Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Robert Burneika irrumpe entre los profesionales con unos tríceps fenomenales

Par Dan Smith

En el mundo del boxeo saben bien que aquellos púgiles que se hacen en los ambientes menos propicios, con menos facilidades, luego suelen ser los más duros sobre el cuadrilátero.

En el culturismo sucede algo parecido. A pesar de los cientos de gimnasios que existen dotados de todas las máquinas y artilugios imaginables para entrenar la musculatura, resulta que entre aquellos que se han entrenado entre viejos hierros oxidados y sin ninguna comodidad, surgen verdaderos monstruos de la fuerza y del volumen.

Como es el caso del lituano Robert Burneika, que se ha convertido en el último monstruo profesional, con una fuerza sobrehumana y brazos que superan los 60 centímetros y en los que destacan unos tríceps gigantescos.

Esta fortaleza humana de 31 años nació y se crió en Lituania, uno de los países bálticos que fue la primera de las repúblicas socialistas soviéticas en declarar la independencia de Rusia en 1990, después de la caída del muro de Berlín. Por tanto, no llaméis a los lituanos rusos, porque no les hace ninguna gracia.

El padre de Robert le enseñó una férrea ética de trabajo en el taller de reparación de coches que tenía. Lo normal era que su destino fuese continuar con el taller de su padre, pero un día la visión de una película de Arnold encendió una mecha en su interior que ya nunca se apagaría. Quería forjarse un cuerpo musculoso como el que había vista en la gran pantalla. Definitivamente su futuro no sería ser mecánico de coches como su padre.

Con tan sólo 14 años, Robert consiguió el suficiente metal e hierro procedente de piezas viejas (algunas de los restos de un tanque ruso) para construir encima del taller de su padre una especie de gimnasio dónde se entregaba cada día a levantar peso, a pesar de las inclemencias del clima, pero él no cesó en su empeño. Curiosamente descubrió que era muy fuerte por naturaleza… “De hecho inicialmente gané mucha más fuerza que tamaño, porque sin tener un volumen excesivo podía levantar pesos realmente importantes”, recuerda Robert de aquella época.

No obstante, necesitaba grandes dosis de ilusión para entrenarse en aquellas condiciones, con temperaturas bajo cero que lo obligaban a entrenarse con un abrigo, un gorro y hasta con guantes para evitar que las manos se le quedasen pegadas al hierro helado.

Eso me recuerda los inicios del ruso Eugeny Mishin que de adolescente limpiaba un gimnasio a cambio de poder entrenar en él y que tras emigrar a USA hoy es un profesional muy conocido.

Cuando Robert cumplió los 18 años se aventuró a salir de su altillo y a inscribirse en un gimnasio cercano, en Aludof (una ciudad cercana) y allí conoció a uno de los mejores culturistas de Lituania, Audrius Jegelevicius, quién se convirtió en su mentor. No tardó mucho en poner los pies sobre un escenario, cosa que hizo con 19 años en los campeonatos nacionales, quedando quinto en la categoría de 80 kilos.

Con 18 años, el chico ya poseía una fuerza realmente impresionante y con un peso corporal de unos 80 kilos podía hacer press militar con más de 90 kilos y cuando tenía 19 años en una competición local realizó un press de banca con 182 kilos.

Hace 10 años, cuando contaba 21, un amigo de Lituania residente en Connecticut, EEUU, lo invitó a mudarse a Estados Unidos porque aquí había más posibilidades de abrirse camino como culturista. Marchó y trabajó como mecánico de coches durante varios años, durante ese tiempo aprendió inglés, puesto que al llegar sólo conocía algunas palabras, a pesar de hablar su lituano natal, así como el ruso y el polaco y más tarde aquí conoció a una enfermera (de raíces polacas) y se casó. Eso le proporcionó la ciudadanía estadounidense.

