Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

UN REVULSIVO SEGURO DE CRECIMIENTO

Por Dan Smith

Por desgracia el crecimiento muscular nunca se produce de forma lineal e ininterrumpidamente, sino con altibajos y con periodos cíclicos de estancamiento. Eso es casi inevitable, en cambio lo que puede evitarse es que esos periodos sean demasiado frecuentes y excesivamente largos.

Precisamente aquellos que son capaces de burlar los puntos muertos y hacer que cuando se produzcan duren poco, son siempre los más desarrollados y poderosos.

Las series gigantes constituyen un revulsivo seguro de crecimiento.

Si desarrollar los músculos más allá de una medida convencional fuese sencillo, el culturismo sería el deporte más famoso y seguido del mundo, pero no es así. A veces los músculos parecen  reaccionar positivamente al entrenamiento y se diría que su ritmo de crecimiento es casi ilimitado, pero de pronto topamos contra un muro y entonces parece que nada pueda estimular su progresión. Esos momentos son realmente frustrantes y su relevancia es tal que el grado último que se pueda alcanzar dependerá de esos periodos de estancamiento y de su duración.

Cuando los músculos se niegan a seguir creciendo, entonces es necesario utilizar un medio de estimulación que renueve los mecanismos por los que se produce la hipertrofia.

Las series gigantes constituyen un protocolo avanzado de entrenamiento de eficacia garantizada.

¿Qué son las superseries?

Como todos sabéis la mejor forma de activar los procesos por los que los músculos crecen es mediante la sucesión de un número de repeticiones seguidas de un movimiento concreto para saturar las fibras musculares y desencadenar en éstas las reacciones de adaptación y de sobrecompensación que acaban desarrollando la musculatura. Esa sucesión de repeticiones seguidas se conoce como una serie.

Las superseries pueden aplicarse a un mismo grupo muscular, por tanto atacando un músculo con dos ejercicios distintos, o también usando una serie para dos músculos diferentes, como puede ser una superserie dirigida al bíceps y al tríceps, o bien al pecho y a la espalda.

Un método avanzado de entrenamiento consiste en lo que se llama superseries, que son dos series distintas seguidas sin descanso entre ellas.

Los culturistas en busca de métodos más intensos para reactivar el crecimiento todavía fueron un paso más allá y añadieron una tercera serie más al protocolo original, ahora se trataba de efectuar tres series seguidas sin descanso, básicamente el método se conoce como trisereis y también puede emplearse para un único o para varios grupos.

Aunque a algunos les gusta llamar a las triseries como series gigantes, lo cierto es que cuando en los años 70 se hizo popular efectuar tres series sin descanso se acuñó como triseries (tres series encadenas sin descanso) y a partir de ese número recibió el número de series gigantes, puesto que en busca del mayor grado de intensidad los eruditos comenzaron a practicar con la agrupación de cuatro, cinco y hasta seis series seguidas y todo eso entraba en el grupo de las series gigantes.

Por tanto, intrínsecamente las series gigantes consisten en la realización de más de tres series seguidas sin descanso entre ellas.

La clave de su éxito

Los estudios han puesto de manifiesto que para que el músculo se hipertrofie e incremente su medida y fuerza es necesario obligarlo a llegar al fallo momentáneo, para forzarlo más allá y que entonces se vea obligado a adaptarse y a modificar su estructura actual, incrementado sus niveles de actina y miosina, además de las reservas de sustratos energéticos.

El método más simple para poner en marcha los procesos bioquímicos de crecimiento es realizar una serie con un peso lo bastante grande como para alcanzar el fallo en un número concreto de repeticiones que ronda entre 8 y 10, pero se ha podido demostrar que cuando se alcanza el fallo en un movimiento, todavía le quedan a ese mismo músculo fibras dispuestas a contraerse si se le obliga a hacerlo desde otro ángulo. Y si se combinan series de varios ángulos, entonces la estimulación es extrema y eso obligará al músculo a emplear todas y cada una de sus fibras.

Otro punto interesante a considerar es que los expertos destacan el papel que tienen los productos de deshecho en la capacidad de crecimiento del músculo. Así durante la contracción muscular se genera ácido láctico y se vierten iones de hidrógeno en la sangre, lo cual eleva la acidez de la misma y en respuesta el organismo activa la producción de hormona del crecimiento para reconducir el pH, además de generar otras reacciones químicas que conducen al crecimiento fibrilar.

El hecho de que las series gigantes provoquen una tremenda afluencia de sangre también favorece el crecimiento por el mecanismo de la saturación de líquido, oxígeno y nutrientes en las células.

Otras ventajas de la aplicación de las series gigantes

Las ventajas de entrenar usando las series gigantes no se acaban con constituir un método que reactiva el crecimiento, sino que posee numerosos beneficios adicionales.

Para empezar es un método idóneo para esas circunstancias en que no tenéis tiempo de llevar a cabo una sesión normal debido al trabajo, los estudios o las exigencias familiares. Planificar una sesión basada en las series gigantes puede ser extremadamente rápida, porque podéis perfectamente trabajar completamente a fondo, dos o hasta tres grupos musculares en apenas 15 minutos, eligiendo una serie gigante que esté compuesta por seis ejercicios distintos, en la que dediquéis dos a cada grupo. Después de un breve calentamiento, si realizáis cinco series gigantes, habréis efectuado 10 series para cada grupo y dos movimientos distintos.

Otra particularidad de las series gigantes es que puesto que se trata de combinar la realización de al menos cuatro ejercicios seguidos, eso acelera dramáticamente el metabolismo, así como el sistema cardiorrespiratorio, favoreciendo la combustión de grasa y aumentando el grado de definición y de vascularización.

Consejos de aplicación

Las series gigantes constituyen un método bastante duro de entrenamiento y hay que saber cuándo y cómo aplicarlo.

