se absorben en el intestino delgado y que llegan al intestino grueso. Allí promueven selectivamente el crecimiento de las Bifidobacterias.
Estos oligosacáridos con efectos beneficiosos para la salud tienen características específicas en relación con los procesos de digestión, absorción, fermentación y metabolismo. Sus principales características en este sentido son:
1. No se digieren y/o absorben en el intestino delgado
2. Alcanzan el intestino grueso donde llegan disponibles para ser degradados por las bacterias del colon.
Las bacterias intestinales metabolizan estos oligosacáridos rápidamente y producen grandes cantidades de ácidos grasos de cadena corta, esto provoca que el pH en el lumen intestinal baje y favorece el volumen fecal. Las bacterias beneficiosas, como las especies Bifidobacterias y Lactobacillus, son resistentes al medio ácido, mientras que las bacterias perjudiciales, como el Clostridium, son sensibles a las condiciones ácidas y perjudican su proliferación.
La lactulosa es un disacárido que se obtiene de la lactosa y consiste en galactosa y fructosa. Debido a su habilidad para promover la proliferación de Bifidobacterium en los intestinos, la lactulosa es un factor de crecimiento para estas bacterias.
La lactoferrina es una proteína biológicamente activa que está presente en la leche materna. Ejerce un efecto inmunoestimulante, así como protege contra las infecciones. Esta glicoproteína alcalina es conocida por su capacidad de unirse al hierro y su efecto bacteriostático contra las bacterias patógenas. Es, además uno de los elementos más importantes que previene las infecciones y las diarreas en los niños.
La inulina afecta benéficamente al huésped (organismo en el que otro organismo, habitualmente parasitario, se nutre y se ampara, en este caso el intestino) mejorando las propiedades de la microflora endógena como la digestión y absorción de nutrientes, la síntesis de vitaminas del complejo B y vitamina K, estimula la inmunidad del tubo digestivo para prevenir infecciones intestinales, la eliminación de las bacterias patógenas y sus toxinas, entre otros muchos beneficios.

Utilidad en el deporte

Un grupo que puede derivar beneficios de la administración de los probióticos son los deportistas. Se sabe que después de una larga carrera, muchos corredores tienen problemas digestivos como por ejemplo diarrea, dolores abdominales, y otros desórdenes digestivos muy comunes en estos atletas. Diferentes síntomas gastrointestinales (GI) aparecen en más del 30-50 % de los participantes en eventos deportivos. Los síntomas más destacados son vómitos, dolor de estómago, pérdida del apetito, reflujos y ardores. Los síntomas débiles son flatulencias, calambres intestinales y diarrea. En resumen un excesivo esfuerzo conlleva una pérdida de la flora comensal y también una pérdida de colonización que resiste contra las bacterias patógenas. La adición de bacterias ácido lácticas ayuda al intestino delgado y al colon a restablecer su microflora natural porque se adhieren y colonizan la mucosa del intestino, creando con ello mayor estabilidad para que las otras bacterias comensales puedan realizar de nuevo la colonización y también porque inhiben el crecimiento de patógenos produciendo substancias antimicrobianas.
Otro problema que conlleva el excesivo esfuerzo es una mala absorción de los carbohidratos en el intestino. Después de la colonización por los probióticos se mejora la absorción de los carbohidratos, lo que permite a los atletas volver a disponer de energía y sentirse más vitales.
Por último, se ha puesto de manifiesto que el excesivo esfuerzo conlleva asimismo una alteración de la permeabilidad, integridad e incluso daño de la mucosa intestinal, que puede facilitar la invasión de substancias peligrosas. Con la colonización de la mucosa por los probióticos se estabiliza la mucosa dañada.

Los probióticos, los nuevos suplementos para deportistas

Si sois deportistas conscientes de vuestro rendimiento y de vuestra salud, habréis tenido la ocasión de comprobar como en el campo de los complementos alimenticios se está produciendo una verdadera revolución, gracias a los avances de la ciencia. Hasta hace poco éste tipo de productos no significaba más que un aporte más o menos denso de calorías en forma de principios inmediatos, como proteínas, grasas, carbohidratos o vitaminas y minerales, pero en los últimos tiempos estamos asistiendo a la proliferación de complementos con mayores acciones fisiológicas, que además de nutrir favorecen el funcionamiento del organismo. A este tipo corresponden los probióticos.
Su incorporación a la dieta regular favorece la digestión y mejor absorción de los alimentos, mejora el funcionamiento del tubo gastrointestinal y como consecuencia de ello sale muy reforzado el estado de salud, contribuyendo de forma muy relevante a optimizar el rendimiento deportivo.