“Mi amigo tomaba parte en competiciones de fuerza, del tipo El Hombre Más Fuerte del Mundo’ y conociendo mi fuerza me animó a tomar parte, lo que hice durante varios años, hasta que finalmente comprendí que no se puede entrenar para dos tipos de deporte al mismo tiempo y que mi pasión siempre fue el culturismo, así que tomé la decisión de centrarme única y exclusivamente en el culturismo y en 2006 ya empecé a competir como culturista en Estados Unidos y quedé segundo en el Tournament of Champions de la Costa Este”.

Su camino estaba ya decidido y sólo era cuestión de tiempo hasta que su verdadero valor fuese reconocido.

Un movimiento hacia la acción

Cuando en 2008 quedó séptimo en los campeonatos USA de Las Vegas, Robert y su mujer comenzaron a considerar que si quería realmente destacar en este deporte tendría que estar dónde se produce la acción y a finales de ese mismo año se mudaron a Las Vegas, dónde Robert hoy se gana la vida como entrenador personal y se codea con figuras como el propio Jay Cutler, Quincy Taylor y tantos otros grandes culturistas que han fijado su residencia en la ciudad ‘del pecado’, e incluso puede tener como compañero de entrenamiento a Dennis Wolf, otro europeo, nacido en Rusia y criado en Alemania que también está afincado en Las Vegas.

De la misma manera que durante décadas los europeos y los americanos de otros Estados del país, soñaban con afincarse en California (y todavía lo hacen) por ser el lugar con más culturistas censados, hoy se está cambiando el centro de peregrinación de los hombres del músculo hacia Las Vegas, porque esta ciudad se ha convertido en el marco de celebración del Mr Olympia, así como de los campeonatos USA de la NPC, es decir una competición de carácter amateur en la que se puede pasar a profesional.

La intervención de George Farah y la solución de un viejo problema

Hace mucho tiempo que el tamaño del lituano es sobradamente suficiente como para acceder a los profesionales, pero cuando se preparaba para competir todo iba bien y la definición y los cortes empezaban a aparecer, sin embargo, en los últimos dos o tres días, cuando hay que apretar y secarse más, su cuerpo parecía revelarse y al final salía al escenario blando y con una forma que no permitía que los jueces pudiesen otorgarle el triunfo. En 2010 entraría en acción un personaje que cambiaría todo y además fue algo inesperado.

La preparación del pasado año iba enfocada a conseguir la victoria en los campeonatos USA de Las Vegas que se celebran en julio, puesto que en 2009 fue tercero y luego segundo en los Nationals de noviembre de ese mismo año, de manera que su planificación era para julio 2010 porque estaba convencido que esta vez sí lo conseguiría y después en agosto prepararon unas vacaciones de tres semanas con su mujer para asistir a la boda de un primo suyo en Lituania y de paso visitar las islas griegas.

“Katherine no suele tener más que una opción al año para tomar vacaciones y llevaba ya algún tiempo sin ellas, así que pensé que esta vez marcharíamos de vacaciones con mi objetivo del carné profesional conseguido, pero no fue así. A pesar de presentarme en buena condición volví a fallar el último día y salí blando, de manera que acabé cuarto. Teníamos el viaje previsto así que no había forma de dar un paso atrás. De todas formas me dije que volvería a intentarlo en los Nationals de finales de noviembre, sólo que el año pasado no sé por qué optaron por adelantar esa competición más de un mes y se celebraría a mediados de octubre, de forma que sólo me quedarían seis semanas después de regresar de vacaciones. Durante éstas no pude entrenar y aunque procuré no excederme con la dieta, tampoco estaba dispuesto a amargarle las vacaciones a mi mujer, así que nada más regresar a casa me puse manos a la obra”.

Pero esta vez tuvo la suerte de contar con la ayuda de George Farah quien cogió a Robert de la mano y evitó que de nuevo se ablandase durante los dos últimos días antes del campeonato como le ocurría siempre… “George sabe lo que hace y aunque salí más ligero que nunca, con 110kg, de hecho la gente dijo que se me veía más grande que nunca, por la dureza y definición que presentaba. Gané mi categoría de peso superpesado y el título absoluto y con él el carné profesional IFBB”.