Para empezar si un grupo está progresando bien con las series convencionales, no se os ocurra experimentar con las series gigantes, dejad éstas sólo para esos casos recalcitrantes en que parece que el crecimiento está detenido y no hay forma de activarlo por otros medios. Tampoco las apliquéis a grupos pequeños como los bíceps o los tríceps, porque aunque los bombardeéis con varios ejercicios distintos, estos músculos son tan pequeños que prácticamente es afectarlos desde el mismo punto, así que éste es un método más eficaz para aplicar a grupos más grandes como piernas, espalda o pecho incluso a los hombros, o bien a dos grupos a un tiempo, como bíceps y tríceps, pero si queréis emplear las series gigantes con un único grupo éste deberá ser grande y complejo.

Reservad las series gigantes para finalizar la sesión o bien hacedlas al principio cómo único método de ese día, porque después el músculo estará completamente exhausto y no podrá hacer nada más.

Precauciones

Entrenar usando las series gigantes más de dos veces por semana puede conduciros al sobreentrenamiento y eso aunque no sean los dos días dedicados al mismo grupo.

La principal precaución en la aplicación de las series gigantes es la de evitar caer en el sobreentrenamiento físico y nervioso, porque este sistema es profundamente agotador. Para empezar no intentéis entrenar todos los días usándolas, reservadlas única y exclusivamente para aquellos grupos que estén rezagados y a esos no los ataquéis con las series gigantes más que una vez en semana o de lo contrario pueden surtir el efecto opuesto si no dejáis que se recuperen.

Aunque no debería hacer falta remarcarlo, en cuanto empleéis las series gigantes vuestras necesidades energéticas y nutricionales se dispararán, por lo tanto aseguraos de incrementar la ingesta de nutrientes.

Ejemplos prácticos

A continuación encontraréis distintas opciones de aplicación de las series gigantes, para un único grupo, para varios y también en función de distintos objetivos físicos.

Serie gigante para un mismo grupo:

Para los bíceps

Curl con barra, seguido de curl alternado con mancuernas, seguido de curl de martillo, seguido de curl de concentración. 3x 8-10

Para los tríceps

Press de banca de agarre estrecho, seguido de extensiones en polea, seguido de fondos entre bancas, seguido de patadas con mancuernas. 3x 8-10

Para los hombros

Press militar, seguido de elevaciones laterales, seguido de elevaciones frontales, seguido de elevaciones laterales con torso inclinado. 3x 8-10

Para la espalda

Dominadas, seguidas de remo inclinado con mancuernas, seguido de jalón de agarre estrecho, seguido de remo en polea abaja. 3x 8-10

Para el pectoral

Press de banca con barra, seguido de aberturas con mancuernas, seguido de press inclinado con mancuernas, seguido de cruces con cables. 3x 8-10

Para los cuádriceps

Sentadillas con barra, seguidas de extensiones de piernas, seguidas de zancadas, seguidas de sentadilla hack, 3x 8-10

Para los femorales

Curl de femoral tumbado, seguido de prensa inclinada con los talones en el borde de la plataforma, seguida de peso muerto, seguido de curl de femoral a una pierna, 3x 8-10

Para los gemelos

Elevación de talones de pie, seguidas de elevación de talones sentado, seguidas de elevaciones tipo burro, seguidas de saltos de puntillas. 3x 8-10

Serie gigante para distintos grupos:

Para los bíceps y tríceps

Curl con barra, seguido de extensión con barra por detrás de la cabeza, seguido de curl de predicador, seguido de extensiones en polea. 3x 8-10

Para el pecho y la espalda

Press de banca con barra, seguido de remo inclinado con barra, seguido de press inclinado con mancuernas, seguido de jalón en polea, seguido de aberturas con mancuernas, seguidas de remo con mancuerna. 3x 8-10

Para las piernas

Sentadillas con barra, seguidas de curl de femoral tumbado, seguido de elevación de talones de pie, seguidas de extensiones de piernas, seguidas de

curl de femoral a una pierna, seguido de elevación de talones sentado 3x 8-10

Serie gigante como circuito para distintos grupos:

Para generar masa (todo el cuerpo)

Sentadilla con barra, seguida de dominadas, seguidas de press militar, seguido de press francés, seguido de curl con barra, seguido de curl de femoral tumbado, seguido de elevaciones de talones de pie, 3x 6-8

Para fomentar la definición (activando la acción cardiovascular)

Sentadilla con barra, seguida de press militar, seguido de elevaciones de piernas colgado, seguidas de zancadas, seguidas de remo en polea baja, seguido de elevaciones de torso en banca, seguido de flexiones en el suelo, 3x 12-15

¿A quién interesa la aplicación de las series gigantes?

Desde luego las series gigantes no es un método destinado para los principiantes, que tienen a su alcance numerosas opciones antes de tener que recurrir a un sistema tan agotador como éste. En cambio, los culturistas intermedios con dos años de entrenamiento asiduo a sus espaldas pueden derivar buenos resultados de su aplicación ocasional y con mesura.

No obstante, son los culturistas más avezados y experimentados los que pueden contar con las series gigantes como una herramienta infalible para reactivar el crecimiento de un grupo rezagado o incluso como terapia de choque para varios si se aplica durante un breve espacio de tiempo.

En resumen

Las series gigantes van un paso más allá de las triseries, las cuales a su vez van uno por encima de las superseries y todas ellas son terapias de una extremada dureza.

Abusar de algo bueno puede convertirse en muy negativo, de manera que aunque está demostrado que las series gigantes constituyen un magnífico modo de hacer reaccionar las fibras musculares, sólo obtendréis los máximo beneficios si las aplicáis con precaución y sobre todo con brevedad.