Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

MÁS ENERGÍA, MENOS GRASA Y MÁS MÚSCULO

Por Brian Richardson

En culturismo lo más parecido a la ‘piedra filosofal’ es aquello que pueda ayudar a entrenar con mayor energía, intensidad, que facilite la adquisición de músculo al tiempo que acelere la eliminación de la grasa. Si existiese algo así, sería realmente como el sueño del culturista hecho realidad.

Pues existe un extracto de un fruto tropical que ha demostrado en numerosos estudios que puede justamente hacer todo eso. Se trata de la sinefrina.

La sinefrina es una sustancia activa que se obtiene por medio del extracto de un fruto tropical conocido como citrus aurantium, (en China se conoce como Zhi Shi) en algunas culturas llamado también naranja amarga, puesto que es un cítrico amargo que se emplea en el Golfo Pérsico como conservante y como especia.

La planta contiene unos cuantos compuestos activos, como para-sinefrina (p-sinefrina) y octopamina, aunque también se cree que el fruto puede contener meta-sinefrina y orto-sinefrina.

Sinefrina, una sustancia de acciones poderosas y selectivas

El extracto de este fruto, la sinefrina, ha demostrado que puede inducir la pérdida del tejido adiposo, así como mejorar el rendimiento y es incluso capaz de mantener la proporción de masa magra aun en condiciones de déficit calórico.

Es importante subrayar que el mecanismo de acción por el que el citrus aurantium elimina la grasa difiere del de otros alcaloides como la efedrina o incluso las anfetaminas, que aunque efectivas suelen causar problemas a veces graves.

Sin embargo, la sinefrina es un estimulante selectivo de los receptores adrenérgicos beta 3 que no afecta a otros tales como los alfa 1 y 2 y beta 1 y 2, cuya estimulación es la que origina los efectos colaterales sobre los sistemas nervioso central y cardiovascular, estrechamente vinculados a los receptores adrenérgicos.

La sinefrina del extracto del citrus aurantium causa la liberación de adrenalina y noradrenalina, o epinefrina y norepinefrina, de sus depósitos celulares que a su vez activan los receptores beta 3, que son los verdaderos responsables directos de la lipólisis en el interior de las células grasas.

Esta acción selectiva sobre el sistema adrenérgico, o amino simpaticomimético, es muy importante porque éste posee diversos tipos de receptores repartidos por todo el organismo y en los diversos tejidos se suele encontrar uno que predomina sobre los demás.

Así por ejemplo, el receptor alfa 1 causa la vasoconstricción de las arterias, incrementando la presión sanguínea.

Los receptores alfa 2 influyen sobre la presión determinando la vasoconstricción del microcírculo periférico e inhibiendo la lipólisis.

Los receptores beta 1 y 2 están repartidos en el corazón y el sistema respiratorio y controlan la broncodilatación y la dilatación del vaso de miocardio, así como de la musculatura esquelética.

Pero los receptores beta 3 aumentan de modo selectivo la liberación de los ácidos grasos y triglicéridos del tejido adiposo, aumentando al mismo tiempo la termogénesis, y lo hacen sin afectar al sistema cardiaco.

Por eso es tan importante la estimulación selectiva de los beta 3 para perder grasa sin alterar otras funciones orgánicas, porque entonces es posible obtener todos los beneficios sin incurrir en riesgos de salud.

Sinefrina contra efedrina

La efedrina es una sustancia activa de tipo alcaloide que se extrae de la planta china llamada Ma Huang y que en los años 90 formó parte de numerosos suplementos para perder peso, puesto que ejerce poderosas acciones térmico estimulantes, muy similares a las de las anfetaminas. El problema con la efedrina es que acelera el metabolismo, pero también ejerce efectos cardiacos de gran calado y se le atribuyeron fallos cardiácos y hasta alguna muerte, por tanto las autoridades sanitarias prohibieron su uso libre en suplementos en Estados Unidos y en el resto del mundo. Desde entonces su empezó a utilizar la sinefrina como sustituto de la prohibida efedrina, porque ambas sustancias alcaloides comparten algunas cualidades, aunque la sinefrina es algo más suave que la efedrina, pero sobre todo no presenta los efectos adversos asociados con la efedrina.