Unos suplementos muy delicados

Sin embargo, este tipo de suplementos a base de bacterias ácido lácticas presenta varios puntos débiles, entre los que destaca su corta vida a temperatura ambiente.
Técnicamente parece muy difícil proteger el polvo contra la humedad.
Otro punto débil es su sensibilidad a los ácidos del estómago, que provoca que muy pocas bacterias sobrevivan en el intestino delgado. El tracto gastrointestinal humano está protegido y controlado por el pH, favoreciendo unas condiciones muy ácidas en el estómago y neutras en el intestino delgado.
El último punto débil de las bacterias ácido lácticas es su sensibilidad al calor y a la presión debidas a procesos de fabricación como compresión, empaquetado, etcétera.
Por consiguiente, muy pocos de los productos comerciales que incluyen probióticos son finalmente activos en el cuerpo humano.

Probiotics de World Gym

En este sentido existe un nuevo suplemento alimenticio desarrollado por World Gym que está a la vanguardia de la tecnología para suministrar las mejores bacterias beneficiosas y hacerlo de forma activa.
Se trata de Probiotics, un producto que ha sido desarrollado con una nueva tecnología que cubre las bacterias ácido lácticas con un material a base de proteínas y polisacáridos, de esta forma las bacterias quedan recubiertas y protegidas de la humedad. Con ese recubrimiento espefícico World Gym lo ha dotado de unas características pH-dependientes que hace que se pueda ajustar al sistema gástrico humano. Así, en el estómago el material de recubrimiento se contrae y se coagula para proteger a las bacterias de la excesiva acidez, mientras que en el intestino delgado el material de recubrimiento se disuelve y se altera liberando las bacterias.
El hecho de que las bacterias estén protegidas con proteínas y polisacáridos permite al producto en general una protección como barrera física contra el calor y la presión.
Todo ello permite una mayor vida a temperatura ambiente, aumenta el proceso de estabilidad en el proceso comercial de compresión y empaquetado, mayor termorresistencia, aumento a la resistencia de los ácidos gástricos y biliares. Asimismo sus características ph-dependientes se ajustan al sistema gástrico humano y, por último, aumenta la unión intestinal a la membrana de la mucosa.
La mezcla de los probióticos que World Gym ha incorporado a Probiotics está compuesta por Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus casei, Bifidobacterium longum y Streptococcus faecium. Además también contiene substancias prebióticas como los FOS y la Lactoferrina.
Otra gran diferencia entre este suplemento de World Gym y la mayoría de los que contienen estos microorganismos es que son muy pocos los que los contienen en la suficiente cantidad, sin la cual sus efectos son prácticamente nulos. Algunas empresas los incluyen mínimamente para poder incorporarlos en la etiqueta y obtener un efecto comercial, pero su eficacia es nula.
Probiotics de World Gym contiene la mejor combinación de los microorganismos más beneficiosos y en cantidades lo suficientemente importantes como para producir efectos notorios.