 Tríceps sobrecogedores

Robert asegura que sus bíceps y tríceps crecen con relativa facilidad y que ahora ha de ser prudente con su entrenamiento, para evitar la desproporción y que por eso está más interesado en la calidad y el relieve que en seguir acumulando más tamaño. Eso podría induciros a cometer el error de pensar que esos brazos han alcanzado la asombrosa medida de 60 centímetros sin esfuerzo, pero la realidad es que ha realizado cientos de series de curl con barra y que ha sido capaz de realizar ocho repeticiones con 110 kilos, así como press de agarre estrecho para el tríceps con 180 kilos. Observad la tabla en que se indican algunos de sus mejores marcas de fuerza y comprenderéis que si esos brazos tienen el tamaño que presentan hoy es como resultado de los miles y miles de kilos que han movido a lo largo de los años.

Pero el caso es que ahora, sus medidas son tan escalofriantes que no le hace falta seguir acumulando más volumen, sino que su objetivo es refinar esa masa y construir relieves, surcos y separación, por eso en la actualidad suele entrenarlos después de machacar el pecho, cuando los tríceps están ya fatigados por la implicación que tienen en todos los ejercicios para el pectoral.

Su rutina habitual es la siguiente:

División de la rutina de Burneika

Día 1: Pecho y tríceps

Día 2: Cuádriceps y gemelos

Día 3: Espalda y bíceps

Día 4: Hombros, trapecios y antebrazos

Día 5: Femorales y gemelos

Robert no planifica días concretos de descanso con antelación y se guía por su instinto, de tal forma que si siente que necesita un descanso se lo toma, sin importar en que día de la rutina se encuentre. Puede entrenar dos días seguidos y descansar el tercero, o bien entrenar cinco días del tirón antes de descansar uno. “Todo depende de mis sensaciones y de mi recuperación. Si me siento fuerte y con ganas de ‘tirar’ sigo, de lo contrario me tomo un día de descanso para asegurar la recuperación”.
También varía la rutina cada dos o tres meses.

Burneika recomienda que mientras los tríceps no presenten el tamaño deseado no sigáis su rutina exactamente.

“Mientras que vuestros brazos no presenten el tamaño deseado, os recomiendo que los entrenéis detrás de otros grupos que no los impliquen previamente, como es el caso del pecho con los tríceps o de la espalda con los bíceps, porque entonces los brazos estarán cansados y no rendirán mucho cuando les exijáis entregarse a tope en los ejercicios de bíceps y tríceps. En otras palabras, mientras que vuestros brazos no adquieran el tamaño deseado, configurad vuestra rutina de forma que podáis entrenarlos por separado de los grupos que los implican, para poder atacarlos cuando estén frescos”.

No obstante, Burneika asegura que incrementar más la masa de los tríceps no es su objetivo, sino mantenerla y refinarlos para conseguir más detalles, más separación de las tres cabezas y densidad, por eso su rutina actual difiere un poco de la de antaño.

“Pero cuando el objetivo sea incrementar la masa pura, recomiendo la siguiente rutina básica que yo he seguido durante mucho tiempo”.

Rutina de masa para los tríceps

Press de banca con agarre estrecho, 4x 6-10

Extensiones con mancuerna por detrás de la cabeza, 4x 8-10

Patada de tríceps, 4x 8-10

Extensiones en polea, 4x 15

Nota: recordad que cada dos o tres meses varía las rutinas.

Su rutina actual de tríceps también va variando periódicamente, pero ésta ahora no siempre incluye el press de banca con agarre estrecho en el que suele usar 180kg, sino que lo sustituye por los fondos en máquina y la extensión con mancuerna y se centra más en movimientos para dar forma, relieves y separar nítidamente las tres cabezas del tríceps utilizando los cables.