A pesar de que existen pocos estudios científicos que comparen la suplementación de la efedrina y la sinefrina en individuos sanos y delgados, sí hay uno efectuado realizado en la Universidad de Utah, EEUU, que compara estos dos compuestos entre sí, así como con un placebo en sujetos sanos. Las fórmulas que formaban parte del estudio contenían 24 miligramos de efedrina o bien 10mg de sinefrina. La elección de ambas cantidades se decidió porque ambas eran las que habitualmente se usaban en los suplementos que se comercializaban.

En ambas fórmulas se incluyeron además 300mg de cafeína, 12mg de yohimbina y 200mg de quercetina. En el caso de la sinefrina se añadió 50mg de otras dos hierbas chinas que producen un efecto de calor.

El estudio era doble ciego, con placebo y diseño cruzado y se usaron 20 jóvenes sanos, 10 hombres y 10 mujeres. Se tomaron registros del ritmo metabólico, cociente de intercambio respiratorio, temperatura corporal, ritmo cardiaco y presión arterial.

El ritmo metabólico en reposo aumentó significativamente con la mezcla de efedrina, en comparación con el placebo (sustancia inerte). La fórmula de sinefrina no aumentó tan significativamente el ritmo metabólico en reposo en ninguno de los periodos de 15 minutos durante los 195 minutos de observación.

Sin embargo, la extrapolación cruda de la información recogida durante esos 195 minutos durante un periodo de 24 horas, tanto las fórmulas con efedrina como las de sinefrina mostraron un incremento significativo del ritmo metabólico en reposo cuando se compararon ambos con los sujetos que usaron el placebo. El cociente respiratorio disminuyó hacia la combustión de la grasa solamente en la fórmula de efedrina en comparación con el placebo. La temperatura corporal se elevó notablemente tanto con la efedrina como con la sinefrina en comparación con el placebo. El ritmo cardiaco (las pulsaciones) se elevó considerablemente con la efedrina (comparada con el placebo), pero no con la sinefrina. Asimismo, la tensión arterial aumentó mucho más con la efedrina de lo que lo hizo con la sinefrina.

La conclusión final es que la efedrina presenta una ventaja cuando se trata de eliminar la grasa, pero va acompañada de varios efectos adversos negativos, especialmente del sistema cardiovascular, e incluso presenta un elevado riesgo de catabolismo muscular, es decir que además de degradar el tejido adiposo también puede degradar el muscular.

La sinefrina y la efedrina actúan de forma diferente sobre los receptores adrenérgicos alfa y beta. La efedrina es un beta agonista directo e indirecto con una relativamente ligera activación de los receptores alfa. En cambio, la sinefrina actúa como un directo agonista de los receptores alfa con una relativamente suave activación de los receptores beta mediante la liberación de la epinefrina y norepinefrina.

Esto es muy importante, porque a la hora de eliminar la grasa la activación de los receptores beta es verdaderamente la clave, especialmente los receptores beta 3.

Evidentemente, en este estudio falló que las dos cantidades usadas eran diferentes, puesto que se usaron 24 miligramos de efedrina contra 10mg de sinefrina.

Cabe resaltar que aunque estos datos no pueden darse por concluyentes, se ha demostrado que la efedrina a esas cantidades presentaba una ventaja sobra la sinefrina para quemar la grasa, pero sus efectos secundarios negativos eran ciertamente a tener muy en cuenta, mientras que la sinefrina no presentaba esos riesgos.

Otro estudio universitario reciente, en el que se empleó 20mg de sinefrina comparado con un placebo (en este caso no con la efedrina) se pudo constatar que la sinefrina activaba de forma considerable los receptores beta 3, gracias a una mayor liberación de las hormonas catecolaminas, epinefrina y norepinefrina (sin por ello alterar sustancialmente los patrones cardiacos u otros marcadores de la salud).

Sustancias sinérgicas de la sinefrina

Vale la pena poner de manifiesto que esos estudios no estuvieron acompañados de una dieta específica para reducir los acopios de grasa, porque el objetivo era conocer como la sinefrina podía acelerar la combustión de las calorías y grasas por sí sola, pero como es evidente si esta sustancia se emplea dentro del marco de una dieta de definición sus efectos son mucho más pronunciados.

De la misma manera, existen otras formas de acentuar la eficacia de la sinefrina sin necesidad de incurrir en el incremento de la dosis empleada y eso es por medio de sacar provecho a los efectos de la sinergia. La ley de la sinergia significa que los efectos de una sustancia que puede actuar en sinergia con otra se multiplican en lugar de sumarse. En otras palabras, cuando se mezclan dos sustancias que pueden interactuar entre sí potenciándose, entonces los efectos de cada una se ven multiplicados sin necesidad de aumentar la dosis, sino por la potenciación de la otra sustancia sinérgica.