Beneficios de los microorganismos para el deportista

Todos los deportistas se benefician de la inclusión de Probiotics en su dieta, en especial los culturistas por el elevado consumo de alimentos proteínicos que consumen.
Se sabe que el hábitat de los Lactobacillus es el intestino delgado, donde soportan la función digestiva, por eso en individuos que mantienen una dieta rica en carnes y grasas, favorecen especialmente la digestión de las proteínas. Poseen una elevada tolerancia ácida al paso por el estómago. Producen H2O2 y substancias antibacterianas. También son productores de vitamina K y se les atribuye un papel inhibidor de la fijación de Helicobacter pylori en el estómago e intestino delgado. Otra característica de este género es que previene la alergia provocada por la leche de vaca en los niños. Es un género activo en gastroenteritis de tipo vírico.
Las especies que forman parte de este género juegan un papel muy importante en la mujer, donde se ha comprobado que tiene lugar una migración hacia el aparato genito-urinario, donde ejercen un papel terapéutico en la recuperación de vaginitis fúngica y bacteriana en infecciones del tracto urinario.
Se ha puesto de manifiesto que el Lactobacillus acidophilus es capaz, una vez ingerido oralmente, de sobrevivir en el tracto gástrico, alcanzar y colonizar el intestino delgado y desplazar las bacterias patógenas. Además, una vez establecido en el intestino, debe contribuir a la producción de vitaminas B, mejorar la asimilación intestinal del calcio, producir enzimas específicas necesarias para la digestión diaria de los productos y, finalmente, apoyar la actividad del sistema inmune.
Por su lado, el hábitat principal de las cepas de Bifidobacterium es el intestino grueso donde constituyen uno de los mayores pobladores de la flora (5-10%). Su colonización en el hombre tiene lugar en los primeros días de vida junto con otras anaerobias como Bacteroides y Clostridum, y resultando predominantes entre el 4-7 día de vida en los bebes alimentados con leche materna. Sin embargo en los alimentados con otras leches, la colonización de enterobacterias se hace predominante. Con la edad se va produciendo una disminución asociada al consumo de alimentos procesados estériles o con mínimo contenido en Bifidobacterias. Se ha encontrado también una disminución progresiva de su capacidad de adhesión con la edad. Por todo ello constituye el grupo más importante de probióticos a incorporar a la alimentación en aquellas dietas pobres en vegetales o productos naturales.
Su actividad es muy importante como antagonista del síndrome del colon irritable, estreñimiento severo y estimulante del sistema inmunitario. Asimismo juega un importante papel eliminador de substancias como las nitrosaminas que son inductoras de tumores hepáticos y cáncer de colon y de mama. Producen vitaminas del grupo B, lo cual se relaciona con el mantenimiento de un buen estado energético del organismo.
Su empleo es fundamental para restaurar la flora después del tratamiento con antibióticos, ya que resulta fundamental su papel como anaerobios para el equilibrio fisiológico del colon.
El Bifidobacterium longum, prolifera en el intestino humano y metaboliza los azúcares a ácido láctico y ácido acético lo cual estimula el peristaltismo intestinal y evita el estreñimiento. Además suprime el crecimiento de bacterias putrefactivas (por ejemplo: Enterobacteriaceae y Clostridium) las cuales producen substancias peligrosas como el amonio. También incrementa la producción de inmunoproteínas, como la IgA, y es eficaz en la prevención de infecciones y reduce el riesgo de la carcinogénesis.
A pesar de no ser los simbióticos por excelencia o grandes pobladores como los anteriores, los Streptococcus son considerados excelentes probióticos por las siguientes propiedades:
Son muy resistentes al ácido estomacal, que les confiere alta supervivencia para llegar al intestino.
Tienen un elevado poder acidificador del medio intestinal.
Poseen el más elevado poder de adhesión.
Poseen substancias antibacterianas potentes.

Por estas razones se consideran los microorganismos de choque para conseguir un efecto probiótico acelerado deteniendo el crecimiento de patógenos e inhibiendo su adhesión. Este papel resulta importante contra infecciones por levaduras como la Candida, y para eliminar la diarrea de origen bacteriano.
Son microorganismos muy estables a temperatura ambiente y favorecen la estabilidad y viabilidad de las mezclas probióticas. Gracias a estas características producen muy rápido un efecto probiótico, que las convierte en cepas de elección para tratamientos de choque.
Por todo lo enumerado, el suplemento a base de probióticos Probiotics de World Gym constituye esa ayuda natural que incorporada a vuestra dieta regular puede favorecer vuestra capacidad de nutrición, mayores niveles de energía y por consiguiente mejor rendimiento físico, así como más facilidad para digerir y absorber los alimentos y adquirir un elevado volumen corporal, pero por encima de todo mejorar y reforzar vuestro estado de salud.
Incorporar estos microorganismos inteligentes a vuestro régimen alimenticio es hacer gala sencillamente de eso, de inteligencia y sentido común.

Las bacterias ácido lácticas

Dos géneros de bacterias beneficiosas, Lactobacillus y Bifidobacterium, son reconocidos como probióticos. Aunque también existen otros como los Enterococcus, y los Lactococcus.
De entre las especies más comunes productoras de ácido láctico y que forman parte de los probióticos tenemos las siguientes:

  • Lactobacillus acidophilus
  • Lactobacillus casei
  • Lactobacillus salivarius
  • Enterococcus faecium
  • Bificobacterium lactis
  • Bifidobacterium longum
  • Lactococcus lactis