Rutina de perfeccionamiento de tríceps

Extensiones con mancuerna por detrás de la cabeza, 4x 8-10

Patada de tríceps, 4x 8-10

Extensiones en polea, con barra, 4x 15

Extensiones en polea, con cuerda, 4x 15

Tri-armado y peligroso

Por fin y casi 20 años después de que aquel jovencito de 14 años quedase impresionado por el físico cinematográfico de Arnold y decidiese construir un cuerpo de músculos poderosos, ya forma parte de la elite mundial del culturismo, es profesional de IFBB y vive en Estados Unidos, en Las Vegas, la ciudad que se está convirtiendo en la nueva Meca del músculo.

No ha sido un camino fácil y atrás quedaron sus primeros años de entrenamiento solitario entre chatarra metálica, su paso por el primer gimnasio, su llegada a Estados Unidos, su dedicación a las competiciones de fuerza, de El Hombre Más Fuerte, y por fin su entrega total al culturismo. Han sido años de duro trabajo, pero ahora empieza lo realmente importante, lo más serio y para eso Robert Burneika está preparado, muy preparado, no en vano está armado con unos tríceps sobrecogedores y resulta muy, pero que muy peligroso.

¡Cuidado, profesionales de IFBB, porque el Monstruo lituano anda suelto entre vosotros!

Historial competitivo de Robert Burneika

1997

Campeonato de Lituania      5º júnior

2006

Northeast Tournament of Champions NPC 2º peso pesado

2006

Campeonato East Coast 1º peso superpesado

2006

Eastern USA NPC 1º peso superpesado

2008

Campeonato USA NPC 7º peso superpesado

2008

Campeonato North America IFBB 6º peso superpesado

2009

Campeonato USA NPC 3º peso superpesado

2009

Campeonato Nationals NPC 2º peso superpesado

2010

Campeonato USA NPC 4º peso superpesado

2010

Campeonato Nationals NPC 1º peso superpesado y absoluto

Ficha estadística de Robert Burneika

Altura: 1,74 metros

Peso: 114-140kg

Pecho: 140cm.

Brazos: 61cm.

Muslo: 80cm.

Gemelo: 53cm.

Cuello: 53cm.

Cintura: 90cm.

Press de banca máximo: 224kg x 8 reps.

Press miltar máximo: 182kg x 4 reps.

Curl con barra máximo: 112kg x 8 reps.

Remo con barra máximo: 224kg x 8 reps.

Peso muerto máximo: 290kg x 8 reps.

Nota: Ya no hace peso muerto debido a una lesión en la espalda baja.

Extensión con mancuerna por detrás de la cabeza

Objetivo: Las extensiones de tríceps por encima de la cabeza sentado constituyen un ejercicio magnífico para desarrollar la masa muscular de los tríceps.

Colocación: Sentado y con la espalda apoyada para lograr una mayor estabilización y descargar de tensión la zona lumbar, Robert sostiene una mancuerna pesada con ambas manos, apoyando las palmas contra la cara interna de los discos y los brazos estirados hacia el techo.

Ejecución: Flexiona los brazos para dejar que la pesa descienda por detrás de la cabeza estirando los tríceps, para luego suavemente y sin pegar tirones ni hacer balanceos, subirla hasta estirarlos de nuevo.

Consejo de Burneika: “Este ejercicio se puede realizar con barra, pero siento mejor el trabajo de la cabeza larga cuando lo hago con mancuerna y también con ésta es más fácil mantener los codos cercanos a la cabeza”.

Patada de tríceps con mancuerna

Objetivo: Aumentar la muscularidad y resaltar la separación del tríceps.

Colocación: Robert se inclina hasta que el torso queda prácticamente paralelo al suelo, al tiempo que coge una mancuerna con una mano y busca un punto de apoyo con la otra, sobre una banca. El antebrazo está perpendicular al suelo.