Así, los estudios han demostrado que la sinefrina presenta efectos sinérgicos con la sustancia extraída del fruto de otro cítrico, la naringina, que se obtiene de un pomelo tropical.

Las metilxantinas, como la cafeína, también contienen propiedades similares a la sinefrina a la que potencia en sus efectos y acciones al tiempo que las prolonga.

Otra molécula muy singular, la forskolina, también de origen botánico, cuando se combina con la sinefrina potencia de forma sinérgica sus acciones.

Por tanto, el citrus aurantium constituye un modo seguro de eliminar gradualmente el tejido adiposo a la vez que se preserva el magro y si le añadimos la forskolina, la cafeína de la guarana, el extracto de té verde, la naringina, el cromo y el ácido hidroxicítrico, nos encontraremos ante un preparado de gran alcance para alterar la composición corporal.

Más allá de la sinefrina con el TH 101

Existe un ergocéutico que va mucho más allá de la sinefrina, porque además de sinefrina reúne en su fórmula 11 ingredientes más para configurar una fórmula capaz de activar por distintas vías los mecanismos por los cuales el cuerpo construye músculo, reduce el catabolismo, elimina grasas y líquidos subcutáneos, evita la ansiedad por los dulces, bloquea la formación del tejido adiposo y mejora la producción de las hormonas tiroideas y las catecolaminas.

Se trata del TH 101 de Future Concepts.

Sus acciones son tan profundas y de gran calado que no parece un producto formado por ingredientes naturales.

Para empezar, realiza dos acciones principales para reducir la adiposidad, la primera es dotar al organismo de los materiales necesarios para el óptimo funcionamiento de la tiroides y el segundo es elevar la termogénesis, o producción de calor corporal.

El TH 101 cuenta con tres compuestos que fomentan la producción de hormonas tiroideas, es decir el aminoácido L-tirosina, el mineral cobre en forma quelada y una alga del grupo de las laminarias.

La tirosina es el material de base para, con la ayuda del cobre y mediante ciertos pasos químicos, la fabricación de tiroxina, la principal hormona activa de la tiroides. Esta glándula precisa del iodo para funcionar correctamente y para proceder a la producción hormonal, y ese elemento se obtiene principalmente de algas de aguas profundas y frías, muy ricas en este mineral que es un ingrediente del TH 101.

Para activar la termogénesis, o producción de calor, esta fórmula cuenta con tres agentes muy populares: la sinefrina, que se extrae de la cáscara de una naranja amarga (y de la que acabamos de hablar más arriba), la cafeína obtenida del guarana y la naringina que se obtiene de un pomelo tropical.

La combinación sinérgica de estos tres ingredientes posee la particularidad de acelerar el metabolismo, aumentando la temperatura corporal, y con ello posibilita la eliminación de las grasas, porque esa ligera elevación de la temperatura permite consumir más calorías sin peligro de que se acumulen en tejido adiposo, ya que el metabolismo las quema para producir calor corporal.

El extracto de té verde es otro componente presente en el TH 101 porque contiene unas sustancias llamadas polifenoles catequinos capaces de regular a la baja el nivel de insulina y al alza el gasto calórico por medio de la oxidación de los ácidos grasos almacenados, es decir que también aumenta los efectos termogénicos y lipolíticos por sí sólo, pero unido a los otros ingredientes sus efectos son todavía de mayor calado.

Sin embargo, aparte de la importante sinefrina, tal vez el compuesto más singular del TH 101 sea la forskolina, un extracto vegetal derivado de la planta coleus forskohlii, que está siendo objeto de numerosos estudios.

La particularidad de esta sustancia es su capacidad para activar la enzima adenilato ciclasa, que a su vez incrementa la producción de mono fosfato cíclico de adenosina (AMPc), un segundo mensajero celular de gran alcance. Ya hace tiempo que se conoce el efecto que ese mensajero tiene sobre la tiroides, a la que estimula, por tanto complementa la acción del trío de ingredientes primeros.

No obstante, los estudios han demostrado que con el aumento de la producción de AMPc en los tejidos se eleva la absorción de los nutrientes en éstos, y en particular en los musculares. Esto se traduce en una musculatura más firme y dura y en el mantenimiento de la masa magra durante periodos de dieta estricta, o sea que preserva el músculo.

