Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

El licopeno es un pigmento vegetal del grupo de los carotenoides. Esta sustancia es la responsable del color rojo o anaranjado que presentan algunas frutas y verduras. El licopeno pertenece al mismo grupo que el beta-caroteno, pero sin transformarse en vitamina A. Por este motivo se llegó a pensar que no tenía importancia fisiológica, aunque estudios posteriores han demostrado que posee numerosos beneficios para la salud.

El licopeno es un carotenoide que actúa como antioxidante, protegiendo a las células de las alteraciones que derivan del estrés oxidativo, es decir, de la acción nociva de los radicales libres.

Los estudios sobre el licopeno se centran principalmente en su potencial acción contra el cáncer de próstata, si bien parece ser que también podría tener beneficios en otras afecciones de la salud como la hipercolesterolemia y el síndrome de degeneración macular, la principal causa de ceguera en la vejez.

En la actualidad se desconoce el consumo óptimo de licopeno. No obstante, en relación al cáncer de próstata, cantidades de 6,5 miligramos al día se han demostrado efectivas para ayudar a reducir el riesgo de contraer dicha enfermedad.

Vale la pena poner de manifiesto que todo lo que proteja contra la oxidación, contribuye a frenar el envejecimiento.

Aunque el tomate es la mayor fuente de licopeno, también lo son otras verduras y frutas que presentan colores intensos como la sandía, la papaya, el albaricoque o el pomelo rosado.

En referencia al tomate, el alimento que lo concentra en mayor cantidad, hay que considerar que existen factores que afectan a su asimilación en el organismo, como su madurez, las distintas variedades o la forma de cocinarlo, todo eso influye en la cantidad y el grado de aprovechamiento del licopeno.

Por consiguiente, cuanto más rojos y más maduros están los tomates, mayor es el contenido en este pigmento. Por ejemplo, algunas variedades, como los tomates «tipo pera», son diez veces más ricos en licopeno que un tomate de ensalada de unos 200 gramos, que contiene alrededor de 4 miligramos. Además, si los tomates frescos son muy ricos en esta sustancia, todavía lo son más aquellos que han sido sometidos a la acción del calor, por eso se ha constatado que el tomate frito, el ketchup, el tomate asado o el jugo de tomate obtenido a partir de concentrado, contienen más licopeno y éste resulta de mejor asimilación que el tomate crudo.

De todos ellos, es el tomate frito la forma en la que mejor se asimila esta sustancia, ya que además del calor hay cierta cantidad de grasa, lo que hace que el licopeno, que es liposoluble, se asimile mejor. En concreto, su presencia en el tomate frito es de unos 25 miligramos por cada 100 gramos, mientras que en el tomate fresco es de en torno a los 2 miligramos por cada 100.

Así que ya lo sabéis, incluid frutas y hortalizas en vuestra alimentación y procurad que el tomate sea una de ellas, y si es frito como condimento de los platos, mejor que mejor.