Ejecución: Manteniendo el codo junto al costado, lleva la mancuerna hacia atrás, enderezando el brazo hasta la contracción completa del tríceps, posición en la que la parte superior del brazo se encuentra en un plano casi horizontal con el suelo.

Consejo de Burneika: “Moveos con lentitud para que sean los tríceps los que lleven a cabo esta acción. Detened el movimiento en la posición final para resaltar el detalle y en la inicial y así eliminaréis la inercia”.

Fondos para tríceps en máquina

Objetivo: Desarrollar la masa general del tríceps.

Colocación: Una vez sentado en la máquina, Robert ancla los pies bajo los rodillos para que el cuerpo no se eleve, flexiona los brazos para coger las palancas que quedan a cada lado del cuerpo. Los codos apuntan directamente hacia atrás.

Ejecución: Estira los brazos, presionando con la fuerza de los tríceps para bajar las palancas.

Consejo de Burneika: “Procurad no bloquear en cada repetición, pues el músculo descansa y además el pectoral toma el relevo, mantened los brazos en constante movimiento”.

Extensiones en polea

Objetivo: Desarrollar la masa del tríceps en su conjunto, gracias a la tensión constante.

Colocación: De pie, ante una polea y agarrando una barra unida al cable superior del aparato, los codos pegados al cuerpo y las manos a la altura del pecho.

Ejecución: Robert mantiene los codos cerca del torso y estira los brazos por completo, llevando la barra hacia abajo, para contraer los tríceps con fuerza.

Consejo de Burneika: “Me gusta no subir los brazos en la posición inicial más arriba del pecho, porque eso tensa el tendón del tríceps, así que cuando el antebrazo forma un ángulo de 90º con el brazo, lo estiro”.

Extensiones en polea, con agarre inverso

Objetivo: Desarrollar la cabeza larga del tríceps y acentuar la separación general.

Colocación: De pie, ante una polea y agarrando una barra unida al cable superior del aparato, los codos pegados al cuerpo y las manos a la altura del pecho y las palmas mirando hacia el techo, agarre supino.

Ejecución: Robert mantiene los codos cerca del cuerpo y estira los brazos por completo para contraer los tríceps con fuerza.

Consejo de Burneika: “Este ejercicio afecta específicamente a la cabeza larga del tríceps, esa que se ve abombada hacia abajo cuando hacemos una pose de doble bíceps. Admite menos peso que la versión con el agarre prono, pero lo esencial es la congestión. Debido al agarre inverso bloqueo los codos y aprieto los tríceps con los brazos estirados porque aquí no hay descanso”.

Extensiones con cable a un brazo y agarre supino

Objetivo: Con esta variación, se experimenta una congestión espectacular y se obtiene una fantástica separación muscular.

Colocación: De pie, ante una polea y agarrando el cable superior del aparato con un agarre individual, el codo permanece pegado al cuerpo y la mano delante del pecho, con la palma encarada al techo.

Ejecución: Burneika mantiene el codo cercano al cuerpo y estira el brazo por completo para contraer el tríceps con fuerza.

Consejo de Burneika: “También podéis invertir el agarre, con la palma hacia abajo, y modificar el estímulo que reciben los músculos, pero para trabajar la cabeza larga este es insuperable”.

Extensiones en polea y agarre de cuerda

Objetivo: Desarrollar la masa del tríceps en su conjunto y dar separación a las distintas cabezas.

Colocación: De pie, ante una polea y agarrando una cuerda unida al cable superior del aparato, los codos cercanos al cuerpo y las manos juntas y a la altura del pecho.

Ejecución: Robert estira los brazos por completo para contraer los tríceps con fuerza, al tiempo que lleva las manos hacia los muslos.

Consejo de Burneika: “Efectuad un bloqueo sumamente breve y contraed los tríceps con tanta fuerza como podáis en ese punto”.