Pero es importante poner el acento en los últimos descubrimientos hechos con la forskolina, puesto que en los últimos trabajos se ha constatado que promueve la liberación y la separación de la hormona testosterona de la proteína sanguínea que se le adhiere en la circulación. Eso constituye un dato muy relevante para un culturista, porque no sólo supone que puede aumentar la producción de testosterona, sino que además hace que la que el propio cuerpo fabrica mantenga sus funciones anabólicas, puesto que cuando ésta circula unida a la proteína no puede ejercer sus efectos anabólicos, porque no puede encajarse en los receptores anabólicos de los músculos por ser una molécula demasiado grande, mientras que en forma libre sí.

Numerosos trabajos han puesto de manifiesto que la producción normal media de testosterona sería suficiente para producir músculos mayores si esta hormona circulase en forma libre. Así que el TH 101 garantiza que vuestra propia producción de testosterona resulte anabólica.

Future Concepts ha incluido en el TH 101 el picolinato de cromo, porque según diversos estudios con él se aumenta la absorción de los nutrientes y la glucosa en las células musculares, disminuyendo su captación por los adipositos.

Otro extracto vegetal excepcional aquí incluido es el ácido hidroxicítrico que bloquea la enzima citrato liasa e impide al hacerlo la conversión de los azúcares procedentes de los carbohidratos en grasa corporal. Según se desprende de varios trabajos realizados con este ingrediente además de bloquear la lipogénesis (formación de grasa a partir de azúcares), también contribuye a aumentar la termogénesis y a disminuir el apetito.

La gimnema silvestre es una planta con propiedades bastante únicas ya que debido a la similitud de la estructura molecular del ácido gimnico (su principal ingrediente) con la glucosa, se ha demostrado que puede conseguir anular temporalmente el sabor del azúcar al ocupar sus receptores y por consiguiente evitar el ansia por los dulces.

Por otro lado, la planta interviene en el metabolismo de la glucosa e impide la curva alta de insulina que, como ya es sabido, puede conllevar al aumento de la grasa corporal.

Por último, el TH 101 incluye en su fórmula otra planta más, se trata de la conocida como diente de león, posiblemente el diurético natural más potente que se conozca. La virtud de esta planta es doble ya que por un lado es muy eficaz para expulsar los líquidos retenidos, a la vez que preserva, y aporta ella misma, el importantísimo mineral potasio, esencial en el equilibrio electrolítico. Es precisamente este mineral el que se pierde con los diuréticos químicos y el que hace peligrar la salud con esa pérdida.

El TH 101 sirve para mejorar la síntesis de proteínas y gestionar mejor el aporte calórico.

Con una dosis por la mañana antes del desayuno despierta el metabolismo y lo pone en marcha para rendir a tope el resto del día. Con esa única dosis cualquiera puede mejorar el ritmo de creación de nuevas proteínas, así como establecer las condiciones óptimas para la eliminación de las grasas existentes y evitar la creación de nuevos depósitos.

Si queréis energía durante la sesión tomad la dosis entre media y una hora antes de entrenar y experimentaréis mayor vigor y fuerza durante la sesión.

Para acelerar la pérdida del sobrepeso y profundizar en la definición, es aconsejable tomar la dosis de la mañana y otra antes del almuerzo del mediodía o bien antes del entrenamiento. Con dos dosis de seis cápsulas es suficiente para experimentar cambios muy profundos.

Más energía, menos grasa y más músculo

Si como la gran mayoría de los que se entrenan con pesas, buscáis esa piedra filosofal que os permita entrenar con más energía e intensidad, reducir al máximo los acopios de grasa subcutánea para exhibir músculos definidos y recortados, además de incrementar el tamaño de vuestra masa muscular, entonces no deis más vueltas.

Primero, diseñad una rutina sensata en la que machaquéis los grandes grupos con ejercicios básicos y pesados, combinad el entrenamiento con una dieta equilibrada y abundante en proteínas, moderada en hidratos de carbono y baja en grasas.

Y por último añadid a vuestra dieta diaria la sinefrina en modo de suplemento, o mejor aún, decantaos por el TH 101 y dispondréis de energía a raudales para fundir los hierros, reduciréis vuestros niveles de grasa y al mismo tiempo aumentaréis el volumen y calidad muscular.

Sí, la sinefrina es un buen suplemento, pero el TH 101 va mucho más